Domingo, 11 de marzo de 2012

Paradoxically, the only country in the EU where the political debate is regularly stirred up by European issues is the UK. France prides itself, with good reason, on being the founding mother of European integration. And yet, when it comes to an election as crucial as the presidential one, the two main candidates have tended to behave as if the topic is taboo.

The signing of the stability pact by 25 heads of state and government in Brussels; the insistence on austerity of Germany’s Angela Merkel, challenged by Italy’s Mario Monti and 11 other European leaders calling for growth; the enduring plight of Greece and Spain … day after day, the morning headlines tell us how vital these issues have become, and every evening French newscasts show President Nicolas Sarkozy and his Socialist challenger, François Hollande, campaigning as if France were alone.…  Seguir leyendo »

Seeing relatives of the six British soldiers killed last week pay moving tribute to their loved ones brings home the courage and sacrifice of our armed forces and their families. But asking British personnel to risk their lives in Afghanistan is only justifiable if it’s in the service of a clear and achievable strategy.

As the prime minister heads to Washington my concern is that he has an end date, but still no end state: no realistic vision of what will be left behind. And in these critical months the scale of military sacrifice does not appear to be being matched by diplomatic effort.…  Seguir leyendo »

En el entreacto de la última representación de la veterana producción de La clemencia de Tito que acompaña a Gerard Mortier allí donde va, les dije a los amigos con quienes compartía palco en el Real que si Zapatero siguiera en La Moncloa ya tendría la Carta de este domingo medio escrita porque la esencia del libreto de la ópera compuesta por Mozart durante el último año de su vida es su irónica descripción del buenismo político.

Si en su día me resultó a la vez divertido y útil comparar a Zapatero con el doctor Dulcamara que vende su falso curativo en El elixir de amor o con el sinvergüenza Tom Rakewell que fracasa en sus perfidias por torpeza e inconstancia en El progreso del libertino, tanto más entretenido y didáctico habría sido imaginarle en la piel del emperador romano que proclama que sólo gobierna para hacer el bien: «¿Qué me quedaría, si perdiese las únicas horas felices que tengo en aliviar a los oprimidos, beneficiando a mis amigos, dispensando tesoros al mérito y la virtud?».…  Seguir leyendo »

La polémica en torno al proyecto Eurovegas está provocando una viva discusión sobre sus posibles efectos económicos y sociales. Se formulan pronósticos contrapuestos sobre el balance —positivo o negativo— que puede representar para el país y para su modelo productivo. Los partidarios locales del proyecto toman como referencia los efectos económicos beneficiosos de sus dos antecedentes asiáticos más recientes: Macao y Singapur. Según The Economist, Macao se ha desarrollado de forma superlativa y se ha convertido en menos de 10 años en la capital mundial del juego, cuadriplicando el negocio de Las Vegas. La experiencia más reciente de Singapur parece también un éxito empresarial, al menos, según los promotores.…  Seguir leyendo »

Han desaparecido los burritos de las calles y los alrededores de Piura. Los piuranos los llamaban “piajenos” y el sobrenombre les caía como anillo al dedo: eran los pies de los demás. Y, por supuesto, también los lomos y los brazos. Estoicos y pacientes cargaban costales de fruta, leña, gentes, todo lo que se podía cargar, y se los veía trotando día y noche por las calles de altas veredas, soportando maltratos de los malhumorados y los sádicos, alimentándose de lo que encontraban al paso o viviendo del aire y de su mera terquedad de no resignarse a morir. Pero ahora se han extinguido y a nadie le importa, y algunos lo celebran porque saben que la desaparición de los piajenos es, ay, síntoma inequívoco de modernización y de progreso.…  Seguir leyendo »

Desde el gran terremoto que azotó la costa del Pacífico de Japón a la altura de Tohoku el 11 de marzo de 2011, los medios de comunicación del país se han centrado obsesivamente en la magnitud de los daños físicos y la pérdida de vidas. Las traumáticas imágenes de vídeo del gran tsunami y los reactores nucleares dañados en la central Daiichi de Fukushima, transmitidos una y otra vez, han quedado grabadas en la memoria colectiva del país.

Al cumplirse un año de la tragedia, no hay duda de que los medios darán todavía mayor intensidad a sus informes y emisiones, animando a la opinión pública japonesa a actuar con incluso mayor decisión para superar el desastre.…  Seguir leyendo »

El republicanismo es una forma respetable de Gobierno —a pesar de llevar en su corazón un defecto serio—. ¡Incluso en Inglaterra tenemos algún republicano que otro! En alguna ocasión me ha tocado debatir con ellos sobre los diferentes méritos de una monarquía constitucional y el republicanismo. La verdad es que es un debate bastante fácil de ganar.

Lo más sorprendente es que muchos republicanos perfectamente serios no parecen tener respuestas a las preguntas más fundamentales. Hasta tal punto que a veces pienso que el republicanismo «moderno» es una reacción atávica hacia los tiempos medievales. «Yo soy progre, luego ¿no puedo ser monárquico, verdad?».…  Seguir leyendo »

I grew up in Arvada, Colo., in the shadow of a nuclear bomb factory, so I read the just-released report on the Fukushima meltdown in Japan with special interest. Coinciding with the first anniversary of the Fukushima Daiichi disaster, the 400-page report details the extensive misinformation supplied to the public by the Tokyo Electric Power Company (Tepco) in collusion with Japanese officials.

The Japanese government’s failure to warn citizens about radioactive danger put the entire city of Tokyo at health risk — and the rest of us as well. The report, which was written by an independent investigative panel established by the Rebuild Japan Initiative Foundation (published March 1 in the Bulletin of the Atomic Scientists), bluntly states that the much vaunted “absolute safety” of nuclear power is no more than a “twisted myth.”

The threat from nuclear power plants is twofold: grand scale catastrophe and continuing health problems connected with radioactive contamination in our air, water, soil and food supply — both short-term, high-level contamination and the long-term, low-level kind.…  Seguir leyendo »

I am an engineer and a disaster researcher; I went to Japan after the March 11, 2011, magnitude 9.0 Tohoku earthquake to try to identify lessons there that could benefit future disaster-response operations.

In late May, I was following the usual research routine of interviewing individuals involved at the various stages of the disaster response, and particularly those involved in the distribution of critical supplies as part of the relief effort.

In a refugee center on the beautiful island of Miyatojima, at the entrance to Matsushima Bay, I stumbled on a story that, by its reach back in time, taught me something unexpected: Collective memory, as much as science and engineering, may save your life.…  Seguir leyendo »

Yogi Berra supposedly said, «It’s tough making predictions, especially about the future.» He was right. However, there is an out for forecasters trying to predict long-term medical consequences of the Fukushima nuclear facility accident: The final reckoning will take about 50 years; they are unlikely to be around to be judged wrong.

With this reassurance in mind, we think the public deserves an estimate of likely outcomes of radiation released when the March 11, 2011, earthquake and tsunami caused multiple meltdowns of nuclear fuel at the plant.

Fukushima has understandably reignited debate and concern regarding cancer risks from radiation. A year after the accident, many people still won’t travel to Japan.…  Seguir leyendo »

Por primera vez en muchos decenios, el año pasado en España emigraron más ciudadanos que los que vinieron: más de medio millón (507.740) comparados con los que se instalaron (417.523). Las cifras incluyen un elevadísimo número de graduados universitarios. Como siempre, aquí nos damos cuenta de las cosas solamente cuando nos ocurren a nosotros. Solemos verlas como si fueran únicas. Si se hubiera puesto en marcha una discusión pública del problema con anterioridad, habríamos estado preparados para entenderlo mejor y poner algún remedio. En Italia, país del que deberíamos aprender algunas cosas para ahorrarnos los mismos errores, la huida de gente muy preparada para tareas técnicas, científicas o gerenciales era ya muy grave en los años 90 y desató una polémica notable.…  Seguir leyendo »