Domingo, 22 de julio de 2012

En las últimas décadas se han producido muchos cambios en la sociedad que han afectado tanto a la generación de mayores como a sus hijos. Tiempo atrás las parejas se casaban jóvenes, formaban una familia y solían permanecer en el hogar familiar, a veces incluso varias generaciones simultáneamente. Los abuelos fallecían relativamente jóvenes, tras ser atendidos por sus hijos. En el ámbito laboral, la mujer quedaba al cuidado del hogar y el esposo tendía a buscar un trabajo fijo y habitualmente en su ciudad natal.

Actualmente el escenario es distinto. Las parejas se unen a una edad más madura, las relaciones suelen ser menos duraderas.…  Seguir leyendo »

Pasaron 20 años desde la disolución de la Unión Soviética, que para muchos historiadores marcó el verdadero fin del "siglo XX corto" -un siglo que comenzó en 1914 y estuvo caracterizado por conflictos ideológicos prolongados entre el comunismo, el fascismo y la democracia liberal, hasta que esta última pareció haber surgido plenamente victoriosa-. Pero algo extraño sucedió en el camino hacia el Fin de la Historia: parecemos desesperados por aprender del pasado reciente, pero no estamos en absoluto seguros sobre cuáles son las lecciones.

Claramente, toda la historia es historia contemporánea, y lo que los europeos, en particular, necesitan aprender hoy del siglo XX tiene que ver con el poder de los extremos ideológicos en tiempos oscuros -y la peculiar naturaleza de la democracia europea tal como se la construyó después de la Segunda Guerra Mundial.…  Seguir leyendo »

History is accelerating in Syria, but in which direction? The assassination of heads of the security and military apparatus last week was a serious setback for the Syrian regime. It came at a crucial moment, as elements of the Free Syrian Army were struggling to put the regime under pressure in its Damascus stronghold. Morale was boosted in the anti-regime camp, and other groups joined the battle, freeing different cities and border points.

But the regular army is still strong, as well as the militias (known as shabiha) committed to President Bashar al-Assad's power system. Questions now arise, though, about the final fate of this struggle, even if evidence on the ground shows that both sides want to fight to the end.…  Seguir leyendo »

You've had 48 hours to reflect on the ghastly shooting in Colorado at a movie theater. You’ve been bombarded with “facts” and opinions about James Holmes’s motives. You have probably expressed your opinion on why he did it. You are probably wrong.

I learned that the hard way. In 1999 I lived in Denver and was part of the first wave of reporters to descend on Columbine High School the afternoon it was attacked. I ran with the journalistic pack that created the myths we are still living with. We created those myths for one reason: we were trying to answer the burning question of why, and we were trying to answer it way too soon.…  Seguir leyendo »

Climate change is staring us in the face. The science is clear, and the need to reduce planet-warming emissions has grown urgent. So why, collectively, are we doing so little about it?

Yes, there are political and economic barriers, as well as some strong ideological opposition, to going green. But researchers in the burgeoning field of climate psychology have identified another obstacle, one rooted in the very ways our brains work. The mental habits that help us navigate the local, practical demands of day-to-day life, they say, make it difficult to engage with the more abstract, global dangers posed by climate change.…  Seguir leyendo »

Since the Soviet Union folded in 1991, Russia has been tippy-toeing around the dead mouse on the national living room floor, namely Lenin’s embalmed corpse.

Every few years, someone suggests doing something about it. Some weeks ago, Vladimir Medinsky, Russia’s minister of culture, said in a radio interview that he thought it was time Lenin was put to use pushing up the daisies. Not his exact words, but you get the drift.

When the subject came up in 2009, the Community Party leader, Gennadi A. Zyuganov, went predictably ballistic.

These periodic suggestions send Russia’s Communists into a spluttering rage. Yes, Russia still has a Communist Party; some myths really do die hard.…  Seguir leyendo »

What does it feel like when a war begins? When does life as you know it implode? How do you know when it is time to pack up your home and your family and leave your country? Or if you decide not to, why?

For ordinary people, war starts with a jolt: one day you are busy with dentist appointments or arranging ballet lessons for your daughter, and then the curtain drops. One moment the daily routine grinds on; A.T.M.’s work and cellphones function. Then, suddenly, everything stops.

Barricades go up. Soldiers are recruited and neighbors work to form their own defense.…  Seguir leyendo »

Egypt is in a full-blown constitutional crisis. Syria is in a borderline civil war. Yemen elected its former vice president — who ran unopposed. Is the Arab Spring dead? If not, where is it living?

And the winner is . . . Tunisia, where it all started in December 2010 after a frustrated fruit seller set himself on fire. As you read these words, a freely elected assembly is drafting a new constitution from scratch. The coalition government has faced challenges, but it is functioning. A lively press and an active political class, both inside the 217-seat constituent assembly and outside it, are criticizing like crazy.…  Seguir leyendo »

"Everybody dies."

That's what Nelson Mandela began telling startled associates years ago, even seeming cheerful at the prospect. He retired for the first time in 1999, when he stepped down asSouth Africa's first post-apartheid president. Then, in 2004, he announced that he would "retire from retirement," his sly way of signaling that this time, he really meant to step away from the outsized role he had played in the country for more than 60 years. "Don't call me, I'll call you," he said on that occasion.

Mandela has seemed at peace with that decision in the years since, enjoying family at his home in rural Qunu and largely staying out of national politics.…  Seguir leyendo »

En mi fin está mi principio. Creo que la mejor hermenéutica para aproximarse a las creaciones de David Lynch, en su individualidad y en su conjunto, consista en recorrerlas al revés, empezando por la última, en un recorrido cancrizante hasta llegar a The granmother, la abuela , 1970, que es la proto-génesis matricial de toda la obra. Lo es de hecho y de derecho: por historia y también por su sustancia argumental. Lynch se inicia con la Gran Madre y continúa con la mostración inmisericorde del embrión-feto, suelto de su juntura con el vientre matricial (en Eraserhead bo,-rradora , 1976), y avanza en espirales y laberintos hasta su última creación, In land empire el impe,rio pordentro , 2006.…  Seguir leyendo »

«¿Qué hacer cuando todo un mundo se desmorona de la noche a la mañana, cuando un código de certezas, tradiciones, lealtades, valores ideológicos y argumentos culturales que han sido transmitidos de generación en generación queda destruido como por ensalmo y los propios guardianes de sus esencias se despiertan desnudos entre las ruinas, mientras a su lado emerge poderoso un orden nuevo basado en el triunfo de cuanto les resultaba ajeno o más bien antagónico?».

Hace dos años traté de reflejar con este largo interrogante el profundo shock que conmocionaba a los cuadros y bases del PSOE cuando Zapatero anunció, en su comparecencia de aquel 10 de mayo ante el Congreso, que congelaba las pensiones, bajaba el sueldo a los funcionarios, bloqueaba la inversión pública y abarataba el despido.…  Seguir leyendo »

En sórdido contrapunto, los argumentos relativos a la necesidad de no someterse a la política que representa la señora Merkel serían pronto adobados con la tesis de que es necesario resistir a los boches. Pues si el repudio del otro tiene a veces matriz en el sentimiento de la propia superioridad en la jerarquía de valores dominantes, también viene generado por el resentimiento, alimentándose tanto de las victorias como de las derrotas, y hasta de una mezcla de ambas, en una síntesis letal de superioridad fingida y rencor auténtico.

Muchos de los que denunciaban que tras los acuerdos políticos comunitarios se escondieran los intereses de la economía de mercado, reconocían sin embargo que, entre mil contradicciones, se estaba forjando un espacio en el que la diferencia, liberada de la connotación de jerarquía, posibilitaba la emergencia de una auténtica comunidad entre pueblos.…  Seguir leyendo »

El fraude fiscal presenta muy diversas manifestaciones en las que anidan motivos variados, todos ellos poco edificantes: falta de formación o educación cívica, egoísmo, insolidaridad, competencia desleal, desprecio a las reglas de convivencia, etcétera. Ante un fenómeno tan complejo, la lucha contra el fraude fiscal debe servirse de un amplio conjunto de instrumentos, tanto de carácter preventivo como de orden represivo.

En este terreno hemos asistido en los últimos meses a una intensísima actividad. En un corto espacio de tiempo se han promulgado o propuesto para su adopción al Parlamento un amplio conjunto de medidas normativas de lucha contra el fraude fiscal que, en muchos casos, venían siendo demandadas desde hace tiempo por diversos sectores profesionales con interés en la materia.…  Seguir leyendo »

"Permítanme hablarles de las personas muy ricas. Ellas no son como ustedes y yo”. Eso escribió F. Scott Fitzgerald (y no se refería solo a que tuviesen más dinero). A lo que se refería más bien, al menos en parte, era a que muchos de los muy ricos esperan un grado de deferencia que el resto de nosotros nunca experimenta, y se sienten profundamente consternados cuando no reciben el tratamiento especial que consideran un derecho de nacimiento; su riqueza “los hace blandos ahí donde nosotros somos duros”.

Y como el dinero manda, esta blandura —podríamos llamarla el patetismo de los plutócratas— se ha convertido en un factor de primer orden en la vida política de Estados Unidos.…  Seguir leyendo »

Hace poco más de un decenio, el llamado milagro español nos exaltaba y provocaba la admiración del mundo entero. Nuestro presidente del Gobierno, el héroe de la reconquista del islote de Perejil y miembro del famoso trío de las Azores que emprendió la noble y fructuosa (¡cifras cantan!) cruzada de liberación de Irak y la neutralización de sus armas mortíferas, aseguraba a quien quisiera oírle que España se había zafado de la funesta influencia francesa y había recuperado la grandeza perdida desde la época del emperador Carlos V. Los hechos o, por mejor decir, la información de los hechos, le daban la razón.…  Seguir leyendo »