Domingo, 12 de agosto de 2012

If there’s one nationality the rest of the world thinks it readily and totally understands, it is the Germans. Combine their deep involvement with Nazism and anti-Semitism and, voilà! — 2,000 years of gripping, complex history vanishes.

Since the beginning of the euro crisis, this reductionism, which can be found inside Germany as much as outside it, has come in the form of sifting through the fatal legacy of the Weimar era, the years of promising democracy that began in the defeat and humiliation of World War I and ended with the Nazi takeover in 1933.

On the one hand, we’re told, the 1920s legacy of destabilizing inflation explains Germany’s staunch aversion to expansionary monetary and fiscal policies today; on the other hand, the Nazi taint on the interwar years seems to prove for some that, even in 2012, the intentions of democratic Germany can’t be trusted when it comes to Europe’s well-being.…  Seguir leyendo »

I am glad that, amid all the wonderful celebration of sporting achievement, world leaders have been able to use the London games as an opportunity to think about helping children who are without the most basic means of building a productive life: adequate, nutritious food.

As those who attended the prime minister’s hunger summit at Downing Street on Sunday know only too well, malnutrition is the achilles heel of development. While immense progress has been made on other fronts in the past decade – with millions more children in school and rates of child mortality falling rapidly – progress on malnutrition remains stubbornly slow.…  Seguir leyendo »

El caso Interligare, destapado esta semana en EL MUNDO por Eduardo Inda y Esteban Urreiztieta, puede convertirse en una especie de madrastra de todos los escándalos. De momento es como una muñeca rusa en la que dentro de cada morfología siempre aparece otra igualmente impactante. No hay más que fijarse en la reacción del entorno de Rubalcaba y su fiel grupo mediático, en esquizofrénico conflicto entre el disimulo olímpico y el afán por estrangular al mensajero, para darse cuenta de la envergadura del asunto.

En primer lugar tenemos una trama de corrupción de libro montada con diurnidad y chulería en el corazón mismo del Ministerio del Interior de Rubalcaba.…  Seguir leyendo »

Vivimos una situación extraordinariamente difícil, que se alarga ya demasiado en el tiempo, que afecta transversalmente a la práctica totalidad de la ciudadanía, y que nos arrastra a la desazón, la parálisis y el enfado. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí, se preguntan unos ciudadanos desencantados, quejosos y malhumorados? ¿Existe hoy una clase política nacional y patriótica, ¡sí patriótica!, capaz de ponerse de acuerdo y enhebrar competentemente unas políticas de Estado más allá de la refriega inmediata y el regate corto? Ya lo decía la bicentenaria Constitución de Cádiz de 1812: «El amor de la Patria es una de las principales obligaciones de todos los españoles…» (artículo 6).…  Seguir leyendo »

En el 2016 la participación de China en la economía global será más grande que la de Estados Unidos en términos de la paridad del poder adquisitivo. Este es un acontecimiento impresionante, pues en 1980 cuando Estados Unidos tenía una proporción de 25% en la producción global, la de China era sólo del 2,2%. Y con todo, después de treinta años de competencia geopolítica, los chinos parecen estar a punto de perder su ventaja justo cuando más la necesitan.

Los dirigentes chinos serían ingenuos y torpes si confiaran en el auge pacífico y silencioso de su país hacia la superioridad global.…  Seguir leyendo »

Durante la mayor parte de los últimos 30 años, a los dirigentes chinos les quitaba el sueño la pobreza de su país. Sin embargo, ahora que se aproxima la transición de poder que se lleva a cabo cada 10 años y que se producirá este otoño, lo que está provocando insomnio no es la pobreza, sino la opulencia de China.

En 1979, Deng Xiaoping declaró que el objetivo de la modernización de China era crear una sociedad xiaokang (moderadamente acomodada), cuyos ciudadanos estuvieran lo bastante desahogados como para poder mirar más allá de la lucha diaria por la subsistencia. Desde hace más de un decenio, el pueblo chino vive su versión de este concepto que parecía utópico.…  Seguir leyendo »

La Plaza de Toros de Marbella no tiene el sabor que da la antigüedad a plazas como la de Ronda o la de Acho de Lima, ni el prestigio de las de algunas grandes ciudades como Sevilla, Madrid o México y, puesto que en sus tendidos se ven a veces más turistas que nativos, los exquisitos de la tauromaquia se permiten mirarla por sobre el hombro. Pero en esta placita provinciana ocurren a veces cosas notables, como la del domingo 5 de agosto, en la corrida en que El Cordobés, Paquirri y El Fandi lidiaron seis toros de Salvador Domecq.

Todo coincidió para producir esa maravilla: la magnífica tarde de sol alto y cielo azul, los seis astados bravos, alegres, nobles y de buen peso, el entusiasmo del público que ocupaba media entrada y el pundonor de los toreros, su virtuosismo y su voluntad de gozar y hacer gozar.…  Seguir leyendo »

Hace 18 años, en pleno centro de Buenos Aires, un coche bomba explotó en la sede de la AMIA, una prestigiosa entidad judía de acción social. Murieron 85 personas y quedaron heridas 300 más. En la misma capital argentina, dos años antes, en 1992, había volado la Embajada de Israel y 29 fueron los muertos.

La investigación de la justicia argentina ha individualizado como responsables a agentes de origen iraní, con algunas obvias conexiones locales. Las extradiciones de los sospechosos no han sido concedidas y, en consecuencia, persiste la oscuridad sobre el terrible atentado.

Como suele ocurrir, en su momento se pretendieron dar explicaciones políticas: que era una represalia porque el presidente Menem no había cumplido los compromisos asumidos con sus amigos de Oriente o que la numerosa colectividad judía argentina representaba un fuerte bastión proisraelí o análogas argucias retóricas.…  Seguir leyendo »

A few months ago, as I was speaking to a non-profit group about how developments in the Arab world would affect Israel, I noticed the faces in the crowd looking back at me with deep skepticism. I understood the reason.

I was arguing that there is a possibility — not a certainty — that Israel will eventually emerge safer than before as a result of the Arab revolutions, also known as the Arab Spring. I have not changed my mind.

Let me be clear: I know there are no guarantees and great risk. A period of turbulence lies ahead, and the long-term outcome is far from assured.…  Seguir leyendo »

This miserable autocrat who kills his own people and bombs his own cities and has done so since March 2011 will fall. When? Who knows? Not today. Not tomorrow. But his fall will come. Then we will wish Bashar Assad were back.

We will wish he were back because the institutions of Syria, largely built by Hafez Assad, Bashar’s father, will collapse along with the Assad regime.

Syria will become an anarchist’s paradise. With no central state, the militias now fighting the regime will fight each other, seeking to control territory, expand their bases and control the center.

The most likely winners will be the Islamists.…  Seguir leyendo »