Miércoles, 15 de agosto de 2012

It has all the makings of a Hollywood adaptation of a Dan Brown novel. Secrets of the Vatican exposed, documents stolen from the pope’s desk, rows and rivalries between cardinals, vast sums of money, the involvement of the cultish organisation Opus Dei. And then the so-called Vatileaks scandal, which has had Rome agog for months, went a bit Da Vinci Code meets Cluedo: the butler allegedly did it.

Paolo Gabriele, who has worked for Pope Benedict XVI as one of his most personal aides for six years, has now been charged and sent to trial by a Vatican judge for leaking papal documents, including papers containing allegations of corruption and other financial problems.…  Seguir leyendo »

As the violence intensifies in Syria, external powers, including the United States, are embracing increasingly belligerent positions. Indeed, in recent days the United States and Turkey have announced plans to study a no-fly zone after calls by many American commentators for a more direct military role.

Although there is no doubt the government of President Bashar al-Assad carries the overwhelming responsibility for the unfolding tragedy in Syria, the attempt to militarily defeat the regime is the wrong strategy if the goals are reducing violence and protecting innocent civilians.

The best strategy for those who wish to avoid a protracted war in Syria is to bring Russia and Iran to the international diplomatic table.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Penal Internacional (TPI) acaba de celebrar su décimo aniversario. Con sede en La Haya, inició su actividad el 1 de julio de 2002 con la entrada en vigor del Estatuto. Sin embargo, sus trabajos sólo se iniciaron, realmente, en la primavera de 2003, con la elección de los primeros 18 magistrados, del fiscal jefe y del secretario.

En el tiempo transcurrido desde entonces, el Tribunal puede presentar, con orgullo, el número de 121 Estados parte del Tratado, así como los elevados fines que persigue: la persecución universal del genocidio, de los crímenes de guerra y contra la Humanidad y, muy pronto, también de los crímenes de agresión, el sometimiento a juicio de los principales responsables de tales delitos y la promoción, con ello, de la paz y de la seguridad internacional.…  Seguir leyendo »

Como creo que segundas partes pueden ser también buenas me dispongo a completar lo dicho en otra reciente Tercera, titulada Creyentes no practicantes (20-V-2012), con el propósito de ayudarles a corregir esa dañina incongruencia. Hoy extiendo mi atención a los sedicentes cristianos cumplidores, de misa, sacramentos y buenas costumbres, pero que no les echan cuentas a los que no son así, o incluso defendiéndose de ello.

En España y en Europa durante este ya largo periodo de entresiglos ha ido ganando terreno, a ritmo alarmante, una apostasía silenciosa de muchos cristianos anónimos, sin defensas de formación ante el pensamiento laicista, la paganía de las costumbres y el deterioro de la familia.…  Seguir leyendo »

En una reciente tertulia entre amigos, una culta, elegante y discreta amiga madrileña, que escuchaba atenta los calificativos que se aplicaban a ciertos personajes de la vida política y económica, nos asombró a todos con un sorprendente juicio freudiano, exclamando “probablemente en su juventud era un perfecto chisgarabís”. El apelativo era sonoro, simpático y no cabía la menor duda de que correspondía a un mequetrefe, petimetre o zascandil.

El chisgarabís no es una especie social anecdótica sino un peligro real para la sociedad. Me explicaré: las generaciones de nuestra trágica e inmediata posguerra tenían claro que existía una diferencia fundamental entre vencedores y vencidos.…  Seguir leyendo »

Que la zona del euro sea viable o no es algo que está por ver, pero, ¿y si sólo se puede aplazar, pero no evitar, una ruptura? En ese caso, con retrasar lo inevitable sólo se conseguiría que el desenlace fuera peor, mucho peor.

Alemania está reconociendo cada vez más que, si el ajuste necesario para restablecer el crecimiento, la competitividad y la sostenibilidad de la deuda en la periferia de la zona del euro llega mediante la austeridad y la devaluación interna en lugar de la reestructuración de la deuda y la salida (lo que obligaría a la reintroducción de unas monedas nacionales profundamente depreciadas), el costo ascenderá con la mayor probabilidad a billones de euros.…  Seguir leyendo »

Pese a la evidencia de la burbuja inmobiliaria, España se empecinó en negar la crisis durante mucho tiempo, para luego echar la culpa de sus males a los otros. Que de pronto hayamos saltado del bienestar a una penuria que probablemente no ha hecho más que empezar, se debería al egoísmo insolidario de los alemanes. Hace poco más de dos meses que la persona con la que hablase en Madrid descargaba una batería de recriminaciones contra la canciller alemana. Aumentaba la furia de mis interlocutores si me atrevía a decir que echar la culpa de nuestros males a los otros nos retrotraía al franquismo, empeñado en hacer siempre responsables a los “enemigos de España”, que desde el Siglo de Oro no habrían cesado de odiarnos.…  Seguir leyendo »

Clausurados los Juegos Olímpicos de Londres 2012, no vale la autocomplacencia. El balance de lo realizado por el equipo olímpico español no es positivo en su conjunto. El número de medallas olímpicas obtenidas continúa reduciéndose y el papel de disciplinas en las que tradicionalmente destacaban los deportistas españoles ha sido poco relevante.

El mayor éxito no estaba pronosticado, el del deporte femenino y las nuevas disciplinas. Y estas circunstancias se producen pese a que, en el deporte de alto rendimiento, los recursos económicos, en lugar de contraerse, se han visto privilegiados.

En esta coyuntura, cabría la reflexión y, más aún, la autocrítica sobre la situación del deporte en España.…  Seguir leyendo »

En su artículo de hace unos días, José Antonio Gómez Yáñez diagnosticaba la enfermedad institucional más grave que sufre España: la extensa politización de nuestras organizaciones públicas. Un ejército de individuos —que deben su cargo sobre todo al cultivo de relaciones personales y políticas— ha ido ocupando las capas superiores de nuestras instituciones públicas, desde el CGPJ a las cajas de ahorros, pasando por cualquier nivel administrativo, entidad, empresa u organismo público o semipúblico. Pero ¿por qué los gestores de entidades públicas no pueden ser directamente dependientes de aquellos que legítimamente han ganado las elecciones? ¿No forma parte la gestión pública del sano intercambio democrático?…  Seguir leyendo »

Este comentario viene a colación de cómo las propuestas políticas tienen una visión de la educación poco exigente en lo que se refiere a la amplitud de fines, matices del discurso y con pocas ambiciones. Sin embargo, se las ve muy preocupadas en demostrar la eficacia, controlando por medios técnicos el funcionamiento de los sistemas escolares, el diagnóstico y comparación de resultados. Da la impresión de que la educación como utopía está agotada. Y eso conduce a la desaparición de preguntas importantes que movilicen el pensamiento y la investigación.

En la evaluación de los procesos de enseñanza-aprendizaje, lo exigido al alumnado acaba concretando lo que nos importa más conseguir y, así, en las políticas educativas nos pasaría lo mismo: que acaban reduciendo la educación a lo que exigen en la evaluación del sistema.…  Seguir leyendo »

Los economistas de todo el mundo necesitan formas mejores de cifrar la actividad económica. Al depender de las tasas de crecimiento del PIB para evaluar la salud económica, a casi todos ellos se les escaparon las señales que avisaban de la crisis financiera de 2008, incluida una burbuja inmobiliaria de ocho billones de dólares en los Estados Unidos, además de burbujas inmobiliarias en España, Irlanda y el Reino Unido. Junto con las familias, las entidades financieras, los inversores y los gobiernos, los economistas se dejaron arrastrar por la euforia financiera que propició una exposición excesiva al riesgo y un grave apalancamiento excesivo de los bancos y las familias.…  Seguir leyendo »

If someone asked me to sum up in a sentence where Israel will be a decade from now, I’d paraphrase Dickens: It will be neither the best nor worst of times. The Israelis will prosper and keep their state, but the Arabs and Iranians will never let them completely enjoy it.

What drives many Israelis and the government that represents them is not a Scrooge-like Christmas Eve glimpse of a terrifying future, but a strange mix of accomplishment, comfort and anxiety that reinforces the desire to maintain the status quo, particularly on the Palestinian issue. And that attitude is not going to change anytime soon.…  Seguir leyendo »

The overuse of veto rights — such as blocking three United Nations Security Council resolutions on Syria — has reduced Russia’s international standing and contributed to its growing isolation. Unless the Kremlin becomes more pragmatic and softens its dealings with other nations and institutions, the country will see its influence further erode.

Last month, Russia and China angered Western and Arab countries by vetoing a Security Council move to impose economic sanctions on Syria if Bashar al-Assad’s regime failed to implement an international peace plan. In February, Secretary of State Hillary Clinton characterized an earlier veto by Russia and China of a resolution condemning the Assad regime’s crackdown on its own people as a “travesty,” and said that “friends of a democratic Syria” would take action.…  Seguir leyendo »

Syria in early 2011, on the cusp of revolution, was the most sophisticated and secular country in the Arab world. There was no oil curse. The state worked. Tourists from around the world visited the ruins of Palmyra and drank French wine in the boutique hotels of Aleppo and Damascus. It was not tribal like Yemen or Libya. Nor was it Iraq; the sanctions that criminalized and impoverished Iraqis never plagued Syrians. And any sectarian wounds that may need to heal in Syria are not as profound.

There is no question that President Bashar al-Assad’s rule is nearing its end. Tyrannical minority regimes that shell their own people will eventually fall.…  Seguir leyendo »

Not long after I spoke out against a massacre of mostly peaceful protesters in Uzbekistan in 2005, I was arrested by government security services and taken away. I was drugged, beaten, falsely accused of directing the uprising, charged with financial crimes and sentenced to 14 1/2 years in prison. There I was put to work in a brick factory, and my health deteriorated.

During the brutally cold January of 2008, as a punishment for political prisoners, three other inmates and I were put for five freezing days in the “monkey cage” — an unheated, open-air cell — wearing only T-shirts and pants.…  Seguir leyendo »