Domingo, 19 de agosto de 2012

Parisians can’t remember when it all began. At first, the appearance of the locks was nearly imperceptible. Soon, though, they felt like a statement. On some of the city’s most iconic bridges, thousands of visitors left small padlocks, neatly attached to the metal railings.

Once discreet, doing their deed at night, visitors soon acted in broad daylight, in pairs, photographing each other in front of their locks, and videotaping the throwing of the keys into the Seine. The Paris town hall expressed concern: what about the architectural integrity of the Parisian landscape? One night about two years ago, someone cut through the wires and removed all the locks on one of the bridges.…  Seguir leyendo »

Todo futuro que valga la pena solo puede nacer del ejercicio común de la responsabilidad. Es el momento de pensar en las próximas generaciones, en el futuro de nuestro proyecto como sociedad. Debemos ampliar la perspectiva, identificar y reconocer nuestros errores y dejar en herencia un nuevo horizonte a nuestros jóvenes. Una sociedad que niega las perspectivas de futuro –el trabajo– a más de la mitad de su juventud es, sin duda, una sociedad caduca e incapaz de regenerarse. Las hiperbólicas cifras de empresas y puestos de trabajo destruidos son la expresión dolorosa de un proceso degenerativo que requiere de tratamientos de alcance, profundos.…  Seguir leyendo »

En poco tiempo, algo más de medio año, este país se está pareciendo cada vez más a la lúgubre y miserable España de postguerra. Y no solo por la despiadada crisis económica, sino por el funesto paisaje ideológico y moral que estos señores que nos gobiernan están reinstaurando. Los remedios a la crisis han revelado ya su perversidad ideológica al cebarse descaradamente en los sectores más desfavorecidos y débiles del país (ancianos, enfermos crónicos, enseñanza, sanidad, cultura, subsidios de desempleo) sin despeinar los tupés de clases más adineradas ni tocar las SICAVS. Pero, al margen de tales impías medidas, las reformas morales que algunas administraciones institucionales están impulsando son dignas de los tiempos franquistas dejándose llevar por un afán implacable para inducir a la población a la práctica de un vicio moral realmente vergonzante: la denuncia.…  Seguir leyendo »

Todos los recién nacidos crecen en un mundo que se acaba de crear para ellos, un abigarrado paraíso sin serpiente. En cuanto tienen un mínimo uso de razón descubren cosas, asuntos y personas que son tan nuevos como ellos mismos, descubren reflejos en los muros, figuras que se parecen como dos gotas de agua, secuencias de efectos, el día y la noche. El mundo es siempre un mundo de estreno para los recién llegados.

Cuando descubren que hay tal cosa como un pasado, que el mundo no ha sido siempre así sino que el mundo varía, cambia y se transforma, ya es demasiado tarde.…  Seguir leyendo »

Uno. El libro de Roger Peyrefitte, Las llaves de San Pedro (léase, las llaves de la caja) causó un gran escándalo hace unas décadas por sus sabrosas anécdotas sobre la Santa Sede y sus turbios vínculos con el poder, el dinero y el sexo, los tres pilares que rigen el mundo según nuestra clarividente y genial Celestina la Vieja. Pero ese descenso a Las cuevas del Vaticano (empleo el titulo de la novela de André Gide) nos parece hoy un circuito para turistas aficionados a la espeleología comparada con el que nos propone María (el mayordomo del Papa) tras la publicación de sus documentos filtrados al periodista Gianluigi Nuzzi, autor de Su Santidad, los papeles secretos de Benedicto XVI: venenosas intrigas palaciegas, luchas sucesorias despiadadas, cuentas bancarias secretas (entre ellas las del Vicario de Cristo en la Tierra), lavado de dinero en el Banco Vaticano, ocultación de abusos pederastas, y un largo etcétera.…  Seguir leyendo »

Cualquiera diría que las diversas familias de la izquierda coinciden en querer promocionar el aniversario de la publicación de El primer naufragio, que celebraremos el mes que viene, esmerándose en reproducir algunos de los comportamientos más aparatosos de sus ancestros revolucionarios franceses.

La imagen de Sánchez Gordillo, dirigiendo megáfono en mano el saqueo del hipermercado, no fue sino el trasunto de la de Marat incitando desde su periódico al pillaje, el mismo lunes 25 de febrero de 1793 en que tuvieron lugar los asaltos masivos a los comercios parisinos. Es de agradecer que el alcalde de Marinaleda tuviera el detalle de no pedir que Juan Roig y los directivos de Mercadona fueran ahorcados a la puerta de sus establecimientos, tal y como L’Ami du Peuple propuso hacer con los «acaparadores».…  Seguir leyendo »

Una influyente revista de cine norteamericana confirma cambios en el canon de las diez mejores películas (según los mejores críticos de USA). Ya no es Citizen Kane (Ciudadano Kane) de Orson Welles la indiscutible number one. Desde hace más de diez años de manera intermitente, y ahora de forma «oficial», se impone como número uno Vértigo (De entre los muertos), de Alfred Hitchcock. Quiero dedicar esta Tercera estival a proponer el canon que en este momento osaría fijar. Pero, dada la libertad que la escritura de un artículo genera, y al no tenerlo que cotejar con otros cánones, evitaré la escueta enunciación de las diez películas.…  Seguir leyendo »

On Aug. 5, I was among those who witnessed the rover Curiosity landing on Mars in real time at NASA’s Caltech-managed Jet Propulsion Laboratory. The excitement was overwhelming: The one-ton Mars Science Laboratory broke through the Red Planet’s atmosphere, slowed its speed from 13,000 mph to almost zero and touched down. One glimpse of those first images from more than 100 million miles away demonstrated America’s leadership in innovation.

Curiosity — the rover and the concept — is what science is all about: the quest to reveal the unknown. America’s past investment in basic science and engineering, and its skill at nurturing the quest, is what led to the Mars triumph, and it is what undergirds U.S.…  Seguir leyendo »