Domingo, 3 de marzo de 2013

Imagine if a multinational company went to one of the world’s most impoverished countries and, while saying it was there to help, contaminated the water supplies, unleashing a new disease that killed thousands of people. Hundreds of thousands more develop a hideous sickness, suffering such debilitating loss of liquid their eyes sink into their face, their skin wrinkles, their body shivers uncontrollably. Then there is a cover-up as the firm evades responsibility and, when finally taken to court, it simply refuses to play ball with the legal process.

Such a story sounds like something created in the febrile mind of a Hollywood scriptwriter, which in real life would lead to a huge and justified outcry.…  Seguir leyendo »

My story is no different from that of many other Palestinian young people who were born and have lived their whole lives under Israeli occupation. At 17, I was arrested for the first time, and jailed for two years. I was arrested again in my early 20s, at the height of the second intifada in Ramallah, during an Israeli invasion of numerous cities in the West Bank – what Israel called Operation Defensive Shield. I was sentenced to 30 years in prison on charges relating to my resistance to the occupation.

I am not the first member of my family to be jailed on my people’s long march towards freedom.…  Seguir leyendo »

Aquel miércoles de la primavera de 1823, como todos los miércoles después del Consejo de Ministros, una mujer atractiva y elegante de facciones redondeadas, ojos almendrados y pelo castaño diestramente distribuido en bucles, dejó atrás el bullicio de la plaza del Carrusel y entró en el palacio de las Tullerías al filo de las tres de la tarde. Su destino era el pabellón de Flora.

Como cualquier otra visita cruzó la Salle des Gardes, con su retén permanente de una veintena de soldados -adheridos al reverencial silencio del entorno a través de sus pelucas empolvadas- y fue recibida por el Primer Gentilhombre que ejercía como una mezcla de secretario y mayordomo.…  Seguir leyendo »

A Xi Jinping, el flamante secretario general del Partido Comunista de China (PCCh) que este mes asume también la presidencia del Estado, le esperan arduas tareas. Sin duda, la primera alude a la necesidad de mantener el elevado ritmo de crecimiento económico, base principal de la estabilidad sociopolítica del gigante asiático. Y, en efecto, lograr el objetivo de duplicar el PIB en 2020 respecto a 2010 exigirá medidas muy audaces cuando los pilares tradicionales del crecimiento (mano de obra barata, inversión exterior, exportaciones) van pasando a mejor vida.

Transformar el modelo de desarrollo a una velocidad de crecimiento superior al 7% tampoco será cosa fácil.…  Seguir leyendo »

Cuando el monje budista Hui Lin llegó a Hangzhou esperaba un cálido recibimiento por parte de sus habitantes, igual que el de sus hermanos en el norte. Sin embargo, los ciudadanos de aquella ciudad del sur, mayoritariamente taoístas, le consideraron casi un heraldo del diablo.

Hui Lin paseaba su disgusto cuando descubrió un lugar lleno de calma a pesar de estar incrustado en la ruidosa capital de la provincia de Zhejiang: el lago del Noroeste. Impresionado por la belleza y exuberancia de su naturaleza, recorrió la ribera de aquellas aguas que se le antojaban mágicas porque eran capaces de devolver la serenidad a un entorno caótico e inquietante.…  Seguir leyendo »

Desde la creación de la Unión Monetaria, era sobradamente sabido que no podría funcionar sin una cierta unión fiscal para hacer frente a los llamados choques asimétricos,es decir, a aquellos que afectan a uno o varios de sus Estados miembros, pero no al resto. Pero no se hizo caso alguno.

Ahora, varios Estados periféricos han sufrido dicho choque, pero sigue rechazándose cualquier intento de mutualización fiscal para reducirlo. La eurozona continúa sin tener verdadera política macroeconómica, es decir, monetaria y fiscal. La política monetaria solo puede responder a los choques simétricos, que afectan a toda la eurozona, pero no a los que afectan solo a algunos de sus Estados miembros.…  Seguir leyendo »

Hace 500 años, en el otoño-invierno de 1513, un apesadumbrado Maquiavelo, exiliado en su finca de Sant’Andrea tras la caída de la república florentina, consiguió escribir lo que acabaría siendo uno de los más grandes libros de la historia de la teoría política, El príncipe. Era un pequeño tratado de no más de 30.000 palabras en el que se hablaba de los diferentes tipos de principados y de los atributos que deben acompañar a los hombres de Estado. A los ojos de hoy, tanto el estilo como la continua sucesión de ejemplos históricos no ofrecen una lectura fácil. Esto contrasta, sin embargo, con la vigencia que desde entonces siguen teniendo sus principales mensajes.…  Seguir leyendo »

En el principio de todo liderazgo político debe existir una nación de ciudadanos y un Estado democrático que la represente. Sin la nación, el Estado es un consejo de administración que ni siquiera dispone de convicciones comunes sobre las que asentarse, limitándose al resignado asentimiento de los usuarios de sus servicios. Sin el Estado democrático, entendido como expresión de una nación, la comunidad carece de derechos y deberes, está falta de legitimidad, se encuentra al margen de un criterio moderno de soberanía. No puede haber liderazgo donde el Estado y la nación se contemplan como instancias en conflicto.

Sin un Estado nacional, sin una nación que asuma su soberanía y se constituya en Estado, no puede haber clase dirigente, en el sentido más hondo que pueda darse a esa expresión en horas decisivas como las que vivimos.…  Seguir leyendo »

El problema principal son los partidos políticos. La mayor parte de los escándalos de corrupción deriva de su financiación. Sucede que en España los partidos han estado largamente sobreprotegidos mediante el sistema electoral, numerosas prerrogativas, abundantes subvenciones públicas y ausencia de control. Como consecuencia, se han podido profesionalizar como políticos muchas personas con escaso coste de oportunidad en otras actividades. El fruto es que el nivel medio de la clase política española es posiblemente el más bajo de Europa (incluso en Grecia y en Portugal los primeros ministros y los ministros de Hacienda son capaces de leer y tener una conversación con sus colegas europeos en inglés).…  Seguir leyendo »

So Greece didn’t collapse, and Europe began breathing easier. But not for long. Italy’s rebellious voters, who opted for a flamboyant billionaire and a clown, reminded us last week how deeply in crisis the Continent is. Meanwhile, France is going it virtually alone in Mali, and Britain talks openly of jumping the European ship altogether. This is a crisis not just of Europe’s currency, but of its soul.

If there ever was an emerging vision of a united Europe, it is falling apart for lack of support from its various peoples. Each has its own resentments or suspicions of its partners.…  Seguir leyendo »

“When your heart stops beating, you’ll keep tweeting” is the reassuring slogan greeting visitors at the Web site for LivesOn, a soon-to-launch service that promises to tweet on your behalf even after you die. By analyzing your earlier tweets, the service would learn “about your likes, tastes, syntax” and add a personal touch to all those automatically composed scribblings from the world beyond.

LivesOn may yet prove to be a parody, or it may fizzle for any number of reasons, but as an idea it highlights the dominant ideology of Silicon Valley today: what could be disrupted should be disrupted — even death.…  Seguir leyendo »

On Thursday, Pope Benedict XVI became the first pontiff in nearly 600 years to willingly step down from his position. What kind of man will the cardinals who have gathered in Rome from around the world choose to be his successor? We asked Catholics from a variety of perspectives to write about some of the qualities they would like to see in a new pope.

Sackcloth and ashes

By Sister Eileen McNerney

The first words that I would like our new pope to say are, «For the next 40 days, I will be wearing sackcloth and ashes in repentance for the sins of our church.» The horrendous scandal of sexual abuse has pained me deeply, and I know that I am not alone in how I carry this sadness.…  Seguir leyendo »