Domingo, 21 de abril de 2013

Something doesn't make sense about Alexei Navalny, and it's not just the trumped-up charges against him. The Russian corruption whistleblower and opposition leader, who will be formally arraigned this Wednesday for allegedly embezzling half a million dollars from a state-owned timber company in 2009, is in a peculiar bind. "The case against Navalny is a case against us all," chant his admirers. But if that is true, why are people who seem to otherwise trust Navalny's anti-corruption work apparently so reluctant to support his political bid?

Recent polls by the independent Levada Centre show Navalny's name recognition rising steadily over the past three years, to nearly 40% in March 2013.…  Seguir leyendo »

The German immigrants of the 19th century were so devoted to their native language that Americans wondered if the new arrivals would ever assimilate. The Irish who followed were said to be too devoted to a foreign pope to embrace American democracy.

Many Italians not only were Roman Catholic but also returned home for the winter, when construction work here slowed. The Chinese and Jews, skeptics argued, were of an entirely different race than many successful immigrants who came before them.

With the arrival of millions of Latinos in recent decades, there have been multiple reasons to wonder if they would assimilate and thrive — including legitimate economic issues that go well beyond ethnic stereotypes.…  Seguir leyendo »

Coges EL MUNDO del lunes y te topas con este Morcillo de rostro amorcillado, empedernido fumador infumable, que esboza la justificación de lo injustificable. Amplías la portada en la tableta y te fijas en los restos de lo que fue su pelo engominado a lo fachilla, en la nariz de boxeador curtido en mucho toma y daca, en la mirada aviesa sobre las bolsas abultadas de los párpados, en las cejas agrestes y en el bigote y barba de malvado de ópera de Verdi. Te das cuenta de que también esta vez la cara es el espejo del alma y de que después de una vida de fechorías, mezclado siempre con el hampa y con la droga, este hombre dice la verdad.…  Seguir leyendo »

La mayoría de las noticias que proceden de Mozambique son malas pobreza, enfermedades, conflictos e inundaciones, pero también ocurren muchas cosas buenas en mi país.

En los dos últimos decenios, Mozambique ha pasado a ser una democracia que funciona, su sector agrícola ha crecido, se han elevado las tasas de alfabetización, ha aumentado el abastecimiento de agua y de electricidad en las zonas rurales y se ha reducido espectacularmente la mortalidad infantil, de 219 por 1.000 nacidos vivos en 1990, dos años antes de que acabara la guerra civil, a 135 por 1.000 en 2010. Me siento particularmente orgullosa de este último logro, porque, al haber trabajado en colaboración con los compatriotas mozambiqueños para aumentar la cobertura de inmunización, creo que he desempeñado un papel en su consecución.…  Seguir leyendo »

Retrato de España, se llama el libro. Mas no hay retrato que no sea enigma. Y a mí, ese título me ha traído al recuerdo una maravillosa carta que, en el año 1674, escribe el segundo abad de Saint-Cyran y maestro espiritual de las monjas de Port-Royal, Martin de Barcos, acerca del más grande retratista francés del siglo XVII, Philippe de Champaigne: «Las pinceladas, por muy bellas que en sí mismas sean, deben ser tomadas en consideración tan sólo en la medida en que estén al servicio de la verdad y la hagan más presente y más viva. Cuando la destruyen y la desfiguran, merecen ser rechazadas y despreciadas, como esas bellas palabras que no hacen más que mentir y engañar a los hombres».…  Seguir leyendo »

A la memoria de Simón Alberto Consalvi

En su historia bicentenaria, Venezuela ha padecido la opresión como ningún otro país, y como ningún otro ha valorado la libertad. Fue la primera en decretar la independencia y fue la cuna del libertador. Su himno nacional es quizá el más antiguo de todos. Hace unos días, el venezolano Gilbson P. Beltrán me mandó por Twitter la que (según entiendo) es la versión original, tal como corría —con guitarra barroca y voz— en abril de 1810 en las calles de Caracas. La estrofa de inicio es la misma del himno actual:

Gloria al bravo pueblo
que el yugo lanzó
la ley respetando la
virtud y honor

Pero, por algún motivo, la estrofa siguiente no se canta ahora.…  Seguir leyendo »

Los ciudadanos hemos perdido la confianza en nuestros representantes políticos. Asistiendo atónitos al desvelamiento de lo que parece ha sido habitual durante los años de bonanza (dinero negro, tráfico de influencias, escuchas ilegales) la impresión de que todo se compra y todo se vende es difícilmente resistible. ¿Tenemos todos un precio? ¿Somos corruptos por naturaleza?

Ni científicos ni filósofos se ponen de acuerdo acerca de las características que definen nuestra naturaleza, ni siquiera acerca de si hay una tal naturaleza humana. Es improbable pues que a la cuestión de si la inclinación a la corrupción forma parte de esa hipotética esencia pueda darse una respuesta definitiva.…  Seguir leyendo »

Margaret Thatcher fue la más importante primera ministra de Gran Bretaña en tiempos de paz del siglo XX. En los años ochenta, la crisis casi simultánea del comunismo en el Este y de la socialdemocracia en Occidente le dio la oportunidad de llevar a cabo notables empresas. No obstante, hacía falta un gran líder para poder sacar provecho de ello.

Su relación con el líder soviético Mijaíl Gorbachov abrió el camino para poner fin a la guerra fría; sus políticas de privatización mostraron al mundo cómo desmantelar el socialismo de Estado. El renacimiento neoliberal de los años ochenta siempre será conocido como la revolución Reagan-Thatcher.…  Seguir leyendo »

Margaret Thatcher

Estaba en la Bolsa de Córdoba (Argentina), con mi hijo Álvaro, dialogando con un grupo de empresarios y profesores sobre los problemas de América Latina, cuando nos avisaron que había muerto Margaret Thatcher. Con esa vocación suicida que de tanto en tanto manifiesta, Álvaro dijo que, sin querer por ello ofender al auditorio, se sentía obligado a rendir un homenaje a la Dama de Hierro, que había marcado fuertemente su juventud. Hubo un rumor reprobatorio, pero, en general, el público reaccionó con una soberbia compostura británica, si puedo decirlo así. Sólo al terminar el acto, una dama nos recordó el cruel e inútil hundimiento del “Belgrano” por la Royal Navy durante la guerra de Las Malvinas en 1982.…  Seguir leyendo »

La palabra no ayuda. Procedente de Argentina, escrache no solo nos resulta rara, sino que tiene una cierta sonoridad de escupitajo poco adecuada a lo que designa, actos pacíficos de protesta ante los domicilios y lugares de trabajo de políticos en ejercicio. No se trata, sin embargo, de actos nuevos en el mapa de la indignación ciudadana. Hace ya años, cuando los derechos sexuales de una notable parte de la población estaban cercenados y pisoteados, comenzó a practicarse en Estados Unidos, y desde allí pasó a Gran Bretaña, el outing. En los años noventa también entre nosotros se habló de ello, y ciertos grupos de activismo gay lo preconizaron y llegaron a amenazar con su puesta en práctica, que fue muy reducida o no llegó a calar.…  Seguir leyendo »