Lunes, 26 de agosto de 2013

For many, myself included, the lack of a credible third party on the ground offering some form of evidence for the nature of Wednesday's mass killing in a suburb of Damascus was a major stumbling block.

But Saturday's announcement by Doctors without Borders turned that around, giving credence to the likelihood that it was an attack involving some form of nerve agent.

The organization said that three hospitals it supports reported that they had treated 3,600 patients with "neurotoxic symptoms" in a span of less than three hours and that 355 of those had died.

Atropine, the primary treatment for those exposed to sarin-like chemicals, can be potentially harmful if there is a misdiagnosis and nerve agent is not present.…  Seguir leyendo »

La economía mundial podría estar en las primeras etapas de una nueva crisis. Una vez más, la Reserva Federal de EE.UU. se encuentra en el ojo de la tormenta.

A medida que la Fed intenta salir de la llamada flexibilización cuantitativa (QE, por su denominación en inglés) – la política sin precedentes para realizar compras masivas de activos de largo plazo – muchas economías emergentes de alto vuelo se encuentran de repente en una situación apretada e incómoda. Los mercados de divisas y los mercados de valores en la India e Indonesia se están yendo a la baja, lo que causa un daño colateral evidente en Brasil, Sudáfrica y Turquía.…  Seguir leyendo »

Anti-corruption activist Alexei Navalny probably won’t become the next mayor of Moscow. But thanks in part to what he learned from the likes of Barack Obama and Kevin Spacey, he's treating Russians to something they haven’t seen in a long time: a true grassroots political campaign.

In a country that has become accustomed to predetermined electoral outcomes, Navalny is a rare case of a candidate who has something to fight for. Sometime around the Sept. 8 election date, an appellate court will decide whether to send him to prison for five years on trumped-up charges of stealing lumber from a state-owned company.…  Seguir leyendo »

So now India is the latest casualty among emerging economies. Over the past 10 days, the rupee has slid to its lowest-ever rate, and the Indian economy may well be on the verge of a full-blown currency crisis. In this febrile situation, it is open season for rumours and pessimistic predictions, which then become self-fulfilling.

This means that even if there is a slight market rally, investors quickly work themselves into even more gloom. Each hurriedly announced policy measure (raising duties on gold imports, some controls on capital outflows, liberalising rules for capital inflows and so on) has had the opposite of the desired effect.…  Seguir leyendo »

The specter of economic doomsday makes war between China and the United States as unthinkable as fear of nuclear doomsday made Soviet-U.S. war. Or does it? In fact, Chinese and American military planners are thinking in exquisite detail, as they are expected to do, about how to win such a conflict. The problem is that the specific plans being concocted could make hostilities less unthinkable, and two great powers with every reason to avoid war could find themselves in one.

Having been impotent against two U.S. aircraft carriers during the Taiwan crisis of 1996, the People's Liberation Army has concluded, as Chinese military writings show, that the best way to avoid another such humiliation is by striking U.S.…  Seguir leyendo »

In 1994, after directing the U.S. Air Force’s official study of the Persian Gulf War, I concluded, “Air power is an unusually seductive form of military strength, in part because, like modern courtship, it appears to offer gratification without commitment.” That observation stands. It explains the Obama administration’s enthusiasm for a massive, drone-led assassination campaign against al-Qaeda terrorists. And it applies with particular force to a prospective, U.S.-led attack on the Syrian government in response to its use of chemical weapons against a civilian population.

President Obama has boxed himself in. He can no longer ignore his own proclamation of a “red line.”…  Seguir leyendo »

¿Qué importa, en estos momentos, lo que pueda pensar cada cual sobre los Hermanos Musulmanes, sobre su oscura genealogía y su ideología mortífera?

¿Qué importa la responsabilidad de los unos o los otros en el abominable engranaje que está desfigurando Egipto y arruinando, de una vez y para siempre, las conquistas de su primavera?

Hoy hay una urgencia y solo una: hacer todo lo posible para detener el baño de sangre en el que el general Al Sisi y sus acólitos han ahogado las sentadas de protesta que sucedieron a la destitución del presidente Morsi y, de paso, desmontar la máquina propagandística que, como de costumbre, cubre el crimen y en la que, lamentablemente, se han dejado enredar algunos de los portavoces de la juventud rebelde de El Cairo.…  Seguir leyendo »

Desde que, hace cinco años, comenzó la crisis financiera, las potencias mundiales tradicionales y establecidas se esfuerzan, en medio de grandes dificultades, en recobrar la confianza. No obstante, el hecho de que se haya agravado la polarización política en Washington no puede impedirnos ver los indicios, cada vez más numerosos, de que la economía estadounidense está fortaleciéndose. Por su parte, los líderes europeos están aprovechando la crisis de la eurozona para empezar a examinar todas las leyes que configuran el diseño de la unión monetaria, y es de prever que el continente saldrá reforzado en los próximos años. Japón ha avanzado considerablemente hacia la recuperación después del triple desastre que sufrió en 2011, y la Abenomics, el conjunto de planes que forman la estrategia del primer ministro Shinzo Abe para impulsar la economía japonesa, ha comenzado su andadura con buen pie.…  Seguir leyendo »

Fuera de Italia, Berlusconi ha sido siempre tomado un poco a broma. Pero haríamos mal en desdeñar el impacto de Berlusconi y de lo que representa para otras democracias. Como recuerda Alexander Stille, otros tres fenómenos incubados en Italia también fueron minusvalorados inicialmente. La mafia, el fascismo y el terrorismo de izquierdas (Brigadas Rojas) parecían unas excentricidades italianas, intransferibles a democracias más serias. Sin embargo, esas tres supuestas rarezas se convirtieron, con o sin cambios cosméticos, en pesadillas en muchos otros países. Igualmente, el berlusconismo es exportable y, si nos centramos en sus características centrales, veremos que, de hecho, lleva bastante tiempo entre nosotros.…  Seguir leyendo »

Cuando comenzaron las revueltas de las mal llamadas «primaveras árabes», cuyo origen era razonable y justo, pocos previeron que en las actuales circunstancias de los países arabo-musulmanes, las democracias a lo occidental eran prácticamente inviables. Entre otras razones (que no son pocas) por falta de tradición, dicho de otro modo, de cultura democrática y familiaridad con los «derechos del hombre». Los políticos europeos de turno dieron, una vez más, pruebas de miedo, ligereza, ignorancia o todo junto, al no darse cuenta (como dije otro día) de los «inviernos islámicos» que vendrían a continuación. Naturalmente es lógico que se quiera deponer a dictadores clásicos como Mubarak o Ben Ali (o al estrafalario Gadafi) malos para sus pueblos pero relativamente cómodos para Occidente… Claro que era lógico deponer a esos tiranosaurios pero ¿qué vendría después?…  Seguir leyendo »

Después de que en 1989 Francis Fukuyama publicara ¿El fin de la historia? la historia siguió, como no desapareció la ciencia tras la publicación de El fin de la ciencia, de John Horgan, en 1996, ni supuso un réquiem para el arte que en 2004 Donald Kuspit publicara El fin del arte, pero sus ideas contribuyeron a abrir reflexiones. Aventuro una nueva interrogación: ¿vivimos las vísperas del fin de la cultura como ahora la conocemos? Es obvio que la cultura permanecerá pero no sobra incidir en algunos síntomas de cambio.

Debemos preguntarnos si estamos malbaratando la cultura, si hemos aislado a los creadores minimizándolos, y hemos unido la cultura y el espectáculo y la cultura y el consumo, en una sociedad en crisis de valores y propensa a las deserciones suicidas.…  Seguir leyendo »

A principios del siglo XX Azorín, en su artículo «La continuidad nacional», escribió en ABC que «España no puede dejar de ser lo que es porque España, como los demás países, tiene una tradición, un arte, un paisaje, una “raza” suyos, y que a vigorizar, hacer fuertes, a continuar todos estos rasgos suyos, peculiares, es a lo que debe tender todo el esfuerzo del artista y del gobernante». Tras las guerras civiles carlistas, la pérdida de las colonias y el Desastre del 98, España, herida, abdicó de sus tradiciones, olvidó su identidad y debilitó su cohesión social por la falta de educación de los jóvenes y de la masa social, la hambruna por las malas cosechas y el paro, la mediocridad de sus líderes, la presión federalista de las hoy autonomías y la ineficacia burocrática.…  Seguir leyendo »

Brasil ha perdido su arrogancia. De acuerdo con las previsiones de crecimiento para este año, la economía más grande de América Latina apenas crecerá más que Venezuela y El Salvador en esa región, y las perspectivas para el próximo año no son mejores. La divisa brasileña, el real, ha caído a su nivel más bajo frente al dólar en más de cuatro años, lo que obliga al gobierno a inyectar miles de millones de dólares en los mercados de futuros cambiarios y aumentar las tasas de interés para detener las fugas de capital –pocos años después de que se estableciera un nuevo impuesto para frenar las entradas.…  Seguir leyendo »

Mientras Egipto tiembla al borde de la guerra civil, con niveles alarmantes de violencia y endurecimiento de las divisiones en todos los bandos, resulta difícil encontrar un punto de verdad brillante en parte alguna de Oriente Medio o en el África septentrional. La agonía de Siria continúa sin cesar; los ataques sectarios en el Iraq están haciéndose más frecuentes y mortíferos; la frágil paz del Líbano está deshilachándose; Jordania está inundada de refugiados; las milicias de Libia campan por sus respetos y distorsionan su política; Túnez afronta una crisis política; y la estrella de Turquía como encarnación de la democracia islámica está apagándose.…  Seguir leyendo »

Les événements récents en Egypte ont révélé au grand jour un fossé d’incompréhension entre une partie significative de l’opinion publique occidentale et une grande partie de l’opinion publique égyptienne. La première voit dans l’action de l’armée égyptienne les prémices d’un nouveau régime autoritaire et elle paraît perplexe face au soutien apporté par une majorité de l’opinion publique égyptienne à cette action. De son côté, cette dernière est étonnée de voir des pays occidentaux faire preuve de sympathie vis-à-vis des revendications des partisans de l’ex-président Morsi au nom de la démocratie et des droits de l’homme, en faisant fi de la dérive autoritaire de ce dernier et du recours à la violence par nombre de ses partisans, comme en témoignent notamment les attaques terroristes perpétrées contre la police, des églises et des bâtiments publics ces dernières semaines.…  Seguir leyendo »

La salle d’audience du palais de justice de la ville de Bambari n’a ni portes ni fenêtres. Le siège du juge, les tables et les chaises ont tous disparu, pillés. Le sol est jonché de papiers - des restes d’archives et de registres publics. J’ai ramassé quelques feuillets éparpillés ; certains documents dataient de l’époque coloniale. Le système judiciaire de la République centrafricaine ressemble aujourd’hui à cette salle d’audience. En dehors de la capitale, Bangui, il n’y a ni police, ni procureurs, ni juges, mais les forces de la coalition Séléka, qui ont pris le contrôle du pays en mars (1), et qui sont présentes, partout.…  Seguir leyendo »

As India heads into an election year, the Congress Party-led government is on its last legs. After two terms in power, it is enmeshed in corruption scandals and an unshakeable perception of poor governance. Meanwhile, the Bharatiya Janata Party, India’s main opposition party, which should be taking advantage of the government’s dire condition, is faltering.

Following successive election defeats, and a political environment primed for a change, the B.J.P. faces a choice: move toward the political center or cling to ideological purity and lurch rightward in an attempt at a divide and conquer strategy. All signs point to a rightward shift.…  Seguir leyendo »