Sábado, 5 de abril de 2014

Querido J:

Aun en tu retiro, al que ya se acerca la gran hora de los lilás, te habrá llegado noticia del libro que acaba de publicar la periodista Pilar Urbano, La gran desmemoria, que lleva un subtítulo muy ceñido: Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere no recordar. Tengo el libro encima de la mesa. Es muy gordo. Y acaba de llegarme uno más gordo aún, La desventura de la libertad, que ha escrito nuestro antiguo director, Pedro J. Ramírez. Los autores de libros gordos, Kahnmenan, Pinker, Ramírez, Urbano, deben de sentir una emoción forzosa al contemplar semejantes fenómenos, que más que de la cultura parecen de la naturaleza.…  Seguir leyendo »

No los olvidó Suárez, ni el Rey, ni la historia de la Transición; pero como no hacen ruido, por estar muertos, enfermos u ocupados, parece, en estos excepcionales días, como si no hubiesen existido nunca. No fueron ministros; no se han publicado todavía sus propios testimonios; no conspiraron, entre otras razones por el inmenso trabajo que tuvieron sobre sus espaldas, que no les dejó tiempo para ello; fueron leales a la Monarquía, a la legalidad franquista que ayudaron a transformar y, una vez aprobada, fueron leales a la Constitución. Pactaron con comunistas, socialistas y demás grupos opositores para hacer de España una nación habitable o, como había anunciado don Juan Carlos en su primer mensaje como Rey, una nación en la que cupiesen todos los españoles.…  Seguir leyendo »

La reciente sentencia del Tribunal Constitucional sobre la declaración soberanista del Parlamento catalán marca un punto de inflexión respecto a la interpretación jurídica del derecho a decidir. Por un lado, distingue el derecho a la autodeterminación del derecho a decidir. El primero, no cabe en la Constitución, pero el segundo admite una interpretación constitucional. Por otro lado, recuerda el cauce oportuno para dirimir un problema político en democracia: la negociación y el diálogo sin prejuicios. Como el propio Tribunal había dicho en otras ocasiones, la Constitución no consagra una democracia militante. Todo lo que ella contiene es susceptible de ser criticado y cuestionado siempre que se respeten los derechos fundamentales y el principio democrático.…  Seguir leyendo »

A finales de la Edad Media el caudal más fecundo de la cultura europea pasó de los monasterios a las universidades. Con este trasvase lo que había permanecido depositado en los recintos monásticos bajo la tutela de los monjes, preservado casi en secreto, se abrió al debate urbano que proponían los espacios universitarios. La cultura europea entró en una nueva dinámica que implicó el fin de dogmas y tabúes, pero que sobre todo supuso la superación del temor en la búsqueda del conocimiento. Los escritores y los filósofos aspiraron a romper el hermetismo de la época anterior, con la aspiración de someter sus concepciones a públicos cada vez más amplios.…  Seguir leyendo »

Two decades ago, the world watched in horror as Rwanda was pulled apart by a brutal genocide. The international community, burned by a failed intervention in Somalia and distracted by events elsewhere, failed to intervene to stop the killing. Led by the US and supported by Britain, the UN Security Council refused to deploy a stronger peacekeeping force. By the time it was galvanised into action, an estimated 800,000 people were dead.

I visited Rwanda shortly after the genocide and saw the consequences of that inaction: children orphaned and traumatised by the country’s paroxysm of violence, their parents and siblings murdered in front of them.…  Seguir leyendo »

En su excelente «States of Denial» (Estados de negación), Stanley Cohen analizó los mecanismos de negación de las violaciones de derechos humanos. Su obra detalla procesos de neutralización y transferencia de culpa utilizados para negar y difuminar la responsabilidad por los crímenes cometidos, el apoyo a estos o la pasividad ante ellos. Incluye entre esos métodos de distanciamiento moral para justificar actos de violencia como el terrorismo la utilización de un lenguaje eufemístico y distorsionador de la realidad o la deshumanización de las víctimas. Todos ellos son aplicables al terrorismo de ETA, como lo son los tres tipos de negación que Cohen definió para otros contextos y que de forma preocupante también se observan actualmente en España.…  Seguir leyendo »

La muerte del expresidente Adolfo Suárez ha provocado el agradecimiento y el sincero homenaje del pueblo español que se ha expresado en todo tipo de manifestaciones ciudadanas e institucionales. Como amigo de Suárez desde 1973 y compañero de partido desde 1977, seguí con emoción sus horas finales. A raíz de su fallecimiento se han publicado numerosos artículos de políticos y periodistas acerca de su figura y su papel en la historia de España. Entre el amplísimo apoyo a su gestión y a su persona he encontrado no obstante juicios y afirmaciones referidas a la relación de Adolfo Suárez con Cataluña que deforman la realidad histórica y obligan a precisar conceptos sobre el restablecimiento de la Generalitat.…  Seguir leyendo »

Sin exageración alguna. Adolfo Suárez no figura en la vida política española hasta la tarde del 8 de diciembre de 1975. Es verdad que había sido muchas cosas, porque la cucaña del poder resulta larga y complicada. Gobernador civil de Segovia, perdónenme, apenas es nada. Lo único importante que le sucede a Suárez en Segovia es toparse con un constructor criminal apellidado Gil y Gil, a quien se le cae un edificio en Los Ángeles de San Rafael, dejando una estela de 52 muertos y 300 heridos, y al que sacará de la cárcel Franco y sus ministros con un indulto.…  Seguir leyendo »

François Hollande, el presidente francés, ¿se encuentra en una pendiente comparable a la de José Luis Rodríguez Zapatero, reelegido en la presidencia del Gobierno español en el 2008 y hundido en los sondeos para hallarse completamente desacreditado al término de su mandato? Los resultados de las elecciones prestan cierto vigor a tal hipótesis.

En efecto, todos los comentarios –sin concesiones ni matices– se refieren a un resultado desastroso para la izquierda francesa y, en su cúspide, para el jefe de Estado. Los socialistas controlaban, hasta ahora, casi todos los poderes en Francia: la presidencia de la República, las dos Asambleas, 21 regiones de 22, una gran mayoría de las grandes ciudades, los departamentos, acaban de perder más de 150 municipios importantes y las elecciones europeas constituirán con verosimilitud la confirmación de su fracaso mientras que las elecciones regionales del 2015 conducirán sin duda alguna a duras decepciones para la izquierda.…  Seguir leyendo »

Anyone who accepts even baseline targets for women’s rights, such as the right to physical safety, the opportunity to generate income and the opportunity to achieve education, should be concerned that these rights have fallen short in many parts of the world and, in some cases, have fallen back.

In Afghanistan, opportunities for women have been in constant flux, increasing under Mohammad Zahir Shah in the 1960s, declining sharply during the Afghan civil wars and Taliban rule, and climbing again under the current Afghan government. But this progress, which includes improved literacy and access to the workplace, has faltered over the past two years.…  Seguir leyendo »

I met my client Pierre in a southern Rwandan prison in 1998. “The authorities ordered us to kill Tutsis,” he explained. It was, he was sure, a defense that could lighten his sentence.

He had pleaded guilty to killing about half a dozen Tutsis in Rwanda’s genocide four years before. The new Tutsi-led government was now trying perpetrators. And I, a young survivor just back from exile, had been drafted to be his lawyer.

“Bari badutegetse kwica abatutsi” were his words in Kinyarwanda, our language. He assumed the judge would understand them as he did.

Pierre was wrong. The judge eventually gave him a life sentence.…  Seguir leyendo »

Over the past few years, trips back to my home village, Huaihua Di, on the Lanxi River in Hunan Province, have been clouded by news of deaths — deaths of people I knew well. Some were still young, only in their 30s or 40s. When I returned to the village early last year, two people had just died, and a few others were dying.

My father conducted an informal survey last year of deaths in our village, which has about 1,000 people, to learn why they died and the ages of the deceased. After visiting every household over the course of two weeks, he and two village elders came up with these numbers: Over 10 years, there were 86 cases of cancer.…  Seguir leyendo »