Sábado, 21 de junio de 2014

Commenting recently about seeing the play «War Horse,» one of my 11th-grade students expressed surprise that «even some of the Nazis had humane feelings» for the plight of animals caught up in war.

«It’s about the First World War,» I replied. «There weren’t any Nazis in that one.»

«No Nazis?» He sounded disappointed. «Darn!»

It is not the first time kids in my history classes have misplaced the Nazis. They often identify Hitler, not Kaiser Wilhelm, as the German leader in the Great War. A 12th-grader once even responded to a comment I made about World War II by asking: «Does that mean there was a World War I?» I cringed, but tried to console myself with the thought that it was early in the school year.…  Seguir leyendo »

There is a fierce battle raging in Egypt, and it’s not the one between Islamists and military rulers — the two factions that dominate most coverage of my country these days. The real battle, the one that will determine whether Egypt frees itself of authoritarianism, is between the patriarchy — established and upheld by the state, the street and at home — and women, who will no longer accept this status quo.

In recent weeks, Egypt has criminalized the physical and verbal harassment of women, setting unprecedented penalties for such crimes. But celebrations for the election and inauguration of our new president, Abdel Fattah el-Sisi, were marred by sexual assaults, including a gang rape, in Tahrir Square.…  Seguir leyendo »

La pantalla del teléfono, de la tableta o del ordenador, nos ofrece una imagen del mundo tan especializada que ya se parece muy poco al mundo. En la pantalla los temas, las noticias, las anécdotas se organizan por parcelas y se van interrelacionando hasta formar un enjambre del que el espectador tiene que sacar una idea clara, si es que puede hacerlo. El lector del siglo XXI, ese que ve pasar un torrente de información por la pantalla de su tableta, más que reflexionar va de una noticia a otra, de un dato a una opinión y el caudal es tan vasto que no hay tiempo para detenerse a digerir lo que acaba de leerse.…  Seguir leyendo »

La debilidad de la democracia

Pasan los días desde las elecciones al Parlamento Europeo sin que uno de los partidos más perjudicado por ellas —que además es el partido gobernante en España, con mayoría absoluta—, con pérdida de millones de votos, parezca haber tomado nota de lo ocurrido y sacado las consecuencias primero de su debacle, y luego de los enormes niveles de abstención general. Ello debe ser motivo de preocupación no por motivos partidistas, internos del PP, sino del propio sistema, afectado por un agotamiento acelerado, como han manifestado esos resultados y los sondeos sin excepción.

No puede ser que la reacción ante tanto desapego sea, por ejemplo, ese miniplan de estímulos aprobado hace unos consejos de ministros, del cual hoy ya nadie se acuerda y que pretendía combatir al último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), en el que una inmensa mayoría de los encuestados no veía síntoma alguno de recuperación económica pese a que hay datos que indican que algo se está moviendo.…  Seguir leyendo »

En el quinto aniversario del fallecimiento de Vicente Ferrer

La vida no admite plagios. Mi padre fue Vicente Ferrer. Él me enseñó que la imitación es un síntoma de debilidad que inhibe nuestra auténtica naturaleza y que se acaba convirtiendo en un verdadero obstáculo. Me educó para llegar a ser yo mismo y a vivir como él, acorde a unos ideales. Sin embargo, su mayor legado fue mostrarme cómo, a pesar de todos los avances, la mayor virtud de cada persona sigue siendo la entrega a las demás.

Su singularidad como ser humano se forjó a muy temprana edad. Cuando era un niño y ayudaba a nuestro abuelo en su tienda de comestibles regalaba (a escondidas) la mejor fruta a quienes no se la podían permitir.…  Seguir leyendo »

En febrero de 1865, Emilio Castelar publicó uno de los artículos más célebres del periodismo político español, «El rasgo». Isabel II había intentado presentarse como salvadora de la hacienda pública permitiendo la enajenación del 75% del patrimonio de la Corona, lo cual solo podía considerarse como retención por la Reina de un 25% de lo que eran bienes de la nación. El acto ejemplar se convertía en picaresca y el gesto de desprendimiento, en un caso de usurpación. Castelar nos advertía de la importancia que tienen las formas en un personaje público: el tono de los discursos, el uso de un léxico apropiado, el respeto al adversario, los límites nunca traspasables de la buena educación.…  Seguir leyendo »

Un nuevo guión real se ha visto ondear desde las 9.30 horas del jueves pasado en el Palacio de la Zarzuela. Es el que corresponde a Felipe VI, quien ha querido recuperar el tradicional fondo rojo carmesí –carmesí histórico– de la Monarquía española.

De siempre fueron los estandartes reales de damasco, tela noble de seda con dibujo, de cuerpo entre tafetán y raso, que cruje de una manera característica y solemne, y de color, como decimos, carmesí, purpúreo muy subido, semejante a la rosa castellana, ya de por sí y desde la antigüedad considerado como color del imperium o poder soberano y que se institucionaliza a partir de Felipe II, tras una etapa previa de predominio con alguna indecisión.…  Seguir leyendo »

Si todo escritor, bueno o malo, es un ejemplar único, en el caso de Serrano Poncela alcanza el nivel de lo inconmensurable. Llevo años tratando de encontrar un motivo para hablar de él y ahora, gracias a la audacia temeraria de una editorial tan modesta que sólo ha publicado dos libros, acaba de aparecer nada menos que La raya oscura (Editorial Comba). Un conjunto de cinco relatos editados por primera vez en el exilio. Una auténtica gozada literaria. Por su castellano rico, preciso, brillante, que de haber sido leídos en su tiempo nos hubieran aliviado de tanto peñazo insustancial y presuntuoso.…  Seguir leyendo »

En su libro Sobre el olvidado siglo XX, escribe Tony Judd que “apenas hemos dejado atrás el siglo XX, pero sus dogmas y sus luchas, sus ideales y sus temores ya están deslizándose en la oscuridad de la desmemoria”. En efecto, la historia tradicional, tal como se enseñó a generaciones de escolares y estudiantes, daba significado al presente por referencias al pasado, mientras que hoy nos tomamos el siglo pasado con ligereza, pues, más allá de conmemoraciones oficiales -habitualmente de tragedias- desdeñamos sus enseñanzas. Si se suma a esta actitud la velocidad del cambio contemporáneo, el resultado es la extendida convicción de que el pasado no tiene nada que enseñarnos, y que nuestro mundo no tiene precedentes.…  Seguir leyendo »

Malgré les immenses difficultés économiques, la polarisation de la vie politique et les défis sécuritaires, la Tunisie continue d’avancer et consolide pas à pas les institutions de la transition démocratique. Après l’adoption saluée d’une constitution aujourd’hui revendiquée par toutes les parties, la Tunisie se dote d’une «Instance vérité et dignité» aux larges compétences, chargée d’investiguer les violations des droits de l’homme commises de 1955 à 2013. L’élection à une très large majorité à sa présidence de Sihem Bensedrine, défenseur infatigable et reconnue des droits humains, est une formidable nouvelle pour sa crédibilité.

Préparée par la société civile, la loi organique qui fonde l’Instance consacre des pouvoirs d’enquête, d’accès aux archives et d’auditions des victimes sans restriction.…  Seguir leyendo »