Jueves, 27 de noviembre de 2014

Opening the door to a peaceful Libya

We all remember how in February 2011 the Arab Spring reached Libya, and Libyans came together to overthrow a 42-year-old dictatorship that crushed any semblance of democracy, freedom and free will. Timely assistance from NATO halted the Gadhafi regime from quashing the uprising, and with the West’s help, armed militias from across the nation overthrew the dictatorship.

Throughout its existence, the Gadhafi government blocked the development of a national identity by basing our identity on regional and tribal affiliations instead. This was done intentionally to preclude a strong national opposition. Once the regime collapsed, in the absence of any legal opposition parties, the country was left in a power vacuum and each militia that was instrumental in the revolution saw itself as its backbone and protector.…  Seguir leyendo »

A year after leaving Syria, and I had almost forgotten how it feels to be under pressure and terrified all the time. How so easily you can become one of the nameless victims, considered lucky if you were even counted among the dead. But a year after fleeing from the civil war, I have come back — to a place dominated by fear and chaos, one governed by the force of arms and of bombs.

Why did I choose to come back to all this? The main reason is professional — I am now working for Save the Children. But there is another reason — a desire to see the country I left 12 months ago, and to see the situation and devastation through my own eyes, not through the filter of the media.…  Seguir leyendo »

España una elegía apologética

«Miré los muros de la patria mía,/ si un tiempo fuertes ya desmoronados,/ de la carrera de la edad cansados,/ por quien caduca ya su valentía». ¿Quién no se reconocería en los versos de Quevedo al contemplar la actual decadencia de España, su desmoronada estructura institucional, su prestigio truncado por la traición de unos y la culpable indiferencia de tantos?

Yerran quienes reducen nuestro estado de postración a su dimensión económica y, con ello, predicen un reflote a corto o medio plazo. La colonización de la política por la economía muestra aquí una de sus más superficiales manifestaciones. La economía no es -por paradójico que esto suene- lo decisivo de nuestra decadencia.…  Seguir leyendo »

La principal prioridad de la nueva Comisión, y con razón, es obtener resultados positivos mediante una ambiciosa agenda para el crecimiento y el empleo. Según las previsiones más recientes, habrá un débil crecimiento económico durante el resto del presente año, tanto en la Unión Europea (UE) como en la Eurozona. Este lento ritmo de recuperación previsto no permite abordar un desempleo persistentemente elevado, y la competitividad de Europa en el mundo globalizado se está viendo deteriorada.

Urge actuar ya. Una vez superada la crisis de la deuda soberana, es necesario un nuevo impulso centrado en desbloquear la inversión. Amplificado por la crisis, el nivel de inversión se ha reducido en unos 430.000 millones de euros desde su máximo de 2007, lo que representa una caída del 15%.…  Seguir leyendo »

El régimen de la Transición está herido de muerte. Y el agente patógeno que está acabando con su vida no es tanto el deterioro de sus instituciones (Corona, Constitución, sistema electoral, partidos políticos, Estado autonómico) o las amenazas de secesión territorial, sino el contagio virulento de una epidemia incurable de corrupción política: el ébola de la democracia. La tipología de la epidemia es multiforme, afectando a sectores muy diversos. Existe una corrupción de derechas, concentrada en los múltiples cohechos y el tráfico de influencias coprotagonizados por la banca, las grandes empresas y el sector de la construcción y las infraestructuras, siendo su emblema la privatización de los servicios públicos y las puertas giratorias entre la política y el Ibex.…  Seguir leyendo »

Contra el veneno

«El siglo XX ha sido el más sanguinario de la humanidad”, dice el sociólogo Pitirim Sorokin. Las pruebas más obvias de esa marea de sangre son las dos guerras mundiales y toda su comitiva de millones de personas asesinadas en virtud de ideologías —el comunismo leninista-estalinista o maoísta, el nacional-socialismo, los más variados populismos, el fundamentalismo islámico—, que si algo demuestran es su capacidad para envenenar las conciencias hasta el extremo de que los condenados por tener opiniones diferentes de las del jefe político suscriban la sentencia que les lleva al cadalso, como se vio en los juicios de Moscú de 1938, iniciados por Stalin y su fiscal Vichinsky contra los que acompañaron a Lenin en la formación del Partido Comunista.…  Seguir leyendo »

Se podrá sostener que hay cuestiones más urgentes que la reforma territorial de nuestro Estado: el paro, la pobreza infantil, la desigualdad creciente, la corrupción, etcétera. Tampoco se trata de la única reforma de la Constitución que debemos abordar. Sin embargo, es bastante evidente el agotamiento del modelo territorial que aprobamos en 1978. La crisis catalana es su manifestación más aguda y grave, pero no es la única. El descontento, por diferentes motivos, es general y, en cualquier caso, es un problema de España y como tal lo debemos encarar.

Además, el inmovilismo del Gobierno y el independentismo de los nacionalistas nos puede llevar al desastre.…  Seguir leyendo »

La insufrible cascada de escándalos de corrupción que nos viene asolando desde hace unos años podría desagregarse en dos grandes tipos casuísticos: los derivados del espurio cobro de presumibles comisiones en la contratación de las obras públicas y los ocasionados por una eventual y fraudulenta aplicación de los procesos de planeamiento urbanístico. Teniendo en cuenta la mayor sofisticación de estos últimos, pasemos a analizarlos con mayor detenimiento.

Se suele aducir frecuentemente (y con razón) que la corrupción que deviene del urbanismo trae causa de la ausencia de transparencia pública en la tramitación administrativa de los instrumentos de planeamiento. En aparente contraposición, también se señala (igualmente con razón) que los planes de urbanismo se ven sometidos a largos e intensos procedimientos de información pública y participación social para que cualquier ciudadano, ejercitando la acción pública (no es preciso que esté directamente afectado), pueda presentar cuantas sugerencias, alegaciones o recursos considere oportunos, bien en defensa de sus legítimos intereses privados, bien en defensa de los intereses generales y colectivos presuntamente vulnerados.…  Seguir leyendo »

El VI Congreso Nacional de GeSIDA, que se celebra estos días en Málaga y en el que estamos debatiendo sobre los últimos avances en investigación relacionada con el VIH, representa todo un alegato frente al Decreto de Troncalidad impulsado por el Ministerio de Sanidad. Este congreso es, de alguna manera, la escenificación de algo que podemos llegar a perder con esta iniciativa absolutamente regresiva del Gobierno de España que, de llevarse a efecto, nos hará retroceder muchas posiciones en Europa, perdiendo el liderazgo y prestigio que tanto nos ha costado conseguir en los últimos 30 años.

Durante tres días, cerca de 700 especialistas e investigadores de toda España nos damos cita en Málaga para abordar contenidos de máxima actualidad en relación con la investigación clínica, básica y epidemiológica relacionada con el VIH; incluyendo algunas cuestiones de tanta envergadura y actualidad como los últimos avances en terapias génicas para la cura del VIH, los programas de vacunación del virus del papiloma humano (VPH) y el tratamiento de la hepatitis C.…  Seguir leyendo »

Fue antes de que una mezcla de presunción sociológica y modestia verbal abandonara el uso de una palabra que tuvo un claro y honorable significado. En los años frenéticos posteriores a la Gran Guerra, algunos hombres insignes se refirieron a los valores de aquella clase social en la que se había modelado su conciencia, y dado cauce a una forma de civilización: la burguesía. Quien de una manera más digna y valiente lo hizo, enfrentándose a la furia de las SA, fue Thomas Mann, en su célebre discurso de Berlín del otoño de 1930. Como él, muchos lo hicieron entonces, antes y después en su afán por defender un modo de vida, cuyo cuestionamiento ha supuesto siempre el preámbulo de la barbarie o el anuncio de la ingravidez de la cultura.…  Seguir leyendo »

Crisis políticas y oportunidades

Útimamente se ha hablado bastante en los medios sobre si la situación política de hoy se parece a otros momentos históricos también críticos. Se ha mencionado el desastre de 1898 y la transición de los años 1977-1979 con el fin de hacer comparaciones con la actualidad. Se trata de situaciones muy diversas, en que las diferencias son más acusadas que las similitudes. De todas formas, puede ser un ejercicio útil reflexionar para establecer elementos de coincidencia y de divergencia.

El desastre de 1898 no fue solamente una humillante derrota militar con EE.UU. y la pérdida de los restos del gran imperio colonial español.…  Seguir leyendo »