Sábado, 10 de enero de 2015

Querido J:

Cada vez me parece más extraño mi oficio. Cada mañana que llego al taller me encuentro una necrología dispuesta. Las hay literarias, del tipo elegíaco, y las hay laborales, del tipo despido. Yo creo, francamente, que esto bastaría para dibujar un fin de época, escribir una novelita romántica y se acabó. Pero no basta, al parecer. Porque combinándose con las necrologías metafóricas se suceden otras, escritas en lenguaje recto, pesadamente inequívocas. Un día adoptan la forma de una decapitación y otra la de un balazo en la cabeza, para aludir a las más recientes. No acabo de comprender la insistencia y ese balear al muerto.…  Seguir leyendo »

Yo no soy Charlie Hebdo

A los periodistas de Charlie Hebdo se les aclama ahora justamente como mártires de la libertad de expresión, pero seamos francos: si hubiesen intentado publicar su periódico satírico en cualquier campus universitario estadounidense durante las dos últimas décadas, no habría durado ni treinta segundos. Los grupos de estudiantes y docentes los habrían acusado de incitación al odio. La Administración les habría retirado toda financiación y habría ordenado su cierre.

La reacción pública al atentado en París ha puesto de manifiesto que hay mucha gente que se apresura a idolatrar a quienes arremeten contra las opiniones de los terroristas islámicos en Francia, pero que es mucho menos tolerante con quienes arremeten contra sus propias opiniones en su país.…  Seguir leyendo »

Creo que lo que ha ocurrido en París en estos días es no sólo un hecho horrible que pone los pelos de punta por su crueldad y salvajismo sino también una escalada en lo que es el terror. Hasta ahora mataban personas, destruían instituciones, pero el asesinato de casi toda la redacción de Charlie Hebdo significa todavía algo más grave: querer que la cultura occidental, cuna de la libertad, de la democracia, de los derechos humanos, renuncie a ejercitar esos valores, que empiece a ejercitar la censura, poner límites a la libertad de expresión, establecer temas prohibidos, es decir, renunciar a uno de los principios más fundamentales de la cultura de la libertad: el derecho de crítica.…  Seguir leyendo »

Como ante todo ataque terrorista, la opinión pública occidental se ha dividido en dos bloques irreconciliables. Por un lado, los “Yo soy Charlie Hebdo”, que defienden una libertad de expresión sin límites, el derecho a ofender a todo tipo de religión o grupo humano. Es una visión liberal sensata, por mucho que se hayan adherido a ella oportunistas de última hora que hubieran cerrado los Charlies Hebdos de muchos otros países, incluyendo el nuestro. Por el otro lado, tenemos a los “Yo no soy Charlie Hebdo”, para quienes la coexistencia pacífica en el mundo moderno requiere impedir las expresiones “ofensivas” mediante leyes antidiscriminación y antidifamación más estrictas.…  Seguir leyendo »

Tenemos una Constitución deteriorada al no haber realizado labores de reforma y mantenimiento en nada menos que siete lustros. Varias de sus previsiones se han quedado obsoletas ante los nuevos desafíos, y los españoles menores de 57 años no pudieron votar los pactos constitucionales. Se ha producido, por tanto, una clara merma de las legitimidades democrática y de ejercicio. Pese a ello, bastantes tienden todavía a pensar que es mejor no arriesgarse y esperar que escampe... Creemos que esta actitud pasiva o prudente en exceso entraña un lento suicidio, pues no parece que nuestros problemas vayan a desaparecer por sí solos.…  Seguir leyendo »

El atentado y nosotros

El impacto en la opinión pública ha sido tan fuerte que hasta la izquierda se ve impelida a cubrir el expediente, aun a base de condenas formularias, presencia folclórica ante la Embajada de Francia y editorial cantinflesco en su diario, que aun conserva el mascarón aunque ya no sea de proa. Sin embargo, en las semanas venideras, IU y PSOE continuarán su estrategia global de entreguismo y cesiones, a las que denominan «diálogo» y «políticas inteligentes». La derecha política, siempre a remolque en los últimos años de los acontecimientos y de la izquierda, se sumará a guardar lo que considera imagen irrenunciable de buenismo políticamente correcto, mientras los otros persistirán en su campaña permanente de desarme ideológico y moral de España: acoso a la Iglesia para arrebatarle la catedral de Córdoba, en el marco de la lunática pretensión de que los inmigrantes musulmanes constituirán la clase proletaria del inmediato futuro, por supuesto a sus órdenes; caída de fronteras para que entre en España quien quiera y por donde quiera y si el Gobierno intenta implantar minúsculas medidas pacatas y tardías para parchear un poquito el caos, allá están los de las sentidas condolencias a Francia para boicotear la más mínima acción, con amenaza expresa de derogarlas en cuanto lleguen al Gobierno; comprensión y defensa de las feministas deizquierda para el velo –el velo, señoras, no la pañoleta– y para cuantas normas regresivas y represivas de la mujer (y del varón) generan en su seno las comunidades islámicas.…  Seguir leyendo »

¿Qué es Leviatán?

Para adentrarse en ese enigma que es Leviatán tiene usted tres posibilidades. La primera es agarrar la Biblia y meterse en el tremendo libro de Job, uno de esos textos cuya complejidad provoca desde hace siglos las más insólitas interpretaciones y que ha quedado en la mentalidad popular como un ejemplo de paciencia y de tenacidad, pero que me temo que a estas alturas de nuestra tradición cultural no sirva absolutamente para nada, porque fuera de la voluntariosa secta de los Testigos de Jehová no me imagino a nadie repasando esas páginas sobre las que se construyó una parte notable de nuestra cultura.…  Seguir leyendo »

El bárbaro asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo es un atentado contra la libertad de expresión. Y por tanto contra la libertad de cada uno. Todos somos Charlie. Aunque algunos pensemos que publicar dibujos de Mahoma con el culo al aire es una provocación de mal gusto que exacerba la rabia de los ofendidos. Pero no puede haber excepciones al ejercicio libre del periodismo, fundamento de una sociedad democrática. Sin embargo, el ataque yihadista de París tiene un significado más profundo: es una escalada en una guerra iniciada hace dos décadas y que ha cambiado el mundo. La estrategia diseñada por Bin Laden está dando resultados en gran parte por la falta de inteligencia de los países occidentales que caen en todas las trampas.…  Seguir leyendo »

Cuando 2014 tocaba a su fin, estalló una enorme crisis financiera en Rusia. Los precios mundiales del petróleo habían bajado casi la mitad desde mediados del pasado mes de junio y el rublo se desplomó en diciembre y acabó el año con un margen de descenso similar. Las reservas internacionales de Rusia se han reducido en 135.000 millones de dólares y la inflación ha alcanzado los dos dígitos. La situación no hará otra cosa que empeorar.

El precio actual del petróleo obligará a Rusia a reducir sus importaciones a la mitad, circunstancia que, junto con el aumento continuo de la inflación, disminuirá el nivel de vida de los rusos considerablemente.…  Seguir leyendo »

El pasado acechó a Europa en 2014. El año comenzó con mucha energía conmemorativa por el centenario del estallido de la Gran Guerra. Pero conforme avanzó, comenzaron a aparecer paralelos inquietantes, no con 1914, sino con algunas de las peores características de los años de entreguerras.

De Escocia y Cataluña a las fronteras de Ucrania hubo un rebrote nacionalista, mientras la economía europea se estancaba por la fobia alemana a la inflación, que se remite a 1923. Y con el correr del año, se hizo evidente un nuevo tira y afloja geopolítico entre los dos gigantes del continente a principios del siglo XX, Alemania y Rusia, mientras la amnésica élite política europea parecía cometer un error tras otro.…  Seguir leyendo »

El instante churchilliano de la V República

Doce rostros. Doce nombres, algunos de los cuales pronunciaron para identificarles específicamente antes de ejecutarles. Doce símbolos, llorados en todo el mundo, de la libertad de reír y de pensar, ahora asesinada. Por esos 12, a Charb, Cabu, Wolinski, Tignousa, a Bernard Maris, por esos mártires del humor que tantas veces nos hicieron morir de risa y que por ella han muerto, por ellos tenemos la obligación, como mínimo y sin la más mínima duda, de estar a la altura de su compromiso, su valor y, hoy, su legado.

Las autoridades de la nación tienen ahora el deber de sopesar un conflicto que no deseaban pero que los periodistas de Charlie —esos cronistas y caricaturistas que eran, ahora lo sabemos, corresponsales de guerra— estaban librando desde hacía muchos años, y en primera línea.…  Seguir leyendo »

C’était finalement un testament. Dans un article de l’ensemble de sa rédaction publié le 20 novembre 2013 (dans Le Monde), Charlie s’élevait contre le procès en islamophobie intenté depuis longtemps par certains, en particulier à la gauche de la gauche. Un islamophobe, et il y en a, est un raciste. Un bouffeur de religions, et Charlie en était, n’est pas raciste. Il maudit toutes les religions et c’est bien son droit. Cibler uniquement l’islam, c’est cibler derrière eux certaines populations, les Arabes au premier chef. La rédaction de Charlie avait raison : en les accusant d’islamophobie, c’est un procès en racisme que d’aucuns s’autorisaient à leur encontre.…  Seguir leyendo »

En réponse au massacre à Charlie Hebdo, politiques, experts et journalistes ont appelé à éviter « tout amalgame ». Ce mantra entend protéger les musulmans en France que pourtant nul ne menace. Qui s’en prend à l’islam dans notre pays ? Combien de manifestations appelant au meurtre des musulmans dénombre-t-on sur notre sol ? Cette attitude qui consiste à dédouaner une religion que personne n’accuse est aberrante.

Si un fanatique juif ou catholique avait vidé son chargeur à la sortie d’une mosquée, aurait-on entendu la même litanie visant à ne pas jeter l’opprobre sur les juifs ou sur les chrétiens ?…  Seguir leyendo »

Les attentats contre Charlie Hebdo ont bouleversé la France, qui a été touchée dans son identité profonde de pays de l’idéal frondeur et de la liberté d’expression. Ce terrorisme, d’une rare intensité, a surpassé en cruauté gratuite et en haine inextinguible les autres attaques depuis une vingtaine d’années.

Les attentats commis par des « terroristes maison », c’est-à-dire ceux qui ont été élevés et éduqués en France, ont débuté avec Khaled Kelkal en 1995, causant la mort de 8 personnes et blessant 148 autres. Les victimes ont été choisies au hasard de leur présence. Depuis, les attentats terroristes ont été ciblés.…  Seguir leyendo »

L’émotion qui a saisi la France après la tuerie de Charlie Hebdo est plus qu’une réaction d’horreur ou une manifestation de solidarité : elle est un fait de société. Car cet acte terroriste est lui aussi plus qu’un crime : c’est un événement politique, non pas parce qu’il est l’attentat le plus meurtrier commis en France depuis 1961 ou parce qu’il touche à la liberté d’expression et à celle de la presse (des attentats, il y en a eu et il y en aura encore, sous quelque drapeau que ce soit, et la liberté d’expression a connu et connaîtra bien d’autres menaces), mais parce qu’il transforme un débat intellectuel en question quasi existentielle : s’interroger sur le lien entre islam et violence conduit à s’interroger sur la place des musulmans en France.…  Seguir leyendo »

Curiosamente, el miércoles del atentado en París sobraba indignación en el mundo en defensa del principio inalienable de la libertad de expresión. El jueves ya empezaron los peros, los sin embargos y los no obstantes, según muchas voces, justificados para no ofender la sensibilidad religiosa de los musulmanes. Algunos pasaron rápidamente del Je suis Charlie al “yo no soy Charlie”, expresando oposición a la sátira por irresponsable e innecesariamente provocativa. Fue como si de pronto surgieran los halcones y las palomas de la libertad de expresión.

Sea por temor o por ser políticamente correctas, surgió entre las palomas la desafortunada noción que la provocación en cuestión promovió el ataque.…  Seguir leyendo »

Responding to the massacre at the French satirical magazine Charlie Hebdo, President Barack Obama and other public figures such as John Kerry, author Salman Rushdie -- even the far-right nationalist French politician Marine Le Pen -- have defended the right to freedom of expression as a core democratic value. Huge demonstrations in solidarity with the victims are occurring throughout France and in many European capitals.

The slogan "Je suis Charlie Hebdo" is circulating widely in social media. Twitter is inundated with tweets about the political power of satire. Pictures of demonstrators holding pens in the air abound.

Freedom of expression is undeniably worth defending but is too narrow a frame for this event.…  Seguir leyendo »

Quand le Ku Klux Klan pendait des Noirs au nom de la suprématie chrétienne blanche, nul n’exigeait que les clergés chrétiens américains s’en désolidarisent. Au fil des trente années d’attentats de la Fraction armée rouge en Allemagne, nul ne réclama que la gauche allemande réaffirme son attachement à la démocratie. De même, plus près de nous, dans la France des années 1980, personne ne songea à soupçonner l’extrême gauche de ne pas assez rejeter les attentats d’Action directe. Pourquoi ? Parce que dans tous ces cas, considérer les seconds comme a priori suspects de sympathie pour les premiers, c’eût été absurde, ridicule, et pour tout dire idiot.…  Seguir leyendo »

Aujourd’hui, la majorité silencieuse doit dire NON à la minorité forcenée : pas d’amalgame, pas en mon nom, ni en celui de ma religion.

La laïcité procure à chacun le confort serein de faire ce qu’il veut de sa religion dans son coin. Pas besoin de remplir des cases sur un formulaire administratif, de détailler sa foi, de préciser sa pratique. C’est ainsi qu’une majorité de musulmans français, européens, silencieuse et moins visible qu’on ne le croit, vit ou pas cette spiritualité.

A chaque acte barbare perpétré au nom d’Allah, on demande à ne pas faire d’amalgame entre une minorité de criminels fous qui n’ont que faire des lois qui régissent nos pays, du simple respect de la vie humaine, et une majorité de citoyens sans histoires qui votent, qui paient leurs impôts et vaquent tranquillement à leurs occupations.…  Seguir leyendo »

One evening last month, a teenage suicide bomber blew himself up on the steps of the auditorium of the French cultural center in Kabul. The target was a crowd of Afghans and expatriates gathered to watch a play titled "Heartbeat: Silence after the Explosion." The show was written as a condemnation of suicide bombings.

"Pieces of flesh were plastered on the wall. There were children and women crying for help," said one civil society activist who spoke with Reuters just after the suicide attack.

A Taliban spokesman claimed the group was responsible for the attack, and said the play was targeted because it was being performed "to insult Islamic values and spread propaganda about our jihad operations, especially on suicide attacks."…  Seguir leyendo »