Domingo, 12 de julio de 2015

Members of Ahrar al-Sham take Koran lessons inside a camp on July 7 during the holy month of Ramadan in Idlib countryside, Syria. (Ammar Abdullah/Reuters)

As has become obvious, the Obama administration’s response to the Syrian conflict is an abject failure. No clear strategy has been determined; the administration’s “red lines” have not been honored. Short-term, stopgap measures informed by the Iraq and Afghanistan experiences, along with the noise generated by a media fixated on the Islamic State, have taken priority over achievable, long-term goals. The result: a death toll commonly estimated at between 200,000 and 300,000 people (though it’s certainly higher), more than 11 million displaced and numerous cities in ruins.

Nowhere is this failure clearer than in the consequence of the misguided way that Syrian revolutionaries are labeled as either “moderate” or “extremist.”

In December, Secretary of State John F.…  Seguir leyendo »

Para oficios duros, el de recaudador de impuestos griego. Los enviados especiales de la prensa describen casos en los que los inspectores tienen que huir a la carrera perseguidos por la muchedumbre. Tan contraria es la cultura local a cumplir con el erario que a finales del año pasado los griegos debían al Estado más de 80.000 millones de euros en impuestos, suficiente para que nos hubiéramos ahorrado las últimas semanas de angustia y no estuviéramos hablando de un tercer rescate.

Pero escuchando a su primer ministro, Alexis Tsipras, cualquiera diría que toda la culpa de lo que le pasa al país heleno la tiene Europa.…  Seguir leyendo »

En el verano de 1926, Thomas Mann y su familia pasaron unas vacaciones en Forte dei Marmi; era una época en la que el fascismo estaba en pleno apogeo y los discursos de Mussolini retumbaban por toda Italia. Con estos recuerdos y el interés que en aquel decenio se despertó en Europa (y en Alemania en particular) por el hipnotismo, el espiritismo y las ciencias ocultas, el autor de La montaña mágica escribió Mario y el mago,un relato aparecido en 1930 en el que la crítica ha visto siempre una parábola sobre el efecto encantatorio de líderes carismáticos como Hitler y Mussolini sobre las masas, que, seducidas por la palabra del jefe, abdicaban de su soberanía y poder de decisión y lo seguían, ciegas y dóciles, en sus extravíos.…  Seguir leyendo »

Para buena parte de la prensa europea, la reanudación de relaciones diplomáticas y la anunciada apertura de embajadas de Cuba y de los Estados Unidos es un fenómeno importante para toda América Latina, un cambio histórico. Miro, sin embargo, el panorama del sur del continente, y el de Chile en particular, y llego a la conclusión de que el fenómeno ha sido recibido con notoria indiferencia. La final de la Copa de América entre Chile y Argentina provoca emociones, reacciones colectivas a todos los niveles, infinitamente mayores. El drama cubano, que tuvo una influencia decisiva, para bien o para mal, en los países del cono sur latinoamericano, pasó del primer plano en la década de los sesenta a una forma de olvido persistente, probablemente reveladora: ignorancia, incultura política, hastío de fondo.…  Seguir leyendo »

Hace un tiempo mantuve una conversación con un joven de Nueva York a propósito de las diferencias entre los europeos y los norteamericanos, que aproveché para introducir en una novela.

–Nuestra violencia no es gratuita –decía el neoyorquino–, pero los europeos nos tomáis por bárbaros. Encontraría completamente lógico que lo hicieseis con el islam. O con los africanos. Incluso con los chinos que se quedan vuestros negocios y compran vuestros puertos. Con nosotros, no. Somos parientes y socios a todos los niveles. Frente al desorden actual del mundo, hay mucho trabajo por hacer. Los bárbaros están fuera. Y es contra el extraño a nuestra civilización, contra el que hay que dirigir toda violencia.…  Seguir leyendo »

Depuis le début de la «crise migratoire» en Méditerranée, les médias internationaux sont submergés d’images d’embarcations surchargées qui franchissent les frontières maritimes de l’Union européenne. Essentiellement prises par des gardes-frontières ou gardes-côtes ainsi que par des journalistes embarqués, ces images circulent indéfiniment, si bien qu’il n’y a souvent plus la moindre référence au contexte dans lequel elles ont été prises. Elles deviennent des «images flottantes», ainsi que les qualifie Hito Steyerl, passant d’un article à l’autre, perpétuellement dispersées comme les migrants qu’elles montrent. Circulant à l’infini, elles renforcent l’impression d’une invasion que certains chercheurs ont déconstruite comme étant un mythe.

Mais les images des interceptions de migrants en mer s’inscrivent dans un régime d’(in)visibilité ambivalent opérant aux frontières maritimes de l’UE, qui dissimule autant qu’il donne à voir.…  Seguir leyendo »