Domingo, 27 de marzo de 2016

The aftermath of the Easter uprising, April 1, 1916.CreditTopical Press Agency/Getty Images

He was very old, in his 90s, but looking sturdy, like the truck driver he once was. He was a distant cousin by marriage, on the branch of the family that had stayed in Ireland. When I visited him there last summer, in a nursing home in Kilrush, County Clare, I was not sure he knew who I was, but we connected over an old rebel song we both remembered.

“You’ve read in history’s pages the heroes of great fame,” he sang, in a breathy brogue.

The deeds they’d done, the battles won,

and how they made their name.

But the boys who made the history

for the orange, white and green

were the boys who died in Dublin town in 1916.…  Seguir leyendo »

Tackling the jihadi menace

The Brussels bombings, like the Paris terror attacks earlier, are a reminder that jihadist-minded citizens of European Union states can turn into suicide killers by imbibing the insidious ideology of Wahhabism. Blaming the Islamic State group solely for the new terror in Europe risks condoning the role of the ideological mother of Islamist terrorist organizations — Wahhabism, whose international spread has been bankrolled especially by Saudi Arabia.

If Saudi Arabia is to be stopped from continuing to export radical Islamic extremism, the United States and Europe will have to make necessary adjustments in their policies. By wielding only carrots and no stick, the West allows the double-talking Saudi royals to run with the foxes and hunt with the hounds — at grave cost to the security of many countries.…  Seguir leyendo »

To the last, there was no contrition, no plea for forgiveness, no scintilla of regret for the 100,000 lives lost and tens of thousands of families crushed in the blood bath in Bosnia that his obsessions unleashed nearly a quarter of a century ago.

When Radovan Karadzic stood last week to hear the verdicts of the United Nations International Criminal Tribunal for the former Yugoslavia, he might as well have been back in Sarajevo as the psychiatrist he once was, listening to a seriously delusional patient, pondering how to deal with such mad abandonment of a reality that only he could see.…  Seguir leyendo »

When I moved to Europe 12 years ago, my biggest concern was whether I’d ever speak decent French. Practically every American I knew came to visit, many saying they dreamed of living here, too. I didn’t worry much about far-right political parties, or the European Union. I certainly didn’t fret about terrorism.

That now seems like a long time ago.

One of the most upsetting facts about the bombings in Brussels on Tuesday was how unsurprising they were. One day earlier, Belgium’s interior minister had gone on national radio and warned that his country faced a “credible and imminent” threat of attack.…  Seguir leyendo »

La calumnia, lisa y llanamente

Cuando el último lunes el programa matinal de TV3 llegó a las 2:31:00, un cualquiera que ya dirá su nombre ante el juez aseguró que el periodista Arcadi Espada había escrito un libro defendiendo la pederastia. «Ras i curt«, añadió, que quiere decir lisa y llanamente. Se aludía en la tertulia a los casos de abusos sexuales que se han denunciado recientemente en una institución religiosa de Cataluña y el cualquiera, para ejemplificar «el discurso intelectual» que defiende la pederastia, tomó como rehenes a Espada y su libro Raval (Anagrama, 2000).

La práctica de la pederastia es un delito y sus autores se encuentran entre los peores criminales contemporáneos, jurídica y socialmente hablando.…  Seguir leyendo »

Cincuenta años después de proclamarse “nunca más”, frase asociada al holocausto judío durante la II Guerra Mundial, se repite otro genocidio, en Yugoslavia, en el medio de la cuna de la civilización occidental, ante la indiferencia de la comunidad internacional y con la cooperación de la propia secretaría general de las Naciones Unidas.

Cuando comparecí como testigo de la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia en el juicio contra Slobodan Milosevic, denuncié que el crimen cometido con el pueblo bosnio musulmán entre 1992 y 1995 había sido objeto del mayor acto de encubrimiento.

Era entonces “la hora de Europa y no de los americanos”, como declaró en nombre de la comunidad el canciller de Luxemburgo, Jacques Poos, al anunciar desde Belgrado en junio de 1991, el fin del conflicto en la antigua Yugoslavia, cuando en realidad recién comenzaba.…  Seguir leyendo »

Es el remanido tema del legado de los presidentes. Mandato no escrito pero gigantesco: dejar una marca, ponerle nombre propio a la historia por escribirse. A veces se analiza como si hubiera un plan maestro. En general, todo presidente llega al poder con una hoja de ruta, sin duda, pero la realidad los desvía de ella y, a menudo, esa mítica herencia se define de manera accidental.

Bush, padre, por ejemplo, se encontró con la caída del muro de Berlín y la guerra del Golfo. Le puso su nombre al fin de la Guerra Fría, la unificación alemana y el multilateralismo en la política exterior, una anomalía entre los Republicanos.…  Seguir leyendo »

Hasta ahora nos habíamos librado de un gran ataque en suelo belga. El 22 de marzo esto cambió de manera abrupta. Bruselas se une ahora a la lista de ciudades europeas atacadas: Madrid, Londres, París. Pero la masacre del martes no fue solo un ataque contra Bélgica. La estación de metro de Maelbeek es el centro del distrito europeo. Fue un golpe al corazón de Europa. Ya no hay lugar a dudas: nos enfrentamos a un desafío europeo. Para derrotar a aquellos que quieren hacernos daño necesitamos mucho más que llamadas a la solidaridad. Como el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el presidente de Francia, François Hollande, han afirmado con acierto, necesitamos política y acción a nivel europeo.…  Seguir leyendo »

Las torres gemelas

Una revista americana de psicología ha publicado La necesidad de drama, estudio sobre el afán de proponer catástrofes y apocalipsis mayores o menores para reclamar auxilio y exhortar a la movilización. Desde el pedigüeño que finge ceguera o cojera a la puerta de una iglesia hasta los que auguran el fin del mundo por el calentamiento global o el holocausto nuclear. Idea divertida y oportuna. A mi juicio, uno de los dramas ya imprescindibles para cierta concepción del mundo con afanes regeneradores es el de la disminución de la libertad en nombre de medidas cada vez más exigentes para preservar la seguridad.…  Seguir leyendo »

La expulsión de los moriscos

España, como el resto de Europa, está inmersa en un proceso de laicización que hunde sus raíces en los ideales de la Ilustración, cuando Occidente se liberó de la tiranía de la religión, que tantas guerras y tanta sangre había costado, y separó, por fin, los ámbitos religioso y civil.

Hasta entonces lo que la Iglesia señalaba como pecado era, además, delito civilmente punible. Desde entonces el pecado ha quedado relegado al ámbito de lo privado, de la conciencia personal. Ese es el cimiento sobre el que se han levantado la democracia europea y la Declaración de Derechos Humanos, que constituyen nuestros mayores logros colectivos.…  Seguir leyendo »

When I`m sixty four

Este sábado he cumplido 64 años y lo he festejado dejándome llevar por los aires de clarinete y el pespunteado de music hall de la canción que Paul McCartney compuso hace ya medio siglo en homenaje a su padre. Aún sigo tarareándola -«When I get older losing my hair, many years from now…»-, sin que me importe demasiado que sea ahora, y no dentro «de muchos años», cuando haya empezado a hacerme mayor y me toque seguir perdiendo el poco pelo que me queda.

Sé que he cruzado una frontera, acompañado por las «birthday greetings» de quienes me quieren y con una buena «bottle of wine» sobre la mesa.…  Seguir leyendo »

Durante siglos y hasta bien entrado el XX, en la inmensa mayoría de los países occidentales el calendario estuvo ligado a las conmemoraciones religiosas y la vida de las gentes pautada por los ritos de su celebración.

En nuestro país, durante la larga posguerra, en aquella sinfonía en gris menor inacabable, cuando, ya saben, media España ocupaba España entera, la Semana Santa era un reguero de procesiones sin cuento que la única televisión, la estatal, ofrecía sin tregua posible. Un desfile geográfico de pasos, desde el centro de la península Ibérica hasta el sur, algunos como los Juan de Juni, los de Gregorio Fernández de Valladolid o los Salcillos de Murcia, magníficos, aunque los preferidos del público fueran los Nazarenos y Vírgenes andaluces, el Cristo del Gran Poder, de Juan de Mesa y la Macarena de la hermandad de la Esperanza, recubierta de joyas y luces tintineantes.…  Seguir leyendo »

En diciembre pasado en París, los líderes mundiales se reunieron para ponerse de acuerdo sobre un conjunto de metas y vías para descarbonizar la economía mundial y mejorar nuestra capacidad de adaptación al cambio climático. Se trató de un logro histórico, pero fue apenas el principio. Ahora todos los países -con el apoyo de las ciudades, el sector privado y los ciudadanos- deben actuar rápidamente para cumplir sus compromisos y contribuir a esta gran conjunta.

No se puede exagerar la necesidad de una acción urgente y concertada. Cualquier retraso hará que las consecuencias negativas se sigan acumulando, lo que no sólo causará enormes niveles de sufrimiento (especialmente a los más vulnerables del mundo) sino que repercutirá en las próximas décadas, volviendo cada vez más costoso el objetivo principal de mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales.…  Seguir leyendo »

Desde noviembre del año pasado, tanto los economistas como los medios aclaman las reformas estructurales del lado de la oferta como una solución innovadora para las tribulaciones económicas de China. Después de todo, según la lógica propuesta, las políticas del lado de la demanda en forma de medidas de estímulo keynesianas solo son útiles para solucionar problemas de corto plazo y de demanda agregada. Debido a que los problemas chinos son de largo plazo y estructurales, el país debe centrarse en la reforma estructural del lado de la oferta, incluso aunque eso implique aceptar un menor crecimiento del PIB. ¿Es este el enfoque adecuado?…  Seguir leyendo »

After the Cold War, Poland began slowly to remake itself, and by the last decade it had become a beacon of freedom and a model for economic reform. But nationalist undercurrents persisted in the country’s politics. In the mid-2000s, the right-wing nationalist Law and Justice Party held power briefly; last year, the party came back in force, capturing the presidency and the majority of the Parliament. Now it appears to be dismantling many of the country’s democratic checks and balances, starting with its highest court. The new Polish government refused to seat the justices appointed by the previous government and passed a law requiring a supermajority of judges for rulings.…  Seguir leyendo »

The remains of the Dublin Bread Company, after the Easter Rising in 1916. The weeklong rebellion has become the cornerstone of Ireland’s national story. Credit National Library of Ireland on The Commons

The Republic of Ireland is about to commemorate the centenary of the Easter Rising. This weeklong rebellion in 1916 has become the cornerstone of the country’s national story, but the idea that it was a battle to oust a foreign foe simply serves to perpetuate an invented Ireland — one that its own people before independence would not readily have understood.

For almost a century, Ireland has been Roman Catholic and, officially at least, Gaelic-speaking, but before the insurrection of 1916, a sense of national identity molded around those characteristics hardly existed. The Irish have always had a British heritage.

The notion of “Ireland for the Irish” was rooted in the political turmoil of the late 19th century that followed the failure of the separatist Fenian movement to achieve independence.…  Seguir leyendo »