Domingo, 22 de mayo de 2016

Atreveos a hacer política

Hace una semanas pusiste el grito en el cielo de Europa cuando la eurodiputada Teresa Giménez Barbat, del grupo de los liberales europeos e impulsora de Euromind, organizó en el Parlamento Europeo un debate bajo este título genérico: ¿Nacionalismos perpetuos? ¿Una sociedad alienada?: aproximación psicobiológica al nacionalismo catalán. Adolf Tobeña habló de El cerebro de la secesión, Carsten K.W. De Dreu de La neurobiología del provincianismo moral y Mark van Vugt de Los machos guerreros. Las conferencias puedes oírlas en la web de Euromind. De Tobeña me interesaron sus reflexiones sobre la ampliación del «círculo primordial» a través de los medios y de la influencia de éstos en el fortalecimiento de lo que llamó «el comportamiento conformista o el altruismo provinciano».…  Seguir leyendo »

Por qué cometí la mayor traición del fútbol

Viajando por Borneo hace 15 años encontré el bar Barcelona en las afueras de la ciudad de Timika. Resultó ser un burdel para mineros al que su dueño, un miembro de la tribu de los Dani, había puesto el nombre de su equipo de fútbol favorito. Cometí el error de contarle que también yo era del Barça y en ese instante se abalanzó sobre mí como si hubiera marcado el gol decisivo en una final de Champions, dándome un gran abrazo perfumado en whisky barato. El poder fraternal del fútbol, ya saben.

La cosa es que poco después dejé de ser del Barça.…  Seguir leyendo »

Hace cuatro años surgió la idea de reunir a un grupo de narradores centroamericanos para que hablaran entre ellos de su oficio y de las dificultades que ejercerlo conlleva en países como los nuestros, donde las barreras de la incomunicación parecen alzarse a veces de manera insalvable. Juntar a los escritores maduros, pero sobre todo a los jóvenes, que tienen ya por campo de batalla este siglo XXI tan sorpresivo y lleno de desafíos, cuando el oficio de narrar sufre cambios tan severos.

Cómo circulan en Centroamérica los libros o por qué no circulan. Cuáles son las dificultades de editar, y la terca sobrevivencia de las ediciones por cuenta propia, eso de que uno aún imprime su propio libro y tiene que salir a venderlo.…  Seguir leyendo »

Las ruinas de Palmira

Durante bastante más de un siglo la izquierda europea leyó mucho un libro del conde de Volney cuyo título era, exactamente, el de este artículo. Este ilustrado francés de finales del siglo XVIII, comprometido luego con la Revolución y ennoblecido por Napoleón, narraba en él, en un tono elegiaco, prerromántico, su visita a los restos de aquella ciudad romana, al borde del desierto sirio. Se describía a sí mismo cavilando, de noche, entre aquellas columnas semiderruidas: “Aquí, donde ahora reina este silencio tétrico, se oyó en tiempos el bullicio de la multitud. Estas piedras esparcidas por el suelo, guarida hoy de reptiles inmundos, fueron un día suntuosos palacios y templos a los dioses.…  Seguir leyendo »

He dedicado mi vida a la docencia, tanto como catedrático de instituto, especialidad Lengua y Literatura, como profesor de Teoría de la Literatura de la Universidad Complutense de Madrid. Así que algo sé de lo que se cuece en ambos ámbitos educativos. Hablemos ahora de evaluación de la actividad docente puesto que ha salido recientemente ese tema a la palestra. En la universidad los profesores son evaluados fundamentalmente por lo que se llama su actividad investigadora, no por su actividad docente. En la universidad la docencia importa mucho menos que lo que llaman investigación, el verdadero santo y seña de esa institución que nació –oh contradicción– para y por la docencia.…  Seguir leyendo »

La Radio Pánica

Se sabe por el eco; un eco particular que Pavlov convierte en el acto en preludio de la frustración. También por las risas del público, que no debería estar ahí. Cuando uno enciende la radio y suena ese eco, esa reverberación de salón de actos con mesa alargada, tintineo de tazas, y mantel provisional, uno sabe que empiezan los problemas. Uno sabe que el programa ha viajado a la localidad más pujante de La Mancha, o a una luminosa pedanía extremeña. O a una fábrica de quesos. O a una bodega a setenta y dos kilómetros de ninguna parte. Uno sabe que el programa, sí, hará caja; que el alcalde ha alquilado la radio durante unas horas.…  Seguir leyendo »

¿Tiene razón Carlos Herrera cuando sostiene en EL ESPAÑOL que Rajoy es el político «más injustamente infravalorado» de la democracia?. Yo sólo podría dársela si asumiera al mismo tiempo el cínico aserto de Francis Underwood, malvado protagonista de House of Cards, cuando, mirando a cámara, asegura que es la propia democracia la que está «sobrevalorada».

Y es que si bien podría achacarse a la desmemoria colectiva que ni Herrera, ni yo, ni nadie recordemos logro alguno de Rajoy en su periplo en coche oficial desde la presidencia de la diputación de Pontevedra a la del Gobierno de España -me refiero a alguna ley o actuación política que dejara huella de su paso por cinco ministerios-, lo ocurrido durante sus cuatro años y medio en la Moncloa está en el ánimo de todos.…  Seguir leyendo »

Una Copa escrupulosa con la ley

La polémica sobre las esteladas tiene muchos perfiles. Conviene por ello deslindar el plano de la realidad social y política de las cuestiones jurídicas. La diferencia esencial es que estas últimas se deben ajustar a la ley y no verse contaminadas por la situación política o por la coyuntura, por más que ésta no nos guste y por más que reconozcamos que el problema de fondo es esa tentación recurrente de convertir  acontecimientos deportivos en el campo de batalla de cuestiones que tienen una naturaleza diferente y que no se corresponden con la esencia del deporte.

También hay que asumir que aplicar ese deslinde de planos no tiene morbosocial, porque los argumentos técnicos son, sin duda, mucho más aburridos y complejos que los apasionantes debates de la vida política.…  Seguir leyendo »

In most countries, the political class supervises the defense establishment and restrains its leaders from violating human rights or pursuing dangerous, aggressive policies. In Israel, the opposite is happening. Here, politicians blatantly trample the state’s values and laws and seek belligerent solutions, while the chiefs of the Israel Defense Forces and the heads of the intelligence agencies try to calm and restrain them.

Prime Minister Benjamin Netanyahu’s offer last week of the post of defense minister to Avigdor Lieberman, a pugnacious ultranationalist politician, is the latest act in the war between Mr. Netanyahu and the military and intelligence leaders, a conflict that has no end in sight but could further erode the rule of law and human rights, or lead to a dangerous, superfluous military campaign.…  Seguir leyendo »

People waited in line in front of a state-run grocery store in Puerto Cabello, Venezuela, in January. Meridith Kohut for The New York Times

“Yo no creo en nadie(I believe in no one). The phrase has become part of the Venezuelan lexicon. It was made famous, in part, by a gun-waving teenage gang boss who grandstanded before a YouTube audience and died before his 19th birthday. The expression was usually uttered in an offhand way by Venezuelans as a joke, a motto of our characteristically joyous disregard for authority. We believe in no one.

A more recent video, also shot in Venezuela, opens with a man on a street, writhing in pain. His face and part of his body are on fire. Dogs bark and traffic passes.…  Seguir leyendo »

Las mentiras de la gente ocupada

–¿Cómo te va?
–Ay, estoy muy ocupada.

Así es la mecánica de la conversación moderna: una aseveración constante de la escasez de tiempo.

Algunos sentimos esto con mayor intensidad que otros: en 2015 una encuesta del Centro de Investigación Pew descubrió que 9 de cada 10 madres trabajadoras en Estados Unidos decían que se sienten apuradas todo el tiempo o la mayor parte de este.

En un intento de entender este frenesí, pasé los últimos 12 meses analizando mi uso del tiempo en el que puede haber sido el año más ocupado de mi vida.

Tuve otro bebé en enero de 2015, lo que suma un total de cuatro niños menores de 8 años.…  Seguir leyendo »

Dimanche 22 mai en Autriche, Norbert Hofer sera probablement élu président fédéral. La campagne électorale de l’entre-deux-tours a confirmé son professionnalisme : il a eu l’avantage dans les débats télévisés qui l’ont opposé à son adversaire, Alexander Van der Bellen. Le candidat soutenu par les Verts (Die Grünen) est arrivé second au premier tour, contre toute attente.

Ce dernier, économiste distingué, a confirmé tous les défauts de ses éminentes qualités : son sérieux taxé de professoral et sa répugnance à la polémique de bas étage l’ont empêché de mettre sérieusement en difficulté l’habile M. Hofer, un excellent communicant qui a suivi des séminaires intensifs de rhétorique, et même de « programmation neuro-linguistique ».…  Seguir leyendo »

En Autriche, le premier tour de l’élection présidentielle a profondément entaillé la structure démocratique du pays, divisant de façon définitive la société.

Les candidats des grands partis traditionnels (les sociaux-démocrates et les conservateurs) ont subi un revers sans précédent au premier tour, auquel n’accèdent que le candidat des Verts (Die Grünen), le professeur d’université Alexander Van der Bellen, et celui du Parti libéral d’Autriche (Freiheitliche Partei Österreichs, FPÖ) représenté par Norbert Hofer, troisième président du Conseil national (Nationalrat, l’équivalent de la Chambre des députés).

Depuis qu’il est certain que seules ces deux formations restent en lice, il ne se passe pas un jour sans que la consultation de ma page Facebook ne me conduise au bord de la crise de nerfs.…  Seguir leyendo »