Domingo, 2 de octubre de 2016

The following article, about Italian translator Anita Raja’s family history, accompanies Claudio Gatti’s Elena Ferrante: An Answer?

—The Editors

There are no traces of Anita Raja’s personal history in Elena Ferrante’s fiction. The stories Ferrante tells are those of the Neapolitan poor, of post-war Italy, of social and female oppression. None of Ferrante’s books gives any indication of the tragedies experienced by Raja’s mother and grandparents and their extended family—pogroms in Poland, Nazi persecution in Germany, anti-Semitic laws in fascist Italy and the Holocaust, which took the lives of her great-grandparents and a dozen other members of her family.

And yet one wonders if the writer’s self-described attraction to what she called “images of crisis” and to looking at “what most terrifies us” is not in some way linked to the story of Raja’s mother, Golda Frieda Petzenbaum.…  Seguir leyendo »

En un bouquiniste de los alrededores de Nôtre Dame encontré, medio desecha por el tiempo y el manoseo de los paseantes, la primera edición de Pourquoi des philosophes? (1957), de Jean-François Revel. La compré y la volví a leer, medio siglo después de la primera lectura. Este panfleto volteriano con que Revel inició su carrera literaria conserva intacta su explosiva ferocidad y tal vez ella ha aumentado porque algunas de las figuras con las que se encarniza, como Heidegger, Jacques Lacan o Claude Lévi-Strauss, se han convertido desde entonces en referencias intelectuales intocables.

Como diría él mismo después, este libro fue su despedida tormentosa de la filosofía.…  Seguir leyendo »

«Somos como viajeros desplazándonos por un nuevo territorio con la ayuda de mapas antiguos; el territorio ha cambiado radicalmente, los mapas no; de modo que nos tropezamos con cursos de agua que no sabíamos que existían, y debemos escalar montañas que nunca imaginamos». Seyla Benhabib, profesora turca de ciencia política en Yale, nos regala esa metáfora desde un cosmopolitismo no ingenuo. También la usa Nancy Fraser, de la New School de Nueva York, para ilustrar cómo en esta sociedad global las escalas de la justicia ya no coinciden con las fronteras de los Estados en los viejos mapas coloreados.

En poco tiempo, mi generación ha viajado por las secuelas de una guerra civil; el aislamiento de la dictadura; la llegada del hombre a la luna; la sed de libertad cuando el régimen agonizaba; la guerra fría; el esfuerzo colectivo por la democracia plasmado en una Constitución socialmente avanzada pero con un dibujo territorial vulnerable; el sueño de Europa progresando hacia la integración; el terrorismo de ETA y su lento final; la guerra de Irak; la crisis económica mundial que creíamos circunscrita al sistema financiero y acabó infectando las cuentas de las administraciones públicas y de los ciudadanos abandonados a su mala suerte; los crímenes del yihadismo; las guerras deslocalizadas; la incapacidad para gestionar los procesos migratorios; el avance de la insolidaridad, los nacionalismos y los populismos, que venden recetas simples para problemas complejos adornadas con eslóganes de falsa seguridad mientras la vieja política está demasiado implicada en los aparatos del Estado y de la economía para merecer la confianza de los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

He leído que Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez, “presagió” en un artículo que septiembre iba a ser “el verdadero mes de los principios y finales”. Al margen de que se equivocara por un día, esa profecía, como cualquier otro augurio sobre la suerte de su marido, era tan susceptible a dos interpretaciones opuestas como el sueño que tuvo Calpurnia la víspera del asesinato de César.

¿Estaba Pedro Sánchez ante los “principios” de la más abnegada y tortuosa senda hacia el poder o ante los “finales” de su epopeya como perdedor empedernido? A comienzos de esta misma semana los dados ni siquiera habían comenzado de verdad a rodar.…  Seguir leyendo »

Se lee el titular en letras grandes: “No es poden moure”. Las pinturas murales de Santa María de Sijena no se pueden mover de su actual emplazamiento en la sala monástica simulada construida en el museo de Montjuic.

Ardieron, como es bien sabido, en el verano de 1936, al poco de comenzada la guerra civil. Les prendieron fuego milicias anarquistas llegadas de Barcelona, bajo la autoridad del Comité de Milicias Antifascistas, instituido por el presidente Companys y encabezado por un delegado suyo. Otra cosa será quién dio las órdenes, pero el amparo institucional no admite duda y está muy bien documentado.…  Seguir leyendo »

Dicen que parte de la grandeza de El Bosco está en su atención a lo pequeño. La inspiración para esos fascinantes seres fantásticos que pueblan sus cuadros está en las ilustraciones de los márgenes de los códices que los amanuenses confeccionaban en los monasterios. Las miniaturas de aquellos dibujantes ideadas únicamente como ornamento y distracción, pasaron por mano de Jerónimo Bosco a ser protagonistas de las grandes tablas multiplicándose en cantidad, intensidad y efecto.

Las mujeres por lo general hemos estado en los márgenes de la historia, ¡ni los clicks de Playmobil incluyen clacks en su versión de la historia! Acostumbradas a las orillas, nos movemos por ellas como por nuestra casa.…  Seguir leyendo »

El intento de golpe de estado en Turquía fue el foco mediático de la comunidad internacional a principios de este verano de 2016. Lo que sucede en este país es de capital importancia para la estabilidad en Oriente Medio debido a  su posición estratégica entre Oriente y Occidente y con una población de casi ochenta millones, mayoritariamente musulmana, hacen de Turquía un actor fundamental en el complicado entramado de esa región. Este país es además un miembro de la OTAN y aspira a pertenecer a la Unión Europea. En el terreno económico las inversiones extranjeras son cuantiosísimas, ascendían a 1.800 millones de dólares en enero de 2015, el mayor receptor de ese capital ha sido el sector de la energía.…  Seguir leyendo »

Though he was a skilled forger — creating passports from scratch and improvising a device to make them look older — there was little joy in it. “The smallest error and you send someone to prison or death,” he told me. “It’s a great responsibility. It’s heavy. It’s not at all a pleasure.” Years later he’s still haunted by the work, explaining: “I think mostly of the people that I couldn’t save.”

Mr. Kaminsky empathized with refugees partly because he was one himself. He was born in Argentina to Russian Jews who’d first fled Russia to Paris, and then been kicked out of France.…  Seguir leyendo »

For most of my adult life I have answered the question “Occupation?” with one word: journalist. I still do, but now I am tempted to add a phrase.

Cancer patient.

Three years ago, at age 73, I learned that I had an incurable cancer called multiple myeloma. At the time the statistical life span for patients with the disease was five years.

That number has not changed, but I have. After three years of chemotherapy, a spinal operation that cost me three inches of height, monthly infusions of bone supplements and drugs to prevent respiratory infection, I am now almost as close to 80 as I was to 70 at the time of the diagnosis.…  Seguir leyendo »

Shimon Peres, who died Wednesday at 93, was laid to rest as an Israeli prince of peace. Leaders from around the world came to Jerusalem to pay their respects to Israel’s eldest statesman, a defense minister, prime minister, president and more, who ended his long life as a symbol of his country’s quest for reconciliation with the Palestinians.

Mr. Peres certainly would have liked to enter history as a peacemaker, but that’s not how he should be remembered: Indeed, his greatest contributions were to Israel’s military might and victories. Despite his involvement in the Oslo peace process, which earned him a Nobel Peace Prize in 1994, along with Prime Minister Yitzhak Rabin and the Palestinian leader Yasir Arafat, solving the Israeli-Palestinian conflict was never his primary work.…  Seguir leyendo »