Domingo, 25 de diciembre de 2016

Las memorias que ha publicado Fernando de Szyszlo son tan hermosas como el título de su libro: La vida sin dueño. Un aliento de libertad recorre, en efecto, todas estas páginas en las que evoca su vida, sin eufemismos, desplantes ni censuras, con tanta franqueza como inteligencia y lucidez. Su palabra guía al lector por una rica experiencia de nueve décadas en la que su vocación de pintor y la pintura son los protagonistas, y, junto a ellas, grandes artistas e intelectuales que conoció y frecuentó en Europa y en América, también muchos que lo fueron sólo en ciernes, la cultura y la política peruana en el último siglo, su vida pública y privada, las alegrías y desgracias, las ilusiones y frustraciones, y los amores apasionados —tres, precisamente— que encendieron esa larga existencia.…  Seguir leyendo »

Hace poco tuve un sueño. Un mal sueño. Fue más una crisis de angustia que la clásica pesadilla, muy improbable, que tenemos cuando inconscientemente desenterramos los miedos que nos mortifican. Fue hace 15 días. Soñé que enviaban al frente a mis dos chicos, que pronto cumplirán 16 y 13 años. Soñé que mis hijos iban a la guerra. A primera vista, puede parecer absurdo, pero ese temor encontró algunos ecos a mi alrededor. No entre mis hijos… Confieso que, después de encajar sus sonrisitas socarronas nada más evocar la pesadilla, pensé inmediatamente en Stefan Zweig, el escritor austriaco, que a comienzos de los años cuarenta escribía: “Y el 28 de junio de 1914 resonó en Sarajevo ese disparo que, en un segundo, hizo saltar en mil pedazos, como un jarrón de terracota vacío, el mundo de seguridad y razón creadora en el que nos habían educado, en el que habíamos crecido y en el que nos sentíamos en casa…”.…  Seguir leyendo »

Estaba viendo un partido de fútbol, Real Madrid-Barcelona, y pensaba en la memez de nuestra época: 22 bigardos luchando por meter un balón en cualquiera de las dos porterías enfrentadas e igualmente trasdosadas por redes receptoras; observados por cien mil espectadores a pie de obra y algunos millones a través de la televisión.

¡Semejante pérdida de tiempo, fruto de la insensatez contemporánea!

Hasta que algo, dentro de mí, me contradijo: «Fíjate en que cuando juega el Barcelona gozas más –soy madridista– que cuando juegan los tuyos». Y es que aquellos tienen un ritmo y una armonía virtuosa que convierte su juego en un concierto de habilidades de singular compás y belleza; Messi e Iniesta.…  Seguir leyendo »

EL pasado octubre la capital de Ecuador hospedó la mayor cumbre sobre urbanización y desarrollo sostenible en la historia de las Naciones Unidas: Hábitat III. En ella, los Estados miembros de la ONU adoptaron por unanimidad la Nueva Agenda Urbana, que servirá de estrategia al desarrollo urbano mundial de las próximas dos décadas. Desde Hábitat II, la anterior cumbre celebrada en Estambul en 1996, la urbanización mundial ha generado algunas buenas noticias, como en el caso de China, donde se le atribuye un papel importante en el gran salto adelante del país. Pero, asimismo, las recientes décadas de urbanización acelerada han presentado síntomas alarmantes.…  Seguir leyendo »

Será que la semana venía en clave de teatro del absurdo o simplemente que requería desembocar en algún tipo de cuento de Navidad. Pero tan pronto como supe el martes que Aznar renunciaba a la presidencia de honor del PP, en el contexto de su escalada contra las políticas de Rajoy, me acordé de la función, basada en una de las obras clave de Jardiel Poncela –Un marido de ida y vuelta– que había visto el domingo en el María Guerrero.

No faltarán lectores que lo achaquen a mi tendencia a mirar cualquier creación artística con los anteojos de la actualidad.…  Seguir leyendo »

Hoy no comerá en casa con toda la familia, porque, mientras nosotros celebramos la Navidad, ella está en la calle patrullando. Estamos en nivel 4 de alerta antiterrorista. Eso significa que hay lugares potencialmente vulnerables que necesitan protección. Cientos de policías de toda España se movilizan, a veces abandonando su lugar de residencia para prestar servicio en otra provincia. Vigilan aeropuertos, estaciones, puertos, zonas comerciales, calles turísticas. Unas veces los vemos claramente con sus uniformes y nos asustan sus armas, sus chalecos antibalas, pero otras solo los avezados los perciben, porque van de paisano confundidos entre los viandantes, atentos a cada movimiento.…  Seguir leyendo »

Early in my Christian pilgrimage, as a young man struggling to understand the implications of a story I had only a surface knowledge of, I stumbled onto a theological insight. For followers of Jesus, salvation was based not on his life so much as his death. Jesus could have been incarnated as a man and been crucified within days. That’s all that was needed for his death to serve as an atonement, but that’s not what happened. God clearly wanted to instruct us about how we should live in this life, too.

He became not just the author of the human drama but an actor in it.…  Seguir leyendo »

It has been almost a week since a truck plowed through a Christmas market in the heart of Berlin, killing 12 people and injuring dozens. In the following days, the city, the country — all of Europe — were gripped by the Continentwide manhunt for the suspect, Anis Amri, who was shot and killed by the Italian police on Friday.

As I try to get ready for the holidays — to keep things normal — I find myself anxiously looking for signs of how my fellow Berliners are handling it all. When I wait at the train station, I wonder if the people next to me are scanning the platform.…  Seguir leyendo »