Lunes, 2 de octubre de 2017

“The project of the century” is how Chinese Foreign Minister Wang Yi touted the Belt and Road Initiative to the world when addressing the UN General Assembly on 21 September. It was only the latest in a series of pronouncements and events, including a Belt and Road Forum in Beijing in May and the ninth BRICS (Brazil, Russia, India, China and South Africa) summit in Xiamen in early September, choreographed to position China at the vanguard of a new stage of globalisation. Step by step, China is demonstrating that the Belt and Road is now the guiding framework for its international economic statecraft.…  Seguir leyendo »

China’s announcement of plans to vastly expand its first-ever overseas military base in Djibouti follows a dramatic display in July, when two Chinese navy vessels steamed across the Indian Ocean towards the dock. On both counts, Asia’s pre-eminent power declared in no uncertain terms that it will sit on the sidelines no longer. China’s growing naval capacity is being put to use in its deepening involvement in the Horn of Africa’s security. For years, it has been testing, refining and growing its clout in turbulent South Sudan – an indication that its adherence to the long-standing policy of non-interference is becoming less doctrinaire.…  Seguir leyendo »

Le droit international peut-il autoriser une activité interdite par la Constitution d’un Etat ? Oui, la suprématie du droit international a fait l’objet d’une jurisprudence constante, et en cas de contradiction avec les normes d’un pays, le droit international l’emporte.

Il a été reconnu comme supérieur dans l’affaire « Alabama » (Tribunal arbitral, 1872), ainsi qu’à de nombreuses reprises, comme dans le cas du traitement des ressortissants polonais à Dantzig (Cour permanente de justice internationale, 1931). Aucun Etat ne l’a mis en cause depuis.

Le droit international prévoit-il et protège-t-il le droit des peuples à disposer d’eux-mêmes ? Oui, il est prévu par deux types de règles : les traités internationaux et la coutume internationale.…  Seguir leyendo »

1. “Nos ofrecemos para diseñar un cordón de seguridad que garantice el desarrollo pacífico de los actos” (bomberos de Barcelona)

Los bomberos de Barcelona, en la práctica perroflautas cincelados en mármol de Carrara, tan pronto apagan fuegos como abren la caja de las galletas y les regalan las mejores del lote a los Mossos d’Esquadra como se ofrecen voluntarios a la Assemblea Nacional Catalana para diseñar un cordón de seguridad que rodee los colegios electorales catalanes. En la futura República Catalana, los bomberos de Barcelona seguirán apagando fuegos, si es eso lo que desean, aunque también se les ofrecerá la posibilidad de diseñar cohetes espaciales o construir pirámides con esclavos extremeños porque saben hacer de todo y todo bien.…  Seguir leyendo »

1 de octubre en cualquier lugar de Cataluña. No quería que me lo contasen, ni unos ni otros, por eso a las 8 de la mañana estaba en la esquina del colegio electoral de mi barrio. Había unas 200 personas, y poco a poco iba llegando más gente de todas las edades, sólo uno se arropa en la estelada, pero alguien le indica que se la quite y lo hace. Hay gente también en el patio del colegio, la puerta está cerrada, pero se encaraman en la verja. Son jóvenes; algunos, niños.

Una pareja de mossos d’Esquadra está en la esquina opuesta a la mía.…  Seguir leyendo »

El momento generado por el reto separatista de los nacionalistas catalanes es un golpe de estado contra la legitimidad democrática, el segundo que el país ha conocido desde que la Constitución fuera aprobada en 1978. La quiebra de la unidad nacional que los separatistas persiguen habría traído consigo situaciones en los que la libertad, la igualdad y la prosperidad de todos los españoles, incluyendo naturalmente a los catalanes, y sobre todo a los catalanes, se hubieran visto gravemente en peligro. La consiguiente inestabilidad tendría negativas consecuencias en las relaciones internacionales de España y en la estabilidad del proceso de unificación europea.…  Seguir leyendo »

Cuenta Valle-Inclán que en el viejo Madrid había un callejón que se llamaba el callejón del Gato. En ese callejón existía un espejo, no sé bien si cóncavo o convexo, que devolvía las imágenes distorsionadas. Los flacos se veían gordos y los gordos, flacos. Me cuentan que el citado callejón aún existe, y así debe de ser, porque los reflejos distorsionados -a juzgar por algunas afirmaciones que oigo en apoyo del famoso procés– siguen estando a la orden del día.

Las reivindicaciones soberanistas empiezan, o al menos se recrudecen, en el año 2008. Un annus horribilis donde los haya, porque ese año empezó la mayor crisis económica que el mundo ha conocido desde el crack de 1929.…  Seguir leyendo »

Los polideportivos están vacíos, las leyes de asilo son más duras, y las fronteras de Europa están más o menos protegidas. La crisis de los refugiados ha pasado. Sin embargo, sigue siendo la fuerza que todo lo mueve en la República Federal. Determinó la campaña electoral y el resultado de las elecciones, y en los próximos cuatro años decidirá el futuro político del país.

También esta legislatura tendrá que vérselas con las medidas en materia de asilo, el Reglamento de Dublín y las expulsiones. Y con los asuntos pendientes relacionados con la integración, así como con la protección de los derechos fundamentales y los costes para el sistema social.…  Seguir leyendo »

La primera vez la Historia actúa en tragedia; la segunda, en comedia. Cataluña, en el punto de mira, hace correr a los manifiestos como la pólvora. Los manifiestos suelen comenzar por una invocación que señala culpables. Y el nacionalismo se lleva la palma. Pero lo cierto es que yo no me atrevo a decir que el patriotismo es la madre de todos los males. Más bien me suele parecer una virtud y en esto acuerdo con tradiciones muy solventes. De modo que esa soflama no se me alcanza. Por lo mismo, guardo con Cataluña una relación peculiar. Siempre me ha parecido una nación.…  Seguir leyendo »

En 1937 se publicó Viento del pueblo,el poemario del alicantino Miguel Hernández, que cuenta entre sus poesías con la que da título al libro. “Vientos del pueblo me llevan, vientos del pueblo me arrastran, me esparcen el corazón y me aventan la garganta” es el célebre comienzo de un texto empeñado en mostrar que no es ése un pueblo de bueyes, dispuestos a doblar la cerviz, sino ansioso de libertad y señorío. ¿Quiénes componen el pueblo? Miguel Hernández va desgranando los nombres de todos los pueblos de España y caracteriza a cada uno de ellos con un rasgo alentador. “Asturianos de braveza, vascos de piedra blindada…” y así hasta haber nombrado a todos los que componen el conjunto de esa España, en que, según él, nunca medraron los bueyes.…  Seguir leyendo »

Mariano Rajoy ha demostrado toda la fuerza del Estado para impedir el referéndum, pero también toda la debilidad de este tipo de fuerza. Confundir una profunda cuestión política en una -simplemente- jurídica o policial es grave y limitado. Y, como se ve y se verá, inútil e incapaz. Cuando acabe el día, Rajoy creerá que habrá impedido un problema político, pero se encontrará con otro mayor. El apoyo a la independencia estaba repartido, pero esta noche el apoyo a la desconexión emocional y política habrá aumentado. Y el futuro político del presidente, seguramente, hipotecado de manera definitiva. Este será el balance.…  Seguir leyendo »