Viernes, 16 de febrero de 2018 (Continuación)

Donald Trump discutió su plan de infraestructura con funcionarios estatales y locales en la Casa Blanca el lunes 12 de febrero. Credit Tom Brenner/The New York Times

A Donald Trump las presas le dan lo mismo. También los puentes, las carreteras y los sistemas de drenaje. No le importa ninguno de los temas que se mencionan cuando se habla de infraestructura.

¿Cómo puede ser así, si acaba de anunciar un plan de infraestructura de 1,5 billones de dólares? Es sencillo: no es un plan, es una estafa. La cifra en dólares es inventada, pues en realidad solo está proponiendo un gasto federal de 200.000 millones de dólares el cual se supone, como por arte de magia, llevará a un aumento generalizado en la inversión en ese rubro, que pagarán en gran medida los gobiernos estatales o locales (que no tienen precisamente muchísimo dinero guardado por ahí, pero qué importa) o el sector privado.…  Seguir leyendo »