Sábado, 28 de septiembre de 2019

Preparando mentalmente una conferencia sobre la “atención” me vino a la memoria una anécdota de Jorge Luis Borges, el cual mantenía en cierta ocasión —así lo contaba— una trabajosa conversación telefónica transoceánica con un amigo. Este, en medio de una selva de ruidos y demoras, insistía: “Borges, ¿me escucha?”. Hasta que Borges, irritado, le gritó: “Sí, hombre, sí, le escucho pero no le oigo”.

Borges se irritó porque era un hombre irritable pero también porque no podía soportar el mal uso del castellano y menos si cuestionaba su cortesía o su concentración discursiva. Una cosa es la “audición”, horizonte pasivo de la comunicación, y otra muy distinta la “escucha”, que describe un esfuerzo consciente de la atención.…  Seguir leyendo »

Una canción cualquiera puede a veces, con su hermosura elemental, herirnos de muy mala manera el corazón”, nos dice el poeta Eloy Sánchez Rosillo en su libro Oír la luz. ¿Cómo se puede oír la luz? Él mismo nos explica en otro poema que cuando era niño, ante un cielo lleno de estrellas, “además de mirar tanto fulgor, podía oír la luz”.

Quizá esa luz que oía el poeta era la armonía secreta que está en ese otro mundo que intuían los gnósticos, ese mundo al que de verdad pertenecemos y al que aspiramos todo el tiempo, de acuerdo con esta sabiduría, a volver.…  Seguir leyendo »

Imagen de la serie Rizzoli & Isles

1. Fantasmas

Me desperté de madrugada y, medio dormido, me dirigí al baño a desaguarme. En el pasillo, aproximadamente en el mismo lugar en que, en cierta ocasión, se me había aparecido Pilar Rahola envuelta en una senyera, estaba ahora, rodeado por una tenue bruma luminosa, Franco, el “timonel de la dulce sonrisa”, como le llamó Joaquín Arrarás, el cronista que dio carta de naturaleza historiográfica a la “Cruzada”. No me sobresaltó la presencia del tirano, sin embargo. Suponía que le había tenido que fastidiar la decisión del Supremo —por experiencia en mis sesiones de espiritismo político con amigos de Podemos, sé que a los muertos no les gusta que les molesten— y que buscaría algún medio de manifestarlo.…  Seguir leyendo »

Convocadas ya las elecciones del próximo 10 de noviembre, parece, a juzgar por las primeras declaraciones de nuestros líderes políticos, que un elemento fundamental de la precampaña y quizás de la próxima campaña va a consistir en el famoso «relato», esto es, en la atribución de responsabilidades de unos a otros por la repetición electoral. Supongo que la mercadotecnia que nos rige así lo exige, pero me temo que entre la ciudadanía se ha impuesto ya la convicción de que los responsables de la repetición electoral son todos los grandes partidos porque todos han obviado entablar seriamente negociaciones para la formación de un gobierno.…  Seguir leyendo »

La figura de Alfonso de Salas y su reconocimiento como editor es, sin duda, unánime; su contribución al desarrollo democrático y la defensa de sus principios -libertad de prensa y pensamiento- es un hecho notorio, como lo es que desde su enorme figura de editor contribuyó a la consolidación de España como un Estado democrático y de Derecho. La vertebración de la reconstrucción de «Diario 16», la fundación de «El Mundo» y más recientemente elEconomista consolidan su quehacer.

Pero todo ello, siendo importante y de gran transcendencia, que obliga a toda persona que hable de Alfonso, si lo hace con justicia y verdad, a referirle como el gran editor de estos últimos treinta y cinco años; también se ha de mencionar y destacar su gran capacidad y su gran amor por y para la prensa.…  Seguir leyendo »

Nuestra casta política nos convida, fruto de su incapacidad empática, a un nuevo festín sufragista a razón de 140 millones de euros. Estamos, de nuevo, ante la cábala metódica del jurista belga Víctor D’Hondt y su bipartidismo imperfecto. Su traslación al 10-N nos devolverá a la casilla de inicio: la necesidad de una coalición. A ello sumamos el imperativo de unos Presupuestos Generales viables. Su diseño es clave para soportar el “Estado Social y Democrático de Derecho” del artículo 1.1 de nuestra Constitución (CE).

Ese modelo y sus valores delinean, desde la Segunda Posguerra Mundial, la base democrática de la convivencia política occidental.…  Seguir leyendo »

Fue una imagen, después otra. El estruendo de los gritos de odio. La presencia de los secesionistas en algo que no era desobediencia civil, sino otra cosa, con ecos autoritarios para callar a los demás, para saltar la ley con impunidad. El acoso a los concejales de formaciones constitucionalistas como una inversión a medio plazo para que los potenciales votantes y simpatizantes los rehuyan, sean estigmatizados y después se les pueda decir que provocan. Esos ecos.

En octubre del año pasado envié un escrito a la Fiscalía General del Estado solicitando que investigase la trama violenta que empezaba a asomar entre el batiburrillo de los CDR, especialmente, porque la estructura parecía diseñada para eludir, en su caso, la acción de la Justicia por una parte de sus grupos.…  Seguir leyendo »