Domingo, 17 de mayo de 2020

La noticia de la proliferación de acciones penales contra el Gobierno y otros funcionarios de la Administración por la posible comisión de un delito de homicidio imprudente, por la indebida falta de control de la propagación del Covid-19, nos lleva a reflexionar acerca de su viabilidad de acuerdo con la ley penal vigente, aunque ya podemos anticipar que la actual regulación del Código Penal resulta insuficiente para combatir acciones como las denunciadas, en las que, como consecuencia de una inacción, de la omisión de una acción debida de evitación, se aumenta de modo antijurídico el riesgo de propagación del virus.

Trataremos de explicar nuestra posición de la manera más inteligible posible, aunque sea a costa de renunciar al planteamiento de no pocas cuestiones trascendentes de naturaleza dogmática.…  Seguir leyendo »

Asegurarse la impunidad del rebaño

El escritor Stefan Zweig, errante apátrida tras desmembrarse el imperio austrohúngaro, describió como nadie, en medio de la devastación, que no había posesión más deseable que el sentimiento de seguridad. Reparó en ello al observar cómo fenecía aquel «mundo de ayer» arrastrando con él a aquel ideal común de vida. Es difícil no tener esa percepción al comprobar como el bifronte Gobierno socialcomunista que copresiden Sánchez e Iglesias instrumentaliza la lucha contra el Covid-19 para acelerar sus planes liberticidas y depauperar la economía de un país cuyas fuentes de riqueza ciegan como quien siembra los campos de sal.

En estos meses de pandemia, todo lo que tocan lo pudren.…  Seguir leyendo »

Un fantasma recorre el planeta, el fantasma del coronavirus. En marzo de 2020 hizo acto de presencia en Occidente y desde entonces es el significante rector de nuestras vidas. Luchamos contra él. La política ha devenido finalmente en biopolítica. De forma explícita. Hoy, a la luz y sombras del confinamiento, machaconamente se nos repite que toda decisión política es tomada en función de criterios estrictamente científicos y especialmente médicos.

Para evitar los contagios y no colapsar los servicios de urgencias de los hospitales, en nuestro país fue decretado el confinamiento sanitario generalizado amparándose en una figura jurídica como es el estado de alarma, que no anula pero sí restringe derechos fundamentales de los ciudadanos, esto es, capacidades individuales como son la movilidad o la libre circulación de personas.…  Seguir leyendo »

Cada vez es más difícil saber qué debemos creer sobre la pandemia. Parece bastante indudable que el Gobierno británico se equivocó en los primeros momentos (aunque tampoco estoy segura de que ninguno de los que sabemos todo “a toro pasado” lo hubiéramos hecho mejor). Lo que no está tan claro es qué sucederá.

La incertidumbre se debe, en parte, a la situación en la que se encuentran la mayoría de los periodistas. No disponen de información sobre los planes que está elaborando el Gobierno, aparte de algunas filtraciones probablemente sesgadas y las conjeturas que podamos hacer cualquiera de los demás. Si a este problema fundamental se añade la demanda de “novedades” en los medios de comunicación, el resultado es la ristra incoherente de especulaciones que vemos en los periódicos.…  Seguir leyendo »

Los espías filósofos

Nadie se sorprendió, en aquel suburbio de Washington DC, cuando se vinieron a vivir en él los esposos Jennings, Philip y Elizabeth, que parecían la esencia misma de las parejas estadounidenses. Tenían dos hijos: Paige, la mayor, que ayudaba mucho al pastor bautista del barrio y se había dado en esa iglesia el chapuzón lustral, y Henry, el hijo menor, as de las matemáticas y del deporte, que se disputaban con becas los mejores colegios. Los Jennings se ganaban la vida con una agencia de viajes y, casualmente, había llegado a vivir en el barrio su vecino, Stan Beeman, agente del FBI y especialista en contraespionaje, del que aquellos se hicieron muy amigos.…  Seguir leyendo »

Desde que estamos informados, estamos más desinformados que nunca, desde que lo sabemos todo, no hay forma de saber nada, nada aleja más de la verdad que el aluvión de datos, la información por aspersor, o llovida del cielo, como llueven los meteoritos, que son las opiniones que sobran en otros planetas y acaban alcanzando este en forma de roca o polvo, que todo es lo mismo en cuanto se aprieta un poco: relleno para el pavo, aire para las burbujas de las cajas grandes de los regalos pequeños, nadie ve la televisión para informarse, aunque crea que sí, ni se hizo para eso ni sirve para eso, la parrilla (que siempre asa de más) toma algo, cualquier cosa, un no sé qué, un aquel, un todo (un concierto, un parecer, un deporte, una riada), y lo convierte en teatro, tal es su inclinación, en gala, que para eso está, para eso era, parpadeemos o no al verla, pongamos delante de ella cara de alegría o de pena, alce las cejas el presentador o no, engole o no la voz ella, entre en directo desde su salón un experto en bata o haga bailar el hula hoop una niña de Zamora durante la cena, no sirve para informar porque no es para informar, es para hacer como que informa, igual que las fotos de vacaciones son para hacer como que uno se divierte, nadie se divierte de verdad delante de un acueducto, y la cosa es que hay más expertos que batas, o más batas que expertos, todos con su biblioteca detrás y su cara de no sé si esto se estará viendo, hablándonos de proteínas y de ácidos nucleicos y de cadenas largas y de nucleótidos y de biomoléculas, en dos minutos, si puede ser, ritmo, ritmo, ritmo, que entra ya el colaborador con un chiste de geles, unos lo hacen por televisión, a otros los llaman desde la radio, en los bloques que dejan los anuncios de las cosas que nadie quiere comprar ya, o no de momento, desdiciendo a otros expertos, un metro, tres, cuatro metros, metro y medio, dos metros, pongamos que dos y ya vamos viendo, con mascarilla, sin mascarilla, con según qué mascarilla, de tela, de amianto, de augurios, de cemento, cómo se pone de verdad la mascarilla (la cara, siempre detrás), trucos, recetas, horóscopo, santoral, calendario zaragozano, cabañuelas, qué sabemos, qué supones, diez cosas que ignoras, ya verás con el calor (ya veremos), el calor no importa, importa la humedad, importa la educación, importa la confianza en uno, no importa nada, importas tú, tú no importas, todo certezas, ninguna duda, y luego están los periódicos, que algo tendrán que decir ahora que se leen como nunca y nadie paga por leerlos, diez o doce cosas cada día, pero de una sola cosa, artículos como este, aunque el mundo sea más cosas y las cosas no se paren, porque eso es la actualidad, elegir una sola cosa (que se elige, la verdad, sola): el paro, el Mundial, un señor que se ha caído, este virus, Cataluña, la prima de riesgo; una cosa; y, por si no hubiera sabios suficientes, quedan los de internet, siempre a punto, con sus apóstoles en hora y en la posición del loto, con las gafas protectoras y los guantes, hartos de los otros expertos, los comprados, los que dicen lo que dicen porque la verdad es incómoda, porque no interesa, la verdad nos hará libres (ya veremos cuándo), y los sabios se ponen el iPhone delante y le dan al REC, y se dejan abierta la bata (la bata que no falte), y lucen su propia estantería, con su vademécum y todo, con su Dioscórides renovado, con su diploma, con su diccionario (en dos tomos), y sacan la vara de apuntar, que es la de señalar, que es la de subrayar, que es la de golpear, que es la de llevar la orquesta, que es la de indicar (sin dudas) el origen de todo esto, que es el pangolín, que es el murciélago, que es una aldea de Orense, que es un laboratorio secreto, que son los chinos, que son los suecos, que son los extraterrestres -pero no todos, que los hay buenos-, que es la vida (que es así y ya era así antes), que no es nadie, que es el planeta (que se defiende), que es nuestra mente, que es la ultraizquierda tramontana, que son las siete derechas, que es un invento, que ya estaba todo en la Biblia, que llevo avisándolo desde enero, y, mientras, dale que dale, a la lengua y a la lejía, dos partes de lejía más de lo que diga internet, que también las madres nos echaban dos cazos de más y aquí estamos, bien y mal, y regular, peor que nunca, mejor que tú, y no nos ha pasado nada, y dale que dale a las manos, frota que frota, y a la cabeza, gira que gira, y a los pies, anda que anda, ahora que nos dejan salir a la calle a esquivarnos unos a otros y a mirarnos con pánico, y luego está la fase 1, que se decide en el bombo, para evitar presiones, y la fase 2, y los cuartos de final, y las semifinales, y la final, a cielo abierto, unidos todos, todos a una, todos sin juzgar a nadie (con tal de que nadie no sea de los otros), aquí y allí, y más allá, y en los países de nuestro entorno, que son como Marina D’Or; juntos, pero no revueltos; todo es como debe ser con tal de que lo haga yo, con tal de que no lo hagan ellos, los malos ya se unirán, pero en el infierno; y venga a leer: «¡miserables!»,…  Seguir leyendo »

Paseantes en un parque de Huelva el 8 de mayo de 2020. agsaz / shutterstock

Se acaba de publicar la primera parte del estudio nacional de seroprevalencia de la infección por el coronavirus SARS-CoV-2 en España, ENE-COVID-19.

Una de las conclusiones más importantes es que la prevalencia nacional se sitúa en el 5 %. La prevalencia es la proporción de individuos de una población que presenta una característica concreta en un momento o franja de tiempo determinado.

Veamos qué significa y qué consecuencias puede tener.

1. Parcial y premiliminar

Lo que se ha publicado es la primera parte del estudio. Son resultados parciales y preliminares. Durante el desarrollo del trabajo se puso de manifiesto la dificultad para leer los resultados de anticuerpos IgM, por lo que estos solo hacen referencia a la detección de los anticuerpos IgG anti-SARS-CoV-2.…  Seguir leyendo »

Quizá no quede ya en España un político capaz de concitar el respeto moral de que disfrutaba Julio Anguita. El fundador de Izquierda Unida se había ganado un prestigio extendido mucho más allá de sus propias filas, y que más que aprecio por sus ideas era estima por su coherencia, por su dignidad, por su honradez personal y por su bonhomía. A diferencia del añorado Adolfo Suárez, no fue un hombre de posiciones moderadas o flexibles en las que pudiera reflejarse gran parte de la sociedad; era un convencido comunista, un ideólogo radical, aunque bastante más culto y leído que la mayoría, de un fundamentalismo perseverante asentado sobre una concepción compacta de la doctrina.…  Seguir leyendo »

Comercio durante la cuarentena en Buenos Aires. Juan Ignacio Roncoroni/EPA

Argentina impuso una dura cuarentena a lo largo de todo el país el 20 de marzo, tan restrictiva como las impuestas en Italia o España, cerrando sus fronteras completamente con sólo 128 casos.

Esta respuesta decidida de parte del gobierno de Alberto Fernández le otorgó reconocimiento local e internacional, con una tasa de aprobación del 53% a principios de mayo. A 14 de mayo, Argentina tenía 6 879 casos confirmados y 329 muertes de COVID-19, que contrastan con los cerca de 190 000 casos (13 240 muertes) que tenía Brasil o los 34 000 casos (aunque sólo 346 muertes) de Chile.…  Seguir leyendo »

Brazilian scientist working on a vaccine at the Immunology laboratory of the Heart Institute (Incor) of the Faculty of Medicine of the University of Sao Paulo. Sebastiao Moreira/EPA

The first coronaviruses known to infect humans were discovered more than half a century ago – so why are there no vaccines against these viruses? Should we be optimistic that an effective vaccine will be developed now?

SARS-CoV-2, the recently discovered coronavirus that causes COVID-19, is similar enough to other coronaviruses, so scientists make predictions about how our immune system might deal with it. But its novelty warrants its own careful study. Similar to Sars and Mers that cause severe acute respiratory syndrome, the novel coronavirus has emerged from animals and can cause damage to the lungs and sometimes other organs.…  Seguir leyendo »

Will Britain’s Pubs Survive the Coronavirus

A good pub feels a bit like a living room: a familiar, informal space where you can have a pint with friends and strangers. Sometimes there are games, food and a fire, occasionally a dog or cat. There are often pictures of old people on the walls and sports on the television.

The coronavirus lockdown has proved that the reverse is certainly not true: A living room doesn’t feel much like a pub at all. Enjoying a drink in a room that has been used for the same purpose for hundreds of years is an anchoring experience you are unlikely to get from your sofa.…  Seguir leyendo »

La escultura de bronce de Kristen Visbal con mascarilla, frente a la Bolsa de Nueva York. Credit Johannes Eisele/Agence France-Presse — Getty Images

Lo que muchos experimentamos en nuestras visitas a los hospitales —infraestructuras antiguas y derruidas, recursos insuficientes, trabajadores mal pagados— fue expuesto por la COVID-19 en horario estelar: el estado de bienestar, ese modelo de gestión que pretendía promover y proteger la calidad de vida de la población, vive con un respirador.

En las últimas décadas muchos países redujeron los presupuestos sociales y privatizaron servicios, incluidos seguros y prestaciones de salud, una decisión que no puede producir más que un desastre cuando una pandemia llega con las manos llenas de muerte. Pues bien, ahora no resolveremos esta crisis profundizando el desmantelamiento sino rebobinando la película: el estado de bienestar debe volver.…  Seguir leyendo »

Julio Anguita entre la pinza y el Mcguffin

Pocas veces he percibido tanta expectación en un auditorio como aquel 2 de junio de 1995, cuando Julio Anguita tomó el micrófono en el Hotel Palace, flanqueado por José María Aznar y con Adolfo Suárez y Umbral sentados en la primera fila. Era la presentación de mi libro David contra Goliat pero también la primera intervención pública del líder de Izquierda Unida después de las elecciones autonómicas y municipales en las que había crecido un 60%, llegando al 15% de los votos en las capitales de provincia. Como el PP había, por su parte, arrasado, y el PSOE obtenido una derrota histórica, el morbo entorno a la «pinza» estaba servido.…  Seguir leyendo »

1. Porque lo que ha fracasado no es la idea de Ciudadanos, sino su aplicación en la práctica.

2. Porque si el socialismo lleva viviendo cien años de esa lamentable excusa, incluso después de la caída del muro de Berlín, bien podemos esperar nosotros unos pocos meses más hasta que Ciudadanos dé con la tecla.

3. Porque no me gustan los adolescentes, aún menos los niños, y mucho menos los partidos sin cocer y a medio camino de ambos. Es decir, los partidos populistas.

4. Porque no sabemos qué mundo encontraremos tras la pandemia y conviene situarse en el centro del escenario para tener margen de movimiento tanto hacia la derecha como hacia la izquierda.…  Seguir leyendo »