Lunes, 27 de julio de 2020

Una de las representaciones más exitosas de Estado es la del Leviatán. Acuñada en el año 1651 cuando Thomas Hobbes publicó su libro, su éxito debe tanto al frontispicio que lo acompaña desde entonces, obra de Abraham Bosse, como a la imaginación que hace volar. Es el nombre de un monstruo marino que encontramos en el Antiguo Testamento (Salmos 74: 13-14), descrito en Job 41 de una manera tan vívida que el lector sólo puede sentir terror: la rendición humana ante el poder de Dios. Es elocuente el que, para Hobbes, «ese gran Leviatán que se llama una república o Estado (civitas en latín)», es un «hombre artificial», surgido de «pactos o convenios», «aunque de estatura y fuerza superiores a las del natural, para cuya protección y defensa fue pensado».…  Seguir leyendo »

La frivolidad de los aplausos con los que la semana pasada fue ovacionado el presidente del Gobierno al llegar al Consejo de Ministros, y que recuerdan más a un torneo deportivo que al inicio de una reunión gubernamental en plena crisis sanitaria, económica y social, representan a la perfección la actitud con la que el Ejecutivo gestiona la pandemia. De cara a la galería, el aparato de marketing fabrica eslóganes, ideas fuerza y propaganda, una política de grandes gestos en la que el presidente, sus ministros y hasta el director del Centro de Emergencias Sanitarias aparecen caracterizados como héroes, negociadores natos que vuelven triunfantes de Europa o incluso moteros cuyos rostros ilustran camisetas y productos de consumo.…  Seguir leyendo »

En 2007, los que hoy forman la Juventud a Favor del Clima apenas acababan de dejar los pañales cuando un científico ambiental en ciernes anticipó su manera radical de luchar. Bastien Girod no organizó ninguna huelga escolar, pero posó desnudo por la causa. Con ello atrajo suficiente atención para desarrollar una carrera parlamentaria relámpago. Actualmente forma parte del nuevo establishment climático del Parlamento, y podría ser el primer ecologista en entrar en el Gobierno suizo.

Girod tiene 39 años, y su avance a marchas forzadas a través de las instituciones representa un cambio tectónico en el sistema político de la Confederación.…  Seguir leyendo »

¿Para qué sirve un rey? Esta no es una pregunta capciosa y es lícito que se la hagan los ciudadanos de un país democrático. Al propio don Juan Carlos, cuyo patrimonio está siendo investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo y sobre el que se vierten ahora acusaciones que empañan su antiguo prestigio, le escuché muchas veces que la monarquía subsistiría solo a condición de ser útil. Habida cuenta de las informaciones recientes sobre su persona, podríamos suponer que su abdicación se produjo precisamente porque él mismo concluyó que su permanencia en el trono no beneficiaba ni a la continuidad del Estado ni a la de la dinastía.…  Seguir leyendo »

Es éste un tiempo de zozobra y de incertidumbre y el artificial debate abierto sobre el futuro de la Monarquía resulta perturbador, efectivamente. Una inquietud provocada, sobre todo, por la falta de lealtad constitucional evidente del partido Podemos en el Gobierno; y por la ausencia de apoyo, claro y rotundo, del presidente del Gobierno a Felipe VI y a la Monarquía constitucional. Parece como si se pretendiera que el Rey hijo se enfrentara al Rey padre en una lucha shakesperiana como la descrita en la tragedia del Rey Lear. «El amor se enfría, la amistad se disuelve, los hermanos se dividen.…  Seguir leyendo »

La reconversión de Santa Sofía de Constantinopla en mezquita por parte del presidente turco ha despertado en Europa una exasperación que considero desproporcionada. Los gestos de Erdogan están dirigidos, ante todo, a halagar a su electorado islamista. Como a cualquier líder en decadencia, enfrentado a la pandemia, la recesión económica, los kurdos y los demócratas, todo lo que le queda a Erdogan son los símbolos de una gloria pasada, la suya y la de su país. Me viene a la mente la comparación con Donald Trump y Putin: sus fracasos concretos los llevan a buscar la salvación en batallas abstractas. Volvamos a Santa Sofía, que fue basílica cristiana, luego mezquita otomana, después museo y ahora se ha convertido en un lugar abierto al público, donde será posible organizar cultos musulmanes.…  Seguir leyendo »

Como seguramente sabrán, está convocada para el próximo 29 de agosto una manifestación en Alsasua, bajo el lema «Ospa eguna» (más o menos «El día del adiós»), para exigir la expulsión de la Guardia Civil y sus familiares de Navarra y el País Vasco. El pasado 22 de julio la Unión de Oficiales de la Guardia Civil, integrada por Oficiales del Cuerpo, ha presentado un escrito ante la Audiencia Nacional para que se prohíba el acto porque entiende que puede dar lugar a un delito de enaltecimiento del terrorismo. Añaden que al estar convocada en las proximidades de la casa cuartel afectará al derecho a la intimidad de sus familiares Y concluyen indicando que su celebración produciría un descrédito, menosprecio y humillación de las víctimas de los delitos terroristas, especialmente las del Cuerpo de la Guardia Civil.…  Seguir leyendo »

La nueva política duró muy poco. Surgió bajo el impulso de aquella emoción que inspiró el 15-M y se desplegó al socaire de una indignación que sólo originalmente pudo decirse transversal.

El ciclo que se inauguró en las elecciones generales de 2015 terminó por agotarse en las pasadas elecciones de Galicia y Euskadi. En esta ocasión ni siquiera podrá decirse que fue bonito mientras duró, porque lo más doloroso de todo es que sigue siendo verdadero aquel eslogan que lo desencadenó todo: no, no nos representan. Ni entonces ni ahora, o al menos no deberían.

Pero hubo un tiempo ‑algún día se lo recordaremos a nuestros nietos‑ en que aquella ausencia de representación legítima quiso concretarse en dos proyectos políticos, Ciudadanos y Podemos, que hoy se desangran por heridas distintas pero idénticamente mortales.…  Seguir leyendo »

From left, European commission president Ursula Von Der Leyen, European council president Charles Michel and European parliament president David-Maria Sassoli in Brussels, 23 July 2020. Photograph: François Walschaerts/EPA

During the early years of the eurozone crisis, I remember gauging its depths by the rapidly diminishing half-life of the celebrations that followed every European Union summit. Premature proclamations that the crisis was over inspired hope, which caused the money markets to rebound. But then, at some point, gloom would unfailingly return. As the years of austerity for the many and socialism for the few ground on, that point arrived sooner after each EU summit.

Could it be that, at long last, this sad pattern has been broken by last week’s summit, which resulted in a brand new, €750bn post-pandemic EU recovery fund?…  Seguir leyendo »

Teoría y práctica del odio

Hace unos días en Caracas fue detenido el politólogo venezolano Nicmer Evans, director del portal de noticias Punto de Corte. Funcionaros de la Dirección General de Contrainteligencia Militar y del cuerpo de investigaciones criminalísticas allanaron su vivienda y —al no encontrarlo— retuvieron a su familia y, después de unas horas, decidieron llevarse a su abogado “en calidad de testigo”. Es una práctica común de los cuerpos represivos del Estado venezolano. Como medida de presión ya antes se han llevado a padre, hijos menores de edad, e incluso mascotas de los ciudadanos que están buscando. Esa misma noche, Evans fue finalmente capturado.…  Seguir leyendo »

Lufthansa employees call for a government rescue package at Frankfurt airport, Germany, 24 June 2020. Photograph: Daniel Roland/AFP/Getty Images

The future of Europe depends on climate action. This is the resounding message that young Europeans have delivered to their leaders over the past two years. To be sure, the wave of young climate activists across the continent, from Fridays for Future to Extinction Rebellion, is part of a global response to the climate crisis. But for the EU in particular, it is also a warning from a new generation of Europeans to their leaders: our European identity hinges on your climate policies.

For our parents’ generation, the European Union defined itself as a protector of peace, a fortress against fascism and a society of (relative) social security.…  Seguir leyendo »