Buscador avanzado

La legitimidad democrática y sus espontáneos

El asalto al Capitolio de Estados Unidos por los partidarios del entonces presidente, Donald Trump, fue interpretado por la opinión pública mundial como presagio del futuro que aguardaba a los sistemas democráticos de no poner límites a las pulsiones populistas surgidas en su interior. Sin embargo, la súbita conciencia del peligro no parece haber encontrado hasta el momento los análisis apropiados para extraer, no sólo la comprensión racional del fenómeno, sino también, y sobre todo, la identificación de las posibles líneas de acción política capaces de conjurarlo. Quizá una de las causas que podrían explicar esta creciente sensación de impotencia frente al populismo, evidenciada en la proliferación de voces que glosan el camino a la catástrofe en lugar de sugerir formas de evitarla, resida en el resabio publicitario que se ha apoderado de la política, empujado por la victoria del eslogan sobre el argumento.…  Seguir leyendo »

Enseñanzas del asalto al Capitolio

El reciente asalto violento a la sede de la representación democrática del pueblo estadounidense, alentado irreflexivamente en primera instancia por el propio presidente, ha hecho más evidente el peligro que corren los difíciles, antinaturales y contradictorios equilibrios en los que se asientan nuestras democracias. Con la fuerza y la nitidez que poseen todos los sucesos y las imágenes que nos llegan de ese gran país, vimos durante unas horas cómo volvíamos al siglo pasado, a experiencias que creímos desechadas para siempre, derrotadas por los avances en todo aquello que depende de la experiencia y de la razón. Y sucedía justamente donde creímos que era imposible, en EEUU.…  Seguir leyendo »

El asalto al Capitolio

Cuando la United Press absorbió a la International News Service, de la que mi padre había sido gerente por varios años en Lima, mis padres partieron a los Estados Unidos, un país que él admiraba sobre todas las cosas: la frase, o filosofía, del hombre que se hacía solo —”the self-made man”— se la oí repetir mil veces los años que viví con él.

No les fue bien. Lo supe muchos años después, porque cuando invitábamos a mi madre a Europa, donde yo vivía desde hacía algunos años, ella era muy discreta y nos ocultaba el vagabundeo que había tenido con mi padre, de Nueva York a Chicago y finalmente a Los Ángeles, con empleos cada vez más mediocres, hasta trabajar allí, primero en una fábrica y finalmente cuidando una sinagoga.…  Seguir leyendo »

Una mezcla de gas lacrimógeno lanzado por la policía y residuos de extintores de incendios descargados por extremistas pro-Trump flotaba en el aire de la Rotonda mientras la multitud merodeaba alrededor, a las 2:38 p. m. Ashley Gilbertson/VII para The New York Times

Cuando Donald Trump se paró frente a sus seguidores el 6 de enero y los instó a marchar hacia el Capitolio de Estados Unidos, estaba haciendo lo que siempre había hecho. Nunca tomó en serio la democracia electoral ni aceptó la legitimidad de su versión estadounidense.

Incluso cuando ganó, en 2016, insistió en que la elección fue fraudulenta, que se emitieron millones de votos falsos para su oponente. En 2020, sabiendo que iba detrás de Joe Biden en las encuestas, pasó meses afirmando que la elección presidencial estaba amañada y señalando que no aceptaría los resultados si no le favorecían. El día de las elecciones afirmó erróneamente que había ganado y luego endureció su retórica: con el tiempo, su victoria se convirtió en una avalancha histórica y las diversas conspiraciones que la negaban cada vez eran más sofisticadas e inverosímiles.…  Seguir leyendo »

Descapitolio

Un polémico cuadro del pintor surrealista René Magritte (1898-1967) se titula Ceci n´est pa una pipe. Ha pasado a la historia de la pintura, no por su belleza, sino porque el cuadro, que representa una pipa, se llama esto no es una pipa. Pertenece a la serie La traición de las imágenes donde su autor realiza toda una declaración de intenciones: la imagen de una pipa no es una pipa. El cuadro no sólo ha pasado a la historia del arte, también a la del pensamiento: filósofos como Foucault han usado la obra para advertirnos de algo que parece una obviedad, pero no lo es en absoluto: representación no es realidad.…  Seguir leyendo »

No, the Chaos in America Is Not a Gift to China and Russia

Is the political disarray in the United States really “a godsend for America’s critics” or a “propaganda coup” for them? Is Chris Coons, a Democratic senator from Delaware, correct to warn that the crisis of American democracy “feeds into the playbooks of authoritarian leaders around the world?”

Hua Chunying, the spokeswoman of China’s Foreign Ministry, for one, has called out some U.S. officials and politicians for describing protesters in Hong Kong as “democracy heroes” but saying that the Trump supporters who stormed the U.S. Capitol last week were “thugs” and “extremists.”

Russia’s first deputy ambassador to the United Nations, Dmitry Polyanskiy, denounced on Twitter the fact that protesters who entered the Capitol “Maidan-style” — referring to the 2014 uprisings in Ukraine, which garnered much support in the West — were being described as “criminals.”…  Seguir leyendo »

Lecciones desde la colina del Capitolio

Las democracias comparten rasgos y características innegociables que las definen: división de poderes, Estado de derecho, instituciones independientes. En ausencia de los mismos, sin ese esqueleto que cubre todo lo demás y ampara la vida en libertad, habría que hablar de otro tipo de regímenes que, por desgracia, han proliferado en los últimos años, incluso, en regiones y continentes donde los considerábamos proscritos para siempre. Entre las instituciones democráticas destacan los parlamentos. Pueden calificarse con distintos nombres y suele variar el modo de elección de los representantes que en ellos se sientan, pero siempre albergan el corazón de la democracia: son la sede de la soberanía popular que legitima todo el edificio institucional.…  Seguir leyendo »

Last week, as the smoke cleared from the shocking pro-Trump mob attack on the US Capitol, America's global reputation as a stable, strong democracy emerged badly damaged. Now, many are questioning whether it can ever regain the moral authority necessary to lead the world's democracies, fledgling or otherwise.

From Beijing to Caracas to Moscow, governments, state-controlled media and online commentators reacted with schadenfreude, accusing Washington of hypocrisy and double standards.

"The United States lost all the rights to pursue the democratic path and lost their rights to impose it on other countries," said an anchor on the state-owned Russia 24 news channel.…  Seguir leyendo »

Después de Trump

Los sucesos del 6 de enero en Washington dejan, entre otras muchas consideraciones, una duda fundamental: ¿se trata de un accidente del que la democracia norteamericana, que nunca había sufrido una experiencia semejante, saldrá aleccionada y robustecida o representa el primer capítulo de un proceso de desestabilización que puede tener manifestaciones más organizadas y peligrosas en el futuro? Una vez que el cabecilla e instigador de este golpe, el presidente Donald Trump, abandone la Casa Blanca la próxima semana, ¿perderá por completo su influencia sobre los más de 74 millones de personas que le votaron? ¿Habrá trumpismo sin Trump?

La victoria de Donald Trump en 2016 fue la consumación de un prolongado periodo de distanciamiento entre la institucionalidad del sistema político —lo que los populistas llaman las élites— y millones de ciudadanos, principalmente en áreas rurales, que se creían desatendidos, ignorados o, en el caso extremo, traicionados.…  Seguir leyendo »

Las imágenes de una muchedumbre asaltando el Capitolio han horrorizado a todos los que amamos la libertad y la democracia que durante dos siglos y medio ha encarnado Estados Unidos. Harán falta años, y una enorme voluntad política, para restablecer la confianza de los estadounidenses en su gran república.

Pero del triste evento podemos extraer una importante lección: las instituciones importan. Socavarlas sólo abre ante nosotros un abismo que, antes o después, acaba por tragarnos a todos.

El tigre del populismo, que lo aupó en 2016, terminó por comerse a Donald Trump el día de Reyes. Pese a que el Congreso iba a certificar definitivamente su derrota, la estrategia del presidente marchaba viento en popa.…  Seguir leyendo »

El asalto al Capitolio comenzó a fraguarse hace décadas

Un aspecto sorprendente del putsch (golpe de Estado en alemán) en el Capitolio fue que ninguna de las demandas de los asaltantes estaba afincada en la realidad.

No, la elección no fue robada, no hay evidencia de un fraude electoral significativo. No, los demócratas no forman parte de una conspiración pedófila satánica. No, no son marxistas radicales, incluso, en cualquier otra democracia occidental, se consideraría que el ala progresista del partido solo se inclina de manera moderada a la centroizquierda.

Así que toda esa ira se basa en mentiras. No obstante, lo que es casi tan sorprendente como las fantasías de los asaltantes es la poca cantidad de líderes republicanos que han estado dispuestos, a pesar de la violencia y la profanación, a decirle a la turba de los MAGA (Hagamos a Estados Unidos grandioso de nuevo) que sus teorías conspirativas son falsas.…  Seguir leyendo »

6 de enero, síntoma de un problema sistémico

En 1787, los miembros de una milicia armada que había peleado en las tierras fronterizas del oeste de Massachusetts intentó asaltar y capturar un arsenal federal. Este incidente, el clímax de la llamada Rebelión de Shays, fue uno de los factores inmediatos que precipitaron el Congreso de Filadelfia en el que se redactó la Constitución de EE UU. La nueva nación necesitaba un Gobierno central con la fuerza suficiente para mantener el orden y la Rebelión de Shays había demostrado que no la tenía.

Los extraordinarios sucesos de la semana pasada en Washington DC nos escandalizaron, pero no era la primera vez que ocurría algo así.…  Seguir leyendo »

Niño geopolítico mirando el nacimiento del hombre nuevo (Salvador Dalí, 1943)

Un puñado de alborotadores profesionales, actores frustrados y espontáneos ávidos de protagonismo se cuelan en el Capitolio de Washington. Inmediatamente, los grandes medios de comunicación emiten un mismo comunicado:

–Este es el resultado del populismo.

–A esto nos llevan los líderes populistas, todos por igual: Trump y Sanders, Abascal e Iglesias, Le Pen y Mélenchon.

–Queda hoy demostrado: el populismo es el mayor peligro para la democracia y la civilización.

Al poder mediático no le importa que la democracia en América hunda sus raíces en el populismo desde tiempos de Andrew Jackson. Ni que la propia civilización de Occidente tenga entre sus fundadores a populistas como Graco o César.…  Seguir leyendo »

Un psicópata en la Casa Blanca

La opinión que muchos congresistas y senadores de la nueva mayoría norteamericana han expresado sobre el todavía presidente de su país es que ha perdido la cabeza o, como normalmente se dice, se le ha ido la olla. Otros menos benevolentes le han tachado de traidor y terrorista, calificativos que de prosperar acarrearían serios problemas judiciales para quien los recibe. Pero los hechos del día de Reyes en Washington no son solo ni primordialmente el resultado de la llegada al poder de un payaso enloquecido. Trump no es tanto la causa del deterioro político y moral de la sociedad que preside como su consecuencia.…  Seguir leyendo »

El asalto al Capitolio español

A los dos partidos del Gobierno de cohabitación socialcomunista español, tras sitiar las Cortes –caso de Podemos– para paralizar la reelección de Rajoy en 2016 y luego rodear el Parlamento de Andalucía –con el PSOE acarreando autobuses en su adiós del Palacio de San Telmo– para frenar la investidura del popular Moreno Bonilla en enero de 2019, después de dictar Pablo Iglesias la misma noche electoral «la alerta antifascista» contra la victoria del centro-derecha y promover algaradas callejeras, no les gusta reconocerse en el espejo de los salteadores trumpistas del Capitolio para impedir este 6-E de la ignominia la certificación oficial de la derrota electoral de su líder y la llegada a la Casa Blanca del demócrata Biden.…  Seguir leyendo »

Partidarios de Donald Trump escalan la pared oeste del Capitolio de Estados Unidos, en Washington (EE UU).Jose Luis Magana / AP

El 6 de enero fue un día muy malo para el presidente Donald Trump y muy bueno para la democracia estadounidense. Los muertos y heridos serán recordados como una trágica secuela de la violencia fomentada por el presidente. Pero lo que sucedió ese día —y no me refiero solo a la toma del Congreso por los seguidores de Trump— podría marcar el comienzo de un importante periodo de renovación de la democracia de ese país.

El pasado 6 de enero se pusieron a prueba las leyes, instituciones y normas que en Estados Unidos limitan el poder de la presidencia. Afortunadamente, sobrevivieron al intento de Trump de seguir en la Casa Blanca a pesar de haber perdido las elecciones.…  Seguir leyendo »

Un paisaje de trastorno

A su alrededor las banderas ondulaban al viento helado de enero en Washington, pero el peinado de Donald Trump apenas se estremecía, ni siquiera cuando gesticulaba alzando la voz enronquecida con una furia en la que había una parte de histrionismo de comediante cínico. Durante una hora y 13 minutos estuvo hablando sin parar, sin consultar ningún papel, sin progresar en ningún argumento, dejándose llevar en un monólogo que cambiaba a cada momento de dirección, aunque volvía una y otra vez, con obcecación maníaca, a unos cuantos latiguillos verbales, a pasajes de burla o parodia, a superlativos megalómanos, a cataratas de cifras a la vez detalladas y delirantes, que brotaban atropelladamente de su boca contraída en una perpetua mueca de narcisismo jactancioso y contrariado.…  Seguir leyendo »

Los tres Trump que llevamos puestos

La noche del 24 de agosto de 1814 un hombrecillo, estudioso de la Biblia, de apenas 1,60 y diminutos ojos brillantes, contempló desde una loma al otro lado del Potomac, una escena horrorosa que le hizo pensar en un castigo divino.

Era James Madison, el cuarto presidente de los Estados Unidos, principal teórico del federalismo e impulsor de la segunda guerra entre la nueva nación balbuceante y su antigua metrópoli británica. Aún llevaba puestos la levita, los calzones de seda y los zapatos con lazo para asistir a una recepción. Todo se había desencadenado de repente.

Aunque no pudo distinguir sus figuras, Madison vio cómo centenar y medio de hombres, astrosamente uniformados, a quienes un testigo mucho más cercano describió como “los tipos de aspecto más infernal que jamás pisaron esta tierra de Dios”, penetraban sin apenas resistencia en el Capitolio y profanaban el templo de las leyes.…  Seguir leyendo »

Sous la rotonde du Capitole, à Washington, mercredi. Photo Saul Loeb. AFP

Mercredi, des insurgés pro-Trump ont réussi à pénétrer dans le Capitole lors d’une tentative de coup d’Etat surréaliste. Loin d’un sursaut anarchiste inattendu, cet événement ahurissant semble sonner le glas de l’ère Trump dans la violence et le chaos, et répond directement à l’appel du Président à contester les résultats de l’élection de 2020.

Les chants des manifestants glacent le sang. «Ici, c’est chez nous, vous travaillez pour nous» («This is our house, you work for us») hurlent les suprémacistes blancs pro-Trump lorsqu’ils envahissent le Capitole. L’accent que ce slogan met sur la possession («notre maison», ici également en référence à la Chambre des représentants) et l’identité des insurgés («nous») trahissent immédiatement leur message : ce pays est un pays fait pour les Blancs, et qui sert leurs intérêts.…  Seguir leyendo »

Lt Col Antonio Tejero (arm raised) during an attempted coup in the Spanish parliament on 23 February 1981. Lt Col Antonio Tejero during the attempted coup in the Spanish parliament on 23 February 1981. Photograph: Manuel Barriopedro/AP

Tension was high, security was weak and a bitter handover of power was under way when violent intruders forced the people’s representatives to stop their debate and cower on the floor.

Future generations of Americans will identify this as a description of events at the Capitol in Washington DC on 6 January 2021. For Spaniards, however, it fits an earlier moment in history – an assault on Madrid’s parliament, the Congreso de los Diputados, on 23 February 1981.

Spain’s attackers – reactionary followers of the dictator General Francisco Franco, who had died six years earlier – were also led by men in silly hats, although Lieutenant Colonel Antonio Tejero was sporting the patent leather tricorn of Spain’s civil guard paramilitary police force rather than a pair of buffalo horns.…  Seguir leyendo »