Buscador avanzado

Uyghur protesters hold signs during a demonstration against China in Istanbul on Thursday. (Tolga Bozoglu/EPA-EFE/REX/Shutterstock)

Coca-Cola chairman James Quincey recently slammed the state of Georgia for its new election law. “We all have a duty to protect everyone’s right to vote, and we will continue to stand up for what is right in Georgia and across the U.S.,” he said.

Across the U.S. — and no further?

As Western businesses prepare to salute China at the Beijing Winter Olympics next February, the chairman of the China-Britain Business Council offered an all-purpose explanation of why it’s okay to do business with the Communists who are committing genocide 1,600 miles west of the ski slopes and skating rinks.…  Seguir leyendo »

Last week at the Olympics, despite the dogged efforts of Vice President Pence, human rights promotion lost out to intrigue as the world fawned over Kim Yo Jong, North Korea’s chief of propaganda and sister to dictator Kim Jong Un. But this year’s games are just the latest evidence the world has stopped viewing these international events as opportunities to highlight liberal values.

The power of the Olympics to be a platform for human rights advocacy was decimated after the 2008 Olympics in Beijing, when the Chinese government reneged on its promises by perpetrating a crackdown while the world stood idly by.…  Seguir leyendo »

La celebración de los Juegos Olímpicos en China está provocando una curiosa serie de descubrimientos intelectuales. El primero, desde luego, el de la escasa correspondencia con la realidad del pensamiento cultural relativista tan difundido entre nosotros, ese pensamiento que proclama una radical diferencia e incomunicación de valores entre las diversas culturas del mundo. Si tal cosa fuera cierta resultaría difícil de entender el entusiasmo con que los chinos ponen en práctica un evento que fue 'inventado' en el corazón mismo de la cultura occidental, asumiendo sin dificultad alguna todo su significado, incluido el nacionalista y propagandístico, que conlleva. Parece que competir para exaltar el triunfo propio frente al otro es un universal antropológico (aquéllos a quienes repugna este término pueden poner aquí el de 'común'), una pauta en la que todos los grupos étnicos se expresan con idéntico sentido y similar eficacia.…  Seguir leyendo »

La fastuosa ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Pekín, que presenciamos ayer millones y millones de televidentes en todo el mundo, ha desempeñado el papel de un biombo chino -nunca mejor dicho-, con el que los dirigentes de ese inmenso país han querido ocultar la auténtica realidad política que sufren sus ciudadanos.

Nadie discute que en la China actual no se da ni siquiera un mínimo respeto a los derechos fundamentales, pues es bien sabido que en los últimos tiempos el régimen comunista ha llevado a cabo matanzas en el Tíbet, se producen constantemente detenciones irregulares de ciudadanos disidentes de la situación política, la contaminación ambiental en ciudades como Pekín es insoportable y, además, sus gobernantes ejercen una férrea censura sobre toda noticia -comunicada tanto por nacionales como por extranjeros- que pueda perturbar la necesaria paz olímpica que exige la celebración de los Juegos.…  Seguir leyendo »

El futuro de la democracia depende de China. Hasta hoy, la equivalencia entre economía de mercado, sociedad de clases medias y régimen constitucional no había fallado nunca. Al menos, eso imagina la mentalidad occidental con su historia de las ideas concebida al gusto de los comerciantes puritanos anglosajones. Libertad y propiedad nacen y viven juntas en una sociedad de individuos iguales ante la ley. Ya saben, la declaración de Filadelfia y otras similares. La prosperidad material genera una demanda de autonomía personal y de participación activa en la política. Cada uno a su manera y a su tiempo, en Occidente todos hemos llegado al mismo destino: democracia constitucional, derechos humanos, imperio de la ley.…  Seguir leyendo »

Luego del conflicto sobre la censura de numerosos sitios de internet por el Gobierno de China, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, reconoció que "habían pecado de idealismo" al dar por buenas las promesas de libertad y respeto de los derechos humanos cuando hace siete años otorgaron a Pekín la organización de los Juegos Olímpicos. Esta reflexión tardía resume bien el ambiente creado por la falsa presunción de que el espíritu olímpico sería honrado por un régimen autocrático en el que el partido comunista chino (PCCh) mantiene el monopolio de la actividad política y la más absoluta intolerancia ante el menor atisbo de disidencia.…  Seguir leyendo »

When you put the Olympics in the hands of a dictatorship, the results are predictable. Yet the Chinese government still found a way to surprise even its critics -- not so much by behaving oppressively but by doing so in a foolish and entirely unnecessary way.

By revoking the visa of 2006 Olympian Joey Cheek at the very last moment because he had the nerve to speak out about Darfur and the Chinese government's support for Sudan's barbarous regime, Chinese authorities guaranteed that the opening of these Games would focus as much on politics as on sports. The burden now is not on China's critics but on its government.…  Seguir leyendo »

En las Olimpiadas de Moscú celebradas en 1980, Estados Unidos y algunos de sus aliados -como Alemania Federal, Canadá o Japón- decidieron no acudir a la cita deportiva, como protesta por la invasión soviética de Afganistán. Otros países de la órbita occidental, como España, se inclinaron por asistir casi en el último momento, pero en vez de desfilar en la ceremonia de apertura con su enseña nacional, optaron por hacerlo tras una bandera olímpica. En las Olimpiadas de Los Ángeles de 1984, el boicot se repitió pero a la inversa: La Unión Soviética y casi todos los países comunistas no participaron en los Juegos Olímpicos.…  Seguir leyendo »

Every aspect of life under totalitarian governments is political, from sports to culture to business. President Bush and other world leaders attending the opening ceremonies of the Beijing Olympics this week should stop pretending otherwise, especially to the Chinese people.

"I made a decision not to politicize the Games," Bush grandly told Asian journalists last week, according to the People's Daily newspaper in Beijing. "This is for athletics."

Bush, French President Nicolas Sarkozy, Australian Prime Minister Kevin Rudd and their peers will be at the games precisely because they are ruling politicians, not javelin throwers or sprinters. Their protestations that politics and sports should not mix on this occasion are exercises in denying their own identities.…  Seguir leyendo »

El terremoto de Sichuan y los próximos Juegos Olímpicos de Pekín son quizá los acontecimientos más importantes de la China contemporánea desde las protestas y la matanza de la plaza de Tiananmen el 4 de junio de 1989, hace hoy 19 años. Ahora que China se dispone a presentarse ante el mundo después de un devastador desastre natural, ha llegado el momento de que los líderes chinos se olviden de las viejas heridas y ofrezcan una amnistía olímpica a todos los presos políticos y a quienes nos vimos obligados a partir al exilio por expresar pacíficamente nuestras opiniones. Sólo entonces el pueblo chino podrá trabajar unido para construir una nueva China sobre las ruinas de una tragedia nacional y aparecer ante el mundo como una nación respetuosa de los derechos dentro y fuera de sus fronteras.…  Seguir leyendo »

This week, a Beijing court sentenced human rights activist Hu Jia to 3 1/2 years in prison for subverting state authority and to one additional year's loss of his "political rights." He was arrested in part for co-authoring, with Teng Biao, an open letter on human rights. Below, The Post prints Human Rights Watch's translation of the Sept. 10, 2007, letter.

On July 13th 2001, when Beijing won the right to host the 2008 Olympic Games, the Chinese government promised the world it would improve China's human rights record. In June 2004, Beijing announced its Olympic Games slogan, "One World, One Dream."…  Seguir leyendo »

In a private room in a suburban Beijing restaurant, hidden - probably - from the watchful eyes of the state security apparatus, Teng Biao counts the cost of being a human rights lawyer in China. His reckoning gives a troubling insight into the price others pay as Britain and other western countries pursue a policy of engagement with the Communist regime.

Teng says he has been harassed by the police, threatened with the sack by his university, and has had his passport confiscated. His email and phone are monitored. But that is nothing compared to the sufferings of those he tries to defend.…  Seguir leyendo »

El próximo mes de agosto tocan Juegos Olímpicos en Pekín. China es una dictadura y también un gran mercado para muchos países. Resulta que la regla 51 de la Carta Olímpica prohíbe "todo tipo de demostración o de propaganda política, religiosa o racial en un lugar o emplazamiento olímpico". La violación de este principio puede conducir, con carácter inapelable, a la descalificación y retirada de la acreditación. De acuerdo con ello, el Comité Olímpico Británico --según informaba recientemente Le Monde-- ha elaborado con el mayor de los secretos una cláusula que prohíbe a sus atletas expresarse durante los juegos sobre temas sensibles, bajo amenaza de expulsión.…  Seguir leyendo »

Por Moisés Naím, director de la revista Foreign Policy. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia (EL PAÍS, 01/09/07):

Las Olimpiadas siempre producen buena televisión. Las escenas que veremos el año próximo desde Pekín también serán espectaculares. Pero esta vez las imágenes memorables no serán tan sólo de atletas batiendo récords; también veremos violentos choques entre la policía y los miles de activistas llegados de todo el mundo para cambiar a China. Protestarán contra las políticas chinas sobre el calentamiento global y el aborto; sobre Darfur y Tíbet; sobre las dificultades para practicar el cristianismo y las persecuciones contra Falun Gong y muchas otras causas.…  Seguir leyendo »