Buscador avanzado

Fernando de la Rúa, el recientemente fallecido expresidente de Argentina, en octubre de 1999. Credit Daniel García/Agence France-Presse — Getty Images

No siempre la muerte redime, y la historia tampoco. Fernando de la Rúa (1937-2019) murió el martes 9 de julio, en el 203.º aniversario de la Independencia de Argentina, sin llegar a ver cómo Mauricio Macri consigue este año lo que él no pudo: ser el primer presidente no peronista en completar un mandato electo desde 1928. Pero sobre todo se va sin haber redimido su imagen ante los argentinos, que asocian su presidencia truncada (1999-2001) con el episodio más traumático de la historia reciente del país.

Como Argentina, De la Rúa fue (mucho) menos que su promesa. Hasta llegar a la Casa Rosada, fue un político perfecto en un país plagado de imperfecciones.…  Seguir leyendo »

Un argentino es un italiano que habla en la lengua de Castilla, sostiene el lugar común, que por lo menos es cierto en la fruición por lo operístico. Y sobre todo, por los finales a toda orquesta, más cercanos a Puccini y Verdi que a Troilo y Piazzolla. En materia de política argentina, la muerte suele ser un factor decisivo. La reciente muerte del ex presidente y jefe político del oficialismo Néstor Kirchner lo expone de nuevo.

El 6 de septiembre de 1930, al presidente Hipólito Irigoyen, fundador de la Unión Cívica Radical, lo volteó un golpe de Estado que inauguró el ciclo de intervenciones militares.…  Seguir leyendo »

Cuando estas líneas se publiquen se habrán enumerado en la Argentina ya todas las cualidades de Raúl Alfonsín, el ex presidente que murió de cáncer el 31 de marzo: su honestidad como gobernante, una virtud que los sucesores han vuelto más evidente; su vocación republicana, que lo llevó a librar peleas sin tregua contra la injerencia de la Iglesia en los asuntos del Estado, una de las cuales ganó al promover la ley de divorcio; su coraje para enjuiciar a los opresores que habían sido dueños del país y disponían aún de fuerza para proteger su impunidad.

Se habrán mencionado también sus errores: su penosa relación con el poder económico; las torpezas del pacto de Olivos, que intentaba fundar una república parlamentaria y sólo consiguió reforzar la omnipotencia presidencial y erosionar las instituciones.…  Seguir leyendo »

Ayer en Buenos Aires fue día de búsqueda obsesiva de calificativos inusuales referidos a la política: íntegro, honesto, capaz, firme, comprometido, institucional... Algo inédito para reseñar a un político, incluso recién fallecido. Porque Argentina tiene un mecanismo instalado en el subconsciente colectivo que se dispara a la menor insinuación: el desprestigio de la polí- tica y de los líderes es algo consuetudinario, inamovible, irreparable. Es imposible encontrar un ciudadano porteño que no cabalgue entre la nostalgia de lo que en realidad nunca fue y la desesperanza de lo que no sucederá jamás. Y el país discurre sin que nada tenga una alternativa razonable y sin que nadie quede al margen de la sospecha de que, cuando se introduce en lo público, es para procurarse lo privado.…  Seguir leyendo »