Buscador avanzado

En 1950, Yves Congar, posiblemente el teólogo más influyente del siglo XX, titulaba de este modo un libro sobre la Iglesia católica. El dominico defendía que, para evitar cismas, las reformas de la Iglesia debían de producirse en su seno, de ahí la bastardilla. Nuestra universidad adolece, sensu contrario, del mismo mal. Por eso, la Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) que presentará en septiembre el ministro Castells, para su aprobación por el Congreso, debería anunciar una verdadera reforma de la Universidad. Su actual estado de postración es fruto del modus operandi de dos agencias estatales notoriamente dañinas: la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI), que valora las publicaciones de los profesores; y la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), que los selecciona mediante comisiones y expertos anónimos, fingidamente independientes.…  Seguir leyendo »

Hace algún tiempo el ministro de Universidades hizo un comentario sardónico sobre la universidad española, inundada por profesores que sólo daban clase y que no investigaban, como en una vulgar academia. Desde entonces vengo cavilando sobre estas difíciles líneas. Del mundo interno de la Universidad nunca se opina. Un tupido velo de temor —no de ignorancia— tapa sus entresijos. El temor a la opinión de los compañeros y las instituciones que la gobiernan y deciden nuestra suerte. Pergeño unas notas sobre asunto tan delicado desde mi experiencia que no pretende ser universal ni representar a toda la Universidad en sus diversos campos.…  Seguir leyendo »

¿Sabe la sociedad española que son los candidatos a las cátedras quienes seleccionan a quienes han de juzgarles? Así es en la mayoría de los concursos y lo mismo vale para las plazas de profesores titulares. ¿Alguien imagina que quien aspira a ser abogado del Estado o inspector de policía pudiera elegir a los miembros del tribunal que va a comprobar sus conocimientos? Me parece que nadie y, sin embargo, así es cómo funcionan las pruebas que conducen a obtener una cátedra o una titularidad en una facultad universitaria.

El hecho de que en un abultado porcentaje de casos solo exista un candidato –el propio de la universidad– compone ya el resto del gigantesco fraude que se vive con frecuencia en las universidades españolas.…  Seguir leyendo »

Transcurrido un tiempo tras el escándalo del máster de Cifuentes, y cumplida la exigencia de Ciudadanos de la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, es el momento de extraer las muchas lecciones que proporciona sobre los problemas de las universidades.

A pesar de lo que la Conferencia de Rectores (CRUE) insiste en decirnos, éste no es un problema puntual de una universidad o de un máster concreto. Aunque el caso es extremo, es un reflejo de algo que, quienes conocen por dentro la universidad, saben: en muchos departamentos se ha pasado del amiguismo a la corruptela, y, de ésta, a la corrupción y a la ilegalidad.…  Seguir leyendo »

La numantina resistencia a la dimisión de Fernando Suárez, rector de la Universidad Rey Juan Carlos, constituye, en el fondo, una magnífica noticia. Pese al enorme daño reputacional ocasionado a la propia Universidad que dirige, nos está proporcionando la oportunidad de comprobar en vivo y en directo la profunda degeneración de una de nuestras instituciones clave. Como en su día ocurrió con el del Cardenal Cisneros, quizás con un poco de suerte el nombre de Fernando Suárez quede vinculado para siempre con el inicio de la gran reforma que está pidiendo a gritos la Universidad española; tan gigantesca, que sólo una catarsis descomunal puede desencadenarla.…  Seguir leyendo »

En España se accede a la función publica, como, por ejemplo, a economista del Estado, o a policía nacional, o a juez o a letrado del Consejo de Estado, mediante el sistema de oposiciones, sistema que es también el que estuvo vigente en nuestro país, hasta 1983, para incorporarse a las cátedras universitarias. Así, mediante oposición, es como obtuvieron sus cátedras, por ejemplo, Ramón y Cajal y Jiménez Díaz, Joaquín Garrigues y Luis Jiménez de Asúa, o Américo Castro y Ortega y Gasset.

Todas las oposiciones para acceder a unas plazas siempre limitadas -oposiciones porque cada aspirante se enfrenta a otros candidatos, entrando en juego, de esta manera, el criterio de selección entre los más calificados- son públicas, con lo que la decisión del tribunal -designado de manera aleatoria- en la adjudicación de las vacantes está sometida al control crítico de los asistentes a las pruebas, y orales, lo que permite el conocimiento directo de los aspirantes por los miembros del tribunal.…  Seguir leyendo »

Tres problemas de la Universidad

En este periódico se están publicando una serie de reportajes para averiguar la situación de nuestra Universidad. Nada más oportuno. En los últimos tiempos, en estos años de aguda crisis económica, se ha dado la impresión de que los únicos problemas de la Universidad pública eran debidos a los recortes presupuestarios. Ojalá fuera así; se trataría sólo de problemas económicos. Sin embargo, los verdaderos problemas son de mayor calado y de más difícil solución. Es más, y esto es lo peor, creo que el rumbo por el que discurre la política universitaria es básicamente equivocado: la situación se agravará y enderezar este rumbo no resultará fácil.…  Seguir leyendo »

La universidad a la que vuelve Rubalcaba

Todos los países que son algo en el mundo mantienen sus universidades con impuestos para que los más preparados impartan sus conocimientos e investiguen, y sus graduados puedan acceder al mercado laboral. Rubalcaba obtuvo una plaza de profesor titular, mediante idoneidad, en 1984. Época en la que, por cierto, ya estaba más preocupado por la política que por los enlaces del carbono. Lleva, pues, 30 años sin ver una poyata, por lo que cuesta aceptar que este político reúna hoy la preparación exigible a un profesor de Química en una universidad europea del siglo XXI.

Se dirá que es legal que ocupe ese puesto, para eso sacó su plaza en propiedad.…  Seguir leyendo »

El modelo educativo define el modelo de país al que se aspira. La formación de los jóvenes determina qué tipo de empleos pueden aspirar a ocupar o crear, y les habilita para convertirse en motores de una economía basada en el conocimiento y en la innovación. A través de la educación los jóvenes aprenden a asumir su propia responsabilidad, a afrontar las dificultades y a plantearse retos ambiciosos. Se desarrollan como personas con espíritu crítico, capaces de hacer planteamientos racionales y originales, inmunes a las respuestas viscerales que amenazan los cimientos de sociedades democráticas que se enfrentan a graves crisis. España podrá aspirar a convertirse en un país de primera línea, donde el desempleo juvenil pase a ser un mal recuerdo, sólo si apuesta de forma decidida por la transformación de su modelo educativo.…  Seguir leyendo »

Un año más, siguiendo una costumbre que empieza a ser tradición en nuestro país, ninguna universidad española aparece entre las 200 primeras del ranking de universidades de la Universidad de Shanghái. Al leer las reacciones de parte de la comunidad académica, uno no puede sino sorprenderse del sentimiento de desprecio y autocomplacencia con el estado actual de las cosas.

Se le acusa de privilegiar en exceso la investigación, casi como si fuera un pecado, o de tener en cuenta circunstancias aparentemente tan anecdóticas como que en estas universidades trabajen premios Nobel. También se arguye que tiene demasiado en cuenta las ciencias en perjuicio de las humanidades.…  Seguir leyendo »

Mi nombre no importa, pero sí el día de mi nacimiento y mi condición profesional.

Nací un 26 de abril de 1948 en una ciudad cualquiera.

Elegí la profesión de arquitecto porque me gustaba, y además porque me atraía la idea de trabajar como profesional gestionando mi propio despacho.

Me interesaba y me interesa la docencia, pero compatibilizándola con el ejercicio liberal. La figura de profesor asociado era la más adecuada, ya que me permitía volcar en clase toda la experiencia que adquiría en el ejercicio de la arquitectura.

La docencia me obligaba a una sistematización y a una síntesis de los conocimientos adquiridos que hubiera resultado imposible de cualquier otra manera.…  Seguir leyendo »

Lo que a Ortega le ha pasado en los últimos setenta años tiene aroma de dramón bíblico. Ha sido víctima asidua de la dependencia beata que repudió tantas veces (aunque la fomentó también) y se le ha usado para casi todo sin mucho sentido del decoro y casi siempre precisamente para aquello que no servía ya, aunque hubiese servido en su momento.

Un clásico de esa dependencia es Misión de la Universidad. El prólogo de Jesús Hernández al libro recién publicado en Anagrama (pero escrito al menos dos años antes por varios autores) titulado La universidad cercada. Testimonios de un naufragio, echa mano de él innumerablemente.…  Seguir leyendo »

El informe del llamado comité de sabios para la reforma y mejora de la universidad española viene a ser el vals que abre el enésimo baile de propuestas de cambio para nuestro maltrecho sistema de educación superior. Muy atrás queda el castizo chotis de las "idoneidades", al amparo de la LRU de 1983, que estabilizó laboralmente hacia 1985 a varios miles de penenes (profesores no numerarios, en la jerga de la época) y consagró la opción por una plantilla mayoritariamente de funcionarios. Luego vino el rock and roll de la LOU de 2001, precedida por su propio informe Bricall, con su ristra de anglicismos mejor o peor digeridos —excelencias, créditos y evaluaciones— y su voluntad de encarrilar a la universidad por la senda estrecha pero ineludible de la competitividad internacional.…  Seguir leyendo »

Un grupo de profesores, convocados por la catedrática de Derecho Administrativo Mercedes Fuertes, se reunió en la facultad de Derecho de la Universidad de León para discutir sobre un tema eterno: la organización y el funcionamiento de la enseñanza superior. En unas jornadas abiertas al público, doce ponentes debatieron la actual situación de la universidad desde una perspectiva extremadamente crítica.

Desde el exterior se pensará que esta crítica es habitual en la universidad, algo inherente a su cometido. Hoy, sin embargo, ya no es así, cuando menos la crítica pública. Ciertamente, en los pasillos y en las conversaciones privadas, muchos profesores muestran su descontento, fatiga y desánimo.…  Seguir leyendo »

Uno de los problemas más arraigados en la Universidad española es el bajo nivel de competencia existente entre sus centros y profesorados. Apenas hay incentivos que permitan distinguir de forma sistemática entre prestigiosos y mediocres investigadores / docentes. Tampoco existen penalizaciones relevantes por parte de los poderes públicos que recorten radicalmente los presupuestos de aquellos departamentos con productividad científica insuficiente. Sin embargo, dado su desafortunado carácter asambleario, lo que sí existen son incentivos que favorecen comportamientos estratégicos por parte de colectivos interesados en perpetuar sus privilegios mediante el apoyo cautivo de sus colegas en situación precaria.

Podría argumentarse que el diagnóstico previo es exagerado ya que la archiconocida endogamia de nuestra universidad ha disminuido significativamente a consecuencia de la introducción de los concursos de acreditación pública y la obtención de sexenios de investigación con niveles de exigencia relativamente elevados.…  Seguir leyendo »

En mis escarceos como portavoz en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados me alarmó que el entonces ministro Maravall motejara a la enseñanza universitaria como «post-secundaria». Veinte años después en ello estamos...

El bachillerato se ha visto en ese periodo prácticamente erradicado, para convertirse en el apéndice final de la Secundaria. El cuerpo de Catedráticos de Bachillerato, que por la calidad de sus integrantes hacía presente en esa etapa los ideales de excelencia atribuibles a la Universidad, fue pasado por las armas de la reforma educativa. Ésta se centró en localizar y eliminar el fracaso escolar. Tan loable propósito se tradujo en muy positivas iniciativas compensatorias, atentas a la situación de inferioridad de sectores del alumnado derivadas de la marginación social, la escasez de medios económicos en el ámbito familiar, circunstancias fisiológicas que redujeran el rendimiento académico o incluso, más tarde, dificultades de comprensión lingüística de la población inmigrante ajena al ámbito cultural hispano.…  Seguir leyendo »

Hace unas pocas semanas, publicó The New Yorker un artículo titulado The Rubber Room, que relataba los problemas que plantean algunos profesores en el sistema escolar no universitario neoyorquino. Leí con atención ese artículo por recomendación de José Joaquín Brunner, buen amigo, que fue ministro chileno en el Gobierno de Fre, entre 1994 y 1998. Valía la pena hacerlo. El texto analizaba la motivación de los profesores y las políticas más convenientes para mejorar la eficiencia educativa. Su título correspondía a la manera coloquial que allí se utiliza para denominar a los Temporary Reassignment Center, lugares donde destinan a los profesores conflictivos con los que no saben qué hacer.…  Seguir leyendo »

Ultimamente han aparecido diversas noticias sobre incidentes universitarios protagonizados por estudiantes. Aparentemente, sólo los alumnos son críticos con el actual rumbo de la política universitaria. Pero no es así. Hace bien poco, más de ochocientos profesores dirigieron una carta abierta a la ministra del ramo mostrando su disconformidad con el nuevo método de selección del profesorado. No sólo los estudiantes están inquietos y preocupados.

En efecto, aunque haya pasado inadvertido, las pruebas de acceso al profesorado han sufrido un giro radical mediante determinadas modificaciones de la ley de Universidades, reguladas más específicamente en el RD 1312/ 2007, de 5 de octubre pasado.…  Seguir leyendo »

Por Javier Martínez-Torrón, catedrático de la Universidad Complutense (ABC, 12/06/06):

LA Universidad ha sido descrita como «alma mater». Expresión que no significa, como quiso algún desavisado enamorado de la Universidad, «madre del alma», sino «madre nutricia»: un modo poético de referirse a que es la institución que alimenta el espíritu de quienes pasan por sus aulas. A su vez, los profesores son el «alma mater» de la Universidad: quienes, con su investigación y docencia, hacen posible cumplir los objetivos de una institución que ha sido esencial para el desarrollo intelectual y científico de Occidente desde su comienzo en Bolonia, en el siglo XI.…  Seguir leyendo »

Jesús Navarro y Víctor M. Molina son profesores ayudantes de Filosofía y Química, respectivamente, en la Universidad de Sevilla y representantes en el claustro de la misma (EL PAÍS, 18/04/06):

Hace ya más de cuatro años que la Ley de Reforma Universitaria (LRU) fue substituida por la actual Ley Orgánica de Universidades (LOU). Con la antigua LRU, un profesor no funcionario mantenía siempre una cierta inseguridad laboral, pues cada año la Universidad podía reconsiderar su contrato en función de las necesidades docentes; pero existía la posibilidad de prórroga automática de forma indefinida, en algunos casos con independencia de las capacidades, el esfuerzo y el rendimiento demostrados por el profesor en cuestión.…  Seguir leyendo »