Buscador avanzado

Hubo un tiempo en que todos daban por sentado que existía un único fenómeno llamado globalización, en el que los flujos transfronterizos de capital financiero impulsaban la innovación, la industrialización, el desarrollo y el comercio internacional. Pero la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) del presidente chino Xi Jinping promueve una visión alternativa de la globalización, basada en un sistema integrado de infraestructuras físicas, en el que el mundo material de los barcos y los trenes reemplazará al mundo inmaterial de la financierización.

Xi concibió la IFR como un modo sencillo de mandar al basurero de la historia la vieja e inestable globalización liderada por Occidente, pero también tiene como objetivo resolver una dificultad local en particular: en concreto, la concentración del desarrollo económico a lo largo de la línea costera de China, donde ha surgido una rica y sofisticada élite ribereña.…  Seguir leyendo »

Depuis quelque temps, évoquer le fait que les fonds chinois qui irriguent les projets des « nouvelles routes de la soie » pourraient faire exploser la dette des pays qui les accueillent déclenche des ripostes outragées de Pékin. Ce qui montre bien que cela appuie là où ça fait mal. Car la plupart de ces projets sont financés par des prêts, et non par des dons. Quand les entreprises chinoises arrivent, que pèsent des pays comme le Tadjikistan ou Djibouti, petits pots de terre de respectivement 7,4 et 2 milliards de dollars (6,5 et 1,7 milliard d’euros) de produit intérieur brut, face à l’énorme pot de fer chinois avec ses 12 000 milliards ?…  Seguir leyendo »

La justificación económica de la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Desde 2013, China promueve la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”, que busca conectar a más de sesenta países de Asia, Europa y África mediante la coordinación de políticas e infraestructuras físicas. Los críticos temen que China, en su afán de ampliar su influencia geopolítica para competir con naciones como Estados Unidos y Japón, emprenda proyectos económicamente inviables. Pero siempre que se cumplan algunas condiciones, la base económica de la iniciativa es sólida.

Como confirma un informe reciente del Banco Asiático de Desarrollo, muchos países incluidos en la iniciativa necesitan con urgencia inversiones en infraestructura a gran escala, precisamente el tipo de inversión comprometido por China.…  Seguir leyendo »

Dentro de unos días, el presidente chino Xi Jinping encabezará una reunión con muchos de los líderes de los 65 países que participan de la iniciativa “Cinturón y ruta de la seda” (OBOR, por la sigla en inglés), un revolucionario programa que canalizará inversiones por miles de millones de dólares a proyectos de infraestructura en Asia, África y Europa. El proyecto se apoya en sólidos argumentos económicos, pero ha generado reacciones ambiguas.

El principal motivador de la iniciativa OBOR es la conectividad física: una infraestructura eficiente mejora la productividad, alienta la inversión y reduce los costos del comercio. La existencia de canales eficaces de intercambio de bienes y redes de información bien conectadas acelera el crecimiento, aumenta las oportunidades económicas y reduce la desigualdad.…  Seguir leyendo »