Buscador avanzado

El ‘procés’: nada de nada

Sorprende que sorprenda el resultado de las elecciones catalanas. Por las candidaturas del independentismo se ha inclinado el 37,4% del censo, con un ligero incremento respecto al 35,7% obtenido en 2015 (y frente al 38,6% y el 41% de los no secesionistas). Los simples amagos del otoño han bastado para hacer diáfanas las secuelas de una independencia efectiva: el rechazo internacional, la salida de Europa, la quiebra de la economía, la ruina de la política, el desgarrón social. La sorpresa viene del hecho de que tales consecuencias inevitables no hayan provocado un declive en la proporción separatista. Pero quien como yo ve la cosa desde lejos y en perspectiva literaria se dice que no hay razón para sorprenderse.…  Seguir leyendo »

Durante los últimos años, los ciudadanos de Cataluña nos hemos habituado a ser recibidos en muchos de sus pueblos y ciudades con un sinfín de signos y lemas elaborados por el nacionalismo que parecían gozar del apoyo popular y que nadie osaba poner en cuestión, al menos en público. No era sólo la típica “estelada” izada en un lugar prominente para no dejar lugar a dudas de las preferencias del territorio en el que uno se adentraba. También, pancartas con lemas simples y directos apelando a derechos indiscutibles tales como “queremos votar”, “democracia”, haciendo referencia a la perentoria necesidad de convocar un referéndum de autodeterminación donde pudiéramos decidir nuestro futuro.…  Seguir leyendo »

El verdadero consenso

Las pasadas elecciones autonómicas catalanas no deben valorarse únicamente por unos resultados que configuran dos bloques, los separatistas (o independentistas) y los constitucionalistas (o unionistas), en los que los primeros, sin mayoría de votos, pero con mayoría de escaños, decidirán probablemente cuál es el futuro presidente de la Generalitat. Otro factor debe también ser convenientemente valorado: la fuerza política ganadora, en votos y en escaños, es Ciudadanos, un partido unionista y desacomplejadamente no nacionalista.

Este resultado ha alarmado a los sectores nacionalistas, incluso a los más moderados, que siempre habían pensado que jamás ganaría un partido de tal naturaleza. ¿Por qué esta alarma si el constitucionalismo no ha obtenido votos suficientes para gobernar?…  Seguir leyendo »

La derrota como una oportunidad

La red es un lugar donde encontrar muchas novedades. Pero a veces hay excepciones. La más notable estos días está en la página web de Podemos, ese grupo que no quería dejar de ser un movimiento y ha terminado fundando un partido muy antiguo. Llama la atención el documento que han publicado para explicar la "crisis catalana". El contenido y la forma son un clásico en la izquierda radical española; tanto que, si quitáramos la referencia al año 1978 y algunas expresiones sobre la actualidad, ¡quién no diría que está leyendo un panfleto de la minoría comunista del año 1931, la misma que nada más caer la Monarquía pensó que un bloque de ex monárquicos y republicanos moderados iba a poner en marcha la revolución burguesa!…  Seguir leyendo »

Cataluña no se entiende consigo misma

Los resultados electorales del 21-D catalán han sido objeto de amplia difusión y de múltiples análisis en este diario, EL MUNDO, como para ahora volver sobre los mismos. También se conoce la tragicomedia que llevan a cabo los independentistas y que estamos en tiempos decisivos para saber si habrá constitución del Parlament, elección de su Mesa, y posteriormente presidente y Gobierno en la Generalitat. Todo ello, obviamente, acatando la legalidad vigente, porque el goteo de dimisiones en el seno de los partidos secesionistas, así como el rechazo de los delicados cálices ofrecidos, nos augura que van entendiendo que "no hay alternativas al margen de la Constitución", como dijo recientemente Miquel Roca en el Congreso de los Diputados ante las caras de asombro de los diputados Campuzano y Xuclà, otrora discípulos suyos en el arte de la política y ahora miembros relevantes de un partido independentista, el PDeCAT, con perfil fantasmagórico.…  Seguir leyendo »

Las nuevas realidades de Cataluña

Cataluña se dispone a inaugurar una nueva legislatura después de la celebración de las elecciones del 21-D. Los independentistas podrán gobernar pero no tienen, ni de lejos, una mayoría suficiente para romper con España. Porque Cataluña se ha dividido en dos mitades. Aunque los números no son nada condescendientes con el ilusionismo, son muchos los líderes políticos y sociales del independentismo que siguen hablando de lo que ha dicho, de lo que quiere o de lo que necesita Cataluña. No deberíamos dejarlo pasar, aunque resulte cansino refutarlo. Aquí, en nuestro país, pero, sobre todo, fuera, en Europa, por ejemplo. No vaya a ser que los números acaben olvidándose.…  Seguir leyendo »

Puigdemont, ese “eterno novio sin arrugas”

El miércoles constataremos la primera consecuencia práctica de la mayoría absoluta, revalidada por el bloque separatista catalán: cuatro de los siete miembros de la Mesa del Parlament pertenecerán a partidos empeñados, al menos hasta ahora, en la vía unilateral de la ruptura con España. A partir de ese momento la nueva legislatura sólo puede oscilar entre lo malo, lo peor y lo pésimo.

La prueba de fuego para saber hacia cual de esos tres escenarios nos dirigimos será la propuesta de investidura del nuevo presidente de la Generalitat. Cualquier opción implica que un separatista forme gobierno y continúe adelante con el “procés”, bien de forma explícita, bien de manera solapada, pero prolongando en todo caso la labor de erosión, zapa y voladura paulatina del Estado, mediante el uso espurio de los resortes institucionales que le serán de nuevo confiados.…  Seguir leyendo »

El resultado de las elecciones catalanas es claro. Una participación récord del 81%, con 2 millones de votos por partidos independentistas y 2,2 millones por los que defienden seguir en España. Hay 70 diputados de formaciones secesionistas y 65 de partidos no separatistas. Los catalanes, una vez más, han ejercido su derecho a decidir de forma masiva.¿Y qué han decidido?

En mi opinión dos cosas. Una que se desprende del voto popular y es que la mayoría desea seguir formando parte de España. Voto que se concentra en las ciudades, en las zonas más obreras y de la costa. El nacionalismo nunca ha ganado en votos salvo en 1992; en el resto, se movió entre el 43% y el 49%.…  Seguir leyendo »

¿Y ahora qué?

El pasado 21 de diciembre se celebraron elecciones en Cataluña que tenían por objeto, exclusivamente, que los españoles inscritos en el censo de aquella Comunidad Autónoma eligieran a sus representantes en el Parlamento, conforme al Estatuto de Autonomía, aprobado con la condición de Ley Orgánica del Estado por las Cortes Generales, ratificado después en referéndum regional y corregido en unos pocos artículos por el Tribunal Constitucional, único que puede y debe, cuando sea requerido para ello, declarar la inconstitucionalidad de preceptos de una ley, si no se ajustan a la Norma Fundamental, control que garantiza la observancia del Orden Jurídico, sin el que no puede haber democracia, ni Estado de Derecho.…  Seguir leyendo »

Los lamentables resultados de las elecciones en Cataluña, invitan a hacer varias reflexiones.

El independentismo ha penetrado hasta la región subcutánea del cuerpo social catalán, especialmente el del mundo rural, mucho más vulnerable a la propaganda y la demagogia lanzada desde el poder. Costará mucho desmantelar esa inmensa red clientelar que el nacionalismo ha tejido durante casi cuarenta años. Seguro que, si alguien se toma la molestia de investigarlo, del 47,49% de su apoyo electoral, más de un 10% depende estomacalmente de él, y sabemos que con el resto ha establecido una auténtica relación de dependencia psicológica, más subliminal y sutil, pero, como hemos visto, igual de eficaz.…  Seguir leyendo »

A man buys a newspaper featuring the results at the Catalan regional election at a news stand in Barcelona on Dec. 22. (Emilio Morenatti/Associated Press)

The result of the election held in Catalonia on Dec. 21 appears contradictory. On the one hand, parties advocating independence collectively won a majority of seats. On the other hand, the party that most strongly opposes independence, Citizens, came in first place.

The election came amid enormous political unrest. In October, the Catalan government held a referendum on independence, even though Spanish courts had declared it illegal. After the results came in, the Catalan parliament unilaterally declared independence — after which the Spanish government suspended Catalan autonomy and jailed many pro-independence leaders.

In the wake of such dramatic events, we might have expected citizens to shift their votes significantly.…  Seguir leyendo »

Ha sido una catástrofe histórica para la ciudadanía y la democracia españolas, incluida la catalana, sin vuelta de hoja. La situación es, ahora, muchísimo peor que el 1 de octubre frente a una debacle esférica, es decir, se mire por donde se mire: democrática, social, económica, espiritual (valores) y políticamente.

La cortesía de felicitar a Inés Arrimadas por su indudable éxito personal y por el salto dado por Cs para convertirse en la representación hegemónica de los que quieren ser ciudadanos ilustrados y libres en hispano-Cataluña -cortesía que ejerzo aquí y ahora con gozo-, no esconde la tragedia fundamental acaecida, porque se sitúa a otro nivel.…  Seguir leyendo »

El segundo sobre

En 1821, el segundo gobierno del Trienio Liberal, encabezado por un hombre mansurrón y acobardado llamado Ramón Feliú, tuvo que afrontar la rebelión desatada en Cádiz y Sevilla, cuando los llamados “comuneros” trataron de desbordar el marco de la Constitución de 1812 que Fernando VII se había visto obligado a restablecer. Feliú defendió la legalidad con tal torpeza, recurriendo tarde y mal al uso de la fuerza, que en las Cortes se planteó un gran debate sobre su actuación política.

En nombre de la comisión designada para estudiar los hechos, intervino José María Calatrava. Fue, así lo he explicado en mi libro La Desventura de la Libertad, el momento de su consagración, a la vez como brillante orador parlamentario y como inteligente estratega político.…  Seguir leyendo »

Pro-independence supporters celebrate at the ANC (Catalan National Assembly) headquarters after results of the regional elections Thursday in Barcelona. (Emilio Morenatti/AP)

Catalans went to the polls on Thursday. These were the first regional elections since Catalonia’s Oct. 1 referendum on independence rocked Spain’s political system.

With most of the vote counted, three parties that support Catalan independence from Spain appear to have won a narrow majority of the seats in parliament — Together for Catalonia, led by deposed President Carles Puigdemont, the Catalan Republican Left and Popular Unity Candidacy. But they appear to have fallen short of winning a majority of the votes.

Of those parties that will gain representation in parliament, Citizens, a party that supports Spanish unity, won the most seats and votes.…  Seguir leyendo »

La victoire des indépendantistes était attendue : les derniers sondages leur donnaient la majorité, même si celle-ci était fragile. Toutefois, ce résultat ne doit pas occulter le nouvel équilibre au sein du bloc indépendantiste, qui est la véritable surprise de ce scrutin : alors que la Gauche républicaine de Catalogne (ERC) était majoritaire chez les indépendantistes depuis deux ans et que les sondages faisaient de ce parti le vainqueur attendu de l’élection, celui-ci termine derrière Junts per Catalunya (« ensemble pour la Catalogne »), le groupe du président destitué, Carles Puigdemont.

Retour à la case départ donc : M. Puigdemont pourrait être réélu président de la Generalitat – sans pouvoir siéger toutefois, du fait des poursuites judiciaires qui le visent – et, si le Parlement catalan ne renonce pas à l’indépendance, Madrid pourrait utiliser à nouveau l’article 155 de la Constitution afin de reprendre le contrôle sur l’administration de la Catalogne.…  Seguir leyendo »

El peso de la realidad en Cataluña

Para votar sabiamente en las elecciones catalanas del 21-D conviene identificar por qué en apenas cinco semanas cambió de forma tan radical la actitud de todo tipo de decisores.

Hasta septiembre, nuestra economía iba bien e inspiraba confianza. Las grandes empresas preparaban planes para trasladarse, pero no creían que hubieran de aplicarlos. Se dice que los políticos soberanistas desoyeron las advertencias de los empresarios. En realidad, ni estos creían que sus temores llegaran a materializarse. Lo demuestra el que no frenaron sus inversiones.

Sin embargo, de repente, huye el capital, se trasladan sedes, se colapsa el consumo y, lo más grave, se paralizan todas las inversiones.…  Seguir leyendo »

En el fondo era una guerra civil

A la vista del maniqueísmo rampante que va impregnando su discurso, a medida que se acerca el cierre de campaña, cualquiera diría que, después de disfrutar de la ópera sobre el Duque de Alba, Puigdemont ha utilizado su recuperada libertad de movimientos -tras la retirada de la euroorden- para hacer una escapadita de Bruselas a Amsterdam y alimentar allí su hiel, contemplando uno de los cuadros más emblemáticos del Rijksmuseum.

Me refiero, en concreto, a la obra de Adriaen van de Venne titulada en inglés 'Fishing for souls'. Este enunciado ya induce a la asociación electoral, ¿pues qué es una campaña sino una "pesca" de "almas"...…  Seguir leyendo »

Contra la resignación

Es casi una ley fatal de la vida española que Ortega y Gasset reaparezca en los momentos calientes como referente intelectual. Ha vuelto a suceder en relación con Cataluña y a propósito de una de sus más desafortunadas expresiones: para algunos ya no hay margen para la conllevancia y otros creen que ese sigue siendo el único horizonte posible, conllevarse. Pero es tan poco orteguiana esta opción que no parece de Ortega: es una falsa solución, es pasiva, es poco imaginativa y condenadamente coyunturalista. Equivale poco más o menos a no pensar nada y a no mover casi nada, y eso contraviene casi genéticamente al mejor y más vivaz Ortega.…  Seguir leyendo »

Almost 40 years ago Spain embraced democracy after a long dictatorship. Since then we have become an open country with a decentralised government in which autonomous communities enjoy the greatest degree of self-government in Europe. But all that is now at risk because of the irresponsibility of Carles Puigdemont and his separatist government in Catalonia.

By riding roughshod over those, like me, who reject his separatist agenda, Mr Puigdemont betrays true democracy. His brand of nationalism and populism is based on contempt for anyone who disagrees and the false idea that there are simple, magical solutions to complex national problems.

This ideology, which has caused so much damage elsewhere in Europe, has also made Catalonia — one of the most important economic regions in Spain — lose countless opportunities.…  Seguir leyendo »

Cipollino va ganando en la ruleta rusa

Entre los libros recomendados por The New York Review of Books para entender los últimos acontecimientos en Europa destaca uno de recentísima publicación –el copyright es ya de 2018- titulado Russia and the Western Far Right. Su autor es Anton Shekhovtsov, investigador en el Instituto de Ciencias Humanas de Austria. La portada muestra a Putin con Marine Le Pen, una imagen acorde con la tesis de que la “cleptocracia autoritaria” del Kremlin ha encontrado en la extrema derecha europea su mejor aliada para tratar de imponer un “nuevo acuerdo de Yalta”, basado en el reparto de las áreas de influencia dentro de una “comunidad económica armoniosa que se extienda de Lisboa a Vladivostok”.…  Seguir leyendo »