Buscador avanzado

La victimización y la identificación de un enemigo imaginario son las dos herramientas sociológicas que acostumbra a emplear el nacionalismo periférico español para legitimar una eventual situación de agravio comparativo. Del “España nos roba” al “Madrid nos roba” sólo ha transcurrido una década.

Hay un elemento compartido en ambos casos para el ideario nacionalista catalán: los Gobiernos estatal y autonómico corresponden al Partido Popular. De ahí surge la primera paradoja, y es que, habida cuenta de que no ha existido cambio del modelo de financiación autonómica en este periodo, solo se entiende el desplazamiento de la imputación de culpa política por razones de contingencia, esto es, que el PSOE como aliado de Gobierno ya no puede tener la condición de responsable.…  Seguir leyendo »

Médicos de atención primaria protestan frente a la sede del Instituto Catalán de la Salud (ICS). Toni Albir EFE

Servicios públicos colapsados, pagas extra atrasadas, listas de espera kilométricas… Las protestas y paros convocados esta semana por bomberos, médicos, funcionarios y estudiantes catalanes han puesto en duda la viabilidad de un Gobierno nacionalista obsesionado con mayores cotas de autogobierno mientras se muestra incapaz de gestionar las competencias de las que ya dispone. ¿Es sostenible una comunidad autónoma instalada en el desafío permanente al Estado?

1. Nueve millones de euros para los presos del procés

Mientras Eduard Pujol, el portavoz de JxCAT, popularizaba el pasado martes una nueva versión del “España nos roba” y el independentismo volvía a cuestionarse por qué los hacendosos catalanes deben sostener con sus impuestos a los perezosos andaluces, el diario Economía Digital revelaba que los presos del procés contarán con tres millones de euros para afrontar las posibles multas que pueda imponerles el Tribunal Supremo en la sentencia de su juicio por rebelión, sedición y malversación de fondos.…  Seguir leyendo »

El final de la luna de miel del Gobierno de Sánchez ha sido abrupto: en su primera rueda de prensa, la flamante portavoz del Gobierno anunció, como primera medida estrella, la eliminación de las medidas de control e información financiero de la Generalitat.

En aras de evitar que se utilice el sistema financiero para que los narcotraficantes oculten su dinero, e incluso financien nuevas operaciones, existen medidas antiblanqueo. Si esta exigencia a los bancos se levantase "como gesto", en poco tiempo algunos bancos se convertirían en lavanderías del dinero procedente de todo tipo de graves delitos. Pues bien, aquí se levantan el equivalente de las medidas antiblanqueo a unos infractores que declaran abiertamente su intención de incumplir la ley.…  Seguir leyendo »

Los comentarios sobre el debate en 8tv con el vicepresident Junqueras, en particular los del anterior conseller Andreu Mas-Colell, son una buena ocasión para contribuir a una mejor comprensión del “beneficio fiscal” de la independencia, concepto bien distinto del “déficit de la balanza fiscal” de Catalunya tal como lo calcula la Generalitat. Lo haré al hilo de varias declaraciones de MasColell, al que respeto por su trayectoria política y académica.

Empiezo por reconocer que nunca le he oído contar el cuento, tantas veces repetido por Mas y Junqueras, según el cual el déficit de las balanzas fiscales de los länder con la Hacienda Federal se limita al 4,5% de su PIB, la mitad de lo que representan para Catalunya los míticos 16.000 millones de euros.…  Seguir leyendo »

No con mis impuestos

Acabamos de conocer que el ministro en funciones Luis de Guindos, respondió a la llamada de auxilio de uno de los jefes de la banda de sediciosos de Cataluña, Oriol Junqueras, e hizo una parada en el aeropuerto de Barcelona para negociar con él una nueva entrega de miles de millones de euros destinados, según se dice, a evitar la quiebra económica de esa comunidad autónoma.

He escuchado muchas y variadas reacciones al respecto. Unos pocos han condenado el acto sin paliativos; pero son mayoría quienes consideran que, en la medida que Cataluña forma parte de España y sus ciudadanos pagan los impuestos como los gallegos, los andaluces, los madrileños o los valencianos…, el Estado debe acudir al rescate y evitar la quiebra.…  Seguir leyendo »

Fue otro 20-N. No el de 1975 sino el del 2015. Es verdad que esta vez no lo comunicó, conmovido, el presidente del Gobierno, pero lo presentó, con aparente asepsia, la vicepresidenta del Gobierno. En ambos casos la noticia era el anuncio de un final y la lectura de un testamento. En el que nos ocupa no era un testamento redactado como tal, pero tácitamente sí representaba una desaparición. Una defunción que, como la del general Franco, tendrá trascendencia en la relación de unos españoles con las instituciones que los representan. El viernes día 20, mientras se diseminaban por los medios los recuerdos del día de la muerte del dictador –un patriota reaccionario, en esencia un criminal de guerra–, el ministro de Hacienda certificaba la liquidación del Estado de las autonomías tal como fue consensuado durante la transición entre el reformismo franquista, el socialismo español y los nacionalismos democráticos.…  Seguir leyendo »

El primer paso de la ruptura

La lista de los diez controles específicos y adicionales para la aplicación en Catalunya del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) que anunció el Consejo de Ministros español el viernes pasado significa, lisa y llanamente, la intervención pura y dura de la autonomía catalana. De manera subrepticia, torticera y transgrediendo el pacto establecido en la Constitución española, se interviene la autonomía catalana sin tener que recurrir al artículo 155 de la misma. Y si la reciente ley de Seguridad Nacional –que capacita al Gobierno central para movilizar a los Mossos d’Esquadra para “garantizar la defensa España”– y la reforma de la ley orgánica del Tribunal Constitucional –que lo capacita para suspender a los cargos públicos que incumplan sus sentencias– ya suponían una afronta directa a la autonomía catalana, esta última decisión da el golpe definitivo.…  Seguir leyendo »

En una tribuna publicada ayer en estas páginas, Xavier Sala i Martin (XSiM) trata de rescatar los míticos 16.000 millones del expolio a la vez que intenta convencernos de que el déficit fiscal juega un papel muy secundario en el caso por la independencia. Frente a la críticas de Borrell y Garicano, XSiM argumenta que distintas formas de calcular las balanzas fiscales responden a preguntas diferentes, todas ellas legítimas, y que el procedimiento (de flujo monetario) que defienden los independentistas es el más relevante a efectos de las cuestiones que interesan en Cataluña. También nos dice que el objetivo de los independentistas no es ahorrarse los dichosos 16.000 millones sino mejorar la calidad de las políticas públicas, lo que se conseguirá de forma automática una vez tengamos un Gobierno que defienda única y exclusivamente nuestros intereses.…  Seguir leyendo »

Josep Borrell y Luis Garicano han publicado en estas páginas sendos artículos acusando a los economistas independentistas de engañar a los ciudadanos de Catalunya con el tema de las balanzas fiscales. Permitidme contestar desde aquí a dos de esas acusaciones.

De manera muy resumida, la balanza fiscal es la diferencia entre los impuestos que pagan los Catalanes y el gasto público que "reciben a cambio". Ahora bien, ¿qué quiere decir, "reciben a cambio"? Uno puede referirse al "gasto que se hace en beneficio de los catalanes" o al "gasto público que se hace en Catalunya". Son conceptos distintos porque hay gasto público que beneficia a los catalanes pero no se hace en Catalunya.…  Seguir leyendo »

El profesor Ángel de la Fuente publicó unas semanas atrás en estas páginas un artículo sobre las balanzas fiscales. En el mismo polemizaba sobre algunas declaraciones mías. Me siento, en consecuencia, estimulado para formular tres comentarios al hilo de su artículo y, de manera más general, de las discusiones y controversias sobre el significado y las implicaciones de las balanzas fiscales.

En primer lugar, me felicito porque por fin, y a raíz de la publicación del trabajo del profesor De la Fuente y sus colaboradores, el Ministerio de Hacienda ha hecho públicos los datos de base sobre los cuales se pueden calcular las balanzas (y muchas otras cosas).…  Seguir leyendo »

Con puntual periodicidad se publican estudios y encuestas donde todos los indicadores ponen de manifiesto de manera reiterada cuáles son los problemas que más inquietan a nuestra sociedad. La crisis económica, el paro, la desconfianza en los partidos, líderes políticos y en nuestras instituciones, ocupan lamentablemente los lugares más destacados de esta clasificación. Y no parece, o al menos así lo perciben los ciudadanos, y eso es lo más grave y significativo, que las prioridades de nuestros legítimos representantes coincidan en unir sus esfuerzos para afrontar y tratar de resolver todas y cada una de estas preocupaciones.

Quizás sea este un motivo importante para merecer este duro juicio que yo no comparto, al contrario, creo firmemente que son esos representantes políticos, sin ninguna duda, los que tienen la legitimidad y la máxima responsabilidad para hacer frente y tratar de resolver esos problemas, puesto que no son ni sustituibles ni reemplazables en estos menesteres por ninguna otra persona ni por otras organizaciones y estructuras sociales, que sí pueden y deben cooperar en el bien común, como de hecho así lo hacen y muy positivamente, pero insisto en que es imprescindible que reconozcamos la labor de nuestros políticos y que estos sepan recuperar la confianza de los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

La reciente presentación del saldo fiscal catalán para 2010 es muy parca en explicaciones. El mensaje central de la Generalitat es que en 2010 los catalanes aportaron al Estado entre 11.258 y 16.543 millones de euros por encima del gasto recibido. Estas cifras son muy elevadas: un 5,8% y un 8,5% del PIB catalán respectivamente. Es necesaria una explicación de cómo se calculan, de dónde proceden y qué significan. Que en estos momentos de extrema penuria económica, al ciudadano catalán se le diga desde fuentes oficiales que en 2010 fue un 8,5% más pobre de lo que pudiera haber sido, tiene por fuerza que causarle inquietud y disgusto.…  Seguir leyendo »

Hace unos días se hizo público el enésimo informe de la Generalitat sobre la balanza fiscal de Cataluña. En él se destaca que el saldo fiscal de la comunidad con la Administración Central española (y la Unión Europea) en el año 2010 se situó en torno a los 16.500 millones de euros cuando el cálculo se realiza por el llamado método del flujo monetario. Le faltó tiempo al bien orquestado coro de portavoces y opinadores nacionalistas para salir en tromba, identificando esta abultada y discutible cifra con lo que los sufridos contribuyentes catalanes pagamos de más a la Hacienda española —o con lo que España nos roba, si nos atenemos al lenguaje en boga entre los más exaltados defensores de la tesis del expolio.…  Seguir leyendo »

A propósito del intento secesionista de los nacionalistas catalanes, resulta necesario discutir determinados posicionamientos que, lanzados con desparpajo desde esa posición ideológica, acaban convirtiéndose en verdades que se repiten para desconcierto de quienes acaban creyendo que los nacionalistas catalanes llevan toda la razón cuando aducen, en defensa de sus tesis, que el maltrato fiscal es la norma habitual de los diferentes Gobiernos españoles.

Así, por ejemplo, no ha habido sistema de financiación autonómica que no haya sido discutido, pactado y votado afirmativamente con y por Convergència y Unión de Cataluña. El resultado político y propagandístico de esos acuerdos siempre fue el mismo: cuando votaron sí en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, se hizo creer a los españoles que el Gobierno de la Generalitat había salido ganando; a mitad del partido se hacía creer, al mismo público, que, de nuevo, Cataluña había resultado perdedora con unos modelos de financiación que parecía que se habían hecho a su medida, pero que, sin embargo, resultó que se habían elaborado para perjudicarla.…  Seguir leyendo »

Las tensiones centrífugas en Cataluña, independentistas en su versión extrema, tienen su primer fundamento en la existencia de ciudadanos con sentimiento de pertenencia exclusiva a una comunidad política de ámbito catalán. No se sienten españoles y, al margen de otros factores, preferirían ajustar la realidad institucional (el Estado) a ese espacio de pertenencia e identificación. Las encuestas del CIS muestran que, desde finales de los años ochenta, alrededor del 15% de los catalanes tienen este perfil. A ese porcentaje probablemente habría que sumarle una parte del 25% de ciudadanos que se sienten más catalanes que españoles.

Existe un segundo fundamento, que tiene que ver con el hecho de que Cataluña es un país rico en términos comparados y, por tanto, cuenta con un saldo fiscal desfavorable.…  Seguir leyendo »

Los razonamientos deductivos se fundan en una o varias premisas que, a través de un proceso argumentativo, conducen a una determinada conclusión. Si la premisa es falsa contamina todo el argumento e invalida la conclusión.

Hasta hace pocos años, el independentismo catalán se basaba en la idea de que Catalunya es una nación, en el sentido identitario del término y, por tanto, tiene derecho a un Estado propio. Últimamente, a esta premisa se le ha añadido otra que es considerada como la causa de su éxito actual. Me refiero, naturalmente, al llamado “expolio fiscal”, o en términos todavía más burdos, pero habituales en las tertulias diarias de los medios de comunicación, a la denuncia de que “España nos roba”, que los catalanes estamos pagando excesivos impuestos que benefician al resto de España y no a Catalunya.…  Seguir leyendo »

De un tiempo a esta parte, las consideraciones de carácter económico han venido a ocupar un lugar central en el argumentario del independentismo catalán. Se trata así de llegar a través de la cartera a un segmento importante de la población que sería muy difícil de ganar para la causa a través del corazón. Hasta el momento la estrategia ha funcionado estupendamente ante la incomparecencia del adversario que, una de dos, o ha dado por buena la tesis nacionalista del maltrato económico a Cataluña (como las delegaciones o socios locales de los grandes partidos nacionales), o no se ha molestado en responder a la misma con datos y argumentos (como los sucesivos gobiernos centrales del país).…  Seguir leyendo »

El debate sobre el reparto de los recursos financieros es, con toda seguridad, el más común en todos los países donde existe una distribución territorial del poder político. En un entorno de intensa escasez presupuestaria a nadie debería extrañar que esa discusión sea ahora intensa e, incluso, que se exacerbe entre nosotros. Sin embargo, la reclamación lanzada por el nacionalismo catalán en los últimos tiempos, y los términos en los que se está planteando, tiene poco o nada que ver con ese tipo de controversias.

Desde 1986 la financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común ha estado regulada por una serie de acuerdos del Consejo de Política Fiscal y Financiera, un órgano en el que están representadas todas las Comunidades Autónomas y la Administración General del Estado.…  Seguir leyendo »

El gran hallazgo de Artur Mas no ha sido descubrir la funcionalidad del independentismo como instrumento de presión, que forma parte del libro de estilo de todos los nacionalismos, sino haber identificado una causa simple y clara de los males que aquejan a la sociedad catalana y en particular al sector social, las clases medias, más directamente representado por CiU. Si el Gobierno catalán tiene que cerrar quirófanos, reducir horas lectivas, recortar ayudas a guarderías, despedir empleados públicos, es porque otras comunidades se benefician de una parte desproporcionada del dinero que España recauda en Cataluña. El “Madrid nos roba” con que sintetizan su visión muchos manifestantes catalanes recuerda al “Roma ladrona” de la Liga Norte italiana.…  Seguir leyendo »

¿Quiere Catalunya la independencia? No creo que nadie sepa la respuesta. Sin embargo, lo cierto es que la insatisfacción crece en Catalunya. Dos elementos, uno estructural y otro coyuntural, están sometiendo a mucha presión las costuras del actual encaje de nuestro país en el Estado español. El primero es la siempre dificultosa relación con la lógica centralista, antes poco disimulada y ahora abiertamente uniformizadora, de los poderes fácticos que operan en España. Y, cómo no, la crisis económica, que en el plano de la coyuntura ha abierto una especie de guerra por los escasos recursos económicos y financieros en la que Catalunya tiene todas las de perder de mantenerse el actual modelo de relación fiscal con España.…  Seguir leyendo »