Buscador avanzado

El pacto entre los dos grandes partidos nacionales en relación con la renovación del Tribunal Constitucional (TC), el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia Española de Protección de Datos es, en sí misma, una buena noticia. Sin embargo, las formas, siempre importantes en la cosa pública, no han sido las mejores, pues que el Gobierno, a través del ministro de la Presidencia, haya sido uno de los principales interlocutores de la renovación es un hecho de gran obscenidad que no debemos dejar de denunciar. Esto es relevante ya que, por ejemplo, en el caso del TC, la elección de los cuatro magistrados pendientes de sustitución correspondía en exclusiva al Congreso de los Diputados.…  Seguir leyendo »

El quebrantamiento doloso de los plazos normativos resulta tanto más grosero cuanto más han fluctuado los pretextos del PP para tanta dilación, como ese que alega que “exige lo que la Constitución y la UE”: ¿acaso tenían conexión, una u otra, con el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas o el Defensor del Pueblo, asimismo caducadas? Pero su refutación es singularmente palmaria en cuanto al CGPJ. Que la Constitución no exige la elección directa de su segmento judicial quedó claro en las SSTC 45/86 y 108/86. En la primera se desactivó para siempre su distorsión corporativa al servicio de los intereses de la magistratura; en la segunda se validó su elección parlamentaria frente al recurso interpuesto por 50 diputados de AP.…  Seguir leyendo »

Pasado, presente y futuro del CGPJ

El Consejo General del Poder Judicial no tiene pasado. Aparece por primera vez en el artículo 122, en los puntos 2 y 3, de nuestra vigente Constitución de 1978, que anuncia le necesidad de promulgar una ley orgánica del Poder Judicial para regular la constitución, funcionamiento y gobierno de los juzgados y tribunales así como el estatuto jurídico de los jueces y magistrados.

Por muy inverosímil que parezca, una llamada ley provisional del Poder Judicial de 1870, llamada a ser efímera, ha estado vigente, con ligeros y ocasionales cambios, hasta el año 1985, es decir 115 años. En lo que respecta a la designación de los cargos judiciales, sus redactores no albergaron duda alguna; correspondía a la “elección libre del Gobierno”.…  Seguir leyendo »

Nuestra Constitución ha establecido un sistema de división de poderes que sitúa al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como órgano de gobierno del Poder Judicial. Ahora está en funciones, sin proyecto, abandonado como otras instituciones que no se renuevan. El bloqueo político al que conduce la incapacidad de los grupos parlamentarios de llegar a las mayorías reforzadas precisas para la renovación acarrea un órgano constitucional a la deriva y, por lo tanto, la falta de gobierno del Poder Judicial.

El Partido Popular es responsable de su prolongada e injustificada interinidad, que contribuye a deslegitimar a uno de los tres poderes del Estado, el más delicado y relevante, porque no somete sus decisiones a los vaivenes de las mayorías de cada momento, sino a la ley y la Constitución, que garantizan los derechos fundamentales y las libertades públicas que hacen reconocible un Estado democrático.…  Seguir leyendo »

EL prestigio del Poder Judicial, la confianza de los ciudadanos en las resoluciones de los Tribunales de Justicia, es un elemento esencial del Estado de Derecho, de su estabilidad y de su permanencia. Una de las cosas que más perjudican a ese prestigio es la acusación de politización partidista en los jueces, debiendo tenerse en cuenta que si los ciudadanos, aunque sea injustamente, llegan a tener esa percepción en un porcentaje suficientemente significativo, se producirá un efecto similar a si fuera verdad, porque en materia de Justicia -no hay que cansarse de repetirlo- la imagen llega a ser igual que la realidad.…  Seguir leyendo »

Enquistado el debate sobre la fórmula de designar los miembros del CGPJ alguien debe terciar para encontrar solución. Máxime si se aprecia, como es mi impresión, que los contendientes, realmente, tan solo tratan de hacer valer ante la opinión pública su interesado posicionamiento -las imprecaciones contra el "bloqueo" afirman los unos, el seguimiento de las admoniciones que nos vienen de Europa, en las que se reafirman los otros- y no tanto de encontrar puntos de encuentro que aproximen los criterios cerrilmente sostenidos. No es la independencia del poder judicial el norte que les guía sino el rédito político de la crisis institucional en que estamos inmersos agravada por una desafortunada mutilación de funciones.…  Seguir leyendo »

En su canción The Times They Are A-Changin, Bob Dylan pedía a congresistas y senadores que escucharan la llamada y no obstaculizaran el paso porque los tiempos estaban cambiando. Bien harían nuestros políticos en hacer caso de aquel consejo, al menos en lo que respecta a la Justicia.

Tres años lleva el CGPJ en situación de interinidad. En ese tiempo, el PP ha justificado su oposición a aceptar cualquier acuerdo de renovación de este y otros órganos constitucionales con argumentos cambiantes y poco creíbles. Por otro lado, más de tres décadas lleva el PSOE justificando sin fisuras un sistema de elección del CGPJ exclusivamente parlamentario que ha conducido al descrédito de la institución y que, en el fondo, es la causa de la situación actual de bloqueo.…  Seguir leyendo »

La falta de renovación de órganos constitucionales, escribí hace un año en este diario, es un ejemplo de lo que en la doctrina norteamericana se denomina juego constitucional duro. Un año después seguimos sin que las Cámaras renueven dichos órganos. Ya no se trata de juego duro: sencillamente uno de los jugadores esenciales se ha retirado del campo hasta que no se cambien las reglas del juego en la elección del Consejo General del Poder Judicial. Y sin dar mayores explicaciones, de paso tampoco se renuevan ni el Tribunal Constitucional, ni el Defensor del Pueblo, ni el Tribunal de Cuentas. Sencillamente el sistema ha quedado así bloqueado.…  Seguir leyendo »

La Justicia constituye uno de los valores superiores del ordenamiento jurídico y un pilar esencial de nuestro Estado social y democrático de derecho. Pero la simple invocación de la Justicia no basta. Como decía el Nobel Amartya Sen en La idea de la Justicia, hacer justicia exige que la gente afectada “vea que se hace justicia”, o, dicho de otra manera, que la sociedad sienta que se hace justicia, que confíe en sus jueces, como presupuesto para la credibilidad del sistema.

Hay que recordarlo. La Justicia en España es rabiosamente independiente e impermeable a cualquier presión o injerencia. Mas la ciudadanía no lo percibe así.…  Seguir leyendo »

Desde la Asociación Juezas y Jueces para la Democracia hemos defendido ante la sociedad, a través de los distintos medios de comunicación, y ante el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados y el comisario Europeo de Justicia, Didier Reynders, la necesidad de la inmediata renovación del CGPJ.

El comisario compartió nuestra preocupación y por ello públicamente urgió a la inmediata renovación del órgano de Gobierno de las juezas y jueces, que lleva más de mil días en funciones.

Defendemos que dicha renovación se realice con la legislación vigente y que se realice de manera urgente, ya que el incumplimiento del mandato del art.…  Seguir leyendo »

Montesquieu construyó la doctrina de la separación de poderes en páginas insuperables en El espíritu de las leyes (Libro XI capítulos IV y VI), cuyas reflexiones sobre la justicia siguen teniendo valor.

El jurista de Burdeos descubre su concepto del poder judicial al rechazar rotundamente la posibilidad de que pudiera ejercerse por un “Senado” o cuerpo permanente. Serían personas extraídas del pueblo en determinadas épocas del año con duración limitada y para el exclusivo y concreto objeto o asunto encomendado.

Se oponía a que lo que llamaba el “terrible poder de juzgar” se vinculase con un determinado “estamento”, corporación, casta o “profesión”.…  Seguir leyendo »

Jueces elegidos por jueces

Con la reclamación insistente de esta fórmula mágica se quiere justificar la resistencia a renovar un caducado Consejo General del Poder Judicial. Como si dicha fórmula fuera la más común para organizar el gobierno de los jueces. No lo es. En los países democráticos, la organización y el gobierno de la judicatura adopta diferentes modelos. Pero no una receta tan corporativa y endogámica como la condensada en el eslogan “jueces elegidos por jueces”, que el PP propone para designar a la parte mayoritaria de nuestro controvertido Consejo.

Salvaguardar la independencia judicial en el Estado democrático de derecho exige proteger al juzgador de las presiones que pudiera recibir.…  Seguir leyendo »

Está claro que los partidos se han apoderado de nuestras instituciones, y el poder judicial no es una excepción. Tal es así que este control se puede constatar en la elección del máximo órgano de gobierno de los jueces, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Un juego político que hasta el momento ha permitido a los dos grandes partidos repartirse una buena parte de los vocales.

Téngase en cuenta que para el nombramiento de los miembros de este organismo, la Constitución y la Ley Orgánica del Poder Judicial obliga a obtener una mayoría de 3/5 del parlamento y, por tanto, la renovación no es posible si no se logra un pacto entre el partido del gobierno y el principal de la oposición.…  Seguir leyendo »

En los últimos días, y con el aparataje propio de las grandes ocasiones, que se sirve de editoriales de diarios de gran tirada, se ha retomado la campaña de presión para que los vocales del Consejo General del Poder Judicial y su presidente dimitamos. Y digo bien cuando aludo a que la operación se ha retomado, porque no es nueva.

Esto es algo que esta semana le he recordado a una periodista con la que tuve una conversación apenas dos días antes de que el último intento de acuerdo de renovación se viniera abajo.

Con los pactos de renovación me pasa como con las oleadas de Covid, que no sé en cuál estamos: ya no recuerdo si fue el tercer o cuarto intento de acuerdo de renovación, así que lo dejo en el último, cuando el nombre del magistrado De Prada irrumpió en escena de forma inesperada y sine qua non, y el clima de concordia se enrareció de manera abrupta.…  Seguir leyendo »

Decía el constitucionalista alemán Konrad Hesse que la vigencia efectiva de una Constitución requiere de la voluntad constante de los implicados a la hora de realizar sus mandatos (la “voluntad de Constitución”). Exactamente lo contrario de lo que acontece cada vez que el Partido Popular (PP) —el más constitucionalista de la clase— pasa a la oposición y bloquea la renovación de órganos constitucionales como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Ya lo hizo Mariano Rajoy en 2004 con el Gobierno de Rodríguez Zapatero, y lo vuelve a hacer ahora Pablo Casado con el Gobierno de coalición social-podemita. Este bloqueo —para alargar los efectos de una mayoría absoluta que no existe en el Parlamento desde 2015— es un evidente caso de lawfare —para decirlo como se estila ahora—, pues se utilizan indebidamente los procedimientos establecidos para dar una apariencia de legalidad tal que hasta la propia Comisión Europea (CE) parece persuadida de que asistimos a un caso como el de Polonia o Hungría.…  Seguir leyendo »

En el nombre del rey, y contra el rey

El artículo 117 de la Constitución dice que la justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey. Pero ni este ni aquel parecen lograr que el poder político se avenga a aceptar pacíficamente la independencia del judicial, sometido hoy a tal clase de presiones y claudicaciones que en realidad parece que lo que pretenden nuestros líderes, sin distinción de ideologías, es que dependa enteramente de ellos. Al fin y al cabo, ya hace décadas que Alfonso Guerra decretó la muerte de Montesquieu.

Se celebra hoy la apertura del curso judicial con un Consejo General prorrogado desde hace años, al igual que el Tribunal Constitucional, o el Defensor del Pueblo, y ahora también el Tribunal de Cuentas.…  Seguir leyendo »

Dos tigres contra el Poder Judicial

Terminaba mi larga Carta napoleónica del domingo pasado con una cita de Victor Hugo -“El mundo se sintió liberado cuando murió su prisionero”-, y empiezo esta, más escueta y actual, remitiéndome otra vez a su ingenio: “Dios creó al gato para ofrecer al hombre el placer de acariciar un tigre”.

Pocos políticos se conforman con ese tranquilo sucedáneo. Quien gobierna o ejerce la oposición casi siempre tiene sueños de grandeza, proyectos transformadores e instintos combativos.

Lo sorprendente no es encontrar a un político montado en un tigre, por difícil que sea luego bajarse de él o por grande que sea el riesgo de que el animal devore a su jinete.…  Seguir leyendo »

Impresiona la ciencia jurídica del nuevo Iván Redondo, un Bolaños. Hubiera suspendido una y otra vez Derecho Constitucional de haber escrito en un examen lo que hoy trina en la radio: que los jueces no votan a los jueces en un Estado democrático. ¡Toma, Jeroma! Por el inequívoco contexto, la afirmación solo puede interpretarse así: no es legítimo que los jueces voten a miembros del órgano de gobierno de los jueces. Una convocatoria tras otra habría cateado de insistir en su despropósito el nuevo hombre fuerte del sanchismo. A la sexta le habría ocurrido como a Iceta en Económicas y lo habrían expulsado de la facultad.…  Seguir leyendo »

La democracia española tiene una cuestión pendiente con la justicia. Al contrario que en otros procesos de democratización, en la Transición española el papel de la justicia fue pasivo y casi irrelevante, limitándose, aunque tal vez no fuera poca cosa, a no obstaculizar las medidas que iba aplicando el Ejecutivo. No hubo procesos contra la corrupción económica del régimen, ni sobre los excesos de miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Con este balance pudo argumentarse que la democratización de las instituciones no había llegado al poder judicial. Una parte importante de la opinión pública considera que los jueces son conservadores y pertenecen a una casta que desdeña a la mayoría de los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

El blanqueo de la conducta inconstitucional del PP

La forma de nombramiento de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la duración de sus mandatos se dirige a asegurar que su “composición refleje el pluralismo existente en el seno de la sociedad y, muy en especial, en el seno del Poder Judicial”, como estableció el Tribunal Constitucional (TC) en su sentencia 108/1986. Esa finalidad de reflejo del pluralismo —que expresa la quintaesencia de la organización del CGPJ— ha quedado arruinada cuando en dos ocasiones, al llegar al término de su mandato, un partido político con minoría de bloqueo tras perder unas elecciones se niega a renovar el CGPJ con los más fútiles pretextos (se tiene minoría de bloqueo cuando sin tener mayoría su participación es imprescindible para conseguir los tres quintos de los votos de las Cámaras).…  Seguir leyendo »