Buscador avanzado

Con ocasión de los cien años del Partido Comunista, se reedita El manifiesto comunista y se abren otros cien años de esperanza. A ver si por fin alguien lo lee. El hecho de que esta vez, en una buena y cuidada edición, venga prologado por la viceministra Yolanda Díaz nos ha hecho albergar cierta ilusión de que alguien del Partido aprenda algo del mancillado Marx. Pero al bueno de Carlos le pasa lo mismo que a la tercera consulta médica: todo el mundo la utiliza para autodiagnosticarse, y nadie le hace caso.

La lectura del prólogo, no obstante, deja poco espacio para la esperanza.…  Seguir leyendo »

Nuestros comunistas

España lleva ya más de año y medio con un Gobierno en el que tienen cabida los comunistas. En puridad, es la primera vez que esto ocurre. Cuando menos en democracia. Al poco del estallido civil y hasta el término mismo de la guerra, los gobiernos republicanos contaron siempre con dos ministros pertenecientes al Partido Comunista de España. Pero una guerra es una guerra. Aun así, reducir la presencia del comunismo en un gobierno a la pertenencia o no de alguno de sus miembros al PCE no deja de ser un procedimiento en extremo simplista. En especial en aquella Segunda República en la que el hegemónico Partido Socialista se definía como revolucionario y lo demostraba con ahínco, como bien saben los españoles que todavía guardan memoria de lo vivido en 1934 y cuantos historiadores se han asomado sin prejuicios a aquel octubre que para nada desmereció -en Cataluña y Asturias sobre todo- de otros octubres más renombrados.…  Seguir leyendo »

El maoísmo

El libro que acaba de publicar Debate sobre el Maoísmo, una historia global, no está muy bien traducido al castellano, pero no es una obra literaria sino política, así que no importa tanto. En todo caso, sus más de setecientas páginas se leen de manera apasionante por las sorprendentes novedades que contiene. Su autora, Julia Lovell, una inglesa, profesora de historia en el Birkbeck College de la Universidad de Londres, habla y lee chino y se ha pasado muchos años sin duda investigando esta obra que describe los empeños de Mao Zedong por reemplazar a los dirigentes rusos como líder teórico de la revolución socialista que daría a los países pobres del mundo una doctrina y una organización que elevaría sus niveles de vida y su fuerza militar, lo que les permitiría aplastar a las democracias imperialistas.…  Seguir leyendo »

Comunismo y Gobierno de España

El 21 de enero de 1848 se publicó el Manifiesto Comunista redactado por el alemán Karl Marx y el inglés Friedrich Engels. «Toda la historia de la humanidad -pontificaron- ha sido una historia de lucha de clases, de lucha entre explotadores y explotados, entre clases dominantes y clases oprimidas... el proletariado no puede ya emanciparse del yugo de la clase explotadora y dominante -la burguesía- sin emancipar al mismo tiempo, y para siempre, a toda sociedad de la explotación, opresión, división en clases y lucha de clases». Marx fue un vividor burgués y Engels era hijo de un capitalista inglés, explotador del proletariado como propietario de una fábrica textil.…  Seguir leyendo »

Los fundamentos económicos de los éxitos y fracasos del comunismo chino

“En los últimos cien años, el Partido Comunista Chino ha unido y liderado al pueblo chino para escribir el capítulo más espléndido en la historia milenaria de la nación china”, declaró el presidente Xi Jinping en la celebración del centenario del PCC, en un discurso que hizo hincapié en el rol del Partido a la hora de impulsar el éxito de China, incluido su ascenso económico. Pero el historial económico del PCC, en realidad, es mixto y hasta quienes lo reconocen muchas veces pasan por alto que sus éxitos y fracasos surgen de los mismos fundamentos económicos.

Xi tiene razón al decir que, bajo la conducción del PCC, China ha alcanzado el “salto histórico” para pasar de ser uno de los países más pobres del mundo, con “fuerzas productivas relativamente retrasadas”, a convertirse en un país de ingresos medios con la segunda economía más grande del mundo.…  Seguir leyendo »

¿Es China comunista? Es lo que el Gobierno de Pekín quiso hacer creer a su pueblo y al mundo al organizar en Shanghái, el 23 de julio, el centenario de la fundación del Partido. Originalmente, se trataba solo un pequeño grupo de trece intelectuales instruidos con la lectura apresurada de los evangelios de Marx, Engels y Lenin, y fascinados por lo que en la nueva Unión Soviética parecía algo prometedor. La ayuda rusa, hoy negada, para formar el partido chino hasta su victoria militar sobre los nacionalistas de Chiang Kai-Shek en 1949 no debería subestimarse. Después de la asistencia militar vino la ayuda para la industrialización hasta que Mao Zedong expulsó a los consejeros soviéticos, decidido a imponer su concepción personal del comunismo a China y al resto del mundo: maoísmo en vez de leninismo.…  Seguir leyendo »

A hundred years ago, sometime in July 1921, 13 young men gathered in the Chinese city of Shanghai to found a tiny political grouping: the Chinese Communist Party (CCP). Today that party rules a quarter of humanity, presiding over the second biggest economy and second-best funded military in the world.

How has the CCP managed this impressive run? How does it view some of the darker corners of its past and present? And what comes next?
As China marks the occasion with pomp, here are some ways of looking at the party and its trajectory.

The CCP has created a unique political formula

The combination of factors that the CCP has brought together in today's China has no exact parallel in history.…  Seguir leyendo »

Unos niños en el desfile del 60 aniversario de la revolución, en 2019 en Pekín.

El contraste entre la paupérrima realidad china de 1949 y la actual invita al Partido Comunista (PCCh) a exhibir con orgullo un balance de gestión que, en el trazo grueso, incluso puede producir asombro. Cumplidos sus primeros 100 años de existencia y con más de setenta al frente de los destinos del país más poblado del mundo, el PCCh ha sido el gran muñidor del Estado moderno chino y artífice de un cambio sin precedentes. En el trazo fino, menos reivindicado a la hora de las conmemoraciones, cabe destacar también los ingentes sacrificios requeridos, con elevados costes humanos y de todo tipo.…  Seguir leyendo »

The Chinese Communist Party Is 100. It’s Not Going Anywhere.

On July 1, the Chinese Communist Party celebrates its centenary. For those in the West banking on its demise, they’re sorely mistaken. Because while the party may have committed some significant missteps throughout its rule, it is still a formidable force that will remain a threat to the United States and Western allies for years to come.

The party has fared exceptionally well compared with other totalitarian parties and the states they built. Those who look to Russia for a historical parallel for China’s Communist Party mistake its staying power. Lenin’s party and the Soviet Union were in death throes at a comparable point in their life cycle.…  Seguir leyendo »

Los diputados del PCE, en pie en sus escaños en una sesión de la legislatura constituyente, en 1977. En primera fila, de izquierda a derecha, Rafael Alberti, Gregorio López Raimundo, Dolores Ibarruri 'Pasionaria', Santiago Carrillo e Ignacio Gallego.MARISA FLÓREZ

En la jubilosa noche del triunfo de Isabel Díaz Ayuso, Santiago Abascal estaba satisfecho: “Hemos vencido al Frente Popular”, anunció. Fue una demostración de que Vox no es un partido fascista, sino neofranquista, que en un tiempo de crispación política capitaliza el malestar de quienes ocuparon posiciones de poder durante décadas. Hace unos treinta años Manuel Tuñón de Lara, con ánimo de reconciliación, afirmaba que la guerra la perdieron todos. No fue así: hubo muchos que perdieron la guerra (y la vida), y quienes ganaron la guerra, y bien ganada. No se trató de un bloque homogéneo, y precisamente fueron hijos de vencedores como Javier Pradera los que, con su movilización del 56, sirvieron de referencia al viraje del Partido Comunista de España (PCE) hacia la “reconciliación nacional”.…  Seguir leyendo »

Fascismo o democracia

En la presente campaña electoral, el eslogan de la derecha es ‘socialismo o libertad’, y el de la izquierda, ‘fascismo o democracia’. Espero que, gane quien gane, la libertad y la democracia se conservarán, porque están garantizadas por la Constitución y la Constitución, a su vez, contiene un inequívoco artículo octavo. No cabe duda, sin embargo, de que estamos ante acontecimientos enteramente nuevos. Cuando a la democracia que empezamos a construir entre todos en 1976 se le intentó desviar de su camino, los adversarios tuvieron tan poca fortuna que el intento no duró ni veinticuatro horas y al socialismo democrático que reconstruyó por entonces Felipe González nadie osó acusarle de suponer un peligro para la libertad.…  Seguir leyendo »

Las sociedades prósperas y libres son, sin excepción, sociedades capitalistas. Sociedades caracterizadas por la propiedad privada de los medios de producción y la amplia libertad de los titulares de la misma para utilizarla como consideren adecuado para satisfacer sus intereses. Es innegable que es inherente a estas sociedades la existencia de múltiples regulaciones estatales y un entramado de gasto público e impuestos que limitan esta libertad. Pero no es menos cierto que las sociedades cuyas leyes y psicología social más protegen y respetan los derechos de propiedad privada tienden a ser más ricas y más libres que aquellas donde estos derechos están más constreñidos y son más débiles o nebulosos.…  Seguir leyendo »

Desmoraliza el regreso de la violencia política a las portadas. De no haber llovido tanta libertad, tanta prosperidad y tanta Europa, de no haber llovido tanto café en el campo después del fratricidio cruzado y de la dictadura, lo de esta semana sería escalofriante. Comunistas -o neocomunistas, o chavistas- compaginan su presencia en el Consejo de Ministros con la insensata excitación de la violencia más fácil del mundo: la organización de contramanifestaciones. Por otro lado, socialistas coaligados con los anteriores, despidiendo un tufillo de aquiescencia cómplice a lo Casares Quiroga, consienten la provocación y envían a la policía con los medios mermados, las barreras cortas y las órdenes sospechosas.…  Seguir leyendo »

Que el jefe del PCE ocupe una Secretaría de Estado le sonaría de lo más normal a alguien que se hubiera dormido en 1978 y despertara hoy. A fin de cuentas, diría, estos eurocomunistas españoles se han implicado a fondo en la transición a la democracia, beben de las fuentes proatlantistas de sus camaradas italianos, su líder de la peluca se ha entendido a la perfección con el Monarca... y encima han pasado cuarenta y tres años desde que me quedé sobado.

Vería el durmiente confirmada su visión de la vieja normalidad cuando supiera que, además, durante su sueño hemos unido nuestro destino y moneda a Francia y Alemania; que no hay fronteras en Europa; que la Constitución que se estaba redactando cuando cayó en los brazos de Morfeo sigue vigente; que a pesar de los golpes de Estado -uno de espadones, otro de separatas- prevalece el Derecho.…  Seguir leyendo »

Peregrinos van a la iglesia, de George Henry Boughton (1867).

Algunos individuos siguen creyendo en la validez de una idea por más que esta falle. Así, de un modo muy insistente, parten de una teoría más o menos sólida, con más o menos sentido, y creen que el mundo fracasa cuando lo que fracasa es esa idea. ¿Cómo no ha podido funcionar si la idea era buena? El mundo falla. Pues cambiemos el mundo.

Ese es el proceso intelectual de quienes evitan contrastar sus marcos mentales con la realidad.

Nos fijamos más en las grandes derrotas porque confundimos la Historia con el mundo de las melancolías y los anhelos frustrados.…  Seguir leyendo »

Lenin dirigiéndose a una multitud en la Plaza Roja de Moscú durante la revolución rusa en octubre de 1917.Print Collector/Getty Images

“Cada generación radical —escribió en 1981 el sociólogo Daniel Bell— tiene su Kronstadt”. Se refería al momento en que los simpatizantes de la Revolución Rusa a lo largo del siglo XX se habían atrevido a remover la venda de sus ojos para confrontar la realidad atroz del régimen soviético. Kronstadt se convirtió en un símbolo de conciencia histórica porque fue el primero de una serie de crímenes de la Revolución en nombre de la Revolución. Para algunos, fueron los procesos de Moscú de 1936-1938; para otros, el pacto nazi-soviético de 1939; para otros más, la represión de la rebelión húngara de 1956, el aplastamiento de la Primavera de Praga de 1968, la publicación de Archipiélago Gulag, los crímenes de la Revolución Cultural china, el genocidio de Camboya, la represión del sindicato Solidaridad en Polonia.…  Seguir leyendo »

Hace cuarenta años que Maurice Duverger escribió, en uno de los artículos que habitualmente publicaba en Le Monde, lo que sigue: «Un cadáver separa al comunismo del proyecto socialista: el cadáver de la libertad». Cuando leí tan contundente afirmación, estaba yo muy lejos de pensar que dos años después, por uno de los avatares caprichosos de esta carrera mía, el destino me iba a conducir a ser embajador en dos países comunistas: la Bulgaria de Jivkov y la URSS de Gorbachov. Y allí pude comprobar lo acertado de la frase del prestigioso politólogo francés, que ejerció su magisterio en las Universidades de Burdeos y La Sorbona.…  Seguir leyendo »

Diferentes líderes políticos firmaron en la capital de Bolivia una suerte de manifiesto germinal, iniciando una concertación internacional de claro espíritu iliberal y populista. El lamentable texto, que posee la misma altura ética, política y literaria, fue rubricado por dos influyentes políticos españoles: José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente de España y ferviente partidario del régimen bolivariano liderado por Nicolás Maduro, y Pablo Iglesias, vicepresidente del actual Gobierno de España.

La naturaleza, el espíritu y los objetivos del texto se traslucen con la fuerza de todo lo grosero en el último párrafo: «Reunidos en La Paz con motivo de la toma de posesión de Luis Arce como presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, país que se ha convertido en referencia internacional de la respuesta ciudadana al golpismo, los firmantes de esta Declaración, gobernantes, ex presidentes y líderes progresistas en nuestros respectivos países de Iberoamérica y Europa, afirmamos nuestro compromiso histórico de trabajar conjuntamente por la defensa de la democracia, la paz ,los derechos humanos y la justicia social frente a la amenaza que representa el golpismo de la ultraderecha».…  Seguir leyendo »

El 19 de septiembre se cumplió un año de la Resolución del Parlamento Europeo sobre la importancia de la Memoria Histórica de Europa como un acto de justicia democrática en el LXXX aniversario del inicio de la Segunda Guerra Mundial. En aquella resolución se condenó a los totalitarismos comunista y nazi y «sus horribles crímenes». No me identifico con el concepto de «memoria histórica» intencionadamente confuso e incorrecto. En ello coincido con Gustavo Bueno. En España tal concepto encierra el intento de convertir en vencedores a quienes perdieron la cruenta guerra civil y en perdedores a quienes la ganaron, con ocho decenios de retraso, en el impresentable ejercicio de pasar por la Historia una goma de borrar y que aparezca como verdadero lo que ideológicamente resulta conveniente.…  Seguir leyendo »

Hacia la estación de Finlandia

Edmund Wilson publicó decenas de libros —artículos, ensayos críticos, polémicas, un largo estudio sobre la literatura de la guerra civil de Estados Unidos, Patriotic Gore, y sus diarios personales, bastante sicalípticos—. En toda esa obra extraordinaria destaca To the Finland Station, que lleva como subtítulo Un estudio sobre escribir y actuar en la Historia, aparecido en 1940. Se trata de un libro absolutamente actual, que se puede leer y releer como las grandes novelas, y que, con los años transcurridos desde su publicación, ha ganado encanto y vigor, igual que las obras maestras literarias.

Su propósito es narrar, como lo haría una novela, la idea socialista, desde que el historiador francés Michelet descubrió a Vico y sus tesis de que la historia de las sociedades no tenía nada de divino, era obra de los propios seres humanos, hasta que, dos siglos más tarde, una noche lluviosa, Lenin desembarca en la estación de Finlandia, en San Petersburgo, para dirigir la Revolución rusa.…  Seguir leyendo »