Buscador avanzado

El 22 de febrero de 2000, hace hoy ocho años, morían asesinados Jorge Díez Elorza y Fernando Buesa Blanco. Sus asesinos apretaron el mando a distancia que activó la bomba esgrimiendo como excusa que lo hacían en nombre de la patria vasca, una nación representada para ellos por los siete herrialdes y por los colores de la ikurriña.

Ciertamente una bandera, como un himno, representa a todo un pueblo y es mucho más que un conjunto de colores para la ciudadanía. Si realmente supera la mera imagen de trapo coloreado, esto ocurre puesto que la bandera encierra en sí toda una simbología para una comunidad determinada.…  Seguir leyendo »

Regresa la polémica de los símbolos a la actualidad vasca: por un lado, los tribunales van poco a poco exigiendo coactivamente a las instituciones locales o autonómicas el cumplimiento de la obligación legal de exhibir la bandera española, generando la predecible resistencia nacionalista. Por otro, salta la controversia sobre 'el nombre de la cosa', y nacionalistas de distinto pelaje partidista disputan sobre si ese nombre es el de 'Euskadi' o el de 'Euskal Herria'. No es mi intención tomar posición en la polémica, sino más bien comentar la anómala reacción que provoca en algunos políticos vascos, una reacción que yo describiría como la 'filosofía del realquilado'.…  Seguir leyendo »

Por Jorge Urdánoz Ganuza (EL CORREO DIGITAL, 13/10/07):

La recurrente polémica sobre las banderas tiene la virtud de iluminar las principales claves del conflicto vasco con inusitada claridad. Revela, en primer lugar, una extraña asimetría: mientras de un lado unos desean que sea sólo una enseña (la ikurriña) la que ondee en exclusiva, del otro lado del espejo nada nos devuelve la respectiva imagen contraria: nadie quiere que ondee sólo otra bandera (la española), sino sencillamente que ondeen las dos. A cierto exclusivismo nacionalista (vasco) no se le opone otro primitivismo identitario (español), sino una suerte de defensa de la complementariedad de identidades que, con mayor o menor fortuna, recogen la Constitución y el Estatuto.…  Seguir leyendo »