Buscador avanzado

Vista del Valle de los Caídos

Sólo con los ojos de la fe pueden verse sin incredulidad las propuestas de derribar la cruz del Valle de los Caídos. Desde un punto de vista laico o civil, carecen de sentido, se miren por donde se miren. Veamos.

Primero, el burdo truco demagógico. Resignificar un monumento es destruirlo. No olvidemos que la esencia de cualquier monumento u obra de arte estriba en su significado, a cuyo servicio está por entero.

A partir de ahí, ¿qué persona civilizada contempla la posibilidad de derribar o mutilar un monumento porque no comparta los principios de quienes lo levantaron? ¿Se les ocurre a los franceses exigirnos asolar, para la normalización de las relaciones francohispanas, el Monasterio del Escorial?…  Seguir leyendo »

Una bandera republicana con el Valle de los Caídos al fondo.

El pasado 20 de julio el Gobierno de España aprobó trasladar a las Cortes para su tramitación un Proyecto de Ley de Memoria Democrática. El artículo 54 contempla la resignificación democrática del Valle de los Caídos.

Han pasado casi 46 años desde la muerte física del dictador, sin que el Estado español haya sido capaz de garantizar la rendición de cuentas por las violaciones de derechos humanos cometidas durante la guerra civil y la dictadura franquista. El mayor símbolo de esa impunidad es el Mausoleo de Cuelgamuros.

Cuelgamuros es un caso único en Europa: de todos los grandes monumentos construidos como símbolos por los regímenes fascistas del siglo XX, solamente el Valle sobrevive.…  Seguir leyendo »

El soldado José Franco desembarcó en el puerto francés de Cherburgo el 15 de septiembre de 1944, tres meses después del Día D. Allí estuvo un mes de entrenamiento hasta que su unidad, la 44.ª División de infantería norteamericana, se incorporó al VII Ejército aliado en su ofensiva hacia el macizo de los Vosgos. A mediados de noviembre, la 44.ª División avanzó hacia Estrasburgo, ciudad que liberó el día 23.

Fue en ese avance, el día 17 de noviembre, cuando Franco cayó en combate. A aquel soldado de Texas, originario de El Paso, le faltaban tres meses para cumplir los 22 años.…  Seguir leyendo »

Cádiz vendría a reproducir a escala de ciudad lo que está ocurriendo en toda España con la llamada memoria histórica. Tras la instauración de los ayuntamientos democráticos, en 1979, durante las cuatro primeras legislaturas municipales Cádiz tuvo alcalde socialista, momento en el que lo mismo se homenajeó a Ramón de Carranza, representante de la derecha histórica, dedicándole una avenida, que a Fermín Salvochea, héroe de la izquierda radical, dándole una calle y erigiéndole un busto.

Las cinco siguientes legislaturas gobernó Teófila Martínez, del PP, demostrando que la derecha podía y debía gobernar también los ayuntamientos democráticos. Pero resultó que en 2015 llegó un alcalde como José María González Santos, apodado Kichi, en representación de Podemos, que se dispuso a depurar el callejero de Cádiz en sintonía con los principios de la llamada memoria histórica, dando un ejemplo paradigmático del peor artefacto ideológico que se le ha podido ocurrir a la izquierda en España en estos últimos tiempos, por lo que tiene de resucitador de esquemas viejunos basados en el revanchismo de los sectores más radicales de nuestra historia política.…  Seguir leyendo »

¿Para qué sirven las estatuas, los monumentos, las lápidas? ¿Por qué dedican las sociedades, o más bien sus gobernantes, tanto dinero a erigirlos, tanto tiempo y saliva a inaugurarlos y a celebrar actos públicos ante ellos?

La respuesta no es difícil, en principio: porque los hechos o personajes a los que se refieren esas piedras o bronces encarnan valores que creemos vertebran o cimentan nuestra comunidad. El primer y fundamental error, por tanto, es considerar a esos monumentos testimonios o vestigios del pasado. En ese caso, un historiador tendría algo o mucho que decir sobre ellos. Pero no es así, porque, más que con el pasado, se relacionan con el presente y la orientación que deseamos dar al futuro.…  Seguir leyendo »

Sobre las más de cinco millones de teselas que cubren el mosaico del Juicio Final de la bóveda de la cripta del Valle de los Caídos descansa la historia reciente de España, pero no descansa en paz. La Abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, o Cuelgamuros, como lo bautizaron los presos y prisioneros de guerra que lo construyeron, es el símbolo público por excelencia del franquismo, y sigue cumpliendo prácticamente todos los objetivos con los que fue diseñado como monumento conmemorativo antes de que terminara la Guerra Civil. La mayoría, como trataremos de ver, han pasado a un segundo plano desde el momento en que fue enterrado allí, en un lugar central y privilegiado de la construcción como correspondía al entonces Jefe del Estado, el general Francisco Franco.…  Seguir leyendo »

El presidente Sánchez ha establecido como una de las prioridades de su Gobierno decidir el destino del Valle de los Caídos, el colosal mausoleo donde están enterrados Franco, José Antonio y miles de soldados nacionales y republicanos, algunos exhumados sin permiso de las familias para completar el proyecto del dictador. El monumento es problemático: conmemora la victoria de un bando sobre otro, haciendo de las personas enterradas meras piezas de un sistema de representación.

Los planes del Gobierno parecen sugerir que los únicos restos que dan significado al monumento son los del dictador, como si los otros miles de cuerpos supusieran un problema ideológico menor.…  Seguir leyendo »

El Valle de los Avasallados

“E iré a descansar, con la cabeza entre dos palabras, en el valle de los avasallados”. Léolo. Jean-Claude Lauzon

¿Han visto alguna vez la cruz de la basílica del Valle de los Caídos? No digo a través de una imagen televisiva, de una fotografía o desde la distancia de la carretera de A Coruña. Digo desde el propio pie de la explanada. Transmite una sobrecogedora sensación de sinceridad y coherencia. El mausoleo entero, proyectado y construido a imagen y semejanza del dictador allí enterrado, alcanza su cénit y su punto de fuga en la extraordinaria fealdad de la cruz, sin rasgo alguno de belleza, sin sentido de la proporción.…  Seguir leyendo »

Ante la creciente confusión derivada de noticias falsas, medias verdades, declaraciones ligeras y manipulaciones, es hora ya de realizar algunas consideraciones estrictamente jurídicas sobre la decisión política del Gobierno de exhumar el cuerpo de Francisco Franco Bahamonde. En primer lugar, la Basílica –iglesia abacial del Valle de los Caídos– es un lugar de culto, por lo que se le aplica el artículo 1.5 del Acuerdo España - Santa Sede sobre asuntos jurídicos de 1979 que garantiza su inviolabilidad con arreglo a las Leyes.

El Acuerdo concordatario citado es un tratado internacional, tal y como ha afirmado la doctrina del Tribunal Constitucional y en virtud de los artículos 95.1 y 96.1 de la Constitución, sus normas, incorporadas al ordenamiento jurídico español, no pueden ser modificadas unilateralmente por leyes internas, estatales o autonómicas.…  Seguir leyendo »

Según una fuente digna de todo crédito, en el último Consejo de Ministros se barajaron diversas opciones, una vez se aprobara el decreto-ley de exhumación del general Franco del Valle de los Caídos y se levantara la pesada losa que cubre la tumba desde 1975.

1ª. Franco no está en la tumba. El féretro está vacío.

El CNI advierte de esa posibilidad. Carmen viuda y Carmen hija pudieron decidir enterrarlo secretamente, con nombre supuesto, en una aldea gallega para evitar, en el futuro, cualquier profanación. Dado que ambas han fallecido se ignora por completo la ubicación del féretro. Además la primera y segunda Carmen no se lo dijeron a la tercera Carmen, ante el temor de que la nietísima vendiera la exclusiva al Hola.…  Seguir leyendo »

Enterrar a los muertos

En la cultura occidental, tanto en las fuentes bíblicas como en el pensamiento clásico griego, enterrar a los muertes ha sido considerado siempre un rasgo de verdadera humanidad. Cómo algo exigido por el derecho natural frente al mandato de alguien que prohibiera dar sepultura a un ser humano. La Antígona de Sófocles es un ejemplo vivo de esa creencia en el hombre como res sacra para decirlo con palabras de Séneca, y por eso merecedor de respeto.

En la tradición cristiana, enterrar a los muertos ha sido considerado siempre una obra de misericordia. Los muertos tienen derecho a descansar en paz.…  Seguir leyendo »

Así que pasen 40 años

Allí donde se ha hecho historia y se hace política, historia y política mantienen una relación complicada. España no es una excepción, como sugiere la iniciativa anunciada por el Gobierno de Pedro Sánchez en relación con el pasado franquista. A la espera de que se concreten sus términos, merece la pena adelantar una reflexión sobre ella.

En 1942, George Orwell escribió un ensayo sobre la todavía reciente Guerra Civil española, en la que llegó a combatir alistado en el POUM. Su pregunta, que tiene ya casi 80 años, parece interpelarnos: ¿cómo se escribirá en el futuro la historia de la guerra?…  Seguir leyendo »

El cadáver de Francisco Franco está enterrado en la basílica de la Santa Cruz y el Gobierno de Pedro Sánchez se propone exhumarlo lo antes posible. Ahora bien, el artículo 1.5 del acuerdo sobre asuntos jurídicos suscrito por el Estado español con la Santa Sede establece que «los lugares de culto tienen garantizada su inviolabilidad con arreglo a las Leyes», de manera que cualquier intento de exhumarlo actuando el Gobierno a la brava sería manifiestamente ilegal y podría hacer incurrir al Estado español en responsabilidad internacional. Además, por el Real Decreto 1359/1984, de 20 de junio, se transfirieron a la Comunidad de Madrid las funciones que en relación con la policía sanitaria mortuoria atribuye el Decreto 2263/1974, de 20 de julio, y disposiciones complementarias a los órganos de la Administración del Estado.…  Seguir leyendo »

Dejar a los muertos en paz

He aquí la historia de dos cadáveres. Uno es el de un dictador que murió a una edad avanzada, rodeado de reliquias y de todos los consuelos de la Iglesia, acompañado por quienes más le querían y estimaban, con honores y loores de autoridades y dignidades de todo el mundo. Se enterró en una sepultura sencilla pero nada austera, de buen gusto pero tocada de pomposidad, bajo un suelo de mármol reluciente en una basílica enorme que respira misterio y solemnidad, entre pinturas preciosas, bajo vigilancia de una comunidad religiosa que no cesó nunca de ofrecer misas por su alma. Al otro cadáver sus asesinos lo arrojaron a un foso de Málaga, sin bendición, para que se descompusiera rápidamente, con ayuda de ratas, entre los huesos de otras víctimas de una masacre.…  Seguir leyendo »

Paz a los muertos

No habían nacido Carlos Osoro ni Ricardo Blázquez cuando Miguel de Unamuno dirigía en latín el 20 de septiembre de 1936 un mensaje de la Universidad de Salamanca a las universidades y academias del mundo, anunciando que se estaba produciendo sobre el suelo español un choque tremendo, «al defenderse nuestra civilización cristiana de Occidente, constructora de Europa, de un ideario oriental aniquilador». La posterior discrepancia del rector salmantino con los modos de quienes defendían la primera no afectó a esa consideración de que se había entablado una guerra entre el cristianismo y el comunismo.

Después vendría –el 1 de julio de 1937– la Carta Pastoral del Episcopado español a los obispos del mundo entero, redactada casi íntegramente por el cardenal primado, el tarraconense Isidro Gomá, y suscrita, entre otros muchos arzobispos y obispos, por el también cardenal Eustaquio Ilundáin y por varios de los que alcanzarían años después el cardenalato, como Arce y Ochotorena, Arriba y Castro o Parrado y García.…  Seguir leyendo »

Que cada palo aguante sus huesos

Ha estado recluido algún tiempo José K. —¡tan añoso!— en su chiribitil, a la espera de que algún amanecer abriera puertas y ventanas. Hoy ya puede salir a la luz, si bien ha preferido hacerlo con gafas oscuras y sombrero mexicano, ambas cosas para evitar el deslumbramiento tras abandonar la oscura cueva, pero este último aderezo, además, como homenaje a Andrés Manuel López Obrador, ándele compadre, a ver hasta dónde llegamos. ¡Cuánta novedad contemplan sus cansados y deslumbrados ojos, desde un mocetón en lugar de un registrador de la propiedad, a un líder o una lideresa más bien jovenzano en la derecha, y mujeres, muchas mujeres donde antes había adustos señores de traje y corbata!…  Seguir leyendo »

Franco y el Valle de los Caídos

En marzo de 2001, el fundamentalismo religioso que había asumido el Gobierno islámico ultra-ortodoxo de los talibanes, a la sazón en el poder en Afganistán, mandó dinamitar la cabeza y cuerpo de la mayor estatua de Buda existente en el mundo. Con una altura de 55 metros, tallada en la roca de una montaña, hubo necesidad de emplear grandes cantidades de dinamita y hasta misiles antiaéreos para destruirla. Todos los intentos que se hicieron, principalmente del mundo occidental, para salvar esa impresionante muestra de la historia del arte, fracasaron rotundamente.

En aquella época, los talibanes llevaron a cabo la destrucción de gran parte de las estatuas preislámicas del país, porque creían fanáticamente que contravenían la fe islámica, que no permite la reproducción de ídolos.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, el presidente del Gobierno aseguró que no sabe por qué la corporación municipal le cambió el nombre a la calle de Pontevedra donde en su tiempo vivió. Desde el año 2002 adoptó el nombre de la poeta gallega Rosalía de Castro, sustituyendo al del almirante franquista Salvador Moreno. Sin embargo, el ínclito presidente ha afirmado que él sigue refiriéndose a esa calle con el nombre del militar rebelde a la república.

Una obviedad: en un Estado de derecho, concepto este del que muchos se llenan la boca con más retórica que lealtad institucional, las leyes están para cumplirlas.…  Seguir leyendo »

Conocí a Mercedes Formica y fui, por la gracia de Dios, ferviente admirador suyo. Mercedes tenía un talento inigualable, conoció bien el mundo, sus fondos oscuros y sus mañanas luminosas y a la especie humana en sus vicios, sus glorias y en sus procesos de inmortalización. Nadie puede negar el talento excepcional de Mercedes, que correspondía a una personalidad indiscutible, fina y bella, nada presuntuosa y, sobre todo, dotada de un capítulo de feminidad inextinguible.

En las breves ocasiones en que tuve para hablar con ella, me ganó la admiración y el fervor, que son las dos notas que siempre anoto en mi cuaderno cuando agradezco a Dios haber leído algún libro que tuviera la virtud de conmoverme.…  Seguir leyendo »

El Ayuntamiento de Madrid ha hecho pública la propuesta del Comisionado de la Memoria Histórica para el cambio de denominación de una serie de calles de la capital. Entre ellas se encuentra la calle de los Caídos de la División Azul, para la que se propone el nombre de Mercedes Formica. La propuesta ha causado cierta sorpresa después de que, en Cádiz, ciudad natal de Formica, Por Cádiz Sí Se Puede ordenara retirar el busto que rendía tributo a su memoria en la plaza del Palillero. El motivo que se esgrimió no era otro que su pasado falangista, a pesar de que, en un principio, se argumentó que lo hacían para evitar su deterioro al estar en la vía pública.…  Seguir leyendo »