Buscador avanzado

No está al alcance de todos cometer los peores crímenes de nuestro Código Penal. Existen algunos como el genocidio, los crímenes de guerra o los de lesa humanidad que precisan de algunas capacidades especiales. Para cometerlos suele ser necesario tener altas responsabilidades militares o gubernamentales, estar en posición de dar órdenes contra la población civil que supongan un ataque general o sistemático y que estas órdenes sean obedecidas. Sin embargo, todos estamos en posición para revictimizarles. ¿Cómo? Negándoles, ignorándoles, insultándoles, banalizando su dolor, su sufrimiento, su testimonio, impidiéndoles el acceso a la justicia. Es ahí donde, sin haberles inmolado empuñando una pistola, un machete o la pluma con la que se sentenció su destino, les hacemos doblemente víctimas con nuestro desdén, burla, chistes e incluso, con la indiferencia o el negacionismo.…  Seguir leyendo »