Buscador avanzado

Falta poco para que se cumpla el primer aniversario desde que se decretó la pandemia que ha puesto en jaque al conjunto de la sociedad y especialmente a nuestro sistema sanitario. Sin embargo, hace escasas semanas celebrábamos la ansiada noticia de la alta eficacia y la aprobación de las primeras vacunas contra el virus de la Covid-19. Un nuevo logro científico que, aunque no debe hacernos bajar la guardia, sí nos permite iniciar 2021 con moderado optimismo. Ahora está en manos de los responsables de la administración de las vacunas estar a la altura de las circunstancias, como han hecho los científicos, y hacerlo de la manera más eficaz y con la más coherente de las estrategias.…  Seguir leyendo »

El 19 de mayo escribí en este periódico un artículo titulado El fin de la epidemia en el que destacaba, desde hacía ya algunos días, la falta de ingresos por Covid en los diferentes hospitales de HM. Animaba entonces a reiniciar, con prudencia, la actividad sanitaria normal tras el bloqueo sufrido en esa primera ola, y aunque la daba por vencida, advertía de la posibilidad de que hubiera una segunda en otoño.

Es obvio que el confinamiento y la disminución drástica de la movilidad, fruto del estado de alarma decretado por el Gobierno, permitieron que el virus dejara de extenderse hasta casi su desaparición.…  Seguir leyendo »

Estado de alarma… de mucha alarma

Estoy en estado de alarma. No, no me refiero al Estado de alarma que decreta el gobierno de la nación, sino a mi personal estado de alarma por lo que está sucediendo en nuestro país. He pasado, como me consta que le ha sucedido a múltiples personas, por diversos estados que podrían caracterizarse según cual haya constituido en ellos la sensación predominante: temor al principio del confinamiento, luego estupor, más tarde indignación y, en momentos sucesivos, incredulidad, desconcierto, desánimo, rabia y… ¿por qué no decirlo?, también momentos en que quise creer en que había algunos resquicios para la esperanza.

A día de hoy no queda en mi opinión posibilidad alguna de albergar un sentimiento positivo sobre el desenlace de esta crisis.…  Seguir leyendo »

Después de nueve meses, la gestión de la Covid-19 ha expuesto múltiples deficiencias siendo sin duda la más importante la (in)capacidad de gestión de los Gobiernos. A diferencia de otras crisis sanitarias, el coronavirus se expande de forma silenciosa a través de los muchos casos asintomáticos, pero ilumina con focos intensos los aciertos y los errores de los Ejecutivos de diferentes países. Algunos adoptaron desde el principio una perspectiva de luces largas, pero en España nunca hemos salido de las luces cortas.

Ante un virus nuevo, nuestros dirigentes minimizaron el riesgo; otros implementaron medidas con rapidez. Ante la expansión descontrolada del virus, nuestro Gobierno adoptó un confinamiento radical creyendo equivocadamente que sería la solución definitiva; otros comprendieron que era un paréntesis para reforzar el sistema sanitario y hacer acopio del material necesario para proteger al personal sanitario y a la población.…  Seguir leyendo »

Aladina y la Lámpara Maravillosa

La envidia a la española tiene como principal característica la preferencia del mal ajeno sobre el bienestar propio. Por eso más de una vez he adaptado el famoso cuento de las Mil y Una Noches a la rivalidad entre editores, de forma que cuando dos de ellos se encuentran con la lámpara maravillosa y uno la frota, el Genio le dice que le pida lo que quiera, con la advertencia de que su compañero recibirá lo mismo o tal vez el doble. El editor español no vacila: “Pues sácame un ojo”.

Cada lector sabe que la chanza macabra podría trasladarse, sin variación alguna a su propio sector profesional.…  Seguir leyendo »

La otra pandemia

A cada momento la política española se va volviendo más tóxica que el virus de la pandemia. Día tras día, desde principios de este septiembre desolador, las noticias sobre el aumento de los contagios y las muertes las hemos visto agravadas por el espectáculo cochambroso de la discordia política, de la ineficacia aliada al sectarismo, de la irresponsabilidad frívola que poco a poco va mutando en negligencia criminal. La política española es tan destructiva como el virus. Contra el virus llegará una vacuna, e irán mejorando los tratamientos paliativos; contra el veneno español de la baja política no parece que haya remedio.…  Seguir leyendo »

En España se han infectado por covid-19 más de 640.000 personas con 30.000 defunciones, es uno de los países del mundo donde la afectación ha sido más importante. La primera ola de la pandemia se dio, sobre todo, en personas mayores, pero esta segunda tiene un patrón diferente, ya que son las personas jóvenes las más infectadas. Tal como hemos mostrado con los datos de la ciudad de Barcelona, la enfermedad se da con mayor frecuencia en la población de barrios y niveles socioeconómicos más desfavorecidos. Además, las consecuencias sociales y económicas de esta crisis aumentarán las desigualdades sociales y de salud existentes.…  Seguir leyendo »

La nueva oleada del coronavirus (o de rebrotes, si se prefiere) ha vuelto a poner de manifiesto los graves problemas de falta de capacidad de gestión que tiene España como Estado y que es urgente resolver de una vez si queremos enfrentarnos con alguna garantía, no ya a la pandemia, sino a cualquiera de los numerosos retos que, desde la digitalización al calentamiento global, tenemos encima de la mesa. Además es imprescindible si queremos aprovechar la oportunidad histórica para reformar España que representan los importantes fondos europeos y que nos obligan a presentar proyectos solventes.

Antes que nada conviene reconocer lo obvio: la desastrosa gestión de esta segunda oleada del virus nos recuerda lo que ya sabíamos los que conocemos bien las Administraciones Públicas: que no hay recursos ni materiales ni, sobre todo, humanos para planificar y coordinar algo tan complejo y delicado desde el punto de vista económico, sanitario y social como la desescalada ordenada de una pandemia.…  Seguir leyendo »

Si yo fuera el virus, pagaría el catering

En abril del 55, cuando trascendió que un equipo de científicos independientes había acreditado que la vacuna desarrollada por Jonas Salk contra la poliomelitis era segura, las campanas de las iglesias de Nueva York tocaron a rebato, las sirenas de las fábricas comenzaron a sonar y las bocinas de los coches formaron un coro de celebración que desembocó en un día de asueto y felicidad colectiva. La tremenda enfermedad viral, transmitida por las vías respiratorias, que se cebaba en los niños, causaba miles de muertos al año, había condenado al presidente Roosvelt a una silla de ruedas de por vida y encerraba en los llamados "pulmones de acero" a los pacientes agudos, había sido por fin vencida.…  Seguir leyendo »

Con la llegada de septiembre, España se enfrenta a una vuelta a los colegios en la que la amenaza de rebrotes o de nuevas oleadas del virus marcarán de forma aún incierta el desarrollo del curso escolar. Más allá de los enormes retos educativos, esta situación puede convertirse en una carga sin precedentes para las familias en términos de conciliación. Ante posibles situaciones como cierres totales o parciales de centros educativos o la cuarentena de algunos menores, no existe a día de hoy ningún mecanismo que asegure a padres y madres la posibilidad de conciliar su vida laboral con necesidades imprevistas de cuidados.…  Seguir leyendo »

España superaba los 400.000 contagios de coronavirus, y el número de fallecidos por Covid-19, según datos del Ministerio de Sanidad a 24 de agosto, era de 28.872. Las cifras son alarmantes, y más que lo serán cuando la población pueda saber la verdad, toda la verdad, de estos tiempos desoladores para decenas de miles de personas que han sufrido y sufren por la enfermedad o los miles que han padecido por la muerte de los suyos.

Son múltiples las razones para haber alcanzado estas cifras de campeones, explicadas por médicos e investigadores en la revista «The Lancet» y en otros medios especializados.…  Seguir leyendo »

La mala educación en la era covid

Era un secreto a voces. Sabíamos que el proceso de descentralización en España adolece de enormes carencias. Pero las voces más influyentes aconsejaban prudencia. Pudo más el miedo a abrir la caja de Pandora. Se nos podía ir de las manos, decían.

La Covid-19 ha expuesto fallos en el diseño del modelo de descentralización. Es decir, nuestro sistema de gobernanza. No pretendo abrir un debate sobre las bondades de la centralización versus descentralización, porque creo que asumir esta supuesta dicotomía yerra el tiro. Entre los polos opuestos de un sistema centralizado y uno federal, hay una amplia gama de modelos descentralizados que han desarrollado diferentes países incluyendo la mayoría de los europeos; lo importante es examinar cuáles son eficaces.…  Seguir leyendo »

No te imaginas a Angela Merkel renunciando a sus obligaciones de liderazgo nacional y escondida detrás de los Lander. Pero a nadie sorprenderá que Pedro Sánchez haya decidido justamente eso, renunciar a sus responsabilidades indelegables en la dirección nacional de la crisis. El Gobierno de España, cuando la pandemia circula sin control, se ha declarado desertor.

Es lo que hace el ministro Illa cuando exige a las Comunidades Autónomas que se coordinen; él, que es el responsable de la coordinación. Un Gobierno desaparecido, que ya ha convertido a nuestro país en el “enfermo de Europa” con 175 contagios por 100.000 habitantes cada 14 días, mientras Italia está en los 15 casos.…  Seguir leyendo »

Ha vuelto el hombre. Ese ser providencial llamado Pedro Sánchez ha hecho el gran sacrificio de regresar de sus vacaciones palaciegas antes de que finalizara el mes de agosto y se ha aparecido ante nosotros para predicar la buena nueva.

Él, que -en su inmensa sabiduría y mientras escondía los muertos reales del Covid-19- proclamó el 17 de junio en el Senado que "gracias" al confinamiento que él decretó y prorrogó ad nauseam -y que nos situó a la cabeza de la ruina y provocó el mayor número de muertos e infectados por millón de habitantes- "se han salvado 450.000 vidas".…  Seguir leyendo »

En términos evolutivos, nuestro cuerpo ha aprendido a actuar para ser eficaz en relación con un entorno amenazador, un entorno que nos está lanzando una señal clara este año. El mecanismo de defensa principal del cuerpo ante enfermedades infecciosas es la inmunidad. Esa inmunidad funciona porque aprende. No olvida lo sucedido, pero decide reaccionar aprendiendo para prepararse para la próxima vez. Tiene memoria y es por eso por lo que no nos re-infectamos de muchas enfermedades. Produce una inmunidad rápida y muy eficaz. Estos linfocitos especializados y dotados de memoria nos han permitido sobrevivir a enfermedades incluso más mortales que el actual Covid.…  Seguir leyendo »

Un falso dilema

Nuestro ordenamiento jurídico, como el de tantos otros países, no estaba preparado para hacer frente a esta pandemia. El estado de alarma se quedaba corto; el de excepción, largo. Las leyes sanitarias estaban diseñadas para actuaciones localizadas y de respuesta rápida, pero no para un confinamiento generalizado de la población... Las medidas que ofrece nuestro Derecho son, en cierto modo, insuficientes e imperfectas. Y, sin embargo, “con estos bueyes hay que arar”.

Para salir al paso de esas dificultades, no cabe desde luego una lectura parcial o sesgada de nuestro Derecho. Tampoco sirven las referencias al panorama comparado de los países de nuestro entorno, si esas soluciones no han sido asumidas en nuestro caso.…  Seguir leyendo »

La amenaza terrorista ha constituido en estas últimas décadas la excusa ideal para que algunos gobiernos democráticos hayan caído en la tentación de limitar de manera harto discutible los derechos y libertades. El mero ondear de la bandera negra de Al Qaeda ha sido suficiente para que muchas comunidades políticas no vieran especiales reparos en alterar su Estado de Derecho, bajo el pretexto de reforzar los instrumentos de lucha contra el enemigo terrorista, aunque, con ello, viniera a satisfacerse, paradójicamente, la principal pretensión de las amenazas y ataques de los terroristas islámicos, bien conocedores de que la alteración de nuestro régimen de derechos era el perfecto camino hacia el debilitamiento de nuestras democracias.…  Seguir leyendo »

La respuesta de nuestros principales vecinos europeos en la gestión sanitaria de la pandemia ha seguido pautas comunes a las desarrolladas por el Gobierno español, de forma independiente al grado diferenciado de desarrollo de la crisis sanitaria.

A grandes trazos, la involucración del sistema de salud en todos estos países, tanto por la parte pública como del sistema privado, no ha implicado grandes diferencias: desprogramación de la atención sanitaria ordinaria para facilitar el acceso a pacientes de COVID-19, la habilitación de mayores infraestructuras de cuidados intensivos, la gestión de la colaboración entre los sectores sanitarios público y privado como un todo indisoluble para encarar de forma ágil y eficaz cualquier situación de emergencia y, por último, durante el periodo más agresivo de la primera ola de la crisis, buena parte de los hospitales privados de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, como los españoles, en función de cada casuística específica, se han encontrado a disposición de las autoridades con sus dependencias llenas de personal sanitario y vacías de pacientes.…  Seguir leyendo »

Durante la crisis epidémica, personas de mi considerable edad se han sentido profundamente humilladas con las brutales medidas de arresto domiciliario tomadas en sede parlamentaria por pueril asamblea de indoctos (dicen que avalados científicamente). Tan mezquinos son que más de uno quiere multar al expresidente Rajoy, al haber roto ejemplarmente, con cívica madurez, el aborrecido y nefasto confinamiento cuando lo que merece es ser homenajeado en España entera por los bien nacidos.

En cualquier epidemia, una sociedad democráticamente madura -libre de supersticiones y terrores infantiles que reclaman la protección asfixiante y liberticida del Estado- aun siendo intervencionista y amparadora de los desprotegidos antepone y estimula la responsabilidad personal.…  Seguir leyendo »

Una de las representaciones más exitosas de Estado es la del Leviatán. Acuñada en el año 1651 cuando Thomas Hobbes publicó su libro, su éxito debe tanto al frontispicio que lo acompaña desde entonces, obra de Abraham Bosse, como a la imaginación que hace volar. Es el nombre de un monstruo marino que encontramos en el Antiguo Testamento (Salmos 74: 13-14), descrito en Job 41 de una manera tan vívida que el lector sólo puede sentir terror: la rendición humana ante el poder de Dios. Es elocuente el que, para Hobbes, «ese gran Leviatán que se llama una república o Estado (civitas en latín)», es un «hombre artificial», surgido de «pactos o convenios», «aunque de estatura y fuerza superiores a las del natural, para cuya protección y defensa fue pensado».…  Seguir leyendo »