Buscador avanzado

Semana Santa en Año jubilar

La Humanidad occidental de nuestros días se ha revelado contra el escepticismo racionalista reinante desde la Ilustración hasta nuestros días y ha emprendido la búsqueda de la dimensión sagrada, mistérica, del mundo. Tal vez el vacío y la nada la prepararan a la humanidad para acoger y acostarse en los brazos de Dios. Una esperanza que no sabe lo que espera no puede dar, como resultado, más que la desesperanza. Se trataría de prácticas religiosas en sentido metafórico y hasta metonímico. Pero mucha gente busca directamente una relación con el más allá, con el misterio, con la dimensión oculta del mundo, con Dios.…  Seguir leyendo »

Perdidos en el ir y venir de las circunstancias de un drama que ha despertado nuestro miedo y nuestra preocupación, buena parte de la población se ha sentido huérfana de Dios durante estas últimas semanas. Pocos lo formularían en estos términos. Más bien dirían huérfanos de sentido, desorientados ante la situación, perplejos ante el futuro... En teología se diría que el silencio de Dios ante el tormento de los inocentes es para muchos un signo preclaro de su inexistencia. Claro que urgidos por las imperiosas necesidades sanitarias y por el vértigo de las noticias, lo trascendente puede quedar orillado y resultar totalmente marginal.…  Seguir leyendo »

El Hombre se equivoca sobre él mismo y sobre Dios cuando interpreta su contingencia como no perteneciente a su condición humana, cuando la considera como un accidente. Las costumbres de Jesús son comunes con sus coterráneos contemporáneos. Jesús no es simplemente un hombre, es este hombre: un judío de Galilea con todo el peso y la densidad del terruño, con todas las características que dictan la carne y la sangre. Su manera de ser en el mundo se lo debe al momento histórico y a la situación social que le tocó vivir. Conoció el sufrimiento, el fracaso y la traición. Para sus contemporáneos fue un profeta como otros tantos anteriores contemporáneos o posteriores.…  Seguir leyendo »

La lectura y la contemplación del Evangelio son el medio de conocer la persona y el mensaje del Señor. San Jerónimo afirma: «La ignorancia de la Escritura es ignorancia de Cristo». Pero Cristo no es sólo objeto de conocimiento. Es, sobre todo, modelo de ser. De conformidad con este planteamiento ofrezco algunos textos de su Pasión y agrego algunos pasajes en los que el Maestro exige el ejercicio del perdón, incluso heroico, como testimonio de ser sus discípulos.

Si todo en la vida de Cristo es mansedumbre, esta actitud se aprecia, de manera significativa, en su Pasión. En Getsemaní se dispone, con espíritu pacífico, a aceptar su pasión y muerte.…  Seguir leyendo »

Se trata de uno de los pasajes del Nuevo Testamento leído con más intensidad durante estos días, cada vez que se acumula un año en el acopio de siglos que han ido transcurriendo desde que Jesús de Nazaret fue denunciado, apresado, juzgado por las autoridades religiosas judías, conducido ante Poncio Pilatos, torturado salvajemente y llevado a la cruz. La narración es sobrecogedora en sí misma. Pero, para los creyentes, contiene el ritual de una conmemoración. La misma que demandó Jesús a sus discípulos en la Última Cena. Para los cristianos, se trata de un acto penitencial, una retribución por las culpas asumidas por el Hijo de Dios, hecho hombre para alcanzar mediante la Pasión la redención del género humano.…  Seguir leyendo »

By Giles Fraser, the vicar of Putney and a lecturer in philosophy at Wadham College, Oxford (THE GUARDIAN, 07/04/07):

Jesus wasn't a Christian. He was a Jew. The word Christian wasn't known until years after his death. Which means that in order to appreciate Easter in its own terms, we must think of it as Jewish. The whole purpose for which Jesus went up to Jerusalem was to celebrate the festival of Passover. The last supper was a Passover meal. And it's the symbolism of that meal that Christians must return to in order to understand the meaning of the death and resurrection of Jesus Christ.…  Seguir leyendo »

By E. J. Dionne Jr. (THE WASHINGTON POST, 06/04/07):

This weekend, many of the world's estimated 2 billion Christians will remember and celebrate the death and resurrection of Jesus Christ.

While some Christians harbor doubts about Christ's actual physical resurrection, hundreds of millions believe devoutly that Jesus died and rose, thus redeeming a fallen world from sin.

Are these people a threat to reason and even freedom?

It's a question that arises from a new vogue for what you might call neo-atheism. The new atheists -- the best known are writers Sam Harris and Richard Dawkins -- insist, as Harris puts it, that "certainty about the next life is simply incompatible with tolerance in this one."…  Seguir leyendo »