Buscador avanzado

El cuerpo de Marbella Ibarra fue hallado el 15 de octubre, envuelto en una cobija y cubierto con cinta plástica. Había sido golpeada en el rostro, el cuello y los muslos. Credit Xolos

Sobre la carretera federal 1D, mejor conocida como la Autopista Escénica Tijuana-Ensenada, se encuentra el fraccionamiento Marbella, un nombre que fue puesto en honor al trabajo deportivo de Marbella Ibarra, pionera del futbol femenil en México.

La vista del mar desde la altura, sobre las colinas de tierra seca, se ve interrumpida únicamente por algunas construcciones sin terminar, los tinacos en tonos azul y blanco junto al gris de las paredes cubiertas por cemento sin pintar.

En este fraccionamiento que lleva su nombre fue encontrada Marbella Ibarra el 15 de octubre, su cuerpo envuelto en una cobija y cubierto con cinta plástica.…  Seguir leyendo »

Una Copa escrupulosa con la ley

La polémica sobre las esteladas tiene muchos perfiles. Conviene por ello deslindar el plano de la realidad social y política de las cuestiones jurídicas. La diferencia esencial es que estas últimas se deben ajustar a la ley y no verse contaminadas por la situación política o por la coyuntura, por más que ésta no nos guste y por más que reconozcamos que el problema de fondo es esa tentación recurrente de convertir  acontecimientos deportivos en el campo de batalla de cuestiones que tienen una naturaleza diferente y que no se corresponden con la esencia del deporte.

También hay que asumir que aplicar ese deslinde de planos no tiene morbosocial, porque los argumentos técnicos son, sin duda, mucho más aburridos y complejos que los apasionantes debates de la vida política.…  Seguir leyendo »

Canada’s History of Violence

For many Americans, the phrase “Canadian violence” is an oxymoron. But the start of the National Hockey League season is a reminder that Canadians are, like everyone else, capable of violence, even if it is in the form of a butt-end, crosscheck, slash or gloves-down brawl.

To be sure, the violence is mostly confined to the ice rink. But the nature of violence and people’s attitudes about it differ dramatically in our northern neighbor. Canadians kill 1.6 out of every 100,000 people in a year. Americans nearly triple that rate, killing 4.7 out of every 100,000 people in a year. And while Canadians long ago agreed to restrict gun ownership, Americans are far from reaching a similar consensus.…  Seguir leyendo »

La violencia en el fútbol

Orfeo Suárez: A por ellos con el mazo de la Ley.

La gente de fútbol, como Simeone, ha dicho estos días que la violencia no es un problema del fútbol. En definitiva, que no es un problema suyo. Digamos que es un problema de todos, uno de los cuatro lenguajes universales, según dijo Jürgen Lenz, un sabio del patrocinio olímpico, junto a la música, el deporte y el sexo. Por lo tanto, es también un problema del fútbol, que ofrece un decorado perfecto para articular el mal que forma parte de la condición humana. Por una parte, escenifica el enfrentamiento tribal que proponen los equipos en un mundo donde nada enfrenta tanto como la identidad, y que ya esbozó el visionario Ortega en El Origen Deportivo del Estado.…  Seguir leyendo »

La prensa ha sido unánime: la fiesta se echó a perder. La celebración del título de campeón de la Liga francesa por el Paris SaintGermain, esperada desde hace 19 años, se podía haber hecho de modo festivo y alegre en la plaza del Trocadero, con la imagen de la torre Eiffel de fondo (la misma que luce el club en su escudo) enviando un mensaje claro: anclaje parisino, alcance mundial. Pero llegó la violencia, el paseo con la gabarra se anuló y la imagen del club, pero también la del fútbol, quedó en entredicho.

No se trata de negar los actos vandálicos que se produjeron, aunque se podría señalar que han sido mediáticamente puestos de manifiesto.…  Seguir leyendo »

Hoy arranca un Mundial de fútbol marcado desde hace meses por las dudas en torno a la capacidad de Sudáfrica para organizar el evento. La falta de seguridad en este país se percibe como la principal amenaza para el correcto desarrollo del torneo, y los temores no han hecho sino crecer tras los recientes asaltos a periodistas y jugadores. La preocupación por la peligrosidad de las calles se traslada desde esta misma tarde a los estadios, donde el maridaje entre fútbol y violencia observa lamentablemente un largo historial.

Un policía me dijo una vez que si vinieran los marcianos y vieran que los organizadores llevan a los hinchas en autobuses al campo, que allí los tienen separados por vallas vigiladas por la policía y que, al terminar el partido, sólo sueltan a unos cuando los otros ya han desaparecido del campo de visión, para que no se crucen los unos con los otros, se preguntarían: «¿Qué clase de fieras son estas?».…  Seguir leyendo »