Buscador avanzado

Mientras que gran parte del mundo lucha con el rápido envejecimiento de su población, África experimenta la tendencia opuesta. Si se considera que el 60% de la población del continente es menor de 25 años, los líderes africanos deben garantizar imprescindiblemente no sólo que se tengan disponibles suficientes empleos de calidad, sino también que los jóvenes reciban la educación y la capacitación necesarias para ocupar esos puestos. Y, cuando se trata de esta última condición imprescindible, se necesita mucha acción.

Los desfases entre los puestos de trabajo disponibles y las habilidades y calificaciones de la fuerza laboral se extienden a lo largo y ancho de toda África.…  Seguir leyendo »

África tiene la población más joven y que más rápido crece del mundo. Cada año durante las próximas tres décadas ingresarán a la fuerza laboral hasta 20 millones de jóvenes; esto da al continente una oportunidad de modificar el equilibrio del crecimiento local y global con el objetivo de generar empleo. Pero nada garantiza que lo consiga.

Para que los países africanos capitalicen este dividendo demográfico, la futura fuerza laboral necesita educación, entrenamiento y oportunidades de empleo adecuadas. Pero hacer todo lo necesario no será fácil.

Corren tiempos inciertos para la economía global. Las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China ponen en riesgo la integridad de las cadenas de valor globales, y la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea puede causar todavía más disrupción.…  Seguir leyendo »

Sumergidos en la vorágine política, los grandes asuntos que conciernen a la ciudadanía tienden a perder interés y a desaparecer. Entre ellos, uno de los más sustantivos es el del creciente envejecimiento de nuestra sociedad. Estos días ha aparecido marginalmente a la palestra: la tesorería de la Seguridad Social ha tenido que pedir un crédito cercano a los 10.000 millones de euros para abonar la extra de noviembre, a los que se suman los 6.000 millones demandados en verano. La mal llamada hucha de pensiones se ha quedado, finalmente, seca.

Pero dejando de lado estos súbitos momentos de popularidad, la verdad es que sorprende la languidez con la que se contempla el creciente deterioro de las cuentas de la Seguridad Social. …  Seguir leyendo »