Buscador avanzado

La libertad no es una partícula en suspensión. Crece o mengua. No es un statu quo ni está en la naturaleza, salvo que entendamos la libertad como la ley del más fuerte.

El siglo XX fue un enorme tira y afloja entre regímenes liberales –en el sentido más amplio del término– y autoritarismos de diverso signo. Se impusieron los liberales. Quedaron tensiones internas dentro de los países, pero eran por matices. En Europa la democracia como régimen no estaba ya en tela de juicio.

Empezaron a llegar generaciones que nacieron con un amplio sistema de derechos y libertades. La mía es la primera de muchas.…  Seguir leyendo »

As the new coronavirus swept the world, countries responded with stringent measures, including strict lockdown orders, physical distancing requirements and border closures.

While these lockdown measures were extraordinary, so was the initial public response. Incumbents around the globe experienced rising popularity, but this “rally round the flag” response has not lasted everywhere. As the deeper cost of the pandemic — in lost lives and livelihoods — becomes ever more apparent, the popularity of some leaders, including President Trump, Brazilian President Jair Bolsonaro and British Prime Minister Boris Johnson, has nosedived.

Here’s what these leaders have in common: Their countries have been among the worst affected by the coronavirus, and each came to power on a populist and nationalist platform.…  Seguir leyendo »

El populismo es una carencia afectiva, la voluntad de excluir a una parte de la comunidad de los afectos que el populista dispensa, instrumental a una estrategia de poder y destrucción del sistema de libertades y derechos. Puesto que esto es una elección y no una necesidad, el populismo y su pueblo parcial y excluyente es a priori moralmente inferior al pueblo completo de la nación de ciudadanos abierta a la integración europea y a la cooperación con todos los pueblos de la Tierra y a la promoción de los derechos humanos de alcance universal.

El proceso populista español, a izquierda y a derecha, se atiene a una interpretación falsificada de la Historia, para que en ella puedan encontrarse razones e intenciones de los males que se padecen y para que ese hallazgo provoque un deseo de destrucción.…  Seguir leyendo »

En 1995, Pascal Bruckner publicó un libro muy importante: La tentación de la inocencia. Es un libro letal para los populismos, en la misma medida en que los Cañones de agosto de Barbara Tuchman es demoledor para los conspiranoicos. Ni Bruckner habla del populismo, ni Tuchman de conspiraciones, pero las conclusiones que saca el lector de sus obras socavan las esencias de unos y otros.

Tuchman, en su narración del agosto de 1914 y cómo empezó la Primera Guerra Mundial, demuestra que el mundo y su devenir son incontrolables y, por tanto, imposibles de gobernar desde un club selecto en un hotel.…  Seguir leyendo »

Populismos

En los últimos sesenta años España ha recorrido un trecho impensable poco antes. Empezó con el desarrollo de los años 60, continuó con una Transición Política que no solo fue de la Ley a la Ley sino que además en la misma participó una inmensa mayoría de españoles. Fue la primera vez que, en muchos años, la comunidad internacional nos vio con admiración. Los cuarenta años siguientes han sido de un notable (increíble para los extranjeros) crecimiento en todos los órdenes.

En el orden económico, este crecimiento solo fue abruptamente interrumpido en 2008 por una terrible crisis importada de EE.UU. (como ahora la del coronavirus de China).…  Seguir leyendo »

Hace más de tres años me tocó vivir en Londres la noche del referéndum sobre el Brexit. Recuerdo todavía el entusiasmo de los partidarios del desenganche con Europa cada vez que se anunciaba una victoria de sus posiciones en cualquier distrito. Contrastaba con la escasa épica de quienes apostaban por la continuidad en la Unión, incapaces de jalear o animar a la concurrencia cuando el escrutinio les resultaba favorable. Me vino este recuerdo al leer días pasados un artículo de Timoty Garton Ash publicado en estas páginas, en el que animaba a los europeístas británicos a emprender la lucha por regresar a Bruselas.…  Seguir leyendo »

Il existe, au fond, deux grands courants de pensée concernant les racines du populisme. L’un se concentre sur la culture, l’autre sur l’économie.

Le point de vue culturel considère Donald Trump, le Brexit et la montée des partis politiques nativistes [qui s’opposent à toute nouvelle immigration] de droite en Europe continentale comme les conséquences d’une fracture croissante, sur le terrain des valeurs, entre conservateurs sociaux et libéraux sociaux. Les tenants de la perspective économique, quant à eux, voient le populisme comme le résultat d’anxiétés et d’insécurités économiques, elles-mêmes dues aux crises financières, à l’austérité et à la mondialisation.

Pippa Norris, de la Kennedy School of Government à l’université Harvard, et Ronald Inglehart, de l’université du Michigan, expliquent dans un ouvrage récent, Cultural Backlash : Trump, Brexit, and Authoritarian Populism (Cambridge University Press, 564 pages, non traduit en français), que le populisme autoritaire est la conséquence d’une fracture générationnelle à long terme dans le domaine des valeurs.…  Seguir leyendo »

"El siglo XX comenzó con una utopía y terminó con nostalgia. El siglo XXI no se caracteriza por la búsqueda de novedad, sino por la proliferación de nostalgias", escribió la filóloga ruso-estadounidense Svetlana Boym en el ensayo Nostalgia and its Discontents. La nostalgia moderna no es solamente una rebelión contra la idea del tiempo, la historia y el progreso, o una idealización del pasado; muchas veces la nostalgia crea una suerte de utopía del pasado, alejada de los hechos. Hablamos poco de aquellos políticos que reescriben la historia y crean nostalgia de un pasado ficticio para vender políticas e ideologías.

La nostalgia, síntoma de nuestra época vertiginosa, es un arma que los mesías seculares administran en grandes dosis, ya que puede reconstruir las patrias perdidas con determinación paranoica, obsesionar con grandes símbolos y facilitar la renuncia al pensamiento crítico, que sustituye con la vinculación emocional.…  Seguir leyendo »

Donald Trump y Boris Johnson están metidos en sendos líos provocados por ellos mismos; Matteo Salvini ha naufragado en su propia arrogancia, al menos de momento, y Heinz-Christian Strache, exlíder del Partido de la Libertad de Austria, ha caído víctima de su charlatanería ebria y corrupta. Por otra parte, en las elecciones de mayo al Parlamento Europeo, la marcha triunfal de los populistas que tantos habían vaticinado no se llegó a producir. ¿Acaso el fenómeno político más debatido de la actualidad ha sobrepasado su apogeo?

Según el politólogo Jan-Werner Müller, lo que caracteriza a los populistas es que se proclaman representantes exclusivos de la voluntad popular.…  Seguir leyendo »

En 1945, Karl Popper publicó «La sociedad abierta y sus enemigos». A través de la crítica de Platón, Hegel y Marx, desautorizó el historicismo. Ese determinismo que tendría el don de la predicción y dice conocer el curso de la historia, que cree haber descubierto los ritmos, modelos, leyes o tendencias del devenir político, social y económico. El destino del hombre y la sociedad por científico decreto. ¿Acaso Karl Marx no decía haber desvelado las leyes naturales de la producción capitalista que trabajaban con necesidad férrea hacia el resultado inevitable que no era otro que la sociedad socialista? Una idea falsa, o «falsada», por utilizar la terminología popperiana.…  Seguir leyendo »

El populismo no conoce de ideologías. Hace vida en los extremos como un parásito que se nutre de los temores más irracionales, exacerbando las inseguridades espirituales. Solo un centro político fuerte puede contenerlo, más nunca eliminarlo. Permanece como un íncubo en nuestra sociedad esperando el momento justo para devorarnos.

La lucha contra el populismo debe ser incesante. Nunca se le debe dar por vencido. En Argentina, Macri cometió el error de pensar que la versión local de ese parásito espiritual, el kirchnerismo, había sido derrotado definitivamente. Lo que se encontró el tecnócrata Macri al abrir las puertas de la Casa Rosada fue corrupción en cada esquina, un Estado enorme con subsidios que rayaban en la falta de vergüenza y una inflación galopante de la cual no se habla más porque la de la cercana Venezuela la opaca.…  Seguir leyendo »

En la Edad Media, los estados-ciudades italianos lideraban la “revolución comercial” europea con innovaciones en finanzas, comercio y tecnología. Luego algo extraño sucedió. En 1264, para tomar un ejemplo, el pueblo de Ferrara decretó que “El magnífico e ilustre Lord Obizzo… va a ser gobernador y líder y general y lord permanente de la ciudad”. De repente, una república democrática había votado su propia extinción.

En verdad, éste no fue un episodio aislado en el norte de Italia en aquel momento. Como explica Niccolò Machiavelli en El príncipe, el pueblo, al ver que no puede oponer resistencia a la nobleza, le brinda su apoyo a un solo hombre, para que lo defienda con su autoridad.…  Seguir leyendo »

Si bien parecería lógico que la crisis económica europea —con el consiguiente aumento de las desigualdades— acabara provocando el ascenso de los partidos populistas de izquierdas, con sus compromisos de atender a las necesidades materiales de los votantes, son los populistas de extrema derecha, con su promesa de restablecer la “soberanía nacional” en nombre del “pueblo”, los que han sacado más provecho de las inseguridades sociales. El Reagrupamiento Nacional (RN) francés, que es el antiguo Frente Nacional; el Partido de la Libertad holandés (PVV); el Partido de la Libertad austriaco (FPÖ); Alternativa por Alemania (AfD) y la Liga italiana han movilizado a votantes de todo el espectro político con sus programas populistas y nacionalistas.…  Seguir leyendo »

The politicians who want to return us to an imaginary past are seizing control of our very real future.

In country after country, right-wing populists/nationalists are taking power or holding onto it. In Britain, Theresa May, the relatively moderate Conservative prime minister, is being forced out of office, likely to be replaced by a more hard-line Brexiteer such as Boris Johnson. Indian Prime Minister Narendra Modi, Australian Prime Minister Scott Morrison, Hungarian Prime Minister Viktor Orban and Israeli Prime Minister Benjamin Netanyahu have all just been reelected. In the Philippines, allies of President Rodrigo Duterte swept the Senate elections. In Brazil, Jair Bolsonaro won the presidency.…  Seguir leyendo »

Parece que el Muro de Berlín cayó hace siglos; ahora sabemos que eso no anunciaba el fin de la historia y mucho menos el triunfo definitivo de la democracia. Por cierto ¿qué es la democracia? No existe sin adjetivos. En el límite, supieron aprovechar esto los discípulos de Stalin al bautizar como "democracias populares" los Estados -auténticas dictaduras de tipo soviético- que se habían englobado, después de la Segunda Guerra Mundial, en su zona de influencia.

"Popular" remite a "pueblo", igual que democracia que remite a la palabra griega, "demos". "Popular" nos lleva, sin juicio de valor, por el puro sonido, a "populista" y, una vez más, nos encontramos con lo escurridizo que son ciertas palabras como democracia, pueblo y populismo.…  Seguir leyendo »

Los fascistas ya no se esconden. Han regresado al centro de la escena con racismo y atentados terroristas en sinagogas, colegios, calles y mezquitas, con artefactos explosivos enviados a políticos opositores y la prensa independiente.

O dicho de otro modo: en Europa, Estados Unidos y ahora América Latina, los fascistas ya no maquillan el racismo y la violencia política que definen lo que es el fascismo, sino que en muchos casos ven con satisfacción y expresan su apoyo a líderes populistas como Donald Trump en Estados Unidos o Jair Bolsonaro en Brasil. Estos líderes populistas han legitimado y también motivado a los fascistas.…  Seguir leyendo »

Uno de los eslóganes del Sindicato de Trabajadores Administrativos de Harvard es “Con prestigio no se come”. En otras palabras, la universidad no debería pagar bajos salarios sólo porque es prestigioso trabajar allí.

Sin embargo, si bien el prestigio puede no dar de comer, es un sustento. De hecho, la lógica detrás del prestigio, y su relación con la tecnología y la identidad de la gente, puede estar íntimamente relacionada con el ascenso del populismo y con los peligros de las políticas populistas.

El prestigio está en nuestros genes. Según el antropólogo biológico Joseph Henrich, evolucionó porque somos una especie cultural, en el sentido de que nuestra supervivencia individual depende de adquirir el conocimiento que reside en el cerebro colectivo.…  Seguir leyendo »

Una explicación habitual del ascenso de los demagogos de derecha en todo el mundo es que muchas personas se sienten “olvidadas” por el globalismo, la tecnología, la desindustrialización, las instituciones pannacionales, etcétera. Piensan que las “élites liberales” las abandonaron, y por eso votan por extremistas que prometen “recuperar” sus países y “hacerlos grandes” otra vez.

Esta idea puede aplicarse a zonas decrépitas del este de Alemania, a los tristes viejos pueblos mineros del norte de Gran Bretaña o al “Cinturón Oxidado” del Medio Oeste estadounidense. Pero no explica la gran cantidad de votantes populistas que son relativamente prósperos; personas que por lo general ya pasan de la mediana edad, en su inmensa mayoría blancas.…  Seguir leyendo »

Conforme se profundiza la crisis en Venezuela, los conservadores en Estados Unidos y otros países señalan alegremente el desastre del chavismo para alertar de los peligros del “socialismo”. Y ahora que en España el partido de izquierda Podemos parece ir camino de la división, y en Grecia Syriza no deja de perder popularidad desde 2015, hasta los observadores imparciales podrían concluir que la “marea rosa” del populismo de izquierda está retrocediendo.

Pero esos análisis mezclan fenómenos políticos que tienen poca relación entre sí. El único programa que se proclamó representante exclusivo del “pueblo” y declaró ilegítima toda oposición al “socialismo del siglo XXI” es el chavismo, que de hecho plantea una clara amenaza a la democracia.…  Seguir leyendo »

In recent months, academics, columnists and analysts have spilled gallons of ink analyzing the so-called “populists” who are winning elections, or coming close to winning them, in so many countries. Mea culpa: I, too, have sought to explain why so many people are suddenly using xenophobic language, attacking “elites” and heaping scorn on international institutions of all kinds. What do they all have in common? What are the traits they all share?

After months of listening and reading, I am now beginning to think that we’re all wrong. All of our theories have missed the point. It isn’t racism, identity politics or even “nationalism” that links President Trump with his counterparts in Europe and beyond.…  Seguir leyendo »