Buscador avanzado

Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, durante un evento oficial el 16 de noviembre, en Managua.CESAR PEREZ (AFP)

El debilitamiento de las instituciones democráticas y la concentración de poder en Nicaragua sucede de manera paulatina desde que el presidente Daniel Ortega asumió su segundo mandato en 2007. Ese debilitamiento se consolidó en los últimos años, desde la crisis de derechos humanos que comenzó en 2018, con la brutal represión estatal de las protestas. En 2021, en el contexto de un proceso electoral a todas luces poco trasparente, sin libertades y sin auténtica competencia, se intensificó la persecución en contra de la oposición política y se llegó a la detención y criminalización arbitrarias de unas 30 líderes y lideresas, defensoras y defensores, y periodistas; entre ellas 7 precandidatas y precandidatos presidenciales.…  Seguir leyendo »

The mother of Junior Gaitan, shot during 2018 protests against Nicaraguan president Daniel Ortega's government, places flowers on her son's grave in Masaya. Photo by OSWALDO RIVAS/AFP via Getty Images.

It is hard to pinpoint at what point in Nicaragua’s long slide into dictatorship that democracy died, but November’s corrupted, farcical elections were certainly its wake. With leading opposition candidates in prison or under house arrest, independent media muzzled, and more than 160 political prisoners and 40 civic and political leaders in jail, the re-election of Daniel Ortega as president and his wife Rosario Murillo as vice-president was a foregone conclusion.

The only question leading up to the election was how many voters would bother to cast ballots – a measly 18.5 per cent according to the civic group Urnas Abiertas in sharp contrast to the government’s claims of 65 per cent.…  Seguir leyendo »

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, levanta su mano con el pulgar marcado después de votar en las elecciones 2021 del 7 de noviembre. Resultó ganador y se reelgirá para un quinto mandato. (Cesar Perez/AFP/Getty Images)

La democracia ya estaba muriendo lentamente en Nicaragua, pero el 7 de noviembre Daniel Ortega le ha propinado la estocada final al declararse ganador de unas “elecciones” en las que no se le permitió participar a ningún candidato creíble de la oposición. Ahora, una cosa es clara: Ortega ha completado la transformación de Nicaragua de una democracia frágil a un Estado policial dictatorial.

El gobierno autocrático de Ortega en Nicaragua tiene años fortaleciéndose. Cuando surgieron las protestas masivas en abril de 2018, el régimen respondió con fuerza letal: asesinó a más de 300 personas, hirió a cientos más y obligó a muchos al exilio.…  Seguir leyendo »

Nicaraguan President Daniel Ortega gestures after casting his vote during the general election on Nov. 7 in Managua, Nicaragua. (Cesar Perez/AFP/Getty Images)

Democracy was slowly dying in Nicaragua, but this week Daniel Ortega dealt the final blow by declaring himself the winner in an “election” where no credible opposition candidate was allowed to run. Now one thing is clear: Ortega has completed the transformation of Nicaragua from a fragile democracy into a dictatorial police state.

Ortega’s autocratic rule in Nicaragua has been strengthening for years. After widespread protests starting in April 2018, the regime responded with deadly force, killing more than 300 people, injuring hundreds more and forcing many into exile. No one was ever held accountable for these crimes. In the aftermath of the protests, Ortega ratcheted up his repression by systematically dismantling the free press, persecuting civil society groups and deregistering opposition political parties.…  Seguir leyendo »

¿Se volverá en contra de Daniel Ortega su “pantomima” electoral en Nicaragua?

El presidente Daniel Ortega ha sido reelegido en Nicaragua para su quinto mandato. Este artículo se escribe al día siguiente de la cita electoral, pero podía haber sido escrito varios meses atrás. El resultado estuvo cantado desde el pasado junio, cuando el mandatario mandó encarcelar a siete de sus adversarios, justamente los siete que podían ganarle la lid electoral. Como las siete moscas que aniquiló el sastrecillo valiente del cuento, de un solo manotazo, Ortega se deshizo de sus siete principales adversarios.

Y es así cómo Nicaragua acudió el domingo 7 de noviembre a una convocatoria electoral cargada de certezas. Justamente el atributo contrario de lo que debe ser una elección democrática: la incertidumbre.…  Seguir leyendo »

Last year, like many people across the US, I couldn't imagine feeling more anxious about a presidential election than I did in November 2020. In the weeks leading up to the vote, I followed every twist of an often surreal and harrowing campaign.

Every Sunday night, I would call my father, a horse farmer and part-time political pundit in Nicaragua, who would give me his analysis of the week's events, followed by a simple question: "Have you voted yet?" Then, he would say, "This is probably the most important election of your lifetime." And it was—at the time.

Now, an even more crucial election for me and my ancestral country is happening in Nicaragua this weekend—and most people in the US aren't following it.…  Seguir leyendo »

Hay tragedias que golpean súbitamente, sin dar tiempo a sus víctimas para prepararse. Otras, en cambio, tardan años en gestarse, desplegando sus tentáculos de forma inexorable, y a la vista de todos.

El nuevo capítulo que se abre en el drama nicaragüense es una tragedia que podríamos haber evitado si hubiéramos tenido la voluntad política para ello.

Nicaragua, un país tan bello como desdichado, vive desde hace tres años sometido a la crueldad del presidente Daniel Ortega y de su mujer -y vicepresidenta-, Rosario Murillo; un matrimonio despótico que ha asesinado, encarcelado u obligado a exiliarse a todo aquel que ha osado plantar cara a su crueldad.…  Seguir leyendo »

El comandante Daniel Ortega emite su voto en las elecciones presidenciales de Managua el domingo 4 de noviembre de 1984. A la izquierda su esposa Rosario Murillo.Pat Hamilton (ASSOCIATED PRESS)

La primera vez que voté en mi vida fue en 1984. Nunca lo hice durante la dictadura de la familia Somoza que dominó Nicaragua de 1936 a 1979. Crecí en una familia opuesta a la dinastía. Cuando a los 18 años tuve edad de votar, sabía que era un ejercicio fútil. Somoza ganaba las elecciones siempre. Recuerdo un letrero escrito en la pared del Hospital Militar de Managua: “Somoza forever”. La única vez que la oposición desafió la reelección de Anastasio Somoza, el menor de los hijos del tirano, el 22 de enero de 1967, la Guardia Nacional masacró una multitud que se aglomeró sobre la principal avenida de la ciudad.…  Seguir leyendo »

Una pancarta del presidente de Nicaragua y candidato presidencial para las elecciones 2021, Daniel Ortega, y su esposa y compañera de fórmula, Rosario Murillo, en Masaya el 2 de noviembre de 2021. (Oswaldo Rivas/AFP vía Getty Images)

La puesta en escena es predecible: Daniel Ortega y Rosario Murillo, la pareja presidencial de Nicaragua, aparecerá la noche del 7 de noviembre en cadena nacional sonriente, complacida, con los brazos en alto, marcando un dos con sus dedos índices y medios en señal de “victoria arrasadora” del Frente Sandinista en las elecciones generales. Probablemente la celebración será en casa, donde despachan desde hace más de una década, si se toma en cuenta que las únicas cuatro apariciones públicas que tuvieron durante la campaña electoral que simularon hasta ahora han sido en circuito cerrado, íntimo.

Digo campaña electoral simulada porque en Nicaragua no ha existido una de verdad.…  Seguir leyendo »

Nicaragua: Dealing with the Dangers of a One-Sided Poll

The crackdown on political opposition by the Nicaraguan government ahead of 7 November elections has strained the country's regional and international ties. In this excerpt from the Watch List 2021 – Autumn Update, Crisis Group urges the EU and its member states to press for an end to the ongoing mass arrests and better preparation in neighbouring countries for the arrival of Nicaraguan refugees.

An unrelenting crackdown on the political opposition by the Nicaraguan government has turned November’s elections into a potential flashpoint and spurred a sharp deterioration in relations between President Daniel Ortega and other Latin American nations, the U.S.…  Seguir leyendo »

Nicaragua: Dealing with the Dangers of a One-Sided Poll

La represión de la oposición política por parte del gobierno nicaragüense en vísperas de las elecciones del 7 de noviembre, ha causado tensiones en los lazos internacionales del país. En este extracto de la Watch List 2021 - Actualización de Otoño, Crisis Group insta a la UE y a sus Estados miembros a presionar para poner fin a las detenciones masivas en curso, y que se mejore la preparación de los países vecinos para la llegada de refugiados nicaragüenses.

La implacable represión a la oposición política por parte del gobierno nicaragüense ha convertido las elecciones de noviembre en un potencial foco de tensión y ha deteriorado considerablemente las relaciones entre el presidente Daniel Ortega y otras naciones latinoamericanas, EE.…  Seguir leyendo »

La historia de las novelas prohibidas en América Latina es muy vieja, y se remonta a los tiempos de la Inquisición, que anotaba en sus listas negras “libros de romance de historias vanas o de profanidad, como son de Amadís y otros de esta calidad, porque este es mal ejercicio para los indios, y cosa es que no es bien que se ocupen ni lean”.

La mentira de las vidas fingidas, las exageraciones y los embelecos eran perjudiciales para la fe y la recta conducta de los súbditos del reino. Y la mano de los aduaneros estaba presta a detener los libros llenos de embustes, suerte que corrieron tanto El Quijote como El Lazarillo de Tormes.…  Seguir leyendo »

En marzo de 2018, poco antes de recibir el Premio Cervantes en Madrid, Sergio Ramírez pasó por Bogotá para presentar Ya nadie llora por mí, una de las novelas en que su investigador Dolores Morales se da de bruces contra la tosca realidad nicaragüense. Durante hora y media de conversación en una librería, hablamos del Quijote, del boom latinoamericano y de la revolución sandinista; pero sobre todo hablamos de los inefables Daniel Ortega y Rosario Murillo, del daño que su régimen autoritario y ladrón les estaba haciendo a los nicaragüenses, y de la forma impredecible en que la novela negra —o policial, o detectivesca: como la quieran ustedes llamar— se ha convertido, recientemente, en un espacio aventajado de crítica social y despiadada sátira política.…  Seguir leyendo »

El juego democrático

¿Por qué los que fueron perseguidos persiguen? ¿Por qué no pueden reconocer en otros lo que padecieron? Un enigma de la condición humana, y a la vez, la poderosa fuerza de autoengaño de las doctrinas ideológicas. Entre la experiencia personal de la cárcel o el exilio causados por las dictaduras latinoamericanas son muchos los que eligen la lealtad ideológica, sin poder admitir que las cárceles y las torturas no son de derechas o de izquierda. Son ataques a la dignidad humana, ya sea en Nicaragua o en Venezuela, en Cuba o El Salvador. Si no, ¿cómo explicar que, en un continente que padeció en el siglo pasado dictaduras tenebrosas, los gobiernos y muchos intelectuales no levantan la voz ni se unen al clamor de los que denuncian las llamadas dictaduras del siglo XXI?…  Seguir leyendo »

El escritor originario de Nicaragua, Sergio Ramírez, en el Instituto Cervantes en Madrid, España, el 13 de septiembre de 2021. (Manu Fernandez/AP)

La acusación por “conspiración y lavado de dinero” que el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, impuso al escritor Sergio Ramírez ha concitado, aparte de repudio mundial, una pregunta: ¿Qué tan lógico o estratégico será oficializar una persecución en contra de uno de los literatos más prominentes de Iberoamérica cuando, ya de paso, el régimen está sumido en un hondo aislamiento internacional debido a la represión contra sus críticos?

La respuesta es quizá ninguna, como tampoco tiene explicación racional la decisión de la pareja presidencial de liquidar las elecciones generales de noviembre al echar presos a todos los precandidatos y líderes opositores, en un camino que solo conduce hacia la ilegitimidad y el agravamiento de la crisis sociopolítica de Nicaragua.…  Seguir leyendo »

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez en marzo de 2020. Credit Inti Ocon/Agence France-Presse — Getty Images

Miércoles 8. Intento trabajar en esta tarde de septiembre. Debo hacer esfuerzos para no dejarme invadir por imágenes, voces y rostros de aquel 11 de septiembre de 1973, cuando Salvador Allende murió en el palacio presidencial bombardeado mientras el exterminio de los que pedían justicia ocupaba Chile. Es una historia que llevo incrustada en los huesos. Preparo la entrevista que le haré mañana a Patricio Guzmán, autor del premiado documental La batalla de Chile, que rescata la historia de los mil días de Allende en el poder y que este fin de semana, 31 años después de recuperada la democracia, por primera vez será exhibido por la televisión de mi país.…  Seguir leyendo »

Una joven llora al escuchar el himno nacional de Nicaragua durante una protesta en abril de 2018, en Managua.Carlos Herrera

Entre las reglas que más he respetado a lo largo de mi carrera de escritor está aquella que manda alejarse de los acontecimientos y de los personajes hasta lograr una especie de neutralidad. Nunca tomar partido. Quizás los asomos de fracaso que uno encuentra en la novela de denuncia que se escribió en América Latina en la primera mitad del siglo, está precisamente en que esa denuncia, demasiado obvia, llega hasta la imprecación discursiva. Novela militante, novela de tesis. Novela de partido.

Es por eso mismo que el lector siente que, por ejemplo, en El mundo es ancho y ajeno, de Ciro Alegría sobran muchas páginas dedicadas al discurso de protesta, que se hallaría mejor fuera de la trama que se intenta llevar adelante, y a la que más bien pone plomo en las alas.…  Seguir leyendo »

La Policía nicaragüense participa en un allanamiento a las oficinas de 'La Prensa', el único diario nacional, luego de que el gobierno del presidente Daniel Ortega abriera investigaciones de fraude aduanero y lavado de dinero contra la publicación, en Managua, Nicaragua, el 13 de agosto de 2021. (Stringer/Reuters)

El viejo edificio del diario La Prensa, situado al pie de la Carretera Norte en Managua, es un referente en Nicaragua no precisamente por sus características arquitectónicas. Es una fachada blanca, un tanto anodina, con el logotipo del periódico que recibe la sombra de una enorme bandera de Nicaragua. Sin embargo, la redacción es un referente, un icono intangible que durante 95 años ha informado pese a los terremotos y bombardeos que la han devastado, así como sorteado las zancadillas puestas por las dictaduras que han gobernado este país en el último siglo.

Suele uno pensar que cuando una institución adquiere el grado de símbolo, hay respeto unánime en torno a ella.…  Seguir leyendo »

Un nicaragüense en Casa Tochán, un albergue que acoge a solicitantes de refugio en Ciudad de México.Monica Gonzalez / El País

Las arenas implacables del desierto de Chihuahua se extienden a ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos, y hasta allí, al oeste del estado de Texas, ha llegado Haydée Castillo, defensora de derechos humanos, ahora en el exilio, en busca de identificar compatriotas nicaragüenses entre los cadáveres de los migrantes que han sucumbido en la travesía. Hierbajos secos y cactus espinosos adornan las dunas. De algunos de los cuerpos sólo queda la osamenta cubiertas de harapos; otros se hallan aún en descomposición bajo el sol que arde implacable sobre las molleras.

La acompañan expertos de la Universidad de Texas que se encargan de tomar muestras de ADN para buscar como identificar a los migrantes en su base de datos.…  Seguir leyendo »

If sanctions failed to solve Nicaragua’s crisis, will more sanctions succeed?

A few months ago in Managua, a leading figure of the opposition met me at an exclusive club frequented by critics of the government for meetings and press conferences, often under the watchful eye of the police. Before excusing himself to join his daughter’s graduation, he told me that if President Daniel Ortega were to win elections later this year, business leaders should forget past differences and “get together with him again, there’s no other way.” The man I met is now in jail, completely incommunicado, and reportedly without access to the medical care he requires. He has been accused of “betraying the homeland.”…  Seguir leyendo »