Buscador avanzado

El viernes 14 de febrero, EL PAÍS publicaba un artículo de Valeriano Gómez y Fernando Moraleda sobre la agricultura española y el salario mínimo, que concluía con algunas sugerencias: modificación de la ley de contratos, mayor transparencia en la fijación de precios, y “reducir las cotizaciones sociales en el sector agrario para neutralizar el impacto de las subidas actuales y las que se prevén en el futuro para el SMI resulta imprescindible”. Sobre esto último me gustaría aportar datos.

En la configuración de nuestro sistema de Seguridad Social el Régimen Agrario (REASS) apareció como un microsistema de escasas cotizaciones y prestaciones; inicialmente ni la base ni la pensión podían superar sus cuantías mínimas, con cuotas y tipos muy bajos.…  Seguir leyendo »