Buscador avanzado

Prime Minister Nawaz Sharif of Pakistan earlier this year. Credit Faisal Mahmood/Reuters

Pakistan does not have a tradition of political parties that survive for long on the basis of their ideas. Every few years a new political party, mostly on the right, emerges with encouragement from the permanent establishment, dominated by the military. A revolving set of turncoats and some new defectors from other parties promptly join this new king’s party. It is then fiercely pitched against the party with the largest vote bank at that particular juncture.

Prime Minister Nawaz Sharif’s Pakistan Muslim League (Nawaz) came to power in 2013 with the largest share of votes. The cricketer-turned-politician Imran Khan and his Pakistan Tehreek-e-Insaf (P.T.I.)…  Seguir leyendo »

La tercera dimisión de Aguirre era inevitable porque se quedó aislada de la élite de su partido. Se ha producido de manera que condensa el funcionamiento perverso de los partidos en España. En su dimisión, Aguirre dijo: “Contra la corrupción no basta la acción de la justicia”, tiene razón. “Los ciudadanos tienen derecho a exigir que los políticos asumamos toda la responsabilidad”, en eso se equivoca.

Los ciudadanos tenemos derecho a que los partidos funcionen de manera que exijan la responsabilidad de los políticos, que ellos han llevado a las instituciones, a través de sus órganos internos. Esta dimisión se ha producido como resultado de un forcejeo entre las élites del PP, no porque se hubiera convocado a la Junta Directiva Regional de Madrid del PP (el parlamento interno de este partido en Madrid) para debatir la situación creada, que hubiera sido lo lógico en cualquier país, y Aguirre previera una votación negativa que prefiriera evitarse.…  Seguir leyendo »

Nuestro ministro de Justicia parece manifestar una querencia irrefrenable por la conocida cantinela según la cual “la responsabilidad política por la corrupción se salda en las urnas”. Una tonadilla que atrapa a las mil maravillas nuestra tortuosa relación con la corrupción y que resulta, por lo demás, particularmente pegadiza: tampoco sus críticos parecen poder quitársela de la cabeza. Muchas muestras de indignación e innumerables aspavientos, sí… pero razones, entre pocas y ninguna.

El problema radica en que seguimos atrapados en una dicotomía —la que distingue entre responsabilidad penal y responsabilidad política, sin admitir otro matiz— que, lejos de iluminarnos, lo que logra es ofuscarnos.…  Seguir leyendo »

Con tanta podredumbre sobre ética pública, cuando parecía imposible superar el hedor surgen más y más casos no solo del pasado sino de épocas muy recientes y actuales. Ciertamente, la corrupción ha asolado España, y eso hace ya largo tiempo lo venían expresando diversos síntomas y datos.

Sabemos que en países latinos la permisividad sobre la corrupción es bastante amplia, a diferencia de los países del centro y el norte de Europa. Incluso se ha llegado, buscando explicaciones sociológicas, a hablar de elementos de raíz religiosa y a diferenciar entre la ética del protestantismo y la del catolicismo. Estudios como los de Max Weber analizan particularmente la primera.…  Seguir leyendo »

En 1880 Phineas Taylor Barnum, famoso empresario y uno de los hombres más ricos de Estados Unidos, publicó un libro titulado El arte de conseguir dinero o las reglas de oro para hacerse rico. El libro es un curioso manual para hacer fortuna, concebido en la segunda mitad del siglo XIX, cuando Estados Unidos comenzaba esa expansión industrial y económica que muy pronto lo colocaría a la cabeza del mundo occidental.

“En Estados Unidos, donde tenemos más tierra que población, para una persona con salud no es nada difícil hacer dinero”, sostiene Barnum en las primeras páginas de su libro, y después aporta un dato que ilustra aquella época en la que todo estaba por hacerse: “Hoy nueve de cada 10 ricos que hay en el país llegaron al mundo como niños pobres”.…  Seguir leyendo »

La necesaria regeneración democrática

El 4 de junio de 1963, el entonces primer ministro británico recibió una carta de su ministro de Defensa, del siguiente tenor literal:

"Estimado primer ministro: Recordará usted que el 22 de marzo, debido a ciertas acusaciones realizadas ante el Parlamento, hice una declaración personal. En aquella época el rumor me acusaba de haber contribuido a la desaparición de una testigo y de estar involucrado en alguna posible fisura de seguridad.
Tan serias eran esas acusaciones que me permití pensar que mi relación personal con esa testigo, relación que también había sido objeto de los rumores, era, por comparación, de menor importancia.…  Seguir leyendo »

La España del dedazo, bien, gracias

Del currículum que un amigo me envió hace algún tiempo guardo el recuerdo de las faltas de ortografía y el apuro de tener que explicarle que el problema no era sólo que su hijo las perpetrara en serie, motivo suficiente para descartarle, sino que no se hubiera molestado en pasar el corrector. «¿Y?», debió de pensar. En el país del dedazo, donde a menudo el compadreo lleva más lejos que el mérito, el currículum se salva de la papelera cuando viene con recomendación.

Da lo mismo que te veas con gente de sectores tan dispares como la moda, la judicatura, la educación, el deporte o la política; en todos se escuchan quejas amargas del enchufismo que merma sus profesiones.…  Seguir leyendo »

Parábola de la corrupción

Los españoles están indignados con la corrupción. Y no les faltan motivos. Al principio, en los primeros años noventa, con Juan Guerra, Roldán o Filesa, pudimos creer que eran casos aislados, que solo afectaban a un partido que había acumulado demasiado poder y durante demasiado tiempo. Pero, lamentablemente, cada vez está más claro que es un rasgo del sistema: Bárcenas, Gürtel, la Púnica, los ERE andaluces, cientos, miles de encausados. Y no se libra ningún partido, institución ni círculo, desde el PP al PSOE o a CiU, desde la CEOE hasta las federaciones deportivas. Lo raro es que no hayan saltado aún escándalos notables en torno al PNV o Bildu; quizás allí domine la omertà y algún día los conoceremos.…  Seguir leyendo »

En 1981 el concejal socialista en Madrid Alonso Puerta denunció en los juzgados a dos miembros de su partido por cobro de comisiones ilegales. La respuesta fue inmediata y brutal. Le expulsaron del partido y le arrebataron el escaño. Todavía dos años después un editorial de EL PAÍS – Tartufo y el enfermo imaginario, 16/1/1983, redactado con el sello inconfundible de Javier Pradera – denunciaba que RTVE había vetado un programa televisivo para impedir que Puerta apareciera. Ahí laten ya, incólumes hasta hoy, los dos elementos fundamentales de la mancha de la corrupción en nuestro país.

Primero la extensión, que es partidista.…  Seguir leyendo »

Nosotros no sólo tenemos un problema con la casta política, que nos apelmaza con su soberbia, su corrupción y su impunidad, sino con la costra que han ido creando a todos los niveles de la administración, ya sea central o autonómica, hasta abarcar las zonas más comunes de la ciudadanía. Nos formamos, es un decir, contra la Dictadura y nos hicimos mayores en la gran burbuja de la Transición. En otras palabras, nos sirvió de muy poco el pasado y nos ha dejado desmantelados el presente.

Hay que ver el documental titulado Corrupción: el organismo nocivo que un grupo de audaces optimistas han financiado y que se las ven y se las desean para conseguir que sea proyectado en alguna parte.…  Seguir leyendo »

No son las manzanas, es el cesto

La palabra responsabilidad viene de responder. Y responderse hace siempre ante alguien o ante algo. Olvidemos la responsabilidad penal, que tiene sus propios mecanismos, y centrémonos en la política, que parece no existir en este país… ¿cuál es el problema?

Lo primero ante lo que un político puede y debe responder lo conforman sus principios. Un político ha de dimitir cuando se ve obligado a hacer algo que atenta contra su ideario o cuando descubre que lo ha hecho alguien de su confianza. El ejemplo más deslumbrante lo ofreció Manuel Pimentel en el año 2000, cuando dimitió de su cargo de ministro.…  Seguir leyendo »

La caza de brujas

Con referencia remota en las hogueras del medioevo europeo y menos lejana en la persecución del macarthismo norteamericano durante la guerra fría, la «caza de brujas» se ha consolidado como concepto que recoge el acoso inmisericorde sin atender a la inocencia o culpabilidad de quien la sufre. Los sociólogos incluyen la caza de brujas en un reflejo del «pánico moral» enunciado por Stanley Cohen que define a sus víctimas como una persona o grupo de personas a los que se considera una amenaza para los valores e intereses de la sociedad.

Hoy puede afirmarse que estamos viviendo una caza de brujas que tiene en su punto de mira a los políticos en su conjunto, sin atender a su culpabilidad o inocencia, sencillamente porque se ha extendido la creencia de que son una amenaza para la gestión de la sociedad, su equilibrio y sus valores.…  Seguir leyendo »

De los continuados episodios de corrupción, de hace ya mucho tiempo (el caso Fabra lleva más de 10 años) la ciudadanía, después de estos años de crisis, está despertando con una indignación que parece, por fin, asustar a corruptos y a corruptores. Manifestar indignación y hacer una causa general de todos los políticos constituye un lugar común en el que parece haber desembocado una buena parte de la sociedad. Hay, no obstante, abundantes y sensatas reflexiones que son sumergidas en esa marea de manifestaciones y cabreo colectivo.

De los partidos y los políticos en general se habla mucho; de los corruptores menos y la ciudadanía sale mayormente libre de responsabilidad.…  Seguir leyendo »

Ante el foco actual de la corrupción en Caja Madrid, más allá del morbo y del comportamiento escandaloso de los implicados, hay que resaltar la responsabilidad de las organizaciones sindicales y en mayor medida de los representantes de los partidos políticos como causa primera de un sistema de nombramientos que en sí mismo facilita la corrupción. Es un modelo antidemocrático que se repite constantemente. Este caso no será el último ya que está emergiendo el nuevo escándalo del nombramiento del presidente de RTVE, intentando ocultar y mantener al mismo tiempo la situación ilegal de cuatro miembros del Consejo de Administración con mandatos caducados desde casi dos años.…  Seguir leyendo »

Como decía acertadamente Javier Tajadura en estas mismas páginas, la desafección hacia el sistema institucional se ha trocado en un amplio cuestionamiento de nuestro modelo de democracia representativa. Y en buena parte, esta crisis de legitimidad es debida al funcionamiento oligárquico de los partidos políticos, que siguen ostentando un papel hegemónico y asfixiante, diseñado en pleno posfranquismo, por razones obvias. Pero también a la creciente colonización que estos mismos partidos hacen de las instituciones. No hay más que observar los nombramientos que se han producido en algunos de los más altos órganos de la justicia ordinaria y constitucional o de otros órganos constitucionales o reguladores.…  Seguir leyendo »

La caída de los viejos caciques

Si no lo impide una petición de indulto, Carlos Fabra —jefe del Partido Popular en Castellón durante más de dos décadas— entrará en la cárcel un día de estos. El Tribunal Supremo ha confirmado la sentencia que le condenó a cuatro años de prisión por fraude fiscal. Poco antes, un juzgado inhabilitó por prevaricación continuada a otro notable del mismo partido, José Luis Baltar, que estuvo al mando en Ourense un cuarto de siglo, aunque su castigo no tendrá consecuencias porque ya está retirado. Ambos encarnan una manera de hacer política que, para emplear una palabra que todo el mundo entiende, llamamos caciquismo.…  Seguir leyendo »

Los resultados de las últimas elecciones europeas han venido a confirmar una vez más la clara situación de rechazo y distanciamiento de los ciudadanos españoles respecto a una buena parte de la clase política, y especialmente a los dos grandes partidos, así como la consecuente frustración social al no verles intención de responder de una forma colectiva y contundente a sus principales preocupaciones, entre las que destaca el problema de la corrupción. El hecho mismo de que no se hiciese referencia alguna a la corrupción en el debate electoral entre los candidatos de los dos partidos mayoritarios es una buena muestra de que estos partidos siguen desoyendo a la ciudadanía, que en esta ocasión sí les ha hecho ver claramente en las urnas el evidente rechazo a su actitud.…  Seguir leyendo »

Un fantasma recorre España

«Eso es para que tomes nota de lo que les puede pasar a los corruptos». Era la advertencia, casi la amenaza, que le lanzó un individuo de aspecto anodino a un conseller de la Generalitat el pasado jueves, tras la exhibición, en una sala comercial de Barcelona, de la película La revolución de los ángeles.

El propio conseller, que me cuenta el episodio, me añade, para tranquilizarme que, inmediatamente después, otro espectador se le acercó y le dijo al oído: «No se preocupe. Usted no es un corrupto».

Para los que no sepan de la existencia de esta película, hasta ahora de escasa difusión, les resumiré su argumento: en la España de 2020, en un contexto de recesión económica, recortes, corrupción y recentralización de competencias -Madrid está al fondo como la ciudad que representa la imagen del mal- un grupo de enfermos terminales decide asesinar a políticos corruptos (entre ellos, el ministro de Sanidad); no hay un plan coordinado, pero sí el denominador común de que cada asesino/héroe confiesa su crimen en internet, lo que hace que se extienda su ejemplo de «justicia moral».…  Seguir leyendo »

Moral y política

¡Todos corrompidos! Con creciente frecuencia, el punto de vista sobre los partidos y sobre las figuras políticas es profundamente negativo, como si no hubiera nada que esperar de ellos: ¿son, en el mejor de los casos, incapaces y, en el peor, además, corrompidos? La idea de una disociación radical entre la política y la moral no ha dejado de ganar terreno en Europa y, de manera especial, en los países del sur, Grecia, España, Portugal, Italia y Francia. Esta disociación incita los populismos, fomenta también el distanciamiento, la abstención electoral, la indiferencia.

Y, sin embargo, cuando se nos presenta la ocasión de topar con la imagen de un vínculo o relación, sucede lo contrario: experimentamos un reconocimiento hacia quienes la motivan o expresan.…  Seguir leyendo »

Hace ya tiempo que los partidos políticos han dejado de representar a los ciudadanos; su distanciamiento y falta de credibilidad social es algo tan preocupante como urgente de resolver, y la actual sensación general de corrupción política propicia la desconfianza y la indignación, ampliando el divorcio entre los partidos y la sociedad. Muchos ciudadanos se sienten incluso secuestrados en el ejercicio de sus derechos por unas organizaciones que monopolizan el poder, controlando tanto el poder legislativo como todos y cada uno de los niveles de gobierno, así como la composición de las más altas instituciones del Estado. Esta partitocracia limita sustantivamente el ejercicio real de la democracia, y los ciudadanos tienen poco margen en la práctica para decidir sobre la marcha de la sociedad.…  Seguir leyendo »