Buscador avanzado

Desde la caída del Muro de Berlín hace 30 años, los líderes occidentales han sostenido consistentemente que no hay problemas en el continente europeo que no se puedan resolver a través del compromiso con la Unión Europea o una expansión del proyecto europeo. Pero esa perspectiva histórica parece estar cambiando, debido a una combinación de problemas internos de la UE y la indiferencia norteamericana.

Para empezar, puede parecer extraño que Estados Unidos fomente la pertenencia a un club que pertenezca a otro. Pero, desde su posición de liderazgo dentro de la OTAN -la principal organización de seguridad europea-, Estados Unidos siempre ha respaldado los esfuerzos europeos por consolidar la unidad política y económica en el continente.…  Seguir leyendo »