Buscador avanzado

La economía estadounidense ha mejorado, con un crecimiento del 3 por ciento y un paro inferior al 6 por ciento. Los dirigentes políticos, los directores del banco central, los expertos en economía, todos presumen de haber vencido la crisis financiera de 2008. Pero ¿y si ninguno de estos actores hubiese influido ni lo más mínimo en esta recuperación económica? Cuando se observan las tendencias a largo plazo, en el país que sea, no se pone de manifiesto ninguna relación clara entre el éxito económico y las políticas económicas. Lo contrario es más fácil de demostrar: es más sencillo acabar con «la inteligencia animal» (una expresión de John M.…  Seguir leyendo »