Buscador avanzado

En la madrugada del pasado 3 de noviembre las familias de los generales Queipo de Llano y Bohórquez exhumaron los restos de sus antepasados de la basílica de la Macarena de Sevilla y se los llevaron a otros enterramientos. Pese a ser la basílica un lugar privado, al considerarse un «lugar preeminente de acceso público» no podía albergar las tumbas de «dirigentes del golpe militar de 1936», según la Ley de Memoria Democrática. Uno de los principios básicos de esta norma, ya desde su artículo 1, es que «repudia y condena el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y la posterior dictadura franquista», acontecimientos sucedidos hace más de 86 años el primero, y concluido hace unos 47 años el segundo.…  Seguir leyendo »

«No hay duda: desenterrar a los muertos es pasión nacional. ¿Qué incentivos secretos tienen para el español los horrores de ultratumba que no se satisface con ponderarlos a solas y ha de ir a escarbar en los cementerios a cada momento?».

Manuel Azaña publicó estas palabras hace poco más de cien años, en la revista literaria madrileña 'La Pluma'. El motivo inmediato fue la remoción de los restos del poeta liberal Manuel José Quintana (1772-1857), trasladado al actual cementerio de la Almudena, desde otro camposanto que estaba a punto de desaparecer por problemas de conservación. Fueron años en los que desaparecieron algunos viejos cementerios cercanos a la ribera del Manzanares madrileño, que experimentaba por entonces un intenso proceso de reordenación urbana.…  Seguir leyendo »

Quousque tanden abutere, Catilina, patienta nostra? «¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?». De estas palabras se sirvió Cicerón para comenzar a desmontar desde el Senado la conspiración con la que el sedicioso Catilina aspiraba a obtener el poder absoluto en la República Romana.

Desde entonces, los conspiradores y dictadores a lo largo de la historia han aprendido que no hay nada mejor que escudarse en las leyes y en los foros parlamentarios para conseguir sus objetivos; alcanzar un poder permanente y el control de la mayoría de una sociedad por parte de una minoría afín. Por ello, es muy importante que el legislador y la ciudadanía asuman que aquel tiene que ir por detrás de la sociedad y legislar sobre asuntos demandados claramente por una mayoría y siempre de acuerdo con el derecho natural y sus principio generales.…  Seguir leyendo »

En verdad causa extrañeza este frenesí antifranquista que, día tras día, desde su ascensión a la cima del Poder Ejecutivo, manifiestan los altos cargos que componen este 'benéfico' Gobierno nuestro. El indicado estado mental se acerca al paroxismo, a lo morboso. Se trata de un antifranquismo militante que padecen los nuevos socialistas y sus socios y aliados. Causa asombro porque, por lo general, son personas que no alcanzan el medio siglo de edad, que no vivieron en el denostado 'Régimen', sino que nacieron y se han educado en libertad, en democracia, bajo el manto de la por ellos tan menospreciada y violentada Constitución de la Concordia de 1978, en cuya virtud gobiernan.…  Seguir leyendo »

Creo que fue José Bono, siendo ministro de Defensa, quien declaró que él no era mejor que su padre, alcalde que había sido durante el régimen anterior. Desde luego, no tenía por qué, sólo por ser socialista. Pero sus palabras, sin duda nacidas del corazón, pueden ser asumidas por los miembros de una generación que, como la nuestra, se lo encontró todo hecho; todo, menos la reconciliación entre los herederos de quienes, en uno u otro bando, combatieron durante la Guerra Civil, hace ya ochenta y seis años. Y lo hicimos, nos reconciliamos, ésta fue nuestra aportación colectiva a la Historia de España.…  Seguir leyendo »

Veo cómo salen de la Macarena los restos tan honrados durante décadas de dos asesinos, y recuerdo el momento en el que encontramos a Francisco, asesinado por los colegas de esos mismos hombres. Su cráneo. Huesos pálidos en la cuneta de una carretera. Ochenta años de nieves y sol tórrido para su cuerpo, ochenta años de ausencia y de silencios llenos de miedo para los que quedaron detrás. Francisco Alonso, carnicero de Trobajo del Camino, en León, que regresaba en el otoño de 1937 a su casa tras la caída del frente del Norte. Fue reconocido y detenido en Geras de Gordón, y “paseado” en plena noche por el capo falangista de la zona y sus secuaces.…  Seguir leyendo »

Desmemoria

La recién aprobada Ley de Memoria Democrática es muestra evidente de la «estupidez colosal» en que consiste que «una panda de políticos e intelectuales de tercera categoría engañen al personal con una versión fraudulenta de la historia, según la cual la Transición fue un trampantojo cuyo resultado no fue una democracia de verdad, sino una prolongación del franquismo por otros medios» (J. Cercas).

Me voy a fijar solo y exclusivamente en dos cuestiones, que vienen al caso. En ella se trata de definir a las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo posterior, extendiendo los efectos del brazo incorrupto de Franco hasta el 31 de diciembre de 1983.…  Seguir leyendo »

Hace veinte años, el Partido Popular que entonces dirigía el señor Aznar sumó sus votos en el Parlamento a la inefable condena del Alzamiento del 18 de julio de 1936 y se comprometió a honrar a todas las víctimas de la Guerra Civil. De aquellos polvos, estos lodos. Esta malhadada decisión rompió el espíritu de reconciliación de la Transición al deslegitimar a uno de los bandos sin hacerlo con el otro; lo llevó a cabo un partido heredero de la España nacional mientras que el Partido Socialista nunca ha renegado de su pasado guerracivilista. Por ello, por repudiable que sea, es todo menos sorprendente que este Gobierno espurio de socialistas, comunistas y separatistas haya llevado adelante una ley revanchista y, contra lo que dicen, sin parangón en ningún estado democrático de derecho, a la que se ha atrevido, además, a llamar «de Memoria Democrática».…  Seguir leyendo »

Uno de los historiadores e hispanistas más preocupados por la delimitación y esclarecimiento de la Guerra Civil española dejó escrita, en muy certeras páginas, esta reflexión: «Hay que evitar contar dos veces los mismos muertos». Lo hizo después de relatar cómo el 17 de septiembre de 1936, el denominado Tribunal Popular de Almería dictó sentencia contra 43 militares implicados en la sublevación del 18 de julio, que allí resultó frustrada. El fallo fue de 36 condenas a muerte, una cadena perpetua, cuatro absoluciones y dos sobreseimientos. El problema vino cuando llegado el momento de la ejecución de las penas impuestas, se comprobó que todos los condenados habían sido asesinados un mes antes en Cartagena.…  Seguir leyendo »

Como si fuera un documental, me voy a limitar a recoger en este artículo dos noticias conmovedoras. Sucesos que aún me hacen creer en la humanidad, que aún me hacen esperar de los hombres. La una la he leído en el periódico digital El Debate, el 15 de octubre de 2022. En ésta dice el titular: «La Asociación de Aviadores Republicanos denuncia el destrozo de la lápida de un piloto de la Legión Cóndor»: José Falcó, as de la aviación republicana exilado en Francia, se acercaba siempre que podía a un lugar recóndito al noroeste de Cataluña a dejar unas flores en la lápida de un piloto fallecido durante la Guerra Civil Española.…  Seguir leyendo »

La frase de Abraham Lincoln que encabeza esta columna refleja a la perfección lo que ocurre con la Ley de Memoria Democrática que acaba de aprobar la coalición gobernante de socialistas, comunistas y terroristas.

Las mentiras que esta ley ampara no podrán tener éxito, pues además de ser una ley inconstitucional, lucha contra la memoria de muchos que saben que lo que pretende es todo mentira.

Efectivamente, esta ley no es sino un ejercicio de censura de la realidad histórica del período 1931-1983, con la vana pretensión de ganar una guerra que la izquierda perdió en los campos de batalla, y tratar de ocultar, al mismo tiempo, todos los crímenes de socialistas, anarquistas, separatistas y comunistas durante la II República, la Guerra Civil, el Franquismo y la Transición.…  Seguir leyendo »

La reciente aprobación de la Ley de Memoria Democrática y la petición realizada por la familia Primo de Rivera para que la exhumación de los restos mortales de José Antonio Primo de Rivera se realice «dentro de la estricta intimidad familiar», vuelven a poner de actualidad la figura de ese personaje, al que por antonomasia se le ha conocido como José Antonio, que unos elevaron a las cumbres del pensamiento filosófico y político y otros lo hundieron en las profundidades donde yacen los fascismos.

José Antonio, cuya relación con Franco fue de antipatía recíproca, fue un joven y brillante abogado, discípulo de Ortega, con muchos amigos y compañeros universitarios en las filas del partido de Azaña y del PSOE, al que sus detractores tildaban de «señorito andaluz», por el que Juan Negrín sentía una simpatía personal y decía que estaba lleno de generosidad y patriotismo, y Miguel de Unamuno dijo que era «un cerebro privilegiado, tal vez el más prometedor de la Europa contemporánea».…  Seguir leyendo »

La decisión de la familia Primo de Rivera de solicitar la exhumación de los restos de José Antonio al abad de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos antes de que el Gobierno decidiese profanar su sepulcro al amparo de la recién aprobada Ley de Memoria Democrática, debe entenderse, entre otras cosas, a la luz de lo que ha sido el proceder de las distintas instituciones en el único precedente existente en nuestro derecho, que es el proceso de exhumación –más bien profanación– de los restos del que fuera jefe del Estado español Francisco Franco Bahamonde.

En primer lugar, y más importante, la actuación de la jerarquía de la Iglesia Católica, que, en lugar de hacer valer el principio de inviolabilidad de los lugares sagrados consagrados en el artículo 1.5 de los acuerdos Iglesia Estado de 1979 –los agentes del Estado no podían penetrar en los lugares sagrados sin autorización de la autoridad eclesiástica–, permitió la profanación del sepulcro de Francisco Franco, no sólo en contra de la voluntad de su familia –a la que negó el amparo solicitado– sino también de la máxima autoridad en la basílica de la Santa Cruz que denegó la autorización solicitada por el Gobierno, cumpliendo hasta el final su encomienda de custodiar los restos, firmada por el Rey de España el 22 de noviembre de 1975.…  Seguir leyendo »

En España existe una víctima de la Guerra Civil que no goza del derecho a descansar en paz. Padeció, como tantos otros, una muerte injusta. Pero para él no son de aplicación las leyes de reparación, ni se respeta su dignidad de damnificado.

Fue ejecutado después de una farsa judicial, pero nadie tramitará la anulación de su condena. Algunos, incluso, le volverían a fusilar si pudieran. Otros lo siguen haciendo a su manera, ya sin balas, mancillando su nombre y tergiversando su semblanza. Muy pocos se acuerdan de él.

El sábado pasado, Santiago Abascal, en un mitin de Vox, tuvo la valentía de recordar su figura.…  Seguir leyendo »

Milicianos republicanos en el frente de Navacerrada (Madrid) a finales de julio 1936. EFE

Hace unos pocos días, el pasado 15 de septiembre, historiadores, un arqueólogo, una experta en estudios culturales y un bibliotecario de humanidades digitales inauguramos en la Universidad de Trent, en Canadá, el primer museo dedicado a mostrar lo que fue la Guerra Civil de manera virtual. Por su propia naturaleza digital, el nuevo Museo Virtual de la Guerra Civil Española-Virtual Museum of the Spanish Civil War es un museo abierto de forma gratuita a todos quienes, por cualquier razón, estén interesados en el conflicto. Sus 130 imágenes, agrupadas en cinco galerías, están acompañadas de textos que de forma sencilla pero rigurosa explican cómo se desarrolló el conflicto a nivel militar, en las retaguardias, su impacto en el mundo de entonces, y, sobre todo, sus efectos en la vida de las personas corrientes y en la/las memoria/as.…  Seguir leyendo »

Zapatero, de infausta memoria presidencial, aquel prescindible personaje que nos devolvió como actualidad a una guerra fratricida, abrió heridas que el paso del tiempo había cerrado e instaló el odio entre nietos que sus abuelos habían sanado, habrá recibido en Venezuela –allí viajó como un cobrador del frac–, con el alborozo del inane, la aprobación de un nuevo capítulo de su nefasta aportación a la realidad española: la Ley de Memoria Democrática, nacida de su invento, la llamada Ley de Memoria Histórica, en una innovación de su discípulo Sánchez, deseoso de superar a su maestro.

Aquella iniciativa de Zapatero no figuraba en su programa electoral de 2004 y tampoco la mencionó como objetivo en su discurso de investidura.…  Seguir leyendo »

Imagen del videojuego 'Battles for Spain'.

La mayor parte de los juegos de guerra, también algunos vídeos de YouTube o series, estilizan o deforman el pasado para potenciar las habilidades de los jugadores. Usan la ficción, buscan la distracción, pero no proyectan directamente ideologías sobre sus contenidos más allá de los valores culturales que la industria del ocio ha ido modulando desde su nacimiento. Los de la Guerra Civil española que están en el mercado, títulos como Malnacidos, Civil war o Battles for Spain, tampoco traspasan esa lógica del juego. Estilizan las figuras bélicas con todos los estereotipos de “lo español”: desde lo exótico oriental al bandolero y la Carmen de las guerras napoleónicas, a la miliciana sedienta de amor, con un diseño inspirado en Tomb Raider.…  Seguir leyendo »

Kant, Negrín y la memoria democrática

No hay ley que sea incontrovertible, máxime si esta quiere cerrar las heridas del mayor trauma experimentado por la sociedad española hasta el momento. Es el caso de la Ley de Memoria Democrática, pendiente de ser aprobada en el Senado. Se ha escrito mucho y de muy diverso signo sobre sus contenidos. Para reforzar el objetivo de reconciliación nacional que la sustenta, quizás no sobre apuntar otra posible lectura, surgida de la idea que lanzó Negrín en junio de 1938 y deducible del imperativo categórico de Kant (1785).

Ante todo, es justo subrayar que en el preámbulo de la ley se confirma la meta de “articular una respuesta del Estado para asumir los hechos del pasado en su integridad, rehabilitando la memoria de las víctimas, reparando los daños causados y evitando la repetición de enfrentamientos y cualquier justificación de violencia política o regímenes totalitarios”.…  Seguir leyendo »

Toda obra humana puede tener aspectos positivos y negativos, luces y sombras. De ello quiere olvidarse ¿deliberadamente? el actual desgobierno al redactar la Exposición de Motivos del proyecto de ley 121/000064 de Memoria Democrática cuando menciona a la II República resumiendo el quinquenio republicano (1931-1936) con estos adjetivos pletóricos de júbilo y optimismo a raudales: «…proceso inclusivo, tolerante, de igualdad, justicia social y solidaridad…». La Exposición de Motivos vuelve a la carga alabando el paraíso republicano mencionando sesgadamente las «avanzadas reformas políticas y sociales de la Segunda República Española».

Algunos miembros de la izquierda española (no todos, como luego veremos) y la totalidad de la extrema izquierda y la ultraizquierda española (que haberlas haylas) quieren hacernos creer una historia de la II República Española y la Guerra Civil cuya tesis, muy en resumen, sería: hito histórico sin precedentes lo fue la II República, período de prosperidad, altas conquistas sociales, culmen de la igualdad y del reformismo, logrando las mujeres un papel relevante jamás visto hasta entonces...…  Seguir leyendo »

En 1976, al tiempo que Adolfo Suárez era nombrado presidente del Gobierno, Libertad sin ira, del grupo Jarcha, se convertía en el himno de la Transición política. Era una canción cuya letra empezaba así: «Cuentan los viejos que en este país hubo una guerra…», y con eso de «viejos» se estaba refiriendo a los protagonistas de la II República y a los que participaron en la guerra civil, aquellos que, en la Transición, queriendo superar las heridas de las dos Españas y de la lucha fratricida, se entendieron y reconciliaron. Desde entonces han pasado 46 años y, ahora, los nietos de aquellos «viejos», se dedican a reescribir esa historia y, al tiempo que aprueban leyes de Memoria democrática, para eliminar a unos de ellos, canonizan a los otros, como es lo que han hecho con esa subvención de 200.000 euros que el Gobierno de Pedro Sánchez ha dado para una exposición sobre el dirigente del PSOE y de la UGT, y presidente del Consejo de Ministros durante la guerra, Francisco Largo Caballero, del que el ministro Miguel Iceta ha declarado «que muchos nos sentimos legítimamente orgullosos» y que es necesario «recuperar» su historia.…  Seguir leyendo »