Buscador avanzado

Disculpe el lector que vuelva de nuevo sobre la improcedencia del reparto por cuotas de los miembros de los órganos constitucionales, objeto de mi artículo La inconstitucionalidad de las cuotas, a propósito de la renovación del Consejo General del Poder Judicial, publicado en este periódico el día 4 del pasado mes de octubre. Ahora trataré de ese asunto en relación con la propuesta de los dos magistrados del Tribunal Constitucional que le corresponde efectuar a ese Consejo.

Es cierto que, como dije en aquel artículo, habría sido preferible, incluso procedente, que primero se hubiera producido la renovación del Consejo (cuyo retraso ha sobrepasado ya los cuatro años) y después el nuevo Consejo realizase la propuesta de dos magistrados constitucionales.…  Seguir leyendo »

La Constitución es una norma jurídica frágil. La eficacia de muchas de sus disposiciones depende de la actuación de los actores políticos, a los que les toca llevar a término su cumplimiento. Esa falta de “voluntad constitucional” (en términos del prestigioso académico y magistrado alemán Konrad Hesse) difícilmente puede ser reparada por los tribunales, de suerte que la norma suprema queda en manos de sus destinatarios.

La ausencia de un compromiso firme con la Constitución provoca un efecto mariposa. El sistema institucional es un delicado engranaje en el que la crisis de un elemento sobrecarga o inutiliza otros. Pero incluso tiene una consecuencia profundamente deletérea, pues quiebra la lógica interna de la Constitución.…  Seguir leyendo »

En mitad de Los Buddenbrook (Thomas Mann, 1901), cuando las turbulencias de 1848 llegan hasta Lübeck, Johann Buddenbrook pasa a encararse con uno de los revoltosos:

—¿Smolt, se puede saber qué queréis?
—Una república, señor cónsul, eso queremos.
—¡No seas simple, Smolt, ¡no ves que ya tenéis una!
—Pues entonces queremos otra, señor cónsul.

Más allá de la hilaridad y del alivio de tensión que la respuesta de Smolt provoca entre los circundantes, la verdad es que se puede querer una república, aun teniendo ya una. Todo depende de la república que se tenga, y de la república a la que se aspire.…  Seguir leyendo »

Hay que empezar por afirmar que la renovación periódica de los Órganos constitucionales debe producirse en las fechas previstas en el Ordenamiento jurídico. En consecuencia, resulta escandalosa la situación de bloqueo que sufre el CGPJ, como la sufrió el TC del 2007 al 2010.

Sin embargo, parece olvidarse sistemáticamente quiénes son los responsables de ese bloqueo. No lo es, desde luego, el propio Consejo General del Poder Judicial, ni los Jueces y Magistrados, ostentadores constitucionales del Poder Judicial. Los responsables del retraso son los Diputados y Senadores a quienes la Ley Orgánica del Poder Judicial de 1985 confió la función de elegir, con una mayoría reforzada, a los veinte miembros de dicho Órgano.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional: entre el Derecho y el no Derecho

La situación creada con motivo de la renovación de los magistrados del Tribunal Constitucional que deben ser nombrados por el Gobierno y por el Consejo del Poder Judicial ha desatado un conflicto político inédito en nuestra historia constitucional y difícil de comprender en cualquier sistema democrático que respete las reglas del juego que marcan los textos constitucionales. Una lectura limpia del texto constitucional, despojada de interpretaciones ideológicas sesgadas e interesadas, nos lleva a la irrefutable conclusión de que los 12 magistrados que componen el Tribunal Constitucional deben ser nombrados de esta manera: cuatro a propuesta del Congreso, cuatro a propuesta del Senado, dos a propuesta del Gobierno y dos a propuesta del Consejo General del Poder Judicial.…  Seguir leyendo »

Una perspectiva un poco diferente a la habitual sobre un hecho acaecido allende los mares esta semana pasada tal vez amplíe nuestra visión sobre la política española. Proponemos observar un detalle de la reciente sentencia del Tribunal Supremo de los EE.UU. que tanta convulsión ha propiciado. No teman, no entraremos en el proceloso tema del aborto, eternamente debatible desde muy distintos enfoques, confusamente entremezclados (morales, jurídicos, prácticos, económicos, religiosos, ideológicos, etc…) sino que repararemos en que la sentencia emitida critica y denuesta con la mayor contundencia dos sentencias anteriores del mismo Alto Tribunal a las que califica de grandes errores jurídicos.…  Seguir leyendo »

Los juristas cultos saben que el invento del Tribunal Constitucional se debe a un austriaco llamado Hans Kelsen (Praga, 1881-Berkeley, 1973), de cuya pluma salieron obras notables, entre ellas, la Teoría Pura del Derecho (primera edición, 1935). Kelsen, cuya vida da para una novela, fue un gran profesor, pero sobre todo fue una excelente persona. Tan buena que pensaba que en el mundo había algo puro y, encima, adjudicó ese hermoso adjetivo ¡al Derecho!, ¡precisamente al Derecho! Se advertirá su bondadosa ingenuidad.

Lo cierto es que, tras la finalización de la Primera Guerra Mundial, recibió el encargo de colaborar en la redacción de la nueva Constitución de la República de Austria, una vez desmoronado el Imperio Austro-húngaro.…  Seguir leyendo »

La proposición de ley que ha presentado el Grupo Socialista para modificar el artículo 570 bis de la Ley Orgánica del Poder Judicial con el objetivo de permitir que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pueda nombrar a dos magistrados del Tribunal Constitucional, a pesar de estar en funciones, ha levantado una catarata de protestas.

Con la excusa de que la prohibición actual causa "dificultades en la renovación de los órganos constitucionales" se adivina la voluntad del PSOE de facilitar que el Gobierno pueda nombrar a los dos magistrados que le corresponden en esta renovación. Algo que constitucionalmente no puede hacer sin que el CGPJ elija también a los otros dos que le corresponden, ya que el artículo 159 de la Constitución exige taxativamente que el Tribunal Constitucional se renueve "por terceras partes cada tres años".…  Seguir leyendo »

A la memoria de Pablo Pérez Tremps (1956-2021)

En un auto del 15 de diciembre de 2021, el pleno del Tribunal Constitucional (TC) resolvió desestimar las (¡33!) recusaciones contra sus magistrados Enrique Arnaldo y Concepción Espejel interpuestas por dirigentes independentistas encartados por el procés, algunos de ellos condenados y otros —como Carles Puigdemont— todavía pendientes de su comparecencia ante la justicia española. Con ambos magistrados a bordo de una decisión adoptada por unanimidad de asistentes, el TC ha hecho lo necesario para salvaguardar su jurisdicción sobre los asuntos conexos a los sucesos de octubre de 2017: su actual composición ya se ha visto mermada por dos abstenciones previas (Cándido-Conde Pumpido y Antonio Narváez) y una baja por enfermedad (Alfredo Montoya), por lo que, de admitirse dos nuevas exclusiones, hubiese quedado sin el quórum exigido por su propia Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC, artículo 14).…  Seguir leyendo »

La ética de la responsabilidad de los intérpretes de la Constitución

La labor de los intérpretes de la Constitución está sometida a la observancia inequívoca, contrastada e incondicional de una serie de valores y principios de carácter material o sustantivo, que constituyen la base ideológica del Estado constitucional, y cuyo enunciado está vinculado a la definición de la Constitución que hicieron nuestros constituyentes como “Carta Magna de la dignidad, la concordia civil, la libertad y la justicia social”.

En el preámbulo de la Constitución y en su articulado se proclaman un núcleo de valores, que son expresión del thelos del Estado constitucional, que es el de establecer la justicia, la libertad y la seguridad, promover el bien común de cuantos integramos la nación y garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y las leyes conforme a un orden económico y social justo, que configuran el ideario colectivo que compartimos como miembros de la comunidad política surgida de un escenario de libertad al amparo de nuestra Ley Fundamental.…  Seguir leyendo »

¿Democracia no militante?

Leemos en la sentencia que condenó a los golpistas catalanes que «nuestro sistema (constitucional) no se identifica con aquellos otros que hacen de la democracia militante una de sus señas de identidad». Encontramos luego esta insólita declaración: «La Sala coincide, desde luego, en que la libertad ideológica no solo ampara, sino que también protege la reivindicación del derecho de autodeterminación». Por supuesto, sus señorías no se paran a explicar qué sea eso de «democracia no militante», ni tampoco qué significa «proteger» «el derecho de autodeterminación» hoy en Cataluña. Sirva este preámbulo para hablar de la Constitución, cuyo aniversario conmemoramos.…  Seguir leyendo »

Las reglas y la práctica

Aunque no era el único candidato problemático, la elección de Enrique Arnaldo como magistrado del Tribunal Constitucional es especialmente desmoralizadora. En primer lugar, por la desfachatez del Partido Popular proponiendo a un candidato con un perfil que no era idóneo para el cargo, máxime después de que este partido se haya permitido bloquear caprichosamente la renovación de numerosos organismos del Estado durante años. En el caso del Constitucional, la renovación de los cuatro miembros elegidos por el Congreso de los Diputados tendría que haberse producido en noviembre de 2019, lo que supone un retraso de dos años (sucedió algo muy parecido en la época de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el PP bloqueó durante tres años las renovaciones para asegurarse una mayoría conservadora en la elaboración de la sentencia sobre el Estatuto catalán de 2006).…  Seguir leyendo »

La confianza de los ciudadanos en las instituciones es directamente proporcional a la calidad democrática de un país. Si las instituciones se deterioran y se degradan, difícilmente puede la clase política reclamar a los ciudadanos que crean en sus dirigentes o que confíen en el gobierno o en el legislador para solucionar los problemas de la sociedad.

Los tribunales constitucionales son una pieza clave de un Estado democrático y liberal de derecho. Son el árbitro que resuelve disputas entre poderes del Estado, el máximo intérprete de los derechos fundamentales y, en España, el garante del sistema territorial. Un Tribunal Constitucional deteriorado representa un gravísimo riesgo para una democracia.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional, ante el riesgo de la irrelevancia

Hay varias formas de explicar lo que se está haciendo mal, en realidad muy mal, en el actual proceso de renovación del Tribunal Constitucional. Se puede hacer en términos politológicos (léase efectos perversos del bipartidismo). Se puede hacer en términos jurídicos (léase hipotético fraude constitucional). Se puede hacer, en fin, en términos de Teoría de la Constitución (léase consecuencias para el sistema constitucional de determinadas opciones de los actores políticos). Privilegiar ahora esta última perspectiva tiene evidentes ventajas en un contexto en el que hay unos nombres concretos puestos sobre la mesa, respecto de los cuales me importa desde el inicio subrayar que deben quedar enteramente a salvo de lo que sigue.…  Seguir leyendo »

La esencia del funcionamiento de nuestro Estado de derecho es el control, al menos teórico, que los distintos poderes institucionales ejercen entre sí.

El Legislativo aprueba normas y vela por la vigilancia al Gobierno. El Ejecutivo dirige la política y decide las grandes cuestiones de Estado. El Poder Judicial controla el respeto al ordenamiento jurídico, juzgando y haciendo ejecutar lo juzgado.

El Tribunal Constitucional no es un órgano judicial, sino de naturaleza mixta y más cercano a lo político que a lo jurisdiccional (aunque esto es discutible). Lo prueba su competencia de legislador negativo que limpia y purga el conjunto normativo de aquellos preceptos que no superan el riguroso canon de principios y derechos que configura nuestra Constitución.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional y su parva renovación

Ya hace unos días que hubo acuerdo para renovar el Tribunal Constitucional, aunque sea con candidatos con marcado perfil político y lejos de la paridad deseable. Continúa el trágala del PP ante un PSOE ávido de alcanzar acuerdos para desbloquear las altas instituciones. Y se prevé su elección por el Congreso de los Diputados para la semana próxima tras salir airosos del hearing que tuvo lugar en la Comisión Consultiva de Nombramientos para evaluar su idoneidad. A la vista de la polémica precedente, esta vez sus señorías han guardado las formas y no han descuidado preguntar a los nada atribulados postulantes por su afinidad política, como aconteció en 2010 en el Senado, que aprobó al candidato y a la postre presidente del alto tribunal, Francisco Pérez de los Cobos, en 10 minutos y entre halagos, sin que a nadie se le ocurriese preguntarle por su dilatada militancia en el PP.…  Seguir leyendo »

La moral y la ley

El Tribunal Constitucional ha vuelto a dejar en evidencia al Gobierno (y, por añadidura, a la práctica totalidad de los grupos parlamentarios del Congreso) por haber sometido a los españoles a un severo régimen de restricción de sus derechos fundamentales, sin ajustarse a la ley suprema, que es la Carta Magna. Ante este hecho cabría formularse varias preguntas. La primera: ¿cómo es posible que haya sucedido algo así? Dicho de otra manera, ¿por qué el Ejecutivo y la mayoría de los grupos parlamentarios no han tenido escrúpulos para evitar la aplicación de unos decretos que el Consejo de Estado y todos los juristas de España, no cegados por la ideología, considerábamos manifiestamente inconstitucionales?…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional se creó en España en 1978 para ser el supremo intérprete de la Constitución. No es, pues, una pieza menor, sino un órgano constitucional, que se sitúa en el vértice de la estructura del Estado constitucional. El Tribunal Constitucional influye intensamente en el perfeccionamiento continuo del Estado de derecho, garantiza el cumplimiento de la Constitución, protege los derechos fundamentales y vigila la división de poderes. Sus sentencias tienen fuerza de cosa juzgada y vinculan a todos los poderes públicos. Por ello, sus fallos, particularmente cuando corrigen al Parlamento o al Gobierno, provocan en los aludidos una gran tribulación.…  Seguir leyendo »

El Tribunal Constitucional, a Cádiz

El Parlamento portugués acaba de dar el pistoletazo de salida para el traslado del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas y el Tribunal Supremo Administrativo a la ciudad de Coimbra. La propuesta, presentada por la oposición de centroderecha en una Asamblea de la República de mayoría de izquierdas, parece haber sido acogida con agrado por los diferentes partidos y por actores políticos, económicos y sociales de un país, Portugal, caracterizado por su anquilosado y radical centralismo en Lisboa. Comenzar a desconcentrar la macrocefálica capital lusa se ve como un primer paso para vertebrar mejor la nación, aquejada de fuertes disparidades regionales y demográficas.…  Seguir leyendo »

Alguien se ve apretado por un incendio. Le ha sorprendido en un salón cuyos accesos han quedado impracticables porque el humo que asfixia sube por el hueco de la escalera y por ella avanza el fuego. Su salvación queda sujeta a que se rompa una vidriera fija y opaca que cierra un lateral, cuya fragilidad no es visible y que le permitiría saltar a un patio al que el incendio todavía no se ha extendido. Esa vidriera está pintada por Chagall. En ella danzan dispersos e ingenuos los personajes y los animales circenses de que tanto gustaba el artista ruso. Es una obra catalogada con máxima protección, intocable, salvo autorización de los mandos culturales, de concurrir circunstancias extraordinarias y a salvo siempre su sustancial integridad.…  Seguir leyendo »