Buscador avanzado

El primer e inexcusable paso para infectar las mentes no puede ser otro que borrar nuestra memoria. Por ello el empeño máximo de los sembradores del odio y el enfrentamiento entre los españoles es, antes que nada, proceder al lavado del cerebro y extirpar en él lo acaecido para alcanzar la actual situación de libertad y democracia que nuestra nación disfruta desde el año 1977.

No es posible colocar como verdad la mentirosa Ley de Memoria Histórica y ahora la nueva vuelta de tuerca de la Democrática tan tuerta y sectaria como la anterior, si no se logra al tiempo borrar del consciente colectivo la verdadera y generosa epopeya de reconquista de la libertad y la soberanía por y para el pueblo español.…  Seguir leyendo »

Las hijas del industrial Javier Ybarra, secuestrado y asesinado por la banda terrorista ETA en 1977, durante el funeral por su padre delebrado en Getxo, Vizcaya

En 1977, ETA asesinó a 10 personas, los GRAPO a ocho y bandas de extrema derecha a 11. En 1978, el número de muertos pasó de 29 a 91: 65 de ETA, seis de los GRAPO, 13 de grupúsculos de extrema izquierda y seis de comandos de extrema derecha. Comenzaban los años de plomo. En 1979 fueron 127 las víctimas mortales, la mayoría de los asesinatos los cometieron ETA y los GRAPO.

Ese año, ETA, que pronto se haría con el monopolio del terror, secuestró al diputado de UCD Javier Rupérez. Suárez se negó a negociar la liberación. Otegi integraba aquel comando, el mismo que atentó contra Gabriel Cisneros tras un intento fallido de secuestro.…  Seguir leyendo »

ETA abandonó la violencia terrorista en octubre de 2011. Las causas de ese abandono se han explicado ya en muchas ocasiones. Zapatero y su Gobierno se arriesgaron enormemente al abrir el proceso de paz y ofrecer a ETA una oportunidad irrepetible de cerrar su trayectoria de una forma mínimamente digna. ETA, sin embargo, no supo aprovechar esa oportunidad y rompió el proceso con el atentado de la T-4 en diciembre de 2006. Los vascos entendieron que la principal resistencia a un final negociado procedía de ETA y no del Estado. Asimismo, los políticos de Batasuna llegaron a la conclusión de que con una ETA que siguiera practicando la violencia terrorista, se quedaban sin futuro; por ello, creyeron llegado el momento de cambiar de estrategia para concentrar todos los recursos en vías políticas pacíficas.…  Seguir leyendo »