Buscador avanzado

Los periódicos siempre han sido, además de un trepidante proyecto empresarial, un producto social y cultural enraizado en el día a día de las personas. Un diario vive insertado en la cotidianeidad de su ámbito de difusión y respira al mismo ritmo que sus lectores. Esta simbiosis entre prensa y sociedad es particularmente palpable en la prensa local y regional, y se pone de manifiesto con especial crudeza en los momentos más delicados de nuestra historia. Un buen ejemplo fue el papel de los dos periódicos que se encuentran en el origen del actual grupo Vocento, «El Correo» y «El Diario Vasco», en la etapa más dura del acoso terrorista.…  Seguir leyendo »

Qué se siente

Querido J:

Un antiguo asesino se pasea por editoriales, televisiones y periódicos, que lo acogen con gran interés. Va vendiendo su libro. En torno de los veinte años mató a varias personas en nombre del pueblo vasco, pasó otros veinte en la cárcel y salió de ella arrepentido de sus crímenes y enamorado de una mujer de Cádiz. Este último punto ha sido decisivo para la distribución exitosa de la historia. Hace un año se estrenó una divertida ficción de Emilio Martínez-Lázaro, Ocho apellidos vascos, en que la abertzale –guapa– acababa en los brazos de un sevillano salao. La ficción hecha realidad es una cosa que excita mucho a la gente y no digamos ya al posperiodismo, ese oficio paradójico que convierte en ficción la realidad.…  Seguir leyendo »

Por Iñaki Ezkerra (LA RAZON, 01/03/04):

Con 536 kilos de explosivos pensaban al parecer volar este diario en el que colaboro -y para el que ahora hilo estas líneas- los dos etarras que ayer fueron detenidos por la Guardia Civil en la provincia de Cuenca. Cuando conocí la noticia no supe ni qué decir. Sólo me vinieron a la cabeza imágenes de los amigos que hacen diariamente este periódico, imágenes de los despachos y las naves que ellos recorren, imágenes de la máquina del café ante la que se paran a coger gasolina para seguir trabajando y hacer posible lo que es un verdadero milagro: estos pliegos de papel donde nunca me han censurado ni una coma desde que empezaron a imprimirse hace cinco años, estas páginas donde escribo con una libertad que no he conocido en los veinticinco años que llevo escribiendo en el País Vasco.…  Seguir leyendo »