Buscador avanzado

Dice Norberto Bobbio, quien en De Senectute convirtió el estudio de la edad en una ciencia más que amena, que “hablar de uno mismo es un hábito de la edad tardía. Y solo, en parte, cabe atribuirlo a vanidad”. Como se trata de aprender nuevos hábitos, y hacer uso de esa licencia a la vanidad, es que escribo estas líneas al atravesar el umbral de los 80 años.

Los viejos suelen hablar del pasado de manera didáctica, en el entendido de que toda experiencia enseña, y, por tanto, se corre el riesgo de caer en los consejos de autoayuda, lo cual no viene a ser tan desdoroso si uno piensa en el otro De Senectute, escrito más de 2.000 años antes que el de Bobbio.…  Seguir leyendo »

Hace unos meses corrió el bulo de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México había fallado a favor de que las personas pudieran cambiar de edad modificando su fecha de nacimiento en sus documentos de identificación, para reflejar su “verdad personal”. Al final, la propia Suprema Corte hubo de aclarar que solo se trataba de corregir la fecha de nacimiento si había error en el registro.

El asunto hubiera sido menos creíble si en las elecciones de 2021, y en virtud de las leyes de identidad de género en México, 18 hombres no se hubieran inscrito como mujeres transexuales para burlar los requisitos de paridad, cosa también ocurrida tres años antes.…  Seguir leyendo »

Afortunadamente, quedaron atrás ya los meses más duros de la pandemia. El hecho de pasar página no debe hacer, sin embargo, que olvidemos algunas de las lecciones aprendidas en aquel momento. Tal y como señalaba el editorial que publicó EL PAÍS el pasado 30 de mayo, la pandemia evidenció graves carencias en el funcionamiento de nuestras residencias que debemos abordar sin más demora.

Hoy existe una preocupación generalizada entre las personas que se acercan a la jubilación acerca de su propio proceso de envejecimiento. ¿Qué apoyos tendrán cuando los necesiten? ¿Qué recursos cuidarán de ellos cuando resulte preciso? ¿Y qué calidad tendrán estos cuidados?…  Seguir leyendo »

Los viejos y la Navidad

Es sólo aparente la contradicción entre Navidad y vejez. Entre el portal de Belén y la residencia de ancianos, entrada al nuevo nacimiento definitivo. El nacimiento de un Niño, de cualquier niño, trae una esperanza de mejora del mundo. Mientras haya hombres que nazcan, que renueven la humanidad, el mundo humano puede mantener las ilusiones (Hannah Arendt). Porque el futuro de cada uno, individualmente considerado, es la muerte siempre, y las ilusiones individuales, de trabajo, amores, proyectos, no dejan de ser justificaciones para seguir viviendo una vida que acaba siempre en la muerte personal. Sólo el hombre perfectamente inserto en el colectivo familiar, tribal o nacional, puede hablar de verdaderas ilusiones.…  Seguir leyendo »

¿Hay vida pospandémica para quienes tenemos más de 80 años? Sí

Llega otro invierno covid, pero este momento de la pandemia se siente esperanzador. A mis 87 años, estoy volviendo a familiarizarme con la vida social que había pausado durante muchos meses. Voy a restaurantes y museos, voy a la iglesia y visito a mis nietos que viven en una ciudad vecina. Siempre me he percibido como alguien optimista y que toma riesgos. Pero cuando me aventuro a salir, tengo en la cabeza un recordatorio constante: “¿Esto es demasiado arriesgado para mí?”.

Pero si el riesgo de enfermarme de COVID-19 me detiene, hay algo aún más fuerte que me impulsa a salir: el miedo a no aprovechar al máximo el tiempo que me queda, mi “única vida, salvaje y preciosa”, como la describió la poeta Mary Oliver.…  Seguir leyendo »

Con rotundas y bellas palabras, Camilo José Cela, auténtico paradigma de fusión entre la vida y la literatura, dijo, recién cumplidos los 80 años, que sólo cuando se renuncia a ser joven la vejez se presenta y barre todas las ilusiones, noble idea que, varios siglos antes, Lope de Vega, que murió sin tan siquiera llegar a mayor, había expuesto en su Égloga piscatoria al proclamar que en los campos de la vida no hay más que una primavera. A la juventud no la domina el calendario, pese a su desbocado deshojar y la clave reside en el espíritu de cada cual.…  Seguir leyendo »

Una institución global para un mundo senescente

La pandemia de COVID‑19 ha hecho imposible ignorar el envejecimiento de la población mundial. Es la primera que ocurre desde que en el mundo hay más personas de 65 o más años de edad que menores de cinco; y la letalidad de la COVID‑19 crece rápidamente con la edad.

La intersección de la pandemia con esta nueva realidad demográfica expuso una falla en la arquitectura de gobernanza mundial. No hay ninguna institución internacional específicamente responsable de proteger los derechos y promover los intereses del grupo etario que crece más rápido (las personas mayores de 65). Esta laguna institucional contribuyó a la falta de una respuesta global unificada frente a una pandemia que afecta en forma desproporcionada a esta población.…  Seguir leyendo »

La fortaleza de los mayores

A veces, las encuestas arrojan sorpresas. Acaban de publicarse los hallazgos de un reciente sondeo sobre la salud durante la pandemia, que ofrece de los mayores un retrato en excelente estado de salud mental. Los mayores han manifestado capacidad adaptativa, inteligencia emocional y acceso a redes afectivas a pesar de los prolongados encierros y de saberse en la diana del coronavirus. Tal vez no debiera resultar sorprendente, pero tras tantos meses de bombardeo sobre su vulnerabilidad y tanto aluvión de cifras terribles sobre fallecimientos de personas de edad avanzada, la bondad de los datos es una inesperada y magnífica noticia.

El estudio lo ha realizado el Centro de Investigaciones Sociológicas y los datos son de libre acceso.…  Seguir leyendo »

Lo que con más certeza se sabe del Covid-19 desde su llegada es que se agrava con la edad y, muy especialmente, en las edades más avanzadas. Mientras la mayor parte de los niños y jóvenes infectados no desarrollan síntomas, o solo leves, los mayores desarrollan muchos y graves. Consideremos lo ocurrido en España desde el 10 de mayo de 2020, fecha en la que comenzó el actual sistema de recuento; y el 17 de marzo, fecha del último informe oficial (Renave). Si se trata de jóvenes, de cada 100.000 contagiados han llegado al hospital 99; a la UCI, 5; y a la muerte, uno.…  Seguir leyendo »

Hay una certeza estadística incuestionable, caminamos irremisiblemente y por fortuna hacia sociedades más longevas.

Por causas de sobra conocidas, en España, como en el resto de los países desarrollados y en muchos de los emergentes, cada vez vivimos más años. Habitualmente este hecho se combina con la reducida y decreciente tasa de natalidad en estos países para poner sobre la mesa los efectos del envejecimiento de la población que, también habitualmente, se suelen centrar en aspectos financieros relacionados con la sostenibilidad de los sistemas de bienestar y de pensiones.

Este documento no habla del envejecimiento demográfico. Tampoco lo hace del futuro de las pensiones en España o, al menos, no directamente.…  Seguir leyendo »

Si algo no ofrece dudas es que el presente de la pandemia y el futuro del país peinan canas en abundancia, con más de nueve millones de personas que rebasan los 65 años y que hoy constituyen casi un cuarto de la población. Una proporción que hace 40 años apenas superaba la décima parte y que en 2050 rozará un tercio del total de habitantes, lo que supondrá duplicar su cifra de hoy, doblando igualmente a la población infantil. Y es que, pese al descenso este año de la esperanza de vida debido a la pandemia, esta se sitúa en 85,44 años para las mujeres y 80,01 para los hombres, una de las más elevadas del mundo.…  Seguir leyendo »

Aprecio en las señales de mi cuerpo los presagios de lo que vendrá. No siempre seré joven, no siempre seré fuerte. De hecho, ya no soy joven, a pesar de lo que opinen mis amigos de setenta años. Precisamente eso, tener amigos de setenta años –pero no ahora, sino desde que comencé a escribir–, es uno de los más inmensos dones recibidos por mi vocación: alcanzar una cercanía honda en la amistad, compartiendo noches de vino y rosas pálidas entre conversaciones con poetas y escritores que te sacan más de cuarenta años. Esa gozada. Poder intercambiar opiniones, credos y gintonics con gente que has leído con veneración y contarle lo mal que lo has pasado, o tu liberación, tras volver a dejarlo con la novia.…  Seguir leyendo »

Un âgisme systémique révélé par la pandémie

La pandémie de COVID-19 a provoqué un véritable âgicide, notamment chez les personnes aînées vivant en milieu collectif. Les plus de 70 ans ne constituent que 19 % des cas de COVID-19  ; or, 92 % des décès ont été constatés dans ce groupe d’âge. Pourtant, une telle hécatombe n’a pas suscité la colère de la population, ni celle de nos dirigeants. Pas de mouvement « Old Lifes Matter », pas de flambée d’indignation sur les réseaux sociaux, pas de limogeage de dirigeants, ni même de manifestation symbolique comme on en voit un peu partout à travers le monde. N’y a-t-il pas là un âgisme systémique latent que la pandémie a soudainement mis au jour ?…  Seguir leyendo »

En los últimos tiempos, el grado de aislamiento y el trato de las personas mayores se distancian de lo que sería normal en el cambio generacional. No se confía en su capacidad intelectual, ni, por tanto, se reconoce su autoridad y maestría. Se les considera amortizados, fuera de época. Su opinión no interesa, su consejo resulta para los jóvenes un freno que no están dispuestos a aceptar. Se les descalifica con frecuencia: cosas de viejos... O se les trata como a niños: cuidado que ya no tienes edad…, etcétera. Incluso se ha pretendido señalar en su automóvil con una M su ancianidad, bajo el manto de medida protectora, que supone realmente presunción de discapacidad.…  Seguir leyendo »

Hace unos días le pedimos a una de las sobrinas de Ana, de 12 años, que dibujara a su abuela. Para nuestra sorpresa, en vez de dibujar a la típica abuelita de los cuentos con pelo blanco y anteojos, la niña la dibujó frente a su tableta electrónica. De no ser porque en el detalle de su dibujo había algunas arrugas, difícilmente hubiera podido decirse que era una abuela. Pero, razonándolo mejor, su abuela con 72 años dirige una organización de la sociedad civil, hace ejercicio varias veces a la semana y, exceptuando las limitaciones actuales por la covid-19, tiene una vida socialmente activa.…  Seguir leyendo »

Estábamos muy orgullosos de los cambios producidos en la sociedad a lo largo de los siglos XX y XXI, consecuencia de avances en la medicina y en la mejora de las condiciones de vida de millones y millones de personas, de tal manera que han visto prolongada su existencia y así aumentadas sus ilusiones para disfrutar del descanso que de jóvenes no pudieron tener, para empezar proyectos que tampoco pudieron realizar porque su trabajo no se los permitía o para echar una mano a quienes necesitaban de su ayuda. Esto ha sucedido en sociedades avanzadas. Por ejemplo, en la nuestra, en la que el porcentaje de mayores de 65 años es del 19,58% de la población y el de mayores de 75 es el 9,74%.…  Seguir leyendo »

Residencias, ¿solución final?

La situación por la que han pasado los ancianos en nuestro país, y no solo en el nuestro, durante esta epidemia que los ha diezmado, nos debería llevar a una larga y profunda reflexión sobre el papel de los mismos en nuestras egoístas sociedades, profundamente deshumanizadas. Abandonados o no en las residencias, no solo tienen que vivir fuera del ámbito habitual donde lo han venido haciendo a lo largo de sus vidas, sino con la permanente sensación de inutilidad y carga. Además, día a día, tienen que convivir con la soledad, la desesperanza, la falta de ilusiones y la presencia angustiosa de la muerte.…  Seguir leyendo »

La pandemia del coronavirus no ha hecho sino sacar a la luz y agudizar algunas de las tendencias entrañadas en las sociedades, prestándoles una visibilidad de la que carecían. La covid-19 ha oficiado en estas situaciones de altavoz, más que de causa. Es el caso, entre otros, de la gerontofobia, un vocablo no incluido en el Diccionario de la Lengua Española, que se refiere al temor, la prevención, la aversión o el desprecio hacia los ancianos, que sin duda ya existía, pero ahora ha salido a la luz con más claridad. Dos factores, fundamentalmente, han servido de palanca para llevar a la esfera pública la realidad de esa animadversión solapada.…  Seguir leyendo »

La mortalidad causada por la covid-19 en las residencias para mayores ha puesto de manifiesto las carencias del modelo de atención a la dependencia en España. No se trata de un problema exclusivamente español —las cifras son similares en los países de nuestro entorno—, pero pone de manifiesto las debilidades de un sistema caracterizado por niveles de gasto, dotaciones de personal y tasas de cobertura inferiores a lo habitual en esos países.

¿Qué razones explican el impacto de la covid-19 en las residencias? Es evidente que una enfermedad contagiosa, que afecta especialmente a personas mayores con patologías previas, impacta principalmente en los entornos en los que estas personas se concentran y conviven.…  Seguir leyendo »

Es frecuente la utilización publicitaria de imágenes de personas que disfrutarían de una vejez saludable y armoniosa, y también la referencia retórica a la capacidad del espíritu humano para neutralizar parcialmente el peso del determinismo biológico; así, la científica Rita Levi Montalcini, que no dejó de trabajar hasta su fallecimiento a los 103 años, o el cineasta Manoel de Oliveira, quien, con idéntica edad, afirmaba en este diario que si dejara de filmar se moriría. Quizás no se refería exactamente a la muerte física.

Pero estas referencias laudatorias a algunos de “nuestros mayores”, se dan cuando ha triunfado un modelo civilizatorio en el cual la imagen de la vejez es progresivamente repudiada, no sólo de la sociedad en general, sino también de los hogares.…  Seguir leyendo »