Buscador avanzado

Ganadores y perdedores en la transformación digital del trabajo

Quizá ningún aspecto único de la revolución digital haya recibido más atención que el efecto de la automatización en los empleos, en el trabajo, en el empleo y en los ingresos. Existe por lo menos una razón muy buena para eso –pero probablemente no sea la que la mayoría de la gente mencionaría.

Utilizar máquinas para aumentar la productividad no es nada nuevo. En la medida en que cualquier herramienta es una máquina, los seres humanos han venido haciéndolo durante gran parte de nuestra breve historia en este planeta. Pero, desde la primera Revolución Industrial –cuando la energía de vapor y la mecanización produjeron un incremento importante y sostenido de la productividad-, este proceso se ha acelerado.…  Seguir leyendo »

Mientras el Brexit se apodera de los titulares del Reino Unido y el extranjero, prosigue la marcha silenciosa de la automatización. La mayoría de los economistas ven esta tendencia como algo positivo: puede que la tecnología destruya empleos en el corto plazo, pero crea trabajos nuevos y mejores en el largo plazo.

La destrucción de empleos es clara y directa: una empresa automatiza una cinta transportadora, la salida de pago de un supermercado o un sistema de entregas, mantiene un décimo de la fuerza de trabajo como supervisores y despide al resto. Es mucho menos obvio lo que sucede después de eso.…  Seguir leyendo »

Trabajo y tecnología han discurrido siempre de la mano. La tecnología es obra del trabajo humano y este ha resultado siempre modelado en sus principales características por la propia tecnología. Hoy está sucediendo nuevamente. Se emplean diferentes denominaciones para nombrar el fenómeno. Cuarta revolución industrial, industria 4.0, economía digital o, por utilizar uno de los más nombrados y reconocidos libros al respecto, second machine age, de Brynjolfsson y McAfee. Para ellos, la primera gran ola de transformaciones del mundo del trabajo se produjo en la Revolución Industrial, que impactó fundamentalmente sobre los trabajos desarrollados con base en la fuerza física; hoy los avances tecnológicos impactan fundamentalmente sobre los trabajos desarrollados con base en nuestra capacidad intelectual, por lo que estamos, según estos autores, ante la segunda gran ola de transformaciones del mundo del trabajo.…  Seguir leyendo »

Apocalipsis robótico No en nuestras vidas

¿Amenazará el inminente “ascenso de los robots” a todo el empleo humano? El análisis más completo para esta interrogante se puede encontrar en un artículo de 2015 de David H. Autor, economista del MIT, titulado “¿Por qué sigue habiendo tantos trabajos?”, que pondera el problema en el contexto de la Paradoja de Polanyi. Puesto que “podemos saber más de lo que podemos decir”, el filósofo del siglo veinte Michael Polanyi observó que no deberíamos suponer que la tecnología puede llegar a replicar la función del conocimiento humano mismo. El que un ordenador pueda saber todo lo referente a un coche no significa que pueda conducirlo.…  Seguir leyendo »

Casi todas las historias del tipo “vienen los robots” siguen un patrón similar. “Shop Direct pone en riesgo 2.000 empleos en el Reino Unido”, grita un titular típico. Luego, citando informes respaldados por institutos y centros de estudio de prestigio, el artículo en cuestión suele alarmar a los lectores con extravagantes estimaciones de “trabajos en riesgo”, es decir, porcentajes de trabajadores cuyos sustentos se ven amenazados por la automatización de alta tecnología. Para citar otro ejemplo representativo: “Un nuevo informe sugiere que la unión entre [la inteligencia artificial] y la robótica reemplazaría tantos trabajos que la era del empleo de masas podría llegar a su fin.”…  Seguir leyendo »

Las encuestas de todo el mundo muestran que la gente quiere trabajos seguros. Al mismo tiempo, la gente siempre ha soñado con una vida libre de esfuerzo. El “ascenso de los robots” ha hecho palpable la tensión entre estos dos impulsos.

Las estimaciones de pérdidas de empleos en el futuro cercano a manos de la automatización varían de 9% a 47%, y los empleos en sí se están volviendo cada vez más precarios. Sin embargo, la automatización también promete un alivio de la mayoría de las formas de trabajo obligado, acercando a la realidad la extraordinaria predicción de Aristóteles de que todo el trabajo necesario algún día sería realizado por “esclavos mecánicos”, dejando en libertad a los seres humanos para vivir la “buena vida”.…  Seguir leyendo »

Automation and AI will change the skills needed in the workforce

Desde chóferes de camión que usan GPS hasta enfermeros que digitalizan los signos vitales de los pacientes o inspectores de tren que controlan los pasajes con dispositivos portátiles, parece que hoy en día todos necesitan habilidades digitales básicas. Hace al menos unos diez años que la demanda de trabajadores con esas habilidades viene creciendo en silencio, pero ahora el cambio se aceleró, y la transformación alcanza a todo el mercado laboral, no sólo el sector tecnológico.

En un informe reciente, el McKinsey Global Institute calculó la cantidad actual de horas que los trabajadores pasan usando 25 habilidades básicas, divididas en cinco categorías (físicas/manuales, cognitivas básicas, cognitivas superiores, sociales/emocionales y tecnológicas), y las comparó con las que les dedicarán en 2030.…  Seguir leyendo »

Hasta no hace mucho, había dos explicaciones distintas del desempleo. La primera era la teoría keynesiana de la escasez de demanda, que sostiene que los trabajadores quedan “involuntariamente” desempleados cuando la sociedad no tiene dinero para comprar los bienes y servicios que producen. La segunda es la idea, generalmente asociada con la Escuela de Chicago, de que el desempleo es una elección voluntaria de ocio en vez de trabajo, cualquiera sea el salario ofrecido.

Pero ahora comienza a cobrar vuelo una tercera explicación: que la reducción de oportunidades de trabajo a tiempo completo y de los salarios reales se debe a la automatización.…  Seguir leyendo »

Robotic systems assemble a car at the Jaguar Land Rover factory in Solihull, England. March 1, 2017. (Leon Neal/Getty)

Having slowly recovered from the great recession a decade ago, the global economy is finally back on the growth track — including in the United States, as the American president characteristically trumpeted in his State of the Union speech this week.

The coming peril resides in the promise of this good news. As unemployment falls and puts pressure on wages to rise in the age of digital capitalism, automation of labor by intelligent machines will accelerate. That in turn will reinforce a trend already underway: the divorce of employment from productivity and wealth creation. Inequality then deepens as wealth concentrates among those who own the robots, so to speak, while those who have only their labor to sell increasingly scramble to cobble together a living wage through precarious gigs.…  Seguir leyendo »

Desde que los trabajadores textiles de principios del siglo XIX destruyeron los telares mecánicos que amenazaban su sustento, los debates sobre la automatización han conjurado escenarios pesimistas sobre el futuro del trabajo. Ahora que estamos frente a otra era de automatización, ¿cuán nerviosos deberíamos estar sobre el futuro de nuestra propia subsistencia?

Un informe reciente del McKinsey Global Institute estima que, dependiendo del nivel de desarrollo de un país, los avances en la automatización exigirán que 3-14% de los trabajadores en todo el mundo cambien de ocupación o mejoren sus capacidades para el año 2030. Aproximadamente el 10% de todos los empleos en Europa ya han desaparecido desde 1990 durante la primera ola de cambio tecnológico basado en rutinas.…  Seguir leyendo »

Frente a la robotización, invertir en las personas

Hay una fábrica textil en Bangladesh donde se reúnen el pasado, el presente y el futuro. En un taller hay trabajadores que tejen a mano; en otro, personas y máquinas trabajan juntas. Y en el tercero, sólo hay robots.

Este lugar puede parecer un anacronismo, ya que la idea convencional es que los robots reemplazarán a los seres humanos en la industria textil y muchas otras. Pero en realidad, es una respuesta inteligente a la forma en que probablemente se desarrollará la Cuarta Revolución Industrial en Asia, donde, como en otras partes, los avances tecnológicos están transformando rápidamente industrias y economías, al desdibujar las fronteras entre los mundos físico, digital y biológico.…  Seguir leyendo »

Disipar la ansiedad generada por el advenimiento de los robots se ha convertido en una de las principales preocupaciones de la apologética empresarial. El sentido común – que está muy lejos de ser ingenuo – dice que cuanto más automatizados sean los puestos de trabajo, habrá menos puestos de trabajo para los humanos. El ejemplo estelar es el automóvil sin conductor. Si los automóviles pueden conducirse a sí mismos, ¿qué ocurrirá con los chóferes, taxistas, y sucesivamente con otros?

La teoría económica nos dice que nuestras preocupaciones carecen de fundamento. Asociar máquinas a trabajadores aumenta la producción de los trabajadores por cada hora que trabajan.…  Seguir leyendo »

Comprendo tu angustia y tu consternación. Son tiempos de grandes transformaciones, y no solo para ti. Las nuevas tecnologías están cambiando nuestra forma de trabajar, descomponiendo algunas de las normas sobre las que hemos construido nuestra sociedad en los últimos 150 años. Según algunas estimaciones —una de la Universidad de Oxford—, el 50% de las profesiones que conocemos hoy podrían desaparecer de aquí a 20 años, a medida que se perfeccionen la robótica y la inteligencia artificial.

Uno de los sectores más afectados por estas transformaciones es precisamente el tuyo, el de la movilidad. Lo que hemos empezado a ver en los últimos años —alternativas al taxi como Uber, Lyft, Hailo y Juno, servicios de coches compartidos como Car2Go y Enjoy, bicicletas inteligentes como Superpedestrian— no son más que los primeros indicios.…  Seguir leyendo »

Según el Eurobarómetro, los jóvenes de la UE están especialmente preocupados con el desempleo, las desigualdades sociales y el acceso al trabajo. Parecen realistas sus preocupaciones, tanto por los datos actuales como por las transformaciones tecnológicas disruptivas que trae la economía digital. Tres factores condicionarán el trabajo del futuro: la robotización y la consecuente automatización de muchas tareas manuales, la disponibilidad de datos e información casi infinita y el desarrollo de la inteligencia artificial que facilitará enormemente la automatización. Si uno solo de estos factores ya tendría gran impacto, la combinación de ellos afectará de manera determinante al empleo y al concepto mismo de trabajo.…  Seguir leyendo »

Ces derniers mois, de nombreux articles ont commenté à la fois la diffusion des robots dans notre société et la proposition de revenu minimum universel (RMU). Dans les deux cas, la question du travail est au cœur des enjeux et fonde les arguments, plus généralement contre.

Certains appellent à la taxation des robots pour préserver l’emploi. D’autres s’insurgent contre le revenu minimum universel, au prétexte qu’il serait démagogique de laisser croire à la fin du travail. Or, dans un cas comme dans l’autre, un enjeu commun apparaît : comment réaliser une distribution de la richesse produite, et donc des revenus, qui permette d’assurer une demande solvable dans le long terme ?…  Seguir leyendo »

Hace poco, el ex secretario del Tesoro de los Estados Unidos, Larry Summers, cuestionó las ideas del secretario actual, Steve Mnuchin, en relación con la “inteligencia artificial” (IA) y temas relacionados. La diferencia entre ambos parece ante todo una cuestión de prioridades y énfasis.

La perspectiva de Mnuchin es estrecha; piensa que la posibilidad de que la “inteligencia artificial reemplace a los trabajadores estadounidenses” está “muy lejos en el futuro”; y aparentemente considera injustificadas las altas valoraciones bursátiles de los “unicornios”: empresas valuadas en mil millones de dólares o más, sin un historial de generación de ingresos que justifique ese valor presunto, ni ningún plan claro para generarlos.…  Seguir leyendo »

Image extraite du livre «les Robots, cerveaux sans âme», de Rolf Strehl (1952). Photo Rue des archives. CCI

En 1948, le mathématicien américain Norbert Wiener prenait la plume pour annoncer l’éclosion de l’usine automatique. Les progrès scientifiques accomplis pendant la Seconde Guerre mondiale devaient aboutir à la conception d’usines sans travailleurs : d’immenses salles, vides d’êtres humains, d’une propreté absolue (les ordinateurs ne supportant pas la poussière ni les taches d’huile) dans lesquelles des machines tourneraient toutes seules. Wiener chiffrait à vingt-cinq ans le temps nécessaire à la généralisation des usines automatiques. L’année 1963 devait donc marquer la fin du travail productif. L’usine automatique représentait, aux yeux de Wiener, une menace pour l’humain aussi grave que la bombe atomique, en même temps qu’un possible retour au paradis de l’Ancien Testament : l’humain y serait en effet libéré du travail.…  Seguir leyendo »

Hoy las tecnologías disruptivas están dictando nuestro futuro, a medida que las innovaciones difuminan cada vez más los límites entre los ámbitos físico, digital y biológico. Los robots ya están en nuestras salas de operaciones y restaurantes de comida rápida; hoy podemos usar imágenes en 3D y extracción de células madre para desarrollar huesos humanos a partir de las células del propio paciente, y la impresión en 3D está creando una economía circular en que podemos usar y reutilizar las materias primas.

Este tsunami de innovación tecnológica seguirá cambiando profundamente nuestra manera de vivir y trabajar, y cómo funcionan nuestras sociedades.…  Seguir leyendo »

Esta pregunta que hace unos años sería un disparate hoy tiene visos de ser objeto de discusión científica y política. Nuestro mundo está cambiando a pasos agigantados, especialmente en el campo de la tecnología.

De las cuatro Revoluciones industriales, la primera (1784) trajo la máquina de vapor. La segunda (1840) la división del trabajo, la electricidad y la producción en serie. La tercera (1969) el auge de los dispositivos electrónicos y la implantación de líneas automatizadas de producción, y finalmente la actual, la cuarta, ha traído la inteligencia artificial, los robots. Los procesos enteramente gestionados por máquinas.

Todo es novedad, revolución.…  Seguir leyendo »

La crainte que le progrès ne détruise des emplois est aussi vieille que le progrès lui-même. Le dernier épisode en date s’est ouvert en 2013, avec la publication d’une étude par deux chercheurs britanniques ­d’Oxford, Benedikt Frey et Michael Osborne, concluant à l’exposition de 47 % des emplois américains au risque d’automatisation. Ce chiffre a fait l’effet d’un séisme, suivi de nombreuses répliques : compléments, commentaires, contre-expertises… Le Conseil d’orientation pour l’emploi (COE) a remis ses propres conclusions le 12 janvier et table sur moins de 10 % des emplois « très exposés ». De leur côté, certains candidats à la présidentielle se sont saisis du sujet, qu’ils veuillent taxer les robots ou introduire un revenu universel pour aider chacun à survivre à « la fin du travail ».…  Seguir leyendo »